relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Confesiones





Relato: Confesiones

Hola amigas y amigos lectores. Quiero, antes de confesarles
una relación que tuve hace mucho tiempo, darles un cordial saludo, esperando que
todos y cada uno de ustedes, se encuentren en perfectas condiciones.



El relato que escribí el día de hoy me sucedió en la época de
la secundaria, estamos hablando que apenas tenía los 13 años cumplidos y mi
amiga Carolina (a la que estimo y quiero), también. Hago la aclaración sobre
este tema, ya que es algo muy personal y en realidad no quería yo ventilarlo, no
porque alguien se diera cuenta, sino porque es algo tan lindo que me sucedió,
pero cuando Edy supo de ello, me motivó a tal grado que es por eso que el día de
hoy finalmente me animé a redactarlo para que ustedes conozcan un poco más de
mi.



Carolina fue una compañerita de escuela que tengo desde la
primaria, somos muy amigas, cuando ingresamos a la secundaria, optamos por ir a
la misma secundaria, ya que queda cerca de nuestros domicilios.



Transcurrían los últimos días de escuela a fin de el año
escolar y como normalmente lo hacíamos, un día pidió permiso a sus padres para
poder ir a mi casa, por supuesto, no se lo negaron ya que esta actividad se
repetía con frecuencia. En ocasiones yo iba a su casa a quedarme toda una o dos
noches, de igual forma, ella hacía lo mismo.



Ese viernes pasaron sus padres a dejarla a mi casa como a las
7 de la noche, después salimos con mis papás a cenar y ya regresamos cerca de
las 10 de la noche. De inmediato nos fuimos a mi cuarto y primero vimos una
película, que por cierto debió haber terminado después de las 12 de la noche.
Como era costumbre, nos pusimos a escuchar música y a platicar de chismes,
clásico de dos niñas. Hablamos de todo, de quien le gustaba a ella, de quien me
gustaba a mi, etcétera, indudablemente éramos muy amigas, nos teníamos mucha
confianza y por eso hablábamos de todo.



Durante la plática hubo algo que me llamo la atención:


















Carolina


Oye chivito, te quiero hacer una pregunta, pero júrame
que serás honesta al contestarme


Yo


Claro, dime que?


Carolina


Mira, yo he notado que muchos chicos y no solo del salón,
sino también de otros grupos o también en la calle, no dejan de mirarte las
piernas y creo que les gusta como se te ven las pantimedias. Hasta cuando
hay clases o salimos a la cancha algunos maestros se te quedan viendo las
piernas, pero luego hay viejas que hablan mal de ti por usarlas.


Que onda?, Como se sienten, no es incómodo traerlas
puestas todo el día? O porque te gusta usar tanto pantimedias o mallas.




Precisamente en esa ocasión recuerdo haberme puesto un jumper
de mezclilla azul cielo, con unas sandalias también de mezclilla, unas
pantimedias claritas con mi bikini normal y una blusita de color blanca.









Yo


La verdad ni siquiera yo se, pero si puedo decirte algo,
me siento muy cómoda, me siento segura de que al usarlas me van a ver a mi.
Me gusta ver mis piernas como se ven con pantimedias y sabes que es lo
mejor?, que también a mis papás les gusta, mira:




Abrí una de las puertas de mi closet y le mostré, que mi mamá
cuando íbamos al centro de la ciudad hay grandes boneterías y ahí me compraban
por docenas paquetes de pantimedias o mallas.










Carolina


Oye, la verdad es que estoy muy intrigada y en mi casa mi
mamá nunca utiliza pantimedias, siempre anda con pantalón, ni pedirle que me
compre medias.


Me enseñarías a ponerme unas pantimedias?


Me prestas unas?




Fue entonces que le saqué unas pantimedias de color natural,
ella es de piel apiñonada, entonces es color natural hacía resaltar mejor el
color de sus piernas y el contorno también.



Se quitó el pants, le ayudé y le explique como debían ponerse
un par de pantimedias, le puse una faldita de gamuza que tenía dentro del
closet, le puse unas zapatillas de tacón bajo y después platicamos y jugamos a
coquetearnos, claro esta, no podíamos hacer mucho ruido porque ustedes saben que
los cuartos de un departamento solo están divididos por una pared, y se escucha
lo que pasa en la otra recamara.



Finalmente cuando eran como las 2 de la mañana, quedamos
exhaustas y nos acostamos, lógicamente en la misma cama, pero antes de hacerlo
me pidió permiso para acostarse con todo y pantimedias, le dije que no había
problema, entonces nos quitamos todo, solo quedamos con una blusita y con
pantimedias, claro también con ropa interior.



Desde muy pequeña, siempre he sufrido de insomnio, entonces
siempre que me acuesto, tardo en conciliar el sueño y ese día no fue la
excepción. Mi cama era individual y ella se acostó de lado, viendo hacia la
pared, yo me quedé boca arriba del lado contrario a la pared. Pasaron como 30
minutos y todavía estaba yo despierta. De repente, giro su cuerpo hacia mi lado
y puso su cara cerca de la mía, sus rodillas pegaron en mis muslos, pero por la
misma tela de las pantimedias, se corrieron hasta llegar a mis rodillas. También
gire mi cuerpo hacia su lado y quedamos frente a frente. Junte mis manos y las
puse entre mis piernas.



Algo paso dentro de mi, todavía no se que fue, pero cuando
sentí el aliento de Carolina en mi cara, me dieron muchas ganas de acercarme más
a ella. Carolina tenía los ojos cerrados y su boca media abierta. Vi por el
reflejo de los brillitos en sus labios que no se había despintado antes de
acostarse. Sinceramente les platico que no se porque pero lo hice, puse mis
labios en su labio inferior, no hubo ninguna reacción, pero me retire de
inmediato, no se fuera a despertar y podía haber problemas. Como vi que no hacía
nada, lo volví a hacer, una y otra vez al grado ya de abrir un poco mis labios y
presionar su labio inferior. Pero lo más curioso del caso y prácticamente sin
pensarlo tanto, mis manos ya estaban recorriendo sus delgadas, pero hermosas
piernas acariciándolas suavemente y paseándolas desde sus rodillas hasta donde
comenzaba su calzón. No daba crédito de lo que yo misma estaba haciendo o la
forma en como me estaba comportando. Y les digo que es algo raro, ya que siempre
que nos juntábamos nos habíamos acostado juntas y nunca había pasado algo así.



Cuando sentí el sobresalto de Carolina, sin empujarme o
retirarme de su lado, pero abrió los ojos y me dijo:










Carolina


Que onda?


Que estas haciendo, déjame dormir, tengo sueño.




Pero lo que me sacó de onda, es que ella tampoco se moviera y
ni hizo el intento de quitar mis manos de sus piernas, lo único que hizo es
volver a cerrar sus ojos y acomodarse como estaba, exactamente en la misma
posición. Lo cual entendí que por ella no había problema, no pasaron ni 5
minutos cuando volví a hacer lo mismo. Cual sería mi sorpresa, que en el tercer
besito que yo le daba, ella me respondió el beso. Fue un beso muy profundo y
largo, nuestras bocas se enlazaron primero, después nuestras lenguas se buscaban
y jugaban entre ellas. Poco a poco nuestras lenguas buscaban ir más adentro y al
mismo tiempo trataban de acariciar los labios internos contrarios de nuestras
bocas. Nos separamos la primera vez y nos miramos a los ojos, solo sonreímos y
volvimos a unirnos en otro beso igual o más largo aún que el primero.



Al tiempo en que nos besábamos mis manos ya estaban sobre la
espalda de ella, ella por el contrario, sus manos las tenía puestas sobre mi
nuca y nuestras piernas se movían de una manera muy discreta, para no hacer
ruido, pero también estaban entrelazadas, nos rozamos por primera vez nuestro
sexos sobre las pantimedias y la ropa interior, fue nuestro primer contacto.



Cada vez que nos separábamos decíamos:






























Carolina


No tiene sueño mi chiquita, hermosa?


Yo


No


Carolina


Que tiene mi nenita?


Yo


No se que esta pasando Caro, que onda con esto. Alguna
vez habías sentido algo igual?


Carolina


La verdad, pues no, pero tampoco entiendo porque, oye me
prestas tus labios un ratito?


Yo


Si




Todas y cada una de las palabras que ambas expresábamos, eran
de ternura, de amor, de comprensión y también de asombro, reíamos pero bajito,
para que no fuéramos escuchadas, así transcurrió la madrugada hasta las 5 de la
mañana, al dormirnos, ella volteó su cuerpo hacia la pared, yo me acomodé detrás
de ella pasando mi mano por su cintura y mi pelvis rozando a sus pompis. Así nos
despertamos ya tarde.



El día transcurrió normal hasta que llegaron sus papás por
ella, no volvimos a tratar el asunto de la noche anterior, pero fue así como
nació un lindo amor de colegialas, sin maldad, sin mentiras, sin miedos.



Espero que esta historia le haya gustado y la hayan
disfrutado, tanto como yo, espero verlos nuevamente es esta página que nos ha
dado la oportunidad de conocernos. Si es de su agrado este relato, espero que me
lo hagan saber para poderles platicar más de lo que paso con mi amiga Carolina,
como siempre ya saben, mi correo esta abierto para todas aquellas personas que
quieran expresarme o decirme algo.



Bye.









Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Confesiones
Leida: 360veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


follo con mi tiarelatos cojeme estoy insatisfecha dijo mi patronarelatos eroticos marquezasexo tiasporno madura con jovenborracha pornaudiolibros eroticos gratismadres reales follandorelatos pederastasgordito gayporno gay gorditosvieja de 80 años follandozorronas españolasporno maduras 50 añosfontaneros pornorelatos mi amiga mira porno y nos mojamos toda la tangaporno babodasembaraze a mi madrefollando con mariconesdepilar coñosporno gratis bisexualeszoo porno gayrelatos mujeres infielesmamas e hijos xxxporno gay en bañoshermosas mujeres pornopadre e hija xxrelatos el papa de mi amiga me sodomizorelatos de hijo son el sosten de su casarelatos pornos de madurassumiso gayporn abuelafotos porno durasmadres muy calientesdescargar Pelicula porno DE hijo no te hagas del rogar cojememasajistas pornosrelatos porno cuñadassuperpollas negrasporno incesto relatosparejas bixesualesmayores pornmejor relato eroticoRelato erotico mi hije me dejo cojer con su esposo mi yernoeroticas lesbianasrelato mujer amanteMi esposa hace pesas relatos pornobajar pornosupositorios eroticosamor filial videosrelatos eoroticosrelatos la finca la cojiporno verdaderopolla enorme pornoporno canibalmadura follando en la piscinamaduras chateandorelato verdadero encularon a mi mujer por el ano frente a mitravestis muy calientesputas viejarelatos sexo en la playafollan a mi mujerfollando a profesorasporno cuarentonachica multiorgasmicaRelatos pornos Escogio las piernas y las abrioDurmiendo con la tia naty RELATOS ERÖTICOSchiquilla de nueve desarrollada relatos eroticosmadres calientes gratisrelatos de cornudasporno duro violacionrelatos erotic osfollando relatohistorias eroticas incestosexo gay en el metropadre y hija pornoputa travestifeas xxxash ketchum follandodoctora cachondagays maduros porno