webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El mecánico y su colega



Relato: El mecánico y su colega

Todos los días los veía en frente de mi ventana. Eran dos,
uno delgado, mecánico de profesión y otro más gordo, y aparentemente bastante
oso. El mecánico arreglaba coches en la calle, por lo que a medio día se juntaba
con el oso para charlar antes de ir a comer. Yo ya tenía fijada la hora y les
dedicaba unas buenas pajas a su salud.


A la vuelta de este verano, mientras que me manoseaba la
polla, les oí una conversación. El oso le contaba mecánico, cómo estaban las
tías en la playa. Le contó que seguía a alguna mientras paseaba por la playa y
le hacía de todo con la mente. El resto de la conversación se puede imaginar, la
típica de dos machitos fanfarrones que no se la creen ni ellos.


La pasada semana volvía a casa y vi de lejos al mecánico
tirado en el suelo arreglando un coche. Según me acercaba le miré el bulto que
asomaba debajo del mono azul. Sin darme cuenta tropecé con la caja de
herramientas y me caí al suelo. El estrépito hizo salir al mecánico. Primero me
ayudó a levantarme del suelo y después se puso a recoger las herramientas
desperdigadas por el suelo. Yo estaba cortado y me agaché para ayudarle. Me
disculpé varias veces sin que el mecánico me respondiese. Una de las veces que
nos agachamos le miré y vi que el mono estaba desabrochado hasta el ombligo. No
había vello alguno, pero los músculos estaban bien marcados. Le miré a la cara y
vi que me estaba observando. Evidentemente se había dado cuenta de que le estaba
mirando el torso. En medio de mi vergüenza, el mecánico me dijo que si lo sentía
tanto, que le ayudase a bajar las herramientas al sótano donde las guardaba.


Cogí una de las cajas de herramientas y le seguí. Fuimos al
portal de al lado y bajamos las escaleras.


Abrió la puesta del sótano y entramos en una habitación muy
grande llena de cajas. Primero puso la caja que llevaba encima de una mesa. Me
dijo que yo colocase la mía encima de un armario. No soy bajo, pero no llegaba
bien para ponerla. El mecánico me vio que no podía y se acercó por detrás mí.
Con sus manos empujó la caja para ponerla bien, pero no solo puso sus manos,
sino también acercó mucho su cuerpo al mío, demasiado como para que no fuese
adrede.


La caja ya estaba bien puesta, pero el mecánico no se
separaba de mí. Yo estaba bastante nervioso, pero no me moví. Empecé a notar una
mayor presión en mi culo. Yo no sabía qué hacer, pero el mecánico sí. Me agarró
por los hombros y rozó más fuertemente mi culo con su paquete. El bulto estaba
bastante duro, algo contagioso porque mi polla comenzaba a endurecerse.


Se separó y oí el ruido de la cremallera. Me volvió a coger
de los hombros, pero esta vez me dio media vuelta y me obligó a bajarme. El
mecánico sin decir palabra empujó más fuertemente para que me colocase de
rodillas. No puse resistencia y me puse de rodillas. No fue sorpresa lo que me
encontré, cuando oí la cremallera se había sacado la verga fuera.


No estaba nada mal, 18 cm de carne y un grosor bastante
interesante. El glande rosado lo tenía casi en mi nariz, el olor era intenso,
pero no desagradable. Le pasé mi lengua y comencé a lamer aquel fresón, todo
para mí.


No sé las veces que había soñado con esto mientras me pajeaba
en mi ventana, pero esta vez era realidad.


El mecánico me empujó la cabeza y me metí el miembro de
golpe. El glande me tocaba el fondo del paladar, pero el mecánico, marcando el
ritmo, no me dejaba ni respirar. Dejé de notar sus manos en mi cabeza y
aproveche para agarrar el tronco de la polla con mis manos. Vi que el mono se
caía hasta el suelo. Desde luego, el mecánico había decidido pasar un buen rato.


Entre chupada y chupada, yo le terminé de bajar el mono y el
calzoncillo hasta el suelo. Aparte de esa magnífica polla, quería el resto del
cuerpo, por lo que poco a poco fui subiendo con mi lengua por el ombligo. Tenía
los abdominales marcados, el mecánico no puso resistencia por lo que subí hasta
uno de sus pectorales. Tenía unos pezones grandes y sonrosados. Puse bastante
empeño en recorrer todo su torso con la lengua. El olor a macho se desprendía
por todo su cuerpo.


El mecánico me llevó hasta una mesa grande y empezó a quitar
las cajas que había allí. Mientras que él las quitaba, yo me quité la ropa.
Terminó de quitar todo y me agarró por la polla para que me sentase en la mesa.
Así lo hice y él se agachó para atraparme la verga con la boca. Era un animal,
se la tragó de golpe y si no disminuía el ritmo me iba a correr enseguida. Le
cogí la cabeza y le fui parando poco a poco. El mecánico se dio cuenta y me alzó
un poco las piernas para poder lamer mis huevos y mi raja. Su boca trabajaba de
maravilla. Se metía mis huevos y con su legua ensalivaba mi ano. Metía la legua
con ayuda de un dedo. Notaba esa masa húmeda en mi interior, investigando hasta
donde podía llegar.


El placer era intenso y yo deseaba más. Le pedí que me
penetrase con sus 18 cm de polla. Me ensalivó bien y puso su glande en la
entrada de mi esfínter. Se fue introduciendo poco a poco hasta que noté su
vientre pegado a mi culo. Con ritmo pausado su verga se deslizaba en mi
interior. El mecánico empezó a bombear más fuerte y el calor empezó a correr por
mi interior. Pero en plena follada oímos una voz –"Dale, dale bien"- giré la
cabeza como pude y vi en la puerta al colega, el oso.


- "venía a buscarte para comer, pero prefiero que me la
coman"- el mecánico había parado, pero con la reacción del oso, empezó de nuevo.
Oí como el oso se bajaba la cremallera y me colocaba encima de la cara la polla
flácida.


La situación se ponía cada vez mejor. Me metí uno de los
huevos del oso en la boca, mientras que con la mano acariciaba su polla. Le lamí
la base de sus testículos y empecé a notar la polla más dura. Decidí que esa
verga debía crecer más rápido y dándome media vuelta me puse a cuatro patas en
el suelo. Continué ofreciendo mi culo al mecánico y mi boca se puso a
disposición del oso, que se había quitado la ropa y me dejaba ver su cuerpo.
Tenía bastante barriga, cubierta de pelos al igual que su pecho. Me garré a sus
muslos velludos para poder mamar mejor. Las envestidas del mecánico me hacían
tragar la polla osuna y metérmela hasta el fondo. No era muy larga, pero era
bastante gorda, ocupando buena parte de mi boca.


El mecánico aceleró la follada para descargar su leche dentro
de mí. Un par de chorros calientes recorrieron mi recto. Extasiado se tumbó boca
a bajo, yo seguía con mi felación, pero el oso me paró para decirme que el culo
de su amigo el mecánico necesitaba una reparación. Me di la vuelta y comencé a
trabajar con la legua su agujero rosado. El oso hizo lo mismo con el mío,
recogiendo con su lengua los restos de esperma del mecánico. Como mi culo estaba
bien abierto, pudo introducir la lengua bastante dentro. Yo hacía lo mismo con
el mecánico pero con ayuda de un par de dedos. Me hubiese quedado así un buen
rato porque el trabajo del oso era magnífico, pero yo ya estaba a punto de
estallar y tenía un culo esperando guerra. Situé mi glande en la entrada con
intención de meterla poco a poco, pero el oso, sin previo aviso, me introdujo de
golpe su gordo rabo, haciendo lo mismo con mi verga en el culo del mecánico. Las
envestidas del oso eran muy fuertes marcando el ritmo de la follada del
mecánico. Notaba los pelos de la barriga en mi espalda y cómo se deslizaba ésta
por el sudor.


El recto del mecánico aceptaba de buen grado mi polla y por
el trabajito que estaban haciendo sendos amigos supuse que ya se lo habrían
montado alguna que otra vez.


No tardé en inundar el culo del mecánico, pero el oso, a
pesar de la gran follada que me estaba haciendo, tardó un poco más en correrse.
Al terminar mantuvo su verga dentro de mi, impidiendo que yo sacase la mía, que
aun estar flácida, mantenía un poco más del glande dentro del mecánico.


Estuvimos así un rato descansando y a partir de ese día
quedamos muchos más para tomar un "aperitivo" antes de comer.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: El mecánico y su colega
Leida: 6063veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



fotos eroticas de madurascornudos españaprimer doble analmadres follando fotosrelatos rroticos gay mi hermano y yo no somos gay pero nos gusta mamarnos la verga.Todo relatos mi tía decente pero muy velludaVideos porno cuñada le gusta cuparmelo mis madurosporno viejitosrelatoseroticos gayprofesoras follando con sus alumnosfollar con ancianasporno incensoancianas cachondasrelatos eroticos e incestonegros follando negrasnalgoncito relatosrelato en el agua cogemehttp://bdlol.ru/relato29959_Lola-(3).htmlporno babosrelatosporno gayrelatos eroticos mi esposo y su amigorelatos gay cruisingpornos gorditasincestos eroticosvideos porno desvirgacion analsuper nenas pornotodorelatos amor filialprimerizas analviejas y guarrasespiando a vecinasrelatos de eroticossexo con gordas viejasbabosas cachondasgordos pornoporo madurasporno anal embarazadaslesvianas muy cachondasvideos porno mas guarrosbuscador porno gaygitano pornome folle a una menorenfemenino chat[email protected]gay maduro con jovenenseñame tus tetasrelato eróticoseva santolaria pornorelatos porno abladostegane parchisbragas empapadaslos olvidadosrelatos eroticosporno madre hija y noviochica pequeña follandoesposas morbosasmasturbando al perroporno intercambiossexo maduras relatostrios con esposaporno tranxesualabuelos y abuelas pornoporno androiderelatos eroticos teatrotu pornpfutbolistas peludosfollando con un mendigoel cornudo de mi maridoama y esclavoen blusita de13 relatosmi madre dormidarelatos de mi mujereroticos lloretrelatos de nuerasporno bixesual gratisvioladas en casafollando a su primorelato erotico suegra celosa culiando con su yernohijo oservan mamis desnudavideos pornos de esibisionista en el carorelatos mi primera vez tenia 9 añitosporno español incesto gratiscomo chupar mi propio penefollando con la mama de mi mejor amigoorgia swingerno lleva bragasfotos abuelas follandofollando con vacas