relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Lady Patricia (01: El señor de outlook)





Relato: Lady Patricia (01: El señor de outlook)

LADY PATRICIA. Capítulo I: El Señor de Outlook




Esta historia transcurre en la Edad Media, época infame en la
que los señores feudales eran dioses en sus tierras y su palabra la única ley
que existía.



Para reafirmar su poder, disponían del ejército y de los
diferentes acólitos, depravados y serviles, que a cambio de riquezas y status
social aceptaban ser vasallos del tirano.



La Iglesia, con su fuerza entre los humildes creyentes,
reforzaba la tiranía existente y otorgaba al Señor feudal la bendición de Dios
para cometer los mayores atropellos imaginables.



De entre las regiones feudales de Inglaterra, era muy
conocida por la crueldad de su Señor la del Condado de Outlook. Sir Spencer,
Conde de Outlook, tenía un fiel aliado en la persona del Abad, Dom Perigord, un
misterioso personaje que ejercía de férreo inquisidor del Conde.



En la Abadía de Outlook, Dom Perigord cobijaba las muchachas
que Sir Spencer hacía prisioneras y las "preparaba" y "educaba" para el uso y
disfrute como esclavas de su Amo y sus siniestros invitados.



Para ello contaba con la ayuda de un capataz, Joseph, que era
el encargado de alimentarlas, asearlas y educarlas en las normas sociales
adecuadas para que fueran dignas damas de compañía para los amigos del Conde.
Joseph, el capataz, había sido maestro años antes en la capital del Condado
hasta que fue detenido por no poder pagar los impuestos feudales. Fue puesto a
disposición del Abad para el cuidado de las muchachas y paga su libertad con la
educación y cuidado hacia éstas.



Dom Perigord era un sádico maestro en las artes sexuales. Le
gustaba "educar" personalmente a sus esclavas y hacer de ellas auténticas
expertas del sexo. Siempre escogía a las más jóvenes pues era de la opinión que
era más fácil moldearlas en tierna edad.



Entre las lecciones que gustaba dar a las esclavas era la de
que aprendieran a ser humilladas por cualquier persona. A las que eran vírgenes
las preparaba para la desfloración utilizando los "otros" agujeros para ser
enseñadas.


Le gustaba colocarlas en el patio del monasterio, totalmente
desnudas y con los ojos vendados, atadas en una especie de silla de montar de
manera que tanto su culo como su boca, quedaban a disposición de los monjes.


Antes de atarlas, las sometía a una extrema limpieza rectal
mediante enemas de agua caliente. Así dejaba su orificio bien limpio y aseado.
Les aplicaba una especie de ungüento lubricante y las dejaba a merced de los
monjes durante un par de días. Durante este tiempo, las "elegidas" no podían
alimentarse de nada que no fueran las corridas de los monjes en su boca ni beber
nada que no fueran las cálidas meadas que estos gustaban dejar en sus labios.



De tanto en tanto, encargaba a otra de las esclavas que le
aplicara un poco de ungüento para clamar el escozor de su ano y limpiaba la boca
de la muchacha con una infusión de hierbas para que estuviera fresca y aseada
para los siguientes usuarios.


Otra de las lecciones que le gustaba organizar, en este caso
para su disfrute particular, era la de colocar a tres de ellas sentadas una al
lado de la otra de manera que sus bocas estuvieran a la altura de su polla
erecta. Entonces empezaba el juego y, a intervalos de un minuto más o menos, era
complacido con una mamada lenta y delicada de las esclavas, hasta que la
ganadora recibía el chorro de leche del Abad que debía tragarse sin dejar caer
ni una sola gota.



Una vez apartada la vencedora, seguía el juego con las otras
dos muchachas, hasta que una de ellas recibía una nueva corrida de premio. La
que finalmente quedaba última y no había conseguido hacer correr a Dom Perigord,
era castigada de manera adecuada.



El Abad llevaba a la muchacha al sótano de la abadía dónde la
ataban de pies y manos, en cruz y con las extremidades bien tensadas. Puesta de
esta manera, los perversos monjes disfrutaban de su cuerpo a placer.


Le untaban los pezones y el clítoris con miel y los monjes se
entretenían a lamérselos durante horas mientras le introducían diferentes
vegetales por el culo. Era inevitable que al cabo de poco tiempo, estallara de
placer en varios orgasmos seguidos que eran celebrados por los monjes como
trofeos victoriosos.


Entonces empezaban ellos a masturbarse y se corrían
endemoniadamente encima de la muchacha, preferiblemente en la boca, hasta casi
ahogarla de semen.


A medida que los monjes satisfacían sus necesidades sexuales,
empezaban a urdir tratamientos menos agradables.


Dom Perigord sólo ponía un límite: a la esclava, propiedad de
Sir Spencer sólo se la podía follar por el culo y por la boca, nunca debía ser
desflorada. Y sobretodo, si se le aplicaban torturas, estas debían ser hechas de
manera que a la "afortunada" no le quedaran señales de los tratos recibidos.


Los monjes, con los años, habían aprendido con maestría el
arte del sadismo. A las chicas las torturaban con pinzas en los pezones y los
labios vaginales; derramando cera caliente en todo el cuerpo; trabajando el
orificio anal hasta poder introducir manos enteras, etc.


Pero la especialidad de la casa era "la garganta profunda".
Los monjes mejor dotados se deleitaban introduciendo sus enormes pollas en las
bocas de las esclavas y hacerles tragar hasta el fondo sus aparatos. Era toda
una técnica que éstas debían aprender sino querían ahogarse. Con paciencia y
horas de entreno, casi todas las muchachas se convertían en expertas tragadoras
de pollas. La mayoría conseguía hacer correr a los monjes mientras deglutían sus
pollas en el fondo de sus gargantas.



Acabadas estas sesiones, las muchachas eran puestas en manos
de Joseph, el capataz, que era el encargado de cuidarlas, sanarlas y
recuperarlas para posteriores sesiones. El capataz era un buen hombre que quería
a sus pupilas y las cuidaba con esmero. A cambio de sus atenciones, en más de
una ocasión las agradecidas muchachas habían querido obsequiarle con un
tratamiento especial de los aprendidos en la abadía, pero Joseph siempre había
rechazado sus favores. Decía que su corazón estaba ocupado desde hacía tiempo
por una persona y quería serle fiel.



Lady Patricia era una bella muchacha, hija de un señor
derrotado en la batalla por Sir Spencer y que fue hecha prisionera por éste a la
tierna edad de 10 años. Sir Spencer se la entregó al Abad para que cuidara de
ella hasta que fuera una mujer dispuesta para el uso y disfrute de su amo.



Lady Patricia fue educada por Joseph y para evitar que Sir
Spencer la tomara como esclava, la suplantó por otra muchacha y la hizo pasar
por hija suya.


Con el paso del tiempo, Patricia se convirtió en una bella
adolescente y el pobre Joseph se enamoró perdidamente de ella.



Aunque éste creyó que podría apartar a Patricia de la vida de
lujuria y perversión del monasterio, ésta pronto se hizo amiga del resto de
muchachas que vivían en la abadía.


Con 16 años recién cumplidos ya le gustaba reunirse con ellas
y escuchar atentamente los relatos de fiestas y orgías que Sir Spencer y el Abad
organizaban con ellas.



En más de una ocasión y excitada por el transcurrir de la
historia, le gustaba desnudarse delante de las otras mujeres y empezar a
masturbarse mientras sus compañeras la acariciaban y besaban por todo el cuerpo.
Sus orgasmos eran especialmente celebrados por su fuerza e intensidad.



Lady Patricia mantenía estas experiencias en secreto y
siempre había soñado con participar en las historias que narraban sus amigas,
especialmente cuando éstas le contaban como se podía satisfacer a cinco hombres
a la vez: tres en los diferentes agujeros del cuerpo y dos más con las manos.
Alguna hasta había conseguido en alguna ocasión, hacer correr a los cinco a la
vez.


Otra de las cosas que Patricia añoraba experimentar era la de
saborear los líquidos eyaculatorios de los hombres, aunque no descartaba en
absoluto hacerse orinar dentro su boca: le parecía una situación de lo más
excitante...



Un día, al regreso de una reunión con las esclavas, Patricia
estaba especialmente excitada y al llegar a su casa, se encontró con Joseph,
dormido en la alcoba. Como dormía desnudo, pudo ver la polla erecta de su
padrastro y pensó que era una buena ocasión para experimentar las historias de
sus amigas.



Pero esta historia merecerá otro capítulo próximamente.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Lady Patricia (01: El señor de outlook)
Leida: 446veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


tias buenas tetasme folle a mi primatoro follando vacapaulina travestidos viejos follandorelatos porno inciestorelató eróticovideos porno en las literas del tren con el marido durmiendo al ladocomics amor filialrelatos sadodepilando coñoporno gay dadysrelato intercambio de parejaporno árabeporno muy madurohistorias reales pornoporno extra fuertefollando madurosrelatos eroticos hermanospono gayintercambios pornvideos porno gratis gitanasfollar una virgenfollando una gorditarelatos jovenes gaypartiendo culossexo lesbico triossexo en grupo caserocura folladormasajista lesbianachicas follando con sus padrescornudos amatermi primera vez con mi vecinofollando amiga madrerelatos eróticos de dominaciónmamadas de tiospadres que follan con sus hijasenfermera sexdon quijote pornorelatos porno madurosrelato mi hijo me acosaenfermera follando con pacientemi suegra me violaerotico profesionales huelvaporno con bolas chinasincestos abuelos y nietascomo follar a mi madremadura y fontanerorelatos gay españacomo follarte a tu primanovios pornoexhibicionistas gaypoemas de pornovideos porno gratis lesvicosalbañiles gayabuelas follan con nietosme cojen varios en una camioneta relatosel hijo se folla ala madreme quiero follar a mi tiarelatos porno de amor filial mi madre en batapeliculas porno con enanosmaduras calentonasfotos eroticas gaysrelatos cornudosrelatos gay todorelatospono extremopornorelatos señoras de ochenta añoscuras cachondosporno travetisfotos eyaculacion femeninarelatos calientes gaysexo con bolivianasmarqueze relatosrelatos porno con suegrasmujer cogiendofollando con mama noelrelatos pornos de vecinitas de al ladoRelatos jugando con mi hermanitadormidas borrachasmi papi me follavecino follandosoofilia gratisrelatos porno fiestapajeros gay