webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Una semana de humillación



Relato: Una semana de humillación

Todo comenzó cuando todos mis amigos se fueron de camping al
norte del país. Era Semana Santa y todo el mundo estaba de vacaciones. Yo me
quedé en la ciudad porque el trabajo me impedía ir con mis amigos, ya que
sustituía al chico de la gasolinera durante la semana. También se quedó Lara, la
novia de Paco, porque había empezado mal el año en la universidad y quería
quedarse para estudiar y adelantar trabajo. A mí me hubiera gustado ir al
camping pero, la verdad, el dinero del trabajo me venía bastante bien y tampoco
era mucho esfuerzo.


Parecía que no iba a ser así, pero ya el primer día me aburrí
como una ostra. No tenía nada que hacer cuando salí de la gasolinera, así que me
fui a ver a la única amiga que quedaba en la ciudad, Lara. Fui a su casa, ya que
vive cerca de donde trabajo y la llamé al telefonillo.


- ¿Si?


- Hola, Lara, soy Luis, ¿qué haces?


- Pues, mira, estudiando todo el día.


- Ah. Es que yo acabo de salir del curro y no tengo nada que
hacer, pero si estás estudiando...


- ¡Qué va! Sube y me haces compañía un rato. Así me
distraigo, que llevo un día...


- Vale, abre.


Subí al tercer piso del edificio. Una casa muy ordenada y muy
limpia. Hacía buen olor, como a perfume de mujer. Lara llevaba un pantalón corto
y una camiseta porque hacía bastante calor en su casa. Yo me quité la chaqueta
nada más entrar.


- ¿Qué te cuentas, Luis?


- Nada, cansado de estar en la gasolinera. Es un poco
aburrido, pero bueno.


- Pues yo estoy muy liada con todo lo que tengo que estudiar.
¿Quieres algo?


- No sé, una coca-cola o algo así.


- Vale.- Se fue a la cocina. Yo la veía desde el pasillo.
Cuando se agachó a coger la nevera se le bajaron un poco los pantalones y
conseguí ver parte de su tanga. La verdad es que me impactó verlo, pero me
gustó. Tiene un culo muy bueno. Me quedé mirando unos cinco segundos y casi me
pilla cuando se dio la vuelta.


- Sólo me queda light.- Me dijo.


- Da igual. Oye, ¿y tus padres?


- No están, se han ido al pueblo.


- Se ha ido todo el mundo, tía. Los míos están en Asturias,
no vuelven hasta el lunes que viene.


- Los míos llegan el martes. No veas que aburrimiento aquí
sola toda la semana.


Entonces empecé a pensar. Su casa estaba vacía y al lado de
donde yo trabajaba. Y es que Lara está muy buena. Lo que pasa es que es la novia
de mi amigo y no es plan, pero es que la tentación era muy grande. Me imaginaba
a los dos solos todo el día en su casa. Nadie tenía por qué enterarse, pero no
me atrevía a proponerle nada por el estilo. Además, ella era tan maja y
amable...


- Luis. Siéntate si quieres y pon lo que quieras en la tele.


- ¿Tú que vas a hacer?


- Tengo que ducharme antes de bajar a comprar, pero tengo que
recoger la ropa también, no me da tiempo.


- Tranquila, dúchate, ya recojo yo la ropa.


- ¿En serio?


- Sí, no tengo nada que hacer.


- Gracias, Luis, eres un cielo.- Me dijo mientras me
pellizcaba la mejilla. Por estas cosas muchas veces me pone cachondo Lara.
Además, aparte de su culo, tiene un físico muy bueno. El cabrón de Paco tenía
una suerte...


- Tardo quince minutos, ¿vale?


Así que mientras ella se duchaba yo me fui a recoger la ropa
a la galería. Me picaba mucho la curiosidad y me daban ganas de entrar en el
baño y cogerla por sorpresa. La verdad es que estaba bastante cachondo. Pero me
contenté con oler su ropa interior que tenía un aroma a Lara que me puso la
polla muy dura. Tenía un sujetador negro muy bonito, decorado y parecía bastante
grande. Pero lo que me hizo gozar de verdad fueron los tanguitas que fui
encontrando: de todos los colores y tejidos. Eran preciosos, me daban unas ganas
de ponérselos todos uno tras otro y follármela con ellos puestos. Como había
dicho que tardaría quince minutos no dudé en irme al otro baño y hacerme una
paja mientras olía y miraba sus tanguitas tan pequeños.


Cuando terminé los devolví al cesto de la ropa. Todos menos
uno, que me metí en el bolsillo del pantalón para llevármelo a mi casa y poder
deleitarme allí con ellos. Me fui al salón y esperé a que Lara volviera. Regresó
con unos pantalones cortos y un top buscando su chaqueta para bajar a la calle.
Se le marcaba todo y yo estaba cachondo otra vez, creo que no notó el bulto en
mi pantalón.


- Luis, voy a bajar a comprar un momento.


- ¿Quieres que te acompañe?


- No, es un momento. Lo decía por si quieres quedarte a
comer. Así me haces compañía.- Otra vez con lo de compañía y yo no paraba de
imaginármela desnuda con esos tanguitas.


- Vale, si no te importa.


- Claro que no. Si quieres ve poniendo la mesa.


- Vale.


Bajó a comprar algo de comer y yo puse la mesa. Abrí una
botella de vino para que con la excusa de que me quedaba, bebiera un poco y se
emborrachara, así tendría más oportunidades de tirármela. Me sabía mal por Paco,
pero no podía dejar de pensar en ella y no podía evitar dejar pasar la ocasión.
Como tardaba un poco saqué su tanguita y lo olí otra vez. Pero esta vez decidí
ir más lejos. Quería saber lo que se sentía con él puesto, era excitante
llevarlo puesto sabiendo que Lara también lo había llevado antes.


Me estaba mirando en el espejo del salón cuando de pronto
entró Lara por la puerta. Con las bolsas en las manos se quedó parada y
boquiabierta.


- ¿Qué haces, Luis?


- No, no, no sé. Perdona, Lara... Yo.- No sabía qué decir,
estaba avergonzado. La había cagado totalmente. ¡Qué ridículo! Como se lo
contara a Paco iba a ser el hazmerreír del grupo.


- ¿Qué haces con mi tanga?


- Lo siento, Lara. Perdona.


- Eres un cerdo.


- No, no, escucha. Cuando he recogido la ropa he visto tu
tanguita y me he encantado, te he imaginado con él puesto y me he excitado
muchísimo.


- Cuando se lo cuente a Paco, verás cómo se pone.


- No, por favor, no le digas nada. No se lo digas a nadie. Me
lo quito y te lo doy.


- Pero, ¿qué te crees? ¿Qué puedes entrar en mi casa, ponerte
mi tanga y ponerte cachondo delante de mí?


- Perdona, Lara. Estoy muy avergonzado. Me voy ahora mismo.


- Tú no vas a ninguna parte, puta.- Comenzó a insultarme y a
utilizar un lenguaje muy agresivo.


- ¿Cómo?


- ¿No te gusta mi ropita? ¿Qué pasa, te gustan los tangas?


- Sí.- Yo estaba asustado.


- Eres una putita, te gusta llevar ropa femenina. ¿Te gusta
sentirte como una mujer? ¿Quieres que te haga sentir como una mujer?


- Yo... – Tartamudeaba. Ella no me dejaba hablar. Se acercaba
mucho a mí.


- Vas a pagarlo caro.


- No, por favor, Lara, haré lo que sea, pero no se lo digas a
Paco.


- ¿Quién va a decirle nada a Paco?


- ¿Entonces?


- ¿No te gusta llevar mi ropita? Te voy a hacer sentir como
una mujer. Vas a saber lo que es que te dominen.


De pronto se abrió mi imaginación y me vi vestido con
lencería femenina mientras Lara abusaba de mí sexualmente. No me gustaba la
idea. Yo era el chico y era yo quien debía dominarla a ella.


- Ni hablar. Yo soy el chico, yo controlo la situació.


- Cállate.- ¡Zas! Me cruzó la cara de una bofetada.


- Pero...


- Schhhh.- Me cogió por los testículos y comenzó a apretar
cada vez más.- So, perrito, so. Contrólate si no quieres que te cape, ¿vale,
putita? Vamos, al suelo, despacito, así.


Era increíble, pero no podía rebelarme. Me tenía cogido
fuertemente y no me dejaba moverme. Fue apretando más y yo no podía aguantar.
Mis rodillas se doblaron y caí al suelo lentamente, tal y como ella quería.


- Muy bien, putita. Así me gusta, que seas obediente, porque
si no te voy a hacer mucho daño.


Me soltó por un momento e intenté levantarme, pero había
perdido todas mis fuerzas. Al contrario que ella, parecía que me las hubiera
quitado y las hubiera poseído ella. Intenté arrastrarme hasta el sofá, pero
ella, siempre con voz dulce y manipuladora me decía:


- ¿A dónde vas, Luisita? – Me cogió del pelo y me levantó la
cabeza y susurrándome al oído me dijo:


- Harás lo que yo te diga, ¿vale? Porque si no te golpearé y
te cogeré de las pelotas y te las retorceré, ¿vale?


- Sí.- Casi no tenía fuerzas para hablar, pero me entregué
totalmente a ella asintiendo.


- Así me gusta, zorrita. No sabes lo guapa que estás con mi
tanguita.


Lara continuó golpeándome psicológicamente aún sabiendo que
no tenía fuerzas para enfrentarme a ella.


- Sé lo que estás pensando. ¿Cómo una chica delgada y poco
corpulenta como yo puede tumbar a un macho de uno ochenta y pico y fuerte como
tú? ¿Verdad que sí? Vete haciendo a la idea porque aquí tú eres la putita.- Me
cogió de los testículos otra vez y los apretó un poco.- Y yo el macho dominante,
¿entiendes?.- Sin fuerzas para hablar asentí con la cabeza.- Así me gusta. Y
vete acostumbrando porque tengo toda la Semana Santa para abusar de ti y voy a
pasarlo muy bien.


Con mi polla en ristre, no porque yo quisiera, sino por las
palabras de Lara, me quedé tirado a sus pies, sin fuerzas para moverme ni
quejarme. Lara me dijo que iba a ver a su tía y que volvería enseguida. Su tía
estaba muy buena, parecía su hermana porque era muy joven. Tenía una especie de
sex-shop cerca de la ciudad y los chicos muchas veces queríamos ir a verlo. Lara
no hablaba mucho de ello, más bien le avergonzaba. Para asegurarse de que no me
movía de allí me desnudó completamente, me puso en posición fetal con mi
tanguita incluido, me ató las manos y los pies, me metió otro tanguita en la
boca y me ató un cordón de los testículos al cuello, con lo cual cada vez que
levantaba la cabeza me tiraba de los testículos y me dolía horrores. Allí estuve
una hora boca abajo sin poder moverme esperando a que llegara la amable y tímida
novia de mi amigo Paco.


-Ya estoy aquí, zorrita, ¿qué tal? Ay, si no puedes hablar.-
Me quitó la mordaza.


- ¿Sabes? He estado en la tienda de mi tía. Le he dicho que
tenía una putita en casa y que necesitaba instrumentos para hacerla gozar.
¿Quieres gozar, zorrita mía?.- Me desató por completo y yo me eché hacia atrás.


- ¡Eh! No tengas miedo. Pobrecita, tranquila. ¿No querías ser
una mujer?


- Yo sólo quería ponerme cachondo. –Empecé a llorar.- Pensaba
que estando todo el mundo fuera no te importaría que te metiera un poco de mano
bebiendo vino y con suerte que me hicieras una paja. Lo siento.


- No llores zorrita, no pasa nada. Simplemente te voy a dar
por culo con este falo de plástico porque eres una puta y te voy a humillar.


- No, ¿qué dices? Una mierda.


- Harás lo que yo te diga.- Cambió el tono de su voz a uno
más amenazador y me cruzó la cara otra vez.


- No me vas a dar por culo, yo soy un tío.


- ¿Qué?- Volvió a agarrarme de los testículos, esta vez mucho
más fuerte.- A ver cuando aprendes que aquí la puta eres tú y que te voy a dar
por culo y me la vas a chupar y vas a hacer todo lo que te diga porque te
domino. Porque tengo control sobre ti. Eres mi marioneta, Luisita. Vamos, vuelve
a sentarte.- No hizo falta que lo repitiera. Con su aliento jadeante en mi oído
y el apretón de testículos caí otra vez al suelo sin poder defenderme.


- Como me has contestado y has osado rebelarte te voy a dar
por culo con el falo más grande.- Yo no oía casi nada. Sus palabras me
asustaban, pero no podía hacer nada por impedírselo. En cuanto noté su pene en
mi ano cerré mi esfínter instintivamente. Ella se enfadó y me agarró por las
pelotas. Esta vez sin fuerzas no le costó trabajo penetrarme mientras seguía
jugando conmigo.


- Te voy a desvirgar, putita. ¡Vamos! Ya verás como te gusta.


Yo estaba a cuatro patas en medio de su salón. Ya no cabía
duda, Lara estaba disfrutando dándome por culo y yo no podía impedírselo.
Tampoco es que odiara aquella situación porque, poco a poco, la sensación de ser
dominado y follado por una mujer como Lara, con lo buena que está, y el control
que ella ejercía sobre mí me fue gustando. Al final me encantó. Me colocó boca
arriba y puso mis piernas sobre sus hombros, me agarró por las caderas y comenzó
a dar golpes de pelvis continuos. Yo tenía mi polla en ristre, era increíble,
pero el semen asomaba por la punta de mi capullo sin ni siquiera haber tocado mi
polla ni mis testículos. Fue más el poder mental y el abuso mediante su
superioridad que el placer de que me diera por culo. Jamás había gozado tanto y
ella se dio cuenta cuando lancé un gemido femenino.


- Te dije que te iba a gustar, ¿a que te gusta, putita?- Yo
no decía nada.- ¡Vamos, sé que estás disfrutando! Veo como tienes tu rabo al
rojo vivo, te queda nada para correrte.


- ¡Dios, Lara!


- Sí, sí. Lo sé. Sigue puta, ¡mira cómo te humillo! Eres mi
zorra.- Otra vez cambió el tono de su voz y se volvió agresiva. Yo sólo quería
que me follara. Estaba totalmente a su disposición y así se lo hice saber.


- Lara, eres mi diosa. Haz lo que quieras conmigo.- Sacó una
grabadora de su bolso y grabó lo que yo decía.


- ¡Vamos! Repítelo. Di ante la grabadora lo zorrita que te
sientes con el tanguita de tu amiga y lo fácil que te dejas dar por culo ante un
macho como yo. ¡Vamos, zorrita! Sin miedo.


- ¡Eres mi diosa!- Grité desesperadamente. – Haz lo que
quieras conmigo, estoy a tu disposición. Quiero que me folles como más te gusta.
Desvírgame, por favor, dame por culo.- No podía creer mis palabras pero en ese
momento eran lo más cierto del mundo, deseaba que me humillara. Volvió con la
mayor embestida de todas al oír lo que decía y solté un gemido increíble que la
grabadora captó mientras ella se reía.


- Vaya con la putita de Luisita, ¡cómo está disfrutando!
¿Verdad que sí?- Sólo quería que yo mismo lo dijera ante la grabadora pero es
que era verdad.


- Sí. ¡Dios! Jamás he gozado tanto. ¡Dame, dame!


- Pensándolo mejor voy a parar.- Y acto seguido sacó su falo
de mi ano, a lo que yo reaccioné inmediatamente


- No, por favor. ¿Qué haces? ¡No pares!- Me acercó la
grabadora a la cara y mientras me jadeaba al oído y yo podía notar su aliento en
mi cuerpo sudoroso me decía:


- ¿Quieres que siga, puta? ¿Estás disfrutando de la
enculada?- Volvió a meter su pene artificial en mi agujero y se dibujó una
sonrisa en mi cara.


- ¡Oh, Dios! ¡Sigue!- No me quedaban fuerzas ni siquiera para
hablar. Estaba totalmente molido y en éxtasis.


- Bien, ya has sufrido bastante. Ahora quiero ver cómo te
corres en tu propia cara, como hacen los machos dominantes como yo sobre sus
putitas finas y delicaditas como tú.- Nada más decir esto tiró mis piernas hacia
atrás sobre mí hasta que mis rodillas tocaban el suelo. Lara comenzó a
masturbarme para que me corriera, pero se inclinó sobre mí aplastando mis
testículos impidiendo que escapara el semen de ellos. Casi no podía respirar.
Incluso en ese momento todavía me controlaba y estaba a su disposición, no podía
hacer nada si ella no quería que lo hiciese.


- Déjame correrme, por favor. No puedo más, Lara. Te lo
suplico.


- Muy bien.- Volvió a acercarme la grabadora a la boca y
mientras me besaba y me pasaba la lengua por la cara jadeando como una salida
ansiosa por fallarme me dijo: - Dile a la grabadora lo sumisa que eres y cómo
disfrutas siendo dado por culo y, entonces, te dejaré correrte.


- Lara, es lo mejor que me ha pasado en la vida.- No sabía lo
que decía, estaba prácticamente drogado por el placer de la follada.- Soy una
zorra a tu disposición, juegas conmigo, eres mi macho, yo soy tu puta, lo
reconozco, me humillas y me follas a tu antojo. ¡Fóllame, por favor!


- Así me gusta. Todo grabado. Adelante, zorrita.- Se levantó
dejando mis testículos libres de su aprisionamiento y con un par de meneos de
polla me corrí sobre mi propia cara notando el calor de mi semen bajo su atenta
mirada y la grabadora que recogía todos mis sonidos.


Se fue a la ducha otra vez y me dejó allí tirado. No pude
moverme en cinco horas después de tanto placer. Me quedé en el suelo estupefacto
y analizando la situación. Al rato entró Lara en la habitación y me dijo que
tenía programado repetir esa situación el resto de la semana al menos tres veces
al día, hasta que llegaran nuestros amigos de vacaciones. No dudé en obedecer su
idea, es más, de no haberlo dicho ella yo se lo hubiera propuesto, ya que me
derrito cada vez que oigo las palabras mágicas que salen de su boca "ven aquí
zorrita que voy a follarte".




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 2
Media de votos: 10.00


Relato: Una semana de humillación
Leida: 23646veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos te hacías del rogar y eres bien putitaperiodistas follandofollando en una discotecacornudas pornorelato erotico amor filialtías calientesuna gitana follandofollando con hombres madurosporno incrstofollando viudasfollar con gitanasmadres guarras gratisrelatos eroticos tio cogeme por favorfollar a madresfollandome al fontaneropoeno geytodorelaotsporno gratis enanasenanas pornosrelatos cortos lesbicosrelatos audio pornopasteleras sexo gratismadre e hijas xxxla vecina calienteporno duro salvajeabuela de 90 años follandoRelato mi mujer y yo follano a la mucamatodo relatos dominacionsexo enanasaqui te pillo aqui te folloporno transensualesrelatos porno largosfutbolistas gays follandoporno gratis despedidas de solteraseyaculaciones femeninas pornoporno despedidavideos eroticos de triosabuelas y nietas pornorelatos eroticosdporno inceptocolombiana tetona y culonafollando con noviarelatos de incestos pornochupandole las tetaschica pide penetrarla relatolos simpson porno españolrelato porno de padre follando a su pequeña hermana cuando hacen la tareaporno orgias lesbicasesposas insatisfechaspormo gordasporno muy viejasmadura bragasporno orguiastravestis pollas gigantesrelato erotico triosmadres e hijas follando juntasMe cogieron todita (relato)(con imagenes si es posible)hombres gays maduros follandoesposas morbosasfolladas en la despedida de solterarelatos eroticos le ensene la verga a mi mamaviejo folladofollando ala nietacaminoala porno zoofiliaporno culo en pompaporn abuelafollando ami ermanaporn dinerorelatos pornograficosexo gratis enfermerasporno gay chilenoeroticas maduraslesbianas en el colegiorelatos porno de mamadassuprimer analrelatos eroticos de amigaspoeno gey