relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: En un canal del irc (I)





Relato: En un canal del irc (I)

Lo que se describe aquí aconteció
hace ya más de 2 años en los cuales las cosas han ido a mejor
entre mi pareja y yo. Me llamo Roberto y mi esposa María. Ella es
dos años mayor que yo, 30 años. Yo soy un chico normalito,
mido 175 cm, ojos negros, moreno, peso alrededor de 80 kilos y ancho de
espaldas. María es una mujer de esas que no parecen tanto pero que
no se dejan de ver: mide 169 cm, morena de pelo corto, ojos azules, delgada,
pesa solo 57 kilos y con unas caderas de muerte. De pecho tiene 100 y una
cintura de niña. Muchas veces bromeábamos en que se podía
poner ropa de cuando tenía 15 años. En el sexo nos llevamos
de lo mejor. Mi mujer es de las que cuando se ponen a tope gritan y gimen
de verdad, no buscando el orgasmo del hombre, sino de puro placer. Lo hacíamos
de todas las formas. Su coño era para mí como una vaina para
la espada que poseo, no mucho, unos 16 cm pero aguanto mucho y puedo correrme
varias veces en una misma hora sin descanso. Eso es algo que la pone cachonda
y muchas veces nos pasábamos toda la tarde en el dale que te pego
sin descanso. Sin embargo, en el aspecto de las mamadas sólo iban
por mi parte ya que ella se mostraba renuente y las veces que lo hacia
era casi obligada cuando lo que yo quería es que lo hiciera algo
más natural.



En uno de sus viajes de trabajo
me quedé solo en casa yo durante dos semanas. Como teníamos
Internet me pegaba una buenas charlas con ella por algún chat y
nos contábamos las tonterías que cometeríamos nada
más vernos. A los dos días de haberse marchado encontré
una de intercambios de pareja y entré a ver de qué iba la
cosa. Hablé con algunas parejas y chicas del lugar y me fui enterando
poco a poco y aficionándome también de tal manera que me
daba la una de la mañana chateando. En uno de esos encuentros me
tropecé con un matrimonio de nuestra zona, algo mayores que nosotros.
Alberto de unos 43 años y Elena de 38, ambos heterosexuales, los
cuales tenían cierta experiencia en este tipo de contactos. Hubo
química desde el principio y hablamos mucho de las relaciones de
pareja y del hastío que cunde a veces con el tiempo. Alberto y yo
congeniamos desde el principio y nos comentamos muchas cosas de nuestras
parejas intercambiando intimidades. Así llegué a saber que
una de sus ilusiones era la de estar con una tía de mucho pecho
ya que Elena, aunque no era una tabla no tenía mucho. Por mi parte
le dije que la mía era que me hicieran una mamada en condiciones
y le expliqué que mi mujer no estaba por la labor. Cuando lo supo
me dijo que con Elena nunca le había pasado eso sino al revés,
le encantaba hacer mamadas largas y tragaba toda la leche que podía.



A mí por la cabeza no me
pasaba el conocernos pero no dejo de reconocer que la idea me rondaba cerca.
Después de una semana de chat Alberto nos intercambiamos algunas
fotos de nuestras respectivas mujeres e incluso un pequeño vídeo
de 5 minutos de Elena y el hecho en su casa, y allí empezó
todo. De verla la polla se me puso dura. Medía unos 175 cm, castaña
de pelo y largo y rizado que es una de las cosas que más me ponen.
Con una piel quemada por el sol y unos ojos verdes que miraban a la cámara
con ojos de vicio. Si bien era cierto que sus pechos eran pequeños
los tenía parados y duros aunque nada como los de mi María.
Admiré algo de su coño abierto y depilado en las fotos y
no pude menos que desear a aquella mujer, pero lo mejor vino después
con el vídeo. En él Elena le daba una buena mamada a la verga
de Alberto, sólo se veía ella y el aparato. Iba de arriba
debajo de una vez poco a poco como para acostumbrarse y luego se lo introducía
todo en la boca. ¡¡¡Le llegaba a la garganta!!!. Luego
le lamía los huevos y el glande de la polla con los labios. Así
estuvo unos minutos hasta que empezó la corrida. Dos lamparones
le dieron en la cara antes de que pudiera metérsela en la boca y
la vi hacer esfuerzos por tragarse todo aquello pero no pudo y al final
la vi limpiarse los restos de la boca con la lengua. Sinceramente me hice
una paja de campeonato aquella noche.



Al otro día, hablé
con Alberto en el chat y le mandé elogios a Elena por lo bien que
estaba y a él por tener semejante preciosidad. Él tampoco
se quedó corto y me dijo que vaya par de tetas que tenía
María, que ya quisiera él que su Elena tuviera algo así.
Entonces le dije que nos vendría bien un intercambio de parejas.
Él se rió un poco al inicio y después me preguntó
si María estaría dispuesta a acceder. Le dije la verdad,
que no lo había hablado nunca con ella pero que se lo podía
proponer pero que ellos me tenían que ayudar a convencerla. Él
me prometió que lo hablaría con Elena pero que quedaba por
nosotros ya que ella siempre quería participar. Quedamos en que
hablaríamos el fin de semana que María regresara y ya quedaríamos
a una copa. Dos días después antes de lo previsto mi mujer
regresó de su viaje debido a que había terminado el trabajo
en tiempo récord. Después de irla a recogerla en el aeropuerto
hicimos un polvo salvaje en la casa que duró como hacía tiempo
que no lo hacíamos. Me comentó que tendría dos días
de vacaciones y que quería disfrutarlos a tope. Viendo mi oportunidad
le conté mis aventuras en el chat. Primero se enfadó un poco
y me dijo que si estaba loco. Se lo tiré a broma y le dije que al
menos podríamos intentarlo y ver cómo nos iba a los dos.
Me preguntó más detalles y fui dándoselos poco a poco.
Al final de la noche me dijo que hablaríamos con ellos pero sin
prometer nada. Esa noche volvimos a hacer el amor con furia y no dejé
de imaginar a Elena en el lugar de mi mujer.



La noche posterior de su llegada
pudimos chatear con Alberto y Elena que estaba en casa ese día.
La conversación fue fluida y ellos fueron muy directos y sencillos
con ella y al final quedamos para ese mismo día tomar algo sin ningún
compromiso. María se vistió para la ocasión: blusa
y falda negra y ajustada al cuerpo lo cual hacía que se le marcaran
las curvas del cuerpo y sin sostén para estar a tono con la ropa.
Poco después nos encontramos en un bar cerca de nuestra casa - yo
le había dicho a Alberto que lo mejor era allí ya que así
María se sentiría más cómoda. Llegamos nosotros
primero y poco después ellos. Descubrimos quiénes eran por
Elena que nos saludó y por fin pude ver a Alberto por entero. Medía
unos centímetros más que yo pero se veía que los años
le habían pasado algo de factura. Pesaría unos 90 kilos y
se le apreciaban los michelines. Moreno y con unos ojos negros grandes
que no despegaron de María el tiempo que estuvimos juntos. Se veía
fuerte ya que los músculos se le marcaban debajo de la camisa debido
a su trabajo que como nos comentó era de mecánico. Yo la
verdad que pensé en que aquel tío se daría el lote
con mi mujer, 13 años más joven, pero la mirada de Elena
no tenía desperdicio. Iba con un escote que le dejaba ver parte
del pecho y los días de playa le habían dado un color estupendo
pero lo que más me atrajo fue su culo. Un poco más grande
que el de mi mujer y enfundado en una mini que no dejaba nada a la imaginación.
Se conservaba estupendamente para sus 38 años. Tomamos algo y no
sabíamos de qué hablar cuando Elena le preguntó a
María que si le dejaba bailar conmigo. Ésta, sorprendida,
dijo que sí cuando ya estábamos alejándonos de la
mesa.



Debido a la gente en la pista pronto
perdimos de vista a nuestras respectivas parejas. La verdad es que estábamos
algo apretados los dos entre el gentío e intentábamos bailar.
Elena me dijo que no me preocupara que todo estaba bien y que cuando quisiéramos
podíamos irnos ya que ellos estaban dispuestos a hacer el intercambio.
Le comenté que María no parecía muy dispuesta a lo
que ella respondió que su marido la convencería que por eso
me había sacado a bailar; para romper el hielo. La verdad es que
aquel culo entre mis manos, ya estaban allí desde un principio,
y la mirada de Elena me tenían a tope. En un momento de la música
ella se acercó a mi oído y me susurró que ese día
aprendería lo que era una mamada en condiciones. Aquello ya me decidió
a hacer el intercambio fuese como fuese. Fuimos hacia la mesa después
de terminada la música y me encontré que mi mujer y Alberto
hablaban animadamente lo cual me tranquilizó un poco. Poco después
propuse que siguiéramos la fiesta en la casa y nos dirigimos a los
coches. Ya en el coche mi mujer me dijo que Alberto le parecía una
buena persona pero que no estaba tan bien como ella esperaba y que no sabía
si podría hacerlo. Aquello fue como un jarro de agua fría.
Mis fantasías con Elena se estaban vaporizando rápidamente
si no lograba convencer a María. Le dije que esperara que no todo
estaba dicho y que por favor, no fuera a decir nada al bajar del coche.



Llegamos a la casa en diez minutos.
Alberto y Elena debieron sospechar algo ya al mirar mi rostro y se miraron
entre ellos y se guiñaron un ojo como entendiéndose de algo.
Fuimos a la sala y saqué algunas copas y un buen whisky que María
había traído del viaje. Puse algo de música para relajar
el ambiente y la luz a media altura. Entre la charla y los tragos la cosa
se fue poniendo caliente y empezamos a hablar de sexo y comentando cosas
picantes de alguno de nosotros. Fue entonces cuando Alberto le dijo a Elena
que si le gustaría satisfacer una fantasía. Ella dijo que
sí y entonces le dijo que la mía era que me hicieran una
buena mamada. Ni corta ni perezosa, Elena se levantó y se arrodilló
frente a mí mirándome con ojos de viciosa. Me masajeó
un poco el paquete, que ya estaba duro, y me abrió la bragueta y
el slip dejándolo salir. Incluso tenía fluidos preseminales
de la excitación del momento. Empezó a darme pequeños
lametones en el glande jugando con él. Luego se lo metió
en la boca y empezó a succionar mientras que con la mano empezaba
a pajearme. ¡¡¡Qué sensación!!!. Pude comprobar
que lo del vídeo no era nada comparado con lo que me estaba haciendo.
Subía y bajaba por el tronco de la polla dejándola empapada
de saliva y volvía a la carga. Luego subía hasta el glande
y lo chupaba con fruición. A todo esto Alberto se levantó
y se sentó al lado de María que no sabiendo qué hacer
encendió un cigarrillo y sonreía nerviosamente. En unos minutos
me tenía a punto y le dije que no aguantaba más. Con un gesto
me indicó que aguantara. Se despojó de la blusa y sus maravillosas
tetas quedaron fuera. Se metió entre mis piernas y se pasó
la punta de la polla por las tetas mientras sacaba la lengua. Me parecía
que iba a estallar. Se la introdujo en la boca y la empezó a chupar
con fruición alentándome a que me corriera. Ver aquello me
hizo descargar en su boca lo cual, increíblemente, la hizo acelerar
sus movimientos de arriba hacia abajo tragándoselo todo. Cuando
se levantó pude observar que un hilo de semen nos unía. Alberto
me preguntó si había disfrutado a lo que contesté
sonrojado que sí. Se viró entonces hacia mi mujer que nos
contemplaba atónita y le dijo que ahora le tocaba a él disfrutar
de ella y que esperaba estar a la altura. María se dio cuenta de
que ya no podía haber marcha atrás después de lo que
yo había hecho y le preguntó qué quería. Él
le respondió que se dejara hacer.



Se arrodilló frente a ella
y le pidió que se agarrara de la parte de atrás del sofá
donde yacíamos con ambos brazos. Cuando lo hizo pude darme cuenta
que los pechos se le alzaban y parecían más grandes. Una
vez en esa posición, se dedicó a besar el cuello de mi mujer
con suavidad intentando ponerla a tono. Luego fue bajando lentamente recreándose
en todo momento de la piel de María y haciendo movimientos circulares
con la boca hasta llegar a la zona del ombligo. Allí empezó
a dar besos cortos y mordiscos con los labios hasta que logró levantar
algo la blusa y tocó la piel. María dio un respingo pero
se tranquilizó cuando vio que el juego seguía. Las manos
de Alberto empezaron a subir lentamente la blusa a la vez que se ayudaba
de la nariz y los labios. Cuando llegó a el pecho se detuvo un poco
pasando la lengua y restregando sus mejillas desde el ombligo hasta su
nacimiento. María empezó a arquearse y a gemir debido a las
caricias a que estaba siendo sometida e intentó bajar los brazos
a lo que Alberto se opuso y se los llevó atrás nuevamente
no sin antes subirle completamente la blusa. Las tetas de mi mujer salieron
como resortes. Pude ver que estaban los pezones duros y que parecían
enormes lo cual indicaba que estaba excitada. Los ojos de Alberto se pusieron
como platos al ver aquellos pechos grandes en sus manos y subiendo el cuerpo
un poco se dedicó con fruición a chuparlos y manosearlos.
Le daba mamadas en los pezones y en la aureola a la vez que los llenaba
de saliva. María empezó a gemir en alta voz y a abrir las
piernas lo cual lo puso aún más frenético. Con sus
enormes manos le apretaba las tetas e intentaba metérselas las dos
en la boca a la vez. Era increíble. Estaba viendo como mi mujer
estaba poniéndose cachonda como nunca con un tío más
de 10 años mayor que ella y nada atractivo.



Mientras le seguía chupando
los pezones paso sus dos manos por la cintura de María y la obligó
a levantarse junto a él del sofá. El muy cabrón le
dio la vuelta y me dejó contemplando cómo le quitaba la falda
negra a la vez que él se quitaba su pantalón quedándose
en slip. Noté que María estaba entregada totalmente. Luego
se sentó en el mismo lugar que estuviera ella en el sofá
y la hizo arrodillarse frente a él. Le llevó las manos hasta
su polla y le pidió que la sacase. María se quedó
asombrada, el tamaño de aquel aparato sería de unos 18 cm
pero era muy gruesa y se le marcaban las venas. Entonces Alberto la pegó
a su cuerpo y se la puso entre las tetas donde observé que ajustaban
perfectamente. Le dijo que hiciera lo que le fuera indicando. Primero le
hizo coger ambos pechos con sus manos y darle un masaje en forma de cubana
en toda la polla. Ella intentó hacer lo mejor que pudo. Se acariciaba
los pezones y se los pellizcaba. Los apretaba con fuerza y le tocaba la
polla con la punta de las uñas. Vi que Alberto alargó una
de sus manos y se la puso en la parte de atrás de la cabeza acercándola
firmemente a su glande. Chúpalo, le ordenó. Increíblemente,
María empezó a comérselo poco a poco sin rechistar.
Intentaba hacer lo mismo que Elena con el mío pero la diferencia
era sustancial. Sólo se pudo meter media polla en la boca entre
jadeos y esfuerzos. Alberto la ayudaba empujándole la cabeza hacia
abajo pero ni esas. Viendo que no podría se la sacó de la
boca y se la empezó a pajear rápidamente. No aguantó
mucho y empezó a correrse como un animal en las tetas en las cuales
se regodeó de lo lindo. Para finalizar hizo que le limpiara bien
la polla con la lengua y se tragara los restos.



CONTINUARÁ


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 6.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: En un canal del irc (I)
Leida: 356veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno gay con viejosrelatos eroticos de incesto gratiseroticas lesbianasmama es folladaesmeralda pornopono gratis gayver porno salvajerelatos porno en mi familia todos tenemos sexo casanudistarelatos gyporno español eroticorelatos eroticos suegrapezones ricosMi sobrino me quito mi calzon relatoporno sadopadres follandose a sus hijasblancanieves y los 7 enanitos pornodesvirgueadulteras pornoporn abuelosdespedida de solteras calienteslos mejores relatos eróticosmamada prostitutaporno gratis con perrosrelatos pòrnoRelatos mi perro sanbernardo me ensartorelatos eroticos barcelonaprimos hermanos follandomis relatos pornrelato de triorelatos márquezrelatos eroticos de marquezepornografía de travestisabuela cachondasprofesoras follandoporno gay recientesinfieles pornorelatos eroticos primera vezrelatos incestuosaseroticas madurasfotos porno tiosrelatos la primera ves que me culiaron por mi chorofotos de pollas y chochosrelatos de sexo filialmaduras buenaspono torosexo no consentido relatosfollar en el barsexo duro babosasgays violadospadre y hija xxxdoloroso primer analpezones grandes pornoporno con su perromadura playapelicula de zoofiliaporno masturvacionmadura follando al fontanerofollando relatoabuelo follando gaypeliculas porno gratis lesbicoculo en pompa pornoRelatos vagina apretada tetudavibrador inflablerelatos porno de familiacornudos españapolla en el coñoporno gratis fuerterelato erotico madre e hijofollando con mi hermanapeliculas porno de vampirosprimos hermanos follando