relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis chicas (05)





Relato: Mis chicas (05)

Para que la marquesa y su hija Uge tuviesen experiencias
similares que contarse y estrechar así las relaciones materno filiales comencé a
buscar la ocasión de concertarlas servicios parecidos simultáneamente.



Mientras esperaba la ocasión oportuna, Lauri me contó que, a
su vez, había contado al director de las películas porno de la productora para
la que trabajaba que su madre era una buena mamadora y que podía ocupar la plaza
de Fluffer (estimuladora) que ella había dejado vacante. Al director le encantó
la idea porque inmediatamente apreció que para cualquier actor de películas
porno sería tremendamente efectiva sobre su masculinidad la idea de que le
mamase la polla la madre de la puta que se iba a follar minutos después ante una
cámara.



El sueldo ofrecido era bueno así que accedí, ya que como Bea
se encontraba en espera de que surtieran efecto los intentos de preñado por su
marido, Julián, ese trabajo era muy adecuado y tan regular que me libraba de
coordinar las citas. Así podía ya prescindir de ocuparme de las agendas de dos
de mis trabajadoras.



Acompañé a Bea y Lauri a las pruebas de aquélla. Tras el
maquillaje y la preparación de Lauri, que se colocó dispuesta a follar con dos
tipos sobre una gran cama, tocó la prueba de Bea: Tenía que enardecer a los dos
sementales, uno entraría en acción en cuanto la tuviese erguida y el otro
debería demorarse unos tres minutos: Yo ignoraba que tres minutos de rodaje se
convierten en veinte reales por las interrupciones o las tomas falsas.



El hecho es que mi Bea se comportó como una leona calentando
a los tipos con el canal de sus macizas tetas y su boca, cuando ésta no estaba
ocupada ensalzando las virtudes sexuales de su hija a la cual iban a joder de
seguido.



Como tenía previsto el director, la idea de follar a una
madre y a su hija consecutivamente llevó a uno de los actores, en el colmo de la
calentura, a pedir a Bea la penetración. Mi puta, profesional como ella sola,
inmediatamente pidió una prima económica que le fue concedida.



No obstante, Bea exigió penetración anal ya que, explicó,
estaba a la espera de confirmar un embarazo por su marido. Esa declaración,
añadida a la de ser la madre de la actriz, calentó a todo el personal auxiliar
del rodaje de tal manera que tras terminar la escena, Bea consiguió seis
clientes por libre.



Bea se comportó muy profesionalmente como Fluffer incluso con
el culo, ya que no consintió que el actor se corriese dentro de ella,
inmovilizándose o, incluso expulsando la polla de su interior cuan intuía que el
tipo estaba a punto de correrse, así que se lo dejó a Lauri a punto de caramelo,
de manera que se rodó esa escena en un pis-pas, con una magnífica toma de la
expulsión de semen sobre la espalda de mi putita menor. Hubiera sido magnífico
el derrame sobre su carita aniñada, pero como la tenía enmascarada por su
minoría de edad, no resultaba atractiva la escena. Ya solo quedaban dos meses
para su 18 cumpleaños y podría trabajar a cara descubierta.



La faceta negativa socialmente es que, aunque a Bea se le
subió el salario un 50%, dos Fluffers fueron despedidas ya que la productividad
de Bea compensaba su ausencia. Es decir, la empresa sacó un beneficio de mi puta
de un 150%. Cosas del capitalismo insaciable.



Después acudí a algo mas complicado. Un cliente de Sunny, mi
puta asiática la quería comprar como esclava. Yo ya le había dicho a Sunny que
no era su amo, sino su proxeneta, conceptos muy diferentes. Que yo podía
traspasarla de chulo como se traspasa un negocio, pero no venderla porque yo era
legal y la Ley lo impedía.



Ella insistió en que fuera a negociar porque el trato
propuesto beneficiaría a su familia en su país de origen. Acudí pues y este fue
el trato alcanzado:



El tipo pagaba tres veces más de lo que me costó Lola, que
fue la permuté con Sunny con un complemento de 6000 euros. Del total yo me
quedaría con dos terceras partes y Sunny con una que transferiría a su familia
de inmediato.



La fórmula legal fue la siguiente: Yo rescindía su contrato
de puta por la cantidad estipulada para mi parte y en consecuencia ella podría
ejercer en libertad, contratar con otro chulo o dedicarse a otro oficio. Ella
por su parte se entregaba libremente en calidad de esclava incondicional al tipo
aquél por el resto de la cifra abonada, así que de perilla para mi. Mi
conciencia estaba salvada y el trato no infringía la ley desde mi persona, ya
que el comprador si que entraba a delinquir.



Así pasó fugazmente por mi negocio Sunny, que se fue toda
contenta con su amo habiendo dotado a su familia de dinero para varios años.



Llegó el día de la boda de Nwin que se celebró conforme a los
ritos de su tribu. Acudí con todas mis putas y sus familias y lo pasamos en
grande. Tras el banquete nos fuimos a un reservado su flamante marido, ella y yo
y allí la follé por todos sus agujeros en presencia del esposo, que aún no la
había catado, para que se fuese acostumbrando a que la utilización del cuerpo de
aquella mujer no era exclusiva suya. Eyaculé en su boca, bebiendo ella mi semen
sin reparo alguno y se la entregué para la luna de miel, a cuyo efecto le había
concedido tres días de vacaciones. Le recordé que si quería tener hijos debía
avisarme antes para tomar las medidas pertinentes.



Días después de la boda logré para la agenda de trabajo de
Uge un servicio que sería similar al que ya tenía apalabrado para su madre la
marquesa de Medina Mediana, María Victoria.



Fui a buscarla a su mansión donde ya la encontré arreglada y
vestida de puta, pues la había avisado y dado instrucciones el día anterior.
Quedaba muy bien con aquel corto vestido rojo tan ceñido que casi no podía
respirar, generoso escote por delante y detrás, medias de rejilla, zapatos rojos
de alto tacón y un sujetador sin copas para elevar sus caídos pechos, por lo que
se marcaban perfectamente sus pezones y hasta las aréolas en la fina tela del
vestido. Delante del marqués la hice inclinarse para comprobar que no llevaba
bragas y, al observar que tenía la entrepierna húmeda metí un par de dedos en lo
profundo de su coño comprobando que no hacía falta ningún precalentamiento para
meter una polla allí dentro. Me la llevé rodeándola de la cintura con el brazo
mientras nos despedíamos de Alfredo, su marido. Por el camino le dije que ese
día de puta se llamaría Vicki.



Llegamos al club privado de swingers conocido por "La Infiel
Insaciable" donde iba a trabajar esa noche por primera y única vez en su vida, a
sus sesenta años, como ramera.



La recepcionista se hizo cargo de ella y yo me mezclé entre
los parroquianos para observar la conducta de una aristócrata puta por un día.
Nabía gente vestida, gente medio desnuda, unos buscando pareja y otros
metiéndose mano o follando ya. Había hetero, la mayoría y casi todos casados con
su pareja presente, pero no faltaban gays y lesbianas.



Pronto se anunció un espectáculo de animación y al poco se
presentó en mi puta acompañada de dos fornidos negrazos. Dudé mucho de que la
fina marquesa aguantase los embates de aquellos dos y menos el final, pero no me
preocupó, a fin de cuentas era un día y yo ya había advertido al administrador
del club de su edad. El administrador me dijo que allí no importaba nada eso, no
era un club de profesionales. Por lo general los espectáculos de calentamiento
no existían, se los daban unas parejas a otras. O unos grupos a otros. Algunas
veces una exhibicionista aficionada se prestaba a cosas como la de hoy. Vicki
actuaba porque era gratis. Yo la pagaría una cantidad de mi bolsillo para que la
vieja se hiciera la ilusión de haber sido puta por un día.



Después de saludar el trío, lo negros comenzaron a desnudar
aVicki mostrando todos su atributos descaradamente. Ella se prestó sin reparo a
inclinarse y que le abrieran bien el coño y el culo entre un corro de
espectadores y espectadoras algunos de los cuales no dudaron en meter un dedo en
los agujeros. Ella ni siquiera se turbó cuando los negros anunciaron que era una
recatada mujer casada con tres hijos y ocho nietos, religiosa practicante y que
asistía a misa a diario, que era la primera vez que iba a ser usada sexualmente
ante tanto público y que se sentía satisfecha de ser un objeto de placer a su
avanzada edad.



La marquesa no solo no se conmovió por que los negros dijesen
de ella esas cosas sino que mostraba una placentera sonrisa mientras era paseada
entre los asistentes para que éstos estrujasen sus mórbidos pechos, tirasen de
sus pezonazos, amasasen sus nalgas o introdujesen sus dedos en los agujeros.



Una vez bien exhibida y habiendo sido palpada por todos los
asistentes se dispusieron a follarla. No fue empalada de ninguna manera
tradicional. Aquello era un espectáculo, no una batallita privada entre amantes,
y había que ofrecer las mejores vistas de sus penetraciones. Para ello la vieja
fue forzada a adoptar unas posturas que, si no fuera por el gimnasio en que se
cuidaba habitualmente, hubiera quedado hospitalizada sin lugar a dudas. Pero la
puta aguantó ser follada por coño y culo haciendo casi el pino, con el cuello en
tierra y sus muslotes bien alzados para que todo el mundo observase el mete
saca. Fue muy aplaudida una doble penetración colgada del cuello de uno de los
negros. En fin, aquello casi fue un espectáculo de gimnasia en que la vieja
apenas tocó suelo ni tuvo un momento sin que alguno de sus agujeros estuviese
ocupado. La lasciva vieja no tuvo vergüenza alguna en manifestar los sucesivos
orgasmos de una manera bastante ruidosa para la educación que se espera de una
marquesa.



Los dos sementales se derramaron sobre su boca bebiendo ella
sin dudar todo el ingente semen que fabricaron sus testículos. Sin darle lugar a
descanso fue follada con el puño por coño y ano, finalizando con un doblete. Ni
en ese momento, con sus dos cavidades invadidas por sendas manazas, perdió su
plácida sonrisa, que se acentuó hasta casi caérsele la baba cuando alcanzó su
enésimo orgasmo que, por los berridos que pegó, debió ser descomunal.



Alguien trajo un gran barreño de plástico y los negros
introdujeron allí a la aristócrata, que no tardó en ser debidamente meada por
ellos mismos y varios voluntarios y voluntarias. Asombroso ver como la sucia
aquella buscaba ansiosa con su boca los chorrillos que le llegaban de todas
partes.



Los negros la llevaron a asearse y regresaron un cuarto de
hora después con el anuncio de que la vieja se encontraba a disposición de aquel
o aquella que quisiese usarla y que al final de la fiesta habría otra parte del
espectáculo. No tardó en tomarla de la mano una hermosa mujer de unos treinta
años que se la llevó a un sofá donde tomó posesión de las maduras carnes. A lo
largo de la tarde creo que fue usada por la casi toda la treintena de festivos
viciosos y viciosas asistentes al local.



Para cerrar su actuación, los negros trajeron a un bien
adiestrado perro que puso colofón a la fiesta ante el alborozo de todos y la
fruición de la vieja, que no se perturbó lo más mínimo por ser apareada
públicamente por el ano con un animal. Cuando el chucho le soltó la carga ella
quedó desmadejada y durante el tiempo que duró la abotonadura se convulsionó
esporádicamente por sucesivos orgasmos. Uno de los negros, para entretenerla
durante el trance, le ofreció la enorme polla que ella no dudó en sorber hasta
donde le daba su garganta. De no ser marquesa, qué gran ramera hubiese sido.



Durante el trayecto a casa le conté que su hija Uge había
acudido a un servicio con un matrimonio, bisexuales ámbos, que después de
follarla querían que se la cepillase su pastor alemán. Uge había protestado por
lo del perro diciendo que eso era una afrenta y que seguramente sería la ruptura
de su matrimonio, ya que su marido no consentiría meter su rabo donde se había
vaciado un animal, pero un buen guantazo la convenció de reconsiderar el asunto,
máxime porque si no contaba a su marido todos los detalles de su trabajo,
tampoco tenía por qué contarle sus próximas relaciones con animales. El que eso
fuera a ser cosa habitual la puso otra vez nerviosa, pero cuando atenacé la
cadena de su clítoris por debajo de la falda y tiré hacia arriba mientras le
ponía al corriente de que todas mis fulanas habían sido folladas por animales
sin que mostrasen graves síntomas de alteraciones psicológicas, se calmó
nuevamente y prometió hacer su trabajo con la debida diligencia y
profesionalidad.



Tres semanas después Uge había acudido ya a dos servicios con
zoófilos sin discusión alguna y supe por ella que sus padres los marqueses
habían comprado dos perros para su finca.



Por fin Bea anunció su primera falta y a los dos días se
confirmó su embarazo, ya podía atender a los clientes que no querían condón. Fui
a su casa a darle la enhorabuena y acabamos en la cama con su esposo, Julián,
trabajándole el coño con su evidentemente, fértil instrumento mientras yo le
taponaba el agujero que tenía entre sus suculentas y grandes nalgas oscuras.



Pasó el tiempo apaciblemente, con todas mis putas rindiendo a
tope y llegó el término del contrato de Uge, que se reintegró a su vida
familiar. No por eso perdimos el contacto. Con frecuencia requerían a mis putas
para participar en sus orgías, a las que ya incorporaban a los marqueses, sus
perros y hasta al confesor de la marquesa. En ocasiones me incorporaba yo, sin
cobrar nada. Esas veces me monopolizaban Vicki, la sesentona marquesa y la
hermosa amiga que conoció en su día de ejercicio como puta. Esa amiga se llamaba
Teresa y puede que un día os cuente mis relaciones con ella.



Creció la barriga de Bea y eso transformó su vida. Por un
lado un cliente fetichista la contrató para todos los fines de semana tratándola
como si fuese su esposa. Como el tipo era millonario, los fines de semana de Bea
eran muy agradables y los emolumentos considerables. Por otro lado, la
productora de porno la ofreció un contrato para trabajar en las películas, en
general junto a Lauri, cuando su barriga llegase a los siete meses y, tras el
parto, hasta que se le retirase la leche. Julián se puso un poco celoso del
éxito de su esposa, pero poco tenía que objetar al dinero que entraba en su
hogar.



La venta de Sunny, el fin del contrato de Uge y la entrada
plena de Bea y Lauri en el cine porno hizo que la atención a mis fieles clientes
habituales dejase mucho que desear. Solamente Nwin trabajaba a domicilio y hotel
con dedicación exclusiva. Pero ella era negra negrísima y Bea y Lauri eran
mulatas. Hay tipos a los que, incomprensiblemente, no les gusta ese color y
empezaron a acudir a la competencia.



No tuve más remedio que abordar la adquisición de un par de
ejemplares blancos y, al menos, un asiático para renovar la plantilla.



En otra ocasión os contaré esas andanzas y de cómo Uge se
reincorporó al oficio de forma definitiva.



Comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mis chicas (05)
Leida: 373veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


anal a mi madregemelos masturbandoseporno con tangapollas de tios madurosmadres folladorassolteras pornoputas follabdoRelatoabusada.pornozorras pornorelatos marquzerelatos eropticostrabestys pornovideo porno cuarentonanietos follando abuelasejecutivos cachondospornografia geyfamilia con pene enorme relatosaduras calientesproposiciones porno relatos anonimasfollar mujer casadatias nudistashermanas follando con su hermanorelatos de travestiporno abuela con nietofollar maestrabotas eroticastransexuales relatosporno gay indiomasajes porno.comlesviana pornosexo gratis cerdarelatos sexo madurasmaduras follando con sobrinoslesvianas abuelaspornos gaisorgias romanahermafroditas pornorelatos eroticos vozsexo com madurascomo seducir a mi cuñadatrio familiar pornoesposas en ofertajuegos porno realesver relatos eroticos xxx de mi nieta quiere probar mi vergotafollando culitosporno despedidas de solterapadre viola a su hija xxxlaura folladaabuelas muy viejashistorias incestuosaspelicula porno de poli diazgorditos gayme follo a mi hijitaxxx perronalgotas mmmm ricas relatoscuentos de cornudosporno gratíssoy una putitarelatos eroticos durosabuelas nietos pornoporno con madurosrelatos eroticos oidosmadura lesvianafotos abuelas tetonasporno relatos de incestotocame el culomazinger z pornoperras sumisasvídeos porno gratis de zoofiliapuritanos.comporno valencianascastigos eroticosporno abueladporno maduras y madurosincesto sexo gratisporno postura 69incesto erotico