webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Aquella tarde de sexo salvaje



Relato: Aquella tarde de sexo salvaje

Esta historia me la mandó uno de mis lectores de esta pagina
y me pareció muy buena. Así que en lugar de adaptarla como me pidió, prefiero
que la leáis tal cual me la envió. Espero que os guste y consigamos otro
escritor para esta página.



Llegué a casa a eso de las 8. Vivimos en una bonita
urbanización a las afueras de Alicante. Desde nuestra casa se ve el mar. No es
una casa de lujo pero tenemos bastantes comodidades.


Marta estaba en el sofá, leyendo. Llevaba puesto un vestido
que utiliza sólo para bajar a la piscina o a la playa. Bastante corto. Creía que
iba a celebrar el verme, pero no se mostró muy efusiva.


-¿Estás enfadada cielo?


-No, ¿por qué iba a estarlo?


Me acerqué al sofá y le dí un beso.


-¿Es que llevas el móvil desconectado? -Me dijo- Te han
llamado de Madrid, hará cinco minutos. El domingo tienes viaje.


Hice como que no importaba. Me levanté y saqué la botella de
Chivas.


-Me apetece un whisky, Tómate uno conmigo.


Se levantó a por la Coca Cola, pues no soporta el Whisky
solo, y al hacerlo me di cuenta de que no llevaba nada bajo el vestido.
Enseguida empecé a notar el dolor que había tenido toda la tarde en mis huevos.
Tuve que controlar mucho para no ir detrás de ella y follármela en el pollo de
la cocina, pues quería que leyera tu relato, y que estuviera un poco bebida.


Vino con la Coca Cola y el hielo y preparó los cubatas. Al
sentarse le vi el coño, que mostraba unos pelitos en fase de crecimiento pues se
lo depila con cierta frecuencia. Se dió cuenta de que la estaba mirando y
sonrió. Le tuve que decir que la quiero, pues muchas veces, como esta me sale
del corazón.


-Esta tarde te has dejado el horno encendido. Y ahora por lo
que veo quieres que todavía esté caliente. Lo he tenido que apargar yo. Lo
siento.


Cuando me dijo esto me quedé vacio. Le dí un trago largo al
cubata y saqué del bolsillo el texto con tu historia.


-¿Me dejas que te lea esto?


No contestó. Se sentó a mi lado y prestó atención a la hoja
mientras yo leía. Ella no decía nada, pero mi polla estaba a reventar, releyendo
la historía y pensando lo que podía estar provocando en ella.


Al poco noté que su respiración estaba cambiando. Terminé de
leerle la historia y le metí la mano por debajo del vestido. Estaba muy mojada.
Marta siempre lubrica mucho, pero nunca la había visto de esa manera. Me dijo:


-Mira como he puesto el sofá.


De verdad que el sofá era un charco. Estaba empapado de su
líquido viscoso. Le dije que lo limpiara. Me miró algo sorprendida pero se
arrodilló y empezó a lamerlo. Entendió perfectamente lo que yo quería. Le subí
el vestido hasta mitad de la cintura y quedó ante mi su culo, tan bien formado.
Marta tiene uno de los mejores cuerpos que he visto en mi vida. Le cogí el coño
y empecé a magrearlo con cierta violencia. Entonces me fijé en el agujero del
culo. Sólo me la había follado por ahí una vez, y tampoco fue gran cosa, cuando
tenía media polla metida la tuve que sacar porque decía que le dolía mucho. Eso
fue al poco de estar viviendo juntos. Pero ayer tenía claro que aunque le
doliese me la iba a follar por ahí. Se dió la vuelta y me cogió la polla con la
mano. Tiró del pellejo para atrás hasta que me dejó todo el glande al
descubierto. Entonces tiró aún mas fuerte como se quisiera ver hasta donde podía
llegar. Mi frenillo estaba muy tenso. Pensé que si seguía tirando me lo iba a
partir. Entonces se acercó y empezó a lamerlo. Tras estar un rato lamiendome
sólo el frenillo yo estaba que me corría. Entonces abrió la boca y se metío todo
el capullo dentro. Lo hacía con mas violencia que otras veces. Le dije:


- Pero mira que eres puta. Cómo te gusta.


- No soy una puta. Soy tu puta. Y además hoy puede ser tu
esclava con la condición de que no te vayas el domingo a Madrid.


- De acuerdo. Tumbate.


Se tumbó en el sofá y empecé a comerle el coño. Muy pronto
tuvo la primera convulsión. Mi Marta se estaba corriendo sin apenas haberla
tocado. Empecé a lamer mas lentamente para prolongarle el orgasmo. Tenía tal
cantidad de flujo en mi boca que tenía que hacer un esfuerzo para tragar. Lamí
mas fuerte y con mas violencia, cíñéndome al clítoris. Marta gritaba, estaba
loca. Movía su cadera en busca de mi lengua. Cogí mi dedo meñique y se lo metí
un poco en el culo. Se volvió loca y se corrió. Muchas veces le noto que cuando
se corre se le cierran los ojos y no puede abrirlos.


Se incorporó un poco y me dijo que me acercara. Me la quería
volver a chupar. Pero me dijo:


- Fran, me ha encantado lo del culo, pero por favor no me lo
vuelvas a hacer.


- Bueno, en Madrid me pensaré si te lo voy a volver a hacer o
no.


- No seas hijo de puta y no me hagas chantaje.


Se acercó y me besó los labios, mientras me volvía a tocar lo
polla. Se recogío de nuevo el pelo con la pinza y empezó a chupar. Al mismo
tiempo me tocaba los huevos por debajo. Estaban enormes y duros. Noté que me iba
a correr y me dejé ir. Ahora era yo quien tenía las convulsiones. Empecé a
meterle la polla bien adentro de la boca. Le empujaba fuerte, ya venía. Noté
como me temblaba todo el cuerpo. Era intensísimo. Noté la primera descarga, la
segunda, la tercera. El semen empezó a salirsele de la boca.


- No quiero que desperdicies ni una gota, le dije.


Vinieron una cuarta y una quinta convulsión. Además cada una
de ellas con gran cantidad de leche. Marta tenía la boca llena. Tosió y se le
salió un poco. Mi reacción me sorprendió hasta a mi, pero le di un fuerte
bofetón y le dije que se lo tragara todo. Ella trago y me miró con la cara un
poco apenada. Nunca le había pegado, pero es que me sentía violento.


Recogió con la mano el semen que me quedaba en la polla y se
lo llevó a la boca. Lo mismo hizo con el que tenía ella en la cara. De pronto yo
noté que me venía otra convulsión. La cogí fuerte del pelo y le tiré hacia
atrás, empecé a menearme la polla poníendola a la altura de sus ojos. Otra
descarga fortísima me salió y le llenó la cara. Me temblaban las piernas porque
noté que me corría de nuevo, pero esta vez calló al suelo. Marta hacia rato que
no decía nada. Se agachó y lamió el suelo, como si fuera una perra. Se levantó
limpió su cara con la mano y también se lo tragó.


Yo caí exhausto en el sofá. Estaba rendido. De mi polla nunca
había salido tanta leche. Pero noté que a Marta se le había escapado una
lagrimilla, y eso me produjo una mezcla de tristeza con algo de excitación.


- ¿Quieres otro whyski?, me dijo.


- Si, pero trae mas hielo.


Se levantó y fue para la nevera. De pronto se quitó el
vestido. Estaba completamente sudada.


Se me nubló la vista y me levanté hacia donde estaba ella.
Cuando llegué a su altura se volvió y me abrazó muy fuerte. Me dijo que me
quería, y nos fundimos en un largo beso. Noté que la polla se me estaba
volviendo a poner dura. Giré bruscamente a Marta y la apoyé contra la encimera
de la cocina. Ella soltó una carcajada. Carcajada que se convirtió en un grito
de dolor seco cuando le metí el dedo corazón por el culo. Hasta adentro.


- Para Fran, me estas haciendo mucho daño.


Noté que se le saltaban las lágrimas pero esta vez no de pena
sino de dolor. Empecé a mover el dedo fuertemente adentro y afuera.


- Para cariño, me vas a reventar.


Mi erección volvía a ser notable, o mejor dicho,
sobresaliente. La apoyé con mas fuerza contra la encimera y le metí la polla por
el culo. Al principio me costó. Ella respiraba fuertemente. Le cogí las tetas y
se las apreté mientras se la iba metiendo. Ya llevaría metidos unos doce
centímetros cuando Marta dió un grito de dolor que me asustó un poco. Hice el
amago de parar, pero había algo dentro de mi que me hacía seguir empujando.
Cuando llevaba unos diecisiete centímetros de polla en el culo de Silvia, noté
como por debajo salía algo de sangre. Ya no quise seguir penetrando, pero empecé
a moverme adentro y afuera. Me iba a correr de nuevo. Silvia gritaba, lloraba y
sudaba. Me corrí, no tan intensamente como antes. Saqué la polla del culo de
Silvi, le dí la vuelta y le besé en los labios. Tenía cara de dolor. Le dije que
la quería mucho. Ella se tocó el ano con los dedos.


- Me has hecho mucho daño. Mira estoy sangrando.


Se volvió a tocar y sacó una mezcla de sangre, semen y sudor,
y entre sollozos se lo llevó a la boca y se lo tragó. Así lo hizo hasta tres
veces. Me besó y se fue corriendo a la habitación. Cuando yo subí estaba
durmiendo.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 7
Media de votos: 6.14


Relato: Aquella tarde de sexo salvaje
Leida: 31916veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



chat porno lesbicotodorelatos eroticos gayanecdotas gays me folle a mi profesor para pasar semestregays abuelos follandovecina ducharelatos revista climapornogratis incestoporno transxesualesprofesores cachondosdespedidas porno españolasprimer anal amateurnosotras relatos eroticosdespedidas soltero pornoporno gratis mayoresrelato esposa infielporno morbosasconvenso a mi tia relatos pornofollando en punta canaPorno misrelatos me a echo daño en la rodia y el entrenador fontanero se folla a su clientaporno chicas 18 añosmadura hermosala borrachita era virgen relatoporno república dominicanacasadas cachondasfotos parejas amatercuentos cornudosporno sexo en grupoparejas liberales porno españolabuela nieto pornorelatosporno lesbianas zorra aahporno hombres madurosporno in cestozorras.com gratistu potnorelatos eroticos con mi hermanoporno duro lesvicorelatos eroticos doctorrelatos tetasporno en venezuelafontanero follarcorrida de mujer pornoviejas follando en el camporelatos eroticos con mi sobrinachica follando con su abueloculona y tetonaorgias swingerzona porno gsyfollando con mamamefollo a mi madretríos pornosparejas follando con travestiporno lesvicorelatos primaserotico madurasrelato erotico suega viuda y celosa culiandose al yernoporno caperucita rojamasturbaciones masculinasrelatos eroticos vacacionesmujeres madurasxrelatos mujeres madurasporno gay peruanotios pornodesvirgamdo um culito muy apretadito relatosfolle con mi primolimpiadora cachondarelatos cine gayporn nenasmaduro cachondoporno tríos gratisporno viejas calientesmadres follando amigos de sus hijosrelatos porno cuñadas