relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La muñeca (2)





Relato: La muñeca (2)


La muñeca



(Relato de violaciones)




Capítulo segundo: Sadismo


-¡¡¡AAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYY!!! ¡¡¡NOOOOOOOOO!!!


-¡SIIII! Gritá puta... ¡GRITAAAA!


Me encanta escucharla gritar. Su dolor es tan dulce, tan
embriagante, que no puedo alejarme de él. Sus ojos llenos de lágrimas reflejan
mi rostro con la majestuosidad propia del terror absoluto y la piel sedosa está
ahora llena de marcas. Sí, mi firma quedó grabada con el calor de los
cigarrillos que apago con placer en su vientre.


-¡BASTA POR DIOS! - Me implora ella.


Pobrecita. Aún no ha comprendido que sus ruegos sólo avivan
el fuego de mi pasión. Ah!, otro más, sí, lo apago en sus manos blancas,
hermosas. Enciéndo otro y lo fumo planeándo en dónde lo apagaré. Llora
desconsoladamente mientras me mira con odio. Sí, me encanta lastimarla. Es
demasiado hermosa para este mundo enfermo; demasiado perfecta para pertenecer al
cáncer que devora al planeta. El humo del cigarrillo baila con la música de un
sufrimiento inocente y no puedo resistirlo: lamo con desesperación las
quemaduras que llevan mi nombre. Mi legado estará con ella por siempre. Estamos
unidos por los lazos del recuerdo.


Te resistes... mi niña... mi reina... mi ama. Siento como tus
músculos se tensan con cada movimiento de mi lengua indomable. Me odias, y está
bien, porque yo también te odio. Sí, así es, te odio con cada célula de mi
cuerpo, con cada neurona, con cada sueño y suspiro. Te odio porque te necesito
tanto que no puedo pensar en nada más. Te has convertido en mi vida, en mi
mundo. Y sé que eres demasiado exquisita para mí. Por eso te aborrezco. Sé que
nunca podré alcanzarte: mi edén está al alcance de mis dedos, y no puedo
tocarlo.


¡Oh, mi poema ilegible! ¿Por qué has aparecido en mi vida?
¿Qué te he hecho yo para que me tortures con tu belleza?... Perdón, no te he
escuchado. ¿Qué has dicho?


- Basta... por el amor de Dios... basta.


- No, Bianca. No pidas por el amor de Dios. Dios está muy
ocupado disfrutando esto. Dios no te dará su amor porque ya tienes el mío.


-¡TE ODIO HIJO DE PUTA! ¡TE ODIO!


- Ya sé. ¡Qué irónico! ¿No lo crees, Bianca reina mía? Tú me
odias y yo te amo. ¡La vida sí que es complicada! Amamos lo que nos odia.
Codiciamos lo que nunca podremos tener. Destruímos lo que es bello... y vivimos
la fantasía del conformismo con una sonrisa sin sentido.


- Estás loco... te vas a pudrir en el infierno.


¿El infierno? ¡¿EL INFIERNO?! Estúpida perra habladora... no
tienes ni idea del significado de esa palabra. El infierno es mi vida; es el sol
que me ciega cuando me levanto; son las burlas de la gente en la calle; son los
golpes de mi padre; los insultos de mi madre; el aislamiento; la soledad; las
voces en mi mente que piden a gritos muerte y destrucción y que no me dejan
dormir... no me dejan dormir... me hablan... me gritan... me susurran... quiero
que se callen... quiero descansar...


-¡¡¡QUIEEEROOO PAAAZ!!!


-¡¡¡NOOOO!!! ¡¡SOLTAAAAMEEEE!! AAAAAAAAYYYYYYYY.


Te agarro del pelo y te sacudo, puta. ¡No sabés una mierda
del infierno! ¡No sabés nada de nada! Te golpeo nuevamente. Quiero ver tu
sangre. Mis puños chocan sin cesar contra tu rostro orgulloso. Pero no es
suficiente... tienes que sentir el mismo dolor que yo siento cada vez que te
miro a los ojos. Tienes que sentir la humillación.


Busco desesperado en mi bolso el instrumento que te enseñará
el dolor que siento. Sí, Bianca, volveré a trabajar en tu cuerpo como el pintor
trabaja en su lienzo. Y firmaré, oh sí, Bianca, firmaré de tal manera que nunca
podrás separar el nombre del artista de su obra maestra.


- No... no... ¿Qué vas a hacer con eso? Por favor, ya
basta...


-¿Basta? Esto recién empieza. El filo de la navaja está en su
mejor momento. Ansía desesperado besar tus piernas, tus mejillas, tus brazos...
Mirálo. Brilla de deseo. Su lujuria es incontenible, incontrolable, aunque
pensánolo bien, ¿Por qué habría yo de controlarlo? La hoja de acero tiene
voluntad propia y obra a través de mi mano. Soy sólo el enlace entre su pasión y
tu piel.


-¡¡¡NOOOOOOO!!! ¡¡¡POR FAVOOOR PARÁÁÁÁÁÁÁ!!!
¡¡¡NOOOOOOOOOOO!!!


El cuchillo en mi mano se mueve hacia su piel virginal.
Empezaré despacio y por abajo. Lamo la planta de su pie izquierdo marcando mi
primer destino. El filo pasa lentamente por el pie, abriéndo la piel fácilmente,
dejando la sangre libre. Los gritos inundan mis oídos con placentera crudeza.


- El dolor, Bianca, es lo que te hace recordar que todavía
vivís. Disfrutalo, así como yo lo hago.


Clavo la punta en su talón y giro el cuchillo rápidamente. En
realidad, no sé porqué lo hago: es un deseo que siempre quise realizar. Creo que
haré algo más antes de proseguir con su cuerpo. Sí, ya lo estoy haciéndo. Es tan
sencillo arrancar la uña del dedo pequeño del pie con la ayuda de una buena hoja
de acero. Ahora mi remera está llena de sangre. ¡Mágico elixir de los dioses!.


Subo hasta sus piernas. No me interesan sus pantorrillas, ni
su rodilla. Prefiero algo con más carne: prefiero sus muslos. Allí sí que puedo
entretenerme. Meto mi lengua en su culo. Siento el esfínter contraerse con
fuerza. Me excita su resistencia. Empuño el cuchillo y, decidido, empujo el
mango hasta el fondo de sus entrañas. Entró todo.


-¿Lo sentís? El placer... el dolor... y una barrera tan fina
como el filo de este cuchillo.


Grita. Llora. Putea. Pelea. Trata de liberarse de mi
perversión. Sí, seguí luchándo. Veo la sangre que brota de tus muslos
lastimados. Seguí peleándo. El filo que está afuera de esa cola sublime corta
todo lo que siente. Dolor para acabar con el dolor. Odio para acabar con el
odio.


Saco el cuchillo del interior de Bianca. El mango tiene un
olor hipnotizante a sexo y mierda. ¡Por todo lo que se considera santo, cómo me
calienta esta perra! Dibujo líneas, y cruces, y estrellas en su cola suave nunca
antes tocada. La sangre sale sin detenerse tiñiéndo el hermoso filo de mi arma.
Grita. Llora. Putea. Pelea...


La doy vuelta. Sus ojos estan llenos de sufrimiento, rojos,
inundados. Miro su estómago. Acarcio su ombligo. Y corto con pasión en medio de
sus tetas. Las aprieto salvajemente haciéndola gritar. Esos pezones que me
vuelven loco se endurecen cuando los pellizco, reaccionándo traicioneramente a
un estímulo demasiado poderoso. Me llaman. Pueden hablarme. Me piden dolor, y
eso les doy. Apoyo el filo sobre uno de ellos y deslizo el cuchillo lentamente,
saboreándo el aire impregnado de crueldad. Es sólo superficial. No lo sacaré de
su lugar ni lo abriré al medio. No. No soy un monstruo. Me gustan demasiado como
para arruinarlos de esa manera.


Sigo subiéndo. Mi destino: su rostro. Lo estrujo sin piedad,
sin embargo, algo detiene mi mano. No puedo lastimarlo. El rostro me domina por
completo, me vence. Quisiera cortar sus mejillas, marcar al ángel de por vida y
arruinarlo. Lo deseo. Pero no puedo hacerlo. No podría vivr con el peso de haber
destruído lo que más amo en este mundo y así convertirme en una parte más del
cáncer global.


- Ya sentiste mi dolor. Ésto es el infierno. Ésto
es mi vida. Ahora estás más cerca de mí de lo que te imaginás. Pero la unión no
está completa. Aún falta algo...


Agarré su mano derecha y corté su palma. Abrí una entrada
para unirme. Corté también mi mano derecha y dejé caer libre mi sangre. La unión
debe ir más allá de las barreras de la piel: debo entrar en ella a otro nivel.
Junto las heridas con fuerza y siento como la sangre se mezcla. Ahora estoy en
sus venas y ella deambula por las mías. Llegaré a su corazón, a sus pulmones, a
su cerebro. Estaré en todos lados por siempre...


- Mirá, Bianca. Ahora estamos unidos completamente. Por más
que corras, siempre estaré dentro tuyo. Ya sentiste mi dolor, ahora saboreá mi
humillación...


El llamado de la naturaleza. El organismo humano es sabio.
Conoce mi pedido de ayuda y no se niega a socorrerme. Ahora sabrás lo que siento
todos los días de mi vida, Bianca. Al fin podrás comprender el odio, la
indiferencia, la paranoia y las voces que corroen mis entrañas. Ésto es lo que
siento al caminar por la calle. Las miradas asqueadas, las risas por lo bajo,
los dedos acusadores. Todo el mundo desea eliminarme en el olvido. Y es así cómo
me siento.


La vejiga no puede contenerlo más. No importa, ahora te
liberaré de tu carga. ¡Sí, qué placer! Meo todo tu cuerpo con infinita
delicadeza. Trato de limpiar la sangre con mi orina caliente. Te purifico. Te
bautizo. Siénte mi regalo en tu rostro, mala puta. Siente su edor cubiéndo todo
tu cuerpo, impregnando tu naríz de la dulce humillación que me acosa.


-¡¿Te gusta, Bianca?! ¡¿Te calienta?! ¡Sí, me juego las dos
pelotas a que todo esto te excita hasta el paroxismo! Saboreá mi orina. Es la
escencia misma de mi vida. Saboreala, olela, mirala, admirala.


Creo que es todo lo que puedo descargar. Guardo la última
muestra de mi sadismo de vuelta en mis pantalones y me siento. El cadáver de
Gustavo todavía nos observa desde su putrefacto letargo, admirando lo que no
puede hacer con la impotencia del desgraciado. Me río. Mirá bien, Gustavo.
Observá lo que siempre quisiste y nunca tuviste. Mirame mientras disfruto a mi
antojo del cuerpo que deseaste y que nunca tocaste.


Enciendo un cigarrillo y me relajo. Bianca vuelve a temblar
al ver el pequeño vicio en mi mano.


- Tranquila, Bianca. Fue suficiente por hoy. Podés descansar
en paz.


Llora, mi pequeña. Llora y purga de tu mente el dolor y el
odio acumulado.


Quizás mañana será mejor. Sí, definitivamente, mañana será
más divertido...





ViCiUs.


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La muñeca (2)
Leida: 548veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


todorealtosmadres del pornoRelatos heroticos pastandofotos porno doraemoncuentos eroticos gratisrelatos zorrashistorias eroticas lesbicasnieta follaabuelas y nietas follandola toco por debajo y la termino culiandoprimera experiencia lesbianaporno gratis de monjasporno la playasexso gratis madurasporno con mujeres arabesabuelos gays gratisporno culo virgenincreible orgasmofollar compañera trabajomi primera vez con mi vecinofollando cuñadobart se folla a margebuscador de relatosrelatos eroticos xxx pezones amo cibersexocasadas con ganasrelatos eroticos el pederastasupositorios eroticosporno chupadasmama y yo follamosrelatos eroticos fantasiaprostitutas pornexhibiendo a mi mujereroticas lesbianasrelatos transrelatos de intercambiosporno gay violacionesvacaciones pornomaduras muy calienterelatos viendote follsrfollando con animalecosquillas relatosesposa insatisfechaporno transxualesdesvirgacion anal realtodo relato gaycomo follarme a mi hermanarelatos fantasiasenanas sexotios pornoporno duro con viejosnietas follando con sus abuelosabuela española pornorelatos hermanos gayfiliales relatosespio a mi madrefollando con la suegrase folla borracharelatos picantescomo chupar tu propio penevideos pornograficisme tienes muy excitada, escribeme un relato eroticomama hijo indecente relato eroticoporno gratis de ancianasvideos zoogiliaxxx relatos incestoprincesas pornoxxx gay guaposporno gais gratiseroticos cadizhemanos follandorelatos eroticos en mp3masajes pornos gratisrelato erotico ese culote de la gordibuenarelatos eroticos con famosasmanoseos en el metrohermana y hermano xxxrelatos supositoriofollandose a la nietacuras y monjas pornorelatos intercambio de parejamadura solarelatos eroticos ay no sacamela del culotodorelatos categoriasesposas morbosasla mas guarra del pornotodo relatos lesbicos