webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Yo era monja en un convento de clausura (1)



Relato: Yo era monja en un convento de clausura (1)

Yo era monja en un convento de clausura. Ingresé en él a los
15 años porque mis padres me encontraron follando con mi tío. No sabían que
desde los 13 ya me había acostado con la mitad de los hombres de mi pequeño
pueblo.



La disciplina del convento me alejó progresivamente de mis
calenturas sexuales y a mis 40 años ya no recordaba aquellos polvos de antaño.
Pero ocurrió algo que cambió mi vida radicalmente.



Yo llevaba los asuntos económicos del convento. Las cuentas
de ingresos por la venta de galletitas de San Escrivá, los productos de la
huerta, las herencias y dotes de las monjas, y pocas cosas más. Pero la orden
decidió desarrollar un plan informático que le tuviera informada al día de los
estados de cuentas y nos dotó de un ordenador conectado a la red cuyo uso se me
encomendó como ecónoma del convento.



Trasteando con la máquina acabé dando con una página
pornográfica, y de ella a muchas más, de forma que poco a poco resucitaron en mi
los antiguos calores. Llegó un momento en que mis noches eran una masturbación
continua y mi único deseo era follar como fuese.



Para calmarme me introduje en los círculos de lesbianas que
existen en todos los conventos, pero tras unos meses me di cuenta de que
necesitaba imprescindiblemente esperma y músculos masculinos, así que solicité
la salida del convento con abandono de la vocación.



Dos años había pasado en aquel lugar desde que resurgió mi
ninfomanía. aumentando día a día. Salí a la calle como una gata en celo.



El único lugar al que podía acudir con la escasa dote que me
facilitó el convento era a casa de mi hermana, diez años mayor que yo, casada y
con dos hijos, chica y chico, de unos 20 años la mayor y 16 él.



Mi hermana me recibió cálidamente comprendiendo que huyese de
un lugar donde se me introdujo por la fuerza, aunque no imaginaba la verdadera
razón. En pocos días conseguí trabajo como contable de una organización de
caridad y no resulté una carga para la familia. Mi vida con ellos era agradable
y me querían, pero mi objetivo era ligarme a un macho que me follase como yo
necesitaba.



Mis intentos por ligar resultaron inútiles, porque a mis 40
de edad y con 25 años apartada totalmente del mundo queda una huella imposible
de corregir. No entendía ni siquiera el lenguaje de mis contertulios. Mi peste a
monja y mi obsoleta conducta ahuyentaban a cualquier varón. Como máximo
conseguía ligar con lesbianas maso buscando una pareja dominante, pero yo
necesitaba semen.



Pasaba las noches en vela masturbándome. Una vez me atreví a
entrar en un sex shop para comprar algún instrumento que me ayudase y me llevé
un consolador vibrador de pequeño tamaño y otro consolador de doble cabeza
bastante más grueso. Tenía la intención de ensanchar mi vulva, porque de tantos
años sin follar temía que el día que consiguiese rabo, lo pasase mal por mi
estrechez.


Esa noche en la cama lo pasé en grande con mi vibrador, tanto
que me sorprendí exhalando fuertes gemidos de placer. Lejos de mi imaginar las
consecuencias de esos gemidos.



A la mañana siguiente, domingo, después de ir a misa -aunque
había roto con el convento, no con la religión- y comer, mi hermana y cuñado se
fueron toda la tarde a casa de unos amigos en el campo y la chica, Lina, anunció
que volvería tarde, así que me quedé a solas con el chico, Jorge, que tenía que
estudiar. Me dispuse a ver una película en la televisión ya que no tenía ganas
de salir a ligar y volver de vacío.



Cuando estaba viendo la película apareció Jorge en el salón
con sonrisa irónica y se sentó a mi lado en el sofá. Poco después, durante una
escena de amor, comentó:



- A esa le va mejor con el sexo que a otras, que necesitan
ayuda.



No le entendí a qué se refería, y no respondí.



- Claro, que esas que necesitan ayuda no buscan bien.



- No entiendo de que hablas.



- Bien lo sabes tita.



- Si es alguna indirecta porque soy solterona, recuerda que
he estado mucho tiempo en un convento.



- No tiene que ver con el estado civil, sino con disfrutar
del sexo. Anoche escuché como compensabas tu falta de él.



Me puse colorada como un tomate al recordar mis fuertes
gemidos y no supe qué responder.



- Si quieres me ofrezco voluntario para aliviarte Tita. Dijo
Jorge con el mayor descaro y colocando una mano sobre mi muslo.



Iba a retirarle la mano cuando aprisionó entre sus labios el
lóbulo de mi oreja y, tras tantos años sin recibir una caricia, me sacudió un
violento y agradable escalofrío que me hizo olvidar mi intención con respecto a
su mano. Mano que segundos más tarde estaba hurgando entre mis bragas al tiempo
que su boca y su lengua me acariciaba el cuello y la nuca. Ya estaba perdida.



La lujuria se apoderó de mi y al poco rato estaba desnuda y
aferrada a la primera polla que palpaba en más de 25 años, desde aquel aciago
día en que mis padres me pillaron follando a mi tío y me encerraron en el
convento. Pese a que en mis remotas folladas de antaño yo no me había atrevido a
mamar los miembros viriles, esta vez, quizá por el ansia, quizá por lo visto en
las páginas porno, me pareció la mar de natural meterme en la boca el suculento
apéndice de mi sobrino. Éste mientras tanto exploraba todos los rincones de mi
cuerpo alabándolo:



- Qué tetas mas gordas tienes Tita, y qué pezonazos, yo creí
que las monjas tenían poco pecho.



- Mmmm ..mmm es que no llevamos sujetador y se llevan
aplastadas para no provocar a los hombres mmmmmm slurp mmm chuuups slurp mmm.



- Tita, qué enorme culo, qué buenote está. Qué piel más
blanquita.



- ¿Te gusta cariño? Es todo para ti. En el convento no se
toma el sol mmm slurp.



- Tita, qué jamones tienes. No creí que estuviese tan
buenorra. No comprendo por qué no has encontrado novio ya.



- No se mmmm slurp chuuups quizá no visto adecuadamente y soy
muy sosa de conversación. En realidad soy una ignorante sobre casi todo. No sé
de qué hablar.



- Tita, yo te enseñaré.



- Gracias cariño, slurp mmm méteme la polla dentro por favor.



- Espera Tita, que quiero mamarte el coño y procurarte un
orgasmo preliminar.



- Tita, qué enorme coño tienes.



- Solo son los labios, el agujero es estrecho por falta de
uso. Cariño no me hagas daño cuando me la metas.



- Tita, que caliente estás por dentro. Dijo mientras me metía
un dedo.



Cuando me empezó a mamar el clítoris llegué al primer y
explosivo orgasmo y solté un enorme chorro de flujo cuyo sabor alabó el chico.
Mi ego se estaba afianzando con las alabanzas que mi sobrino no paraba de decir
sobre mi anatomía.



- Tita, tienes un cuerpazo de tomo y lomo. Un cuerpazo de
puta.



- Gracias cariño. Me gusta lo que me dices. ... y lo que me
haces mmmm slurp



El chico se dedicó un buen rato a introducir sus dedos en mi
agujero para dilatarlo en atención a mi solicitud de que no me hiciera daño.
Así, cuando me la introdujo no sentí ninguna incomodidad, pero si una serie de
profundos orgasmos encadenados al poco de empezar el vaivén que me dejaron
semidesmayada. Él, solícito, esperó a que me recuperase para volver a follarme
con todo su ímpetu.



- Puta, quieres que te haga un bebé?



- Si cariño, hazme diez bebés, destrózame. Métete entero
dentro de mi.



Eso fue en un arrebato, pero inmediatamente le recordé que no
utilizaba ningún método anticonceptivo, por lo que le pedí y acabó derramándose
sobre mis pechos tras proporcionarme un último y violento orgasmo. Mojó sus
dedos en el semen y me lo dio a probar por primera vez en mi vida. Me gustó y
así se lo dije.



- Tita ya te daré raciones para beber.



Estuvo cerca de media hora dedicado a mi agujero trasero
dilatándolo con los dedos y tranquilizándome ante la noticia de que me iba a
hacer perder la virginidad por ahí. Mientras, yo seguía mamándole. Fue a la
cocina a por un poco de aceite de oliva y tres minutos más tarde yo tenía mi
culo perfectamente taponado. Pasados los primeros instantes le tomé gusto a la
cosa y pronto me llegaron los orgasmos, sobre todo cuando me introdujo el
consolador en el coño y me manipulaba el clítoris. Se derramó dentro de mis
intestinos.



Mi cielo de sobrino, pese a mi estado de plena satisfacción,
persistió en su empeño de agradar a su puta, como me estaba llamando desde hacía
una hora y a mi me agradaba, y me introdujo una cabeza del doble consolador en
el culo y el otro extremo en el coño, haciéndolo entrar y salir con buen ritmo y
profundidad. Aquellas maniobras me volvieron a llevar al éxtasis. Le agradecí
con otra mamada y se derramó en mi boca. Tras beberme su regalo lamenté que ya
le quedase tan poco por ese día.



Esa aventura se reprodujo ya casi todos los días tras
conseguir una receta de anticonceptivos. Incluso por las noches, pese a la
presencia del resto de la familia en la casa, pasaba sigilosamente a mi
habitación y me regalaba el cuerpo. Otras veces íbamos a hoteles o a casa de sus
amigos. De acuerdo con su promesa me enseñó a maquillarme y a vestirme de forma
atractiva y sexi, tanto con la ropa exterior como con la interior que él mismo
seleccionó. Indicó a la peluquera qué peinado debía hacerme, eligió el color de
la laca de uñas y me acompañó a comprar los pendientes y sortijas. Por último él
mismo se encargó de depilar totalmente mi pubis, dejándolo la mar de descarado,
suave prominente y apetitoso. Me sentía una mujer nueva y fui logrando una buena
dosis de autoestima.



Uno de los días en que Jorge pidió prestada su casa a un
amigo para nuestros escarceos, ya que no iban a estar sus padres, aquél, con
todo desparpajo propuso un trío a cambio del préstamo. Nos quedamos un poco
desconcertados en principio, pero al final le dije a Jorge que ante no follar o
follar doble, prefería lo último. Así tuve el primer sándwich de mi vida,
práctica que me pareció fenomenal y se produjo a menudo, ya que el bocazas del
amigo se lo dijo a otros y todos quisieron follarme. Una vez estuve con 6 chicos
hartándome de semen.



Con el tiempo, tenía tantos candidatos a darme placer que
ocasionalmente ya no estaba Jorge. Sus ausencias de las orgías eran cada vez más
frecuentes y, por el contrario, cada vez más a menudo me presentaba a tipos
desconocidos para mi que me follaban sin que me importase mucho su procedencia.



Una indiscreción de uno de esos tipos al hablar de si mismo
como cliente me dio a entender que Jorge me estaba prostituyendo. En principio
me indignó, pero concluí que realmente había llegado a ser una prostituta. El
hecho de que hubiese dinero por medio resultaba intrascendente. Cuando le
reproché su conducta a Jorge ya se me había pasado el enfado y acabó
convenciéndome de que ejerciese abiertamente la profesión y de que el fuera mi
proxeneta. Una vez aceptada la situación me llevó a tatuar con su marca en el
pubis: "Puta de Jorge", y me puso un grueso anillo en el clítoris del que pendía
una plaquita con su nombre como símbolo de mi acatamiento a sus decisiones sobre
mis labores profesionales.



Pero lo que tenía que llegar, llegó. Empezó a ser de
conocimiento público que yo era su puta, hecho acompañado del escándalo de que
un muchacho de 17 años tuviera una puta de 40. Y claro, llegó a oídos de la
familia que me expulsó de su casa y envió a Jorge a estudiar a un país lejano.
También se enteraron en mi trabajo en la organización de caridad y fui despedida
ipso facto. Así que tuve que incrementar mi número de servicios para pagar mi
alojamiento y compensar la pérdida salarial. Sin el apoyo y los consejos de
Jorge, mi rendimiento como puta descendió mucho. Hay que tener en cuenta que yo
era puta por mis ganas de follar, pero no tenía vocación profesional y se me
daba muy mal la captura de clientes. A veces se me escapaba alguno sin cobrar.



Un buen día, mientras esperaba desnuda a que un cliente
saliera del baño, vi en la pantalla de su ordenador una página web española
dedicada a mujeres maduras anunciando que antes de publicar sus fotos las
follaban para testimoniar su calidad como putas. Apunté mentalmente la dirección
preguntándome cuanto pagarían como modelo.



Profundizando en un cibercafé averigüé que la empresa
radicaba en la misma ciudad y tomé nota del sistema de reclutamiento de modelos.
Me hice unas cuantas fotos desnuda y en actitudes francamente provocadoras,
pagando al erecto fotógrafo con una buena mamada, y envié el álbum a la empresa.



Pronto me respondieron citándome para una sesión fotográfica
y comunicándome la tarifa horaria por la primera, ya que, si había, más se
pagaría de conformidad con la acogida y los comentarios de los clientes de la
página web. Ya que me iba a fotografiar desnuda acudí unos cuantos días a
sesiones de UVA para compensar la blancura de mis partes íntimas y el moreno de
mis brazos y piernas.




CONTINUARÁ ...



Comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Yo era monja en un convento de clausura (1)
Leida: 22358veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos porno de amor filial madre míacum laude pornocharla eroticasexo voyeaurvideos eroricos gratisrelato porno un ladron nos follo ami y ami nina gozamosprostitutas pornmadres e hijos calientesabuelas tocandosesadomaso gratisamor filial pornomi madre se masturbarelatos cruising gaylesbico salvajefollandose a su nietaicesto xxxvideos de juegos pornohistorias porno incestonobita follando con shizukaporno de disfracesrelatos eroticos mi esposo ignora que le soy infielrelatos eroticos madre amigoporno hincestotrios consentidosrelatos lesbicos filialesvecinas lesbianasPapa no paraba de metérmelosexo duro con abuelascuentos de lesbianasrelatos eroticos caserosfollando en mi casaporno infidelidadRelatos eroticos evangelistas calienteschicas borrachas pornotus relatos calientesfotos pollones negrosporno msdurasestoy muy cachondarelatos eroticos familiaresrelatos eroticos con suegrole quedo doliendo la conchapor la pijarelatos eroticos vacacionesporno en despedidas de solterasanciana folladorano lleva bragasrelatos de amantesfollando con la hija de mi mujerbicicleta con dildome follo a mi hermana pequeñami madre se folla al fontaneroRelatos Eroticos tienes una pichota miamorrelatos a mi mujer le gusta que mepenetrenfollando con novialos cuentos de la chica malael masajista pornovideos eroticos morbososputa infielrelato porno los aarabes y mi mujergrandes chochos peludosporno cornudos mironespiladas masturbandoseerotico pornohermafrodita pornolas pantaletas de la señora de la tienda relatosporno aficionadoguarras sexzoofolia xxxrelatos con virgenes haayyyy mi culitorelatos eroticos madre hijaporno caleñorelatos de noviosporno gay gratis en españolsexso purotodorelatos con fotostranxesuales pornorelatos eroticos esta el troncoporno travestis con mujereslesbianas en la duchaanciana pornoshizuka y nobita follandosexo duro imagenesfolla nenanieta xxxburros gayporno transxpeliculas porno madre e hijalesbianas en la playarelatos eróticos españacon mi sobrino en pelotas relatos pornoporno erotico romanticorelatos lesbicos cortosporno padre con su hijatetas quinceañerasporno con su perro