relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mis Amigas Maduras





Relato: Mis Amigas Maduras

Esta fue mi experiencia sexual que me ocurrió ya hace más de
10 años, cuando tenía 14 años. En ese entonces mis padres eran amigos de un
matrimonio joven de vecinos, con quienes hacían numerosos asados y algunas
fiestas u otros encuentros de vez en cuando. La cosa es que en ese matrimonio no
se llevaban muy bien, pues se peleaban bastante, ya que Jaime tenía una muy
frecuente amistad con el alcohol, y Ella, de nombre Susana, tenía el carácter
bastante fuerte, por lo que las peleas y los desencuentros entre ellos, eran
bastante habituales. Susana era una mujer bastante interesante sin ser muy
atractiva físicamente, rondando los 32 años de edad, de mediana estatura,
delgada, pero con un rostro muy exótico.


Yo en ese tiempo, era un asiduo visitante de la casa, pues en
ese tiempo me encantaba el Rock clásico de los ’70 y ellos tenían una gran
colección de discos, que me prestaban, así también de libros y videos del mismo
tema. Así es que yo me la pasaba en esa casa, interesado en la música, y
haciéndole de mucha compañía a Susana con quienes compartíamos los mismos gustos
musicales, y de algún modo mitigaba su soledad, puesto que aunque Jaime tenía un
buen trabajo en el taller mecánico que estaba en su casa, solía gastarse su
dinero en la bebida junto a sus amigotes, a veces durante semanas completas.


La cosa es que con Susana nos hicimos bien amigos,
compartíamos intereses comunes, escuchábamos música juntos, y por mi parte, no
me despertó aún algún deseo hasta que llegó el verano y las vacaciones, cuando
empezó a visitarla más asiduamente a su casa su hermana mayor Mónica, profesora
de castellano de poco más 40 años de edad, una mujer despampanante, soltera sin
hijos, de 1.75 m de estatura, con unos firmes y grandes, y unas piernas
hermosísimas, y aunque en su rostro ya se notaba su edad, tenía de verdad un
cuerpo en realidad apetecible. Y desde que la conocí, todas las noches, mis
poluciones nocturnas fueron en honor a ella.


Aunque yo tenía soltura para hablar y desenvolverme con el
sexo opuesto, en el ámbito sexual no poseía experiencia alguna y timidez era muy
fuerte como poder insinuar algo con temor de quedar en ridículo, y quedar mal
con mis padres y amigos. Pero de todos modos busqué con ansias estar lo más
posible en la casa de Susana, cada vez que la visitaba Mónica. Sin embargo, la
cosa empezó a ser correspondida, cuando ellas empezaban a piropearme de mis
atributos físicos, diciendo que siempre estaba regio para ellas, lástima que
eran mayores que mí, y que tal vez por lo viejas que eran no podían ser mis
novias, inclusive varias veces me hacían sonrojarme cuando me decían piropos
delante de mis padres. La cosa, es que mi interés por Mónica se acrecentaba
mucho más cada día, ella también tenía el carácter de su hermana, pero se notaba
ser más zorra que su hermana, y su experiencia sexual y su coquetería eran más
insinuantes, en cambio Susana era mucho más reservada, pero era claro que no
tenía satisfacción sexual en su matrimonio.


En una de las tantas visitas de Mónica en el verano caluroso
de Santiago, Mónica llegó más despampante que nunca, con un peto
semitransparente donde se traslucían sus hermosos pechos, y una minifalda que
lucía todo su inmenso trasero y sus piernas bronceadas. La cosa, es que no
dejaba de mirarla, pero eso no fue todo, mi pene de 17 cm y grueso empezó estaba
tieso y mi short apretado no lo podía disimular, y todo empezó cuando ella lo
notó:


— Rodrigo, qué te pasa conmigo, que me miras tanto, acaso no
me digas que te estoy gustando.


Yo todo sonrojado, sólo atiné a tartamudear: — No Mónica, no
pasa nada, solo estaba ensimismado concentrado en la música.


— Haber, haber, haber…, tú me has estado constantemente
mirando algo de mí, no me mientas…, ya te pillé que me estás mirando las tetas,
¿no es verdad?, — me inquirió ella acercándose hacia mí, mientras yo trataba de
hacerme el desentendido.


— Si Mónica, es que hoy te he visto muy hermosa, por eso
trataba de mirarte, solo eso, discúlpame mi torpeza, sé que es algo que no
debería hacer.


— Huyyy, y ¿qué tienes ahí tan grande? — notó mi pene
completamente erecto, levantando una notoria carpa en el pantalón.


— No, no es nada, — dije Yo.


— ¿Como que no es nada?, tu pene está completamente
levantado, - luego, se me acerca, dejándome al borde del colapso, se sentó al
lado mío en el sofá — Eres un niño muy tierno, pero veo que no le has visto el
"ojo a la papa", mira lo que lo que te va a enseñar tu tía Mónica.


La cosa, es que dio un tremendo beso con lengua, que duró
como 2 minutos, que me parecieron eternos, como si el tiempo se hubiera
detenido. La mujer de mis sueños, me dio un tremendo beso, y esa era la
confirmación de que ella estaba interesada en mí, y que yo podía hacer con ella
también lo que quisiera.


— Es que me tu me gustas mucho, ¡Mónica, me encantas, eres
muy rica! – fue lo único que pude balbucear por el éxtasis de esa situación.


— Besas muy bien, no pensé que lo podrías hacer tan bien…


Luego en el sofá, comencé a tocarla, y a darle repetidos
besos con lengua. Después ella, estaba completamente excitada y deslizó su mano
dentro de mi short, sobándome suavemente mi pene y mis inflados testículos.
Estaba completamente a cien, cuando en un instante se me pasó por la cabeza el
pudor de que alguien nos podría mirar. Fue en eso, cuando le dije:


— ¡Mónica, me gustas mucho!, ¿pero dónde está Susana, no está
por aquí?,


— No te preocupes ella no está, parece que fue a comprar a
unas cuadras de aquí, así que sigamos no más.


La cosa es que entusiasmé completamente, y así como ella era
dueña de mi pene y mis testículos, que me daban un placer inconmensurable, me
hice yo dueño de sus voluptuosas tetas que se translucían, así también la tocaba
completamente, así como también sus piernas.


— Eres muy Rica, siempre quise una mujer como Tú, me encantan
tus tetas.


— Aprendes muy rápido mi bebé, sígame tocando mis tetas, son
para ti. ¿Te gustan?


— ¡¡Me fascinan!! – dije yo, siguiendo el mismo frenesí entre
besos y abrazos, un atraque completo, entre ambos.


Estaba claro, que no podríamos seguir más allá de lo que
queríamos, pues Susana todavía no llegaba de las compras de aquella tarde,
mientras tanto seguíamos en lo nuestro, y justo cuando estaba a punto de llegar
al orgasmo, se abrió la puerta bruscamente, entrando Susana a la casa, y en un
salto brusco, Mónica y Yo nos sobresaltamos, como cuando es pillado alguien in
fraganti.


— ¡¿Qué están haciendo en el sofá?! - Susana un poco enojada
con su carácter de siempre…, nada dije Yo, sobresaltado, extremadamente
nervioso.


— Es que le estaba ensañando algunas cosas, a Rodrigo – Muy
pícara, y tranquila Mónica le contestó – Es que este joven necesita mucho cariño
y necesita tener algunas experiencias.


— Susana un poco contrariada le dijo – pero si esta es mi
casa, yo debo saber lo que se hace en mi casa, y tú muy patuda haciendo que
quizás que cosa con el pobre Rodrigo.


— Pero si Rodrigo es tu amigo, y míralo…, aprende muy rápido,
pero tu también deberías enseñarle también, acaso mira que no lo encuentras
atractivo al igual que yo.


— Ahh, si…, si este es mi amigo que siempre me acompaña, qué
te parece si hacemos algo con Él ahora, más ahora, que Jaime está haciendo un
trabajo fuera de la ciudad y llegará muy tarde. Podríamos pasarlo muy bien
juntos, con este apuesto jovencito.


Yo ahora más tímido, y tratando de explicarme la curiosa
situación, empecé a recordar los piropos de antes que me tiraban estas dos
mujeres, en esto fue que sólo me atreví a decir, lo hermosa que eran ambas
mujeres. La cosa se pone más interesante, cuando delante de Susana, Mónica me da
otro beso, y Susana reclama:


— Pero Rodrigo me conoció antes y también tengo derecho a
estar con Él.


— Mira como besa, es muy tierno… — exclamaba Mónica.


La cosa, es que Susana se acerca al sofá, y me empieza a
acariciar el pelo y con sus ojos cálidos, de mujer casada pero sola, me empieza
a besar con pasión, mientras Mónica, le cede el lugar, y observando la situación
sigue diciendo


— Si es muy apuesto este bebé, mira como sabe besar.


Y justo cuando mi beso con Susana me pone de nuevo a cien con
la interrupción. Ya mi intensidad se pone a todo full, cuando en esa tarde de
verano, Mónica me empieza a sacar el short lentamente, sobando con sus manos mi
pene, y con su boca empieza a hacerme unas mamadas monumentales. Fue tal mi
excitación, que el orgasmo llegó de inmediato, soltando mucha leche dentro de su
boca.


— Que rápido se fue este bebé, y tanta leche que tiene,
¡¡¡Ummm, qué grande y rico tiene el Pene este Bebé.!!!


— Pero si es muy joven Rodrigo, tiene mucho para dar —
exclama Susana.


— Ustedes son las hermanas más ricas del mundo – dije Yo,
cuando me trenzaba en abrazos y toqueteos de todo tipo con Susana y Mónica
seguía lamiéndome el pene que seguía soltando leche tras la primera acabada. Fue
en eso cuando Susana, propone cambiar el sitio del suceso, a su dormitorio,
vamos todos para allá y es allí cuando estas grandiosas hermanas comienzan a
sacarse toda la ropa, quedando completamente desnudas. Mónica era tal como me la
imaginaba, con ese cuerpo firme y lleno de magníficas curvas, en tanto que
Susana, con su cuerpo armónico bien formado, que no dejaba de ser interesante.


Nos recostamos en la cama de 2 plazas, y luego del preludio,
comienzan los actos sexuales que esperaba. Yo siempre interesado, en las tetas
de Mónica, se las empecé a chupar como un hambriento enloquecido, en tanto
Susana, me chupaba el pene con un ritmo cadencioso e interminable de
sensualidad.


Mónica la más experimentada de todas, abre sus piernas y me
exige que se lo ponga en su vagina, a lo cual accedo, ya más tranquilo y
relajado, tras los continuos masajes de ambas en mi Pene y de mis besos y
chupadas a las tetas de Mónica, y que tal como ella quería, comencé a penetrarla
con mi grueso pene, que encajaba justo en su gran vagina. La cantidad de fluidos
que emanaban de esa vagina era verdaderamente impresionante para mí, estaba toda
mojada, y el éxtasis mutuo no paraba nunca, con los continuos gemidos de Mónica,
que no paraba de gozar de mis embestidas, a la vez que Susana me entregaba una
extraña ternura con sus besos. A eso llega mi segundo orgasmo que fue muy largo
y fortísimo, descargando mi semen en toda la vagina de Mónica, y luego al
sacarla descubría que su suave piel y la mía se impregnaban de nuestros líquidos
sexuales, lo cual acrecentaban más aún la excitación. Sin embargo, fue tan
grande este orgasmo, que me dejó como sin fuerzas, y fue allí como estas dos
féminas me entregaron tiernamente sus abrazos y sus besos, fue allí que mientras
me reponía de este orgasmo, Mónica con su iniciativa de siempre, cambia de
posición y pone su entrepierna sobre mi boca, a la vez que Susana, va en busca
de unas bebidas heladas, para aplacar el calor del dormitorio.


Luego Susana, se sienta sobre mí y comienza a cabalgar sobre
con su pene con sus piernas abiertas. La cosa es que la vagina de Susana era un
poco más estrecha, lo cual me provocaba más placer aún, unido a los fortísimo
gritos de Susana, que gemía de una forma descomunal, que opacaban completamente
a los gemidos cadenciosos de Mónica, que me iba instruyendo además de la forma
en que tenía que lamerle su clítoris, pues tenía que estar soportando además sus
fluidos vaginales que no dejaban de cesar. Esta situación fue imparable, un
frenesí que no puedo describir bien me dejó exhausto, al llegar a otro orgasmo,
con los gritos entremezclados de nosotros tres al unísono, que mis lengua y mi
pene entregaban a estas grandiosas amigas maduras.


Teníamos toda la tarde para nosotros, tomamos té con tostadas
en la tarde con nuestros cuerpos desnudos, y Mónica que era una verdadera
profesora de sexo, nos enseñaba nuevas forma de placer en esta violación
descomunal que me estaban haciendo.


Aquella que me quedó más grabada, fue cuando Mónica con sus
tetas descomunales para mí, me enseñó la "Paja Rusa", descargando yo nuevamente
semen en sus tetas. Estábamos los tres enfermos de sexo, y lo único que quería
es que esta situación no terminara nunca, luego calculé que estuvimos más de 6
horas en el dormitorio, hasta al caer la noche, pues después ya esa hora, el
marido de Susana podía llegar.


Desde esa ocasión, la tremenda impresión dejada por estas dos
damas, zanjaron mi preferencia actual con las mujeres maduras. Con Susana y
Mónica nos convertimos en amantes ocasionales, hasta un año después, pues Susana
se fue de la casa al divorciarse de su marido. Sin embargo, mi preferencia
siempre estaba en aquella profesora de castellano y de sexo, con la cual quedé
anonadado, pero luego sufrí una gran decepción al descubrir la cantidad de
amantes que tenía esta mujer madura que nunca se casaba. No obstante, tengo
otras experiencias que contarles con Mónica, con quien nos seguimos encontrando
hasta cuando tenía 18 años, cuando se fue a vivir a España.


Espero que les haya gustado esta historia, que es en buena
parte absolutamente real, con algunas agregaciones y omisiones propias para
hacer más interesante este relato. Espero seguir pudiendo escribir más de mis
experiencias, debido a que la mayoría de mis Ex amantes y Ex novias tienen por
lo menos más de 10 años de edad que mí.


Espero sus cartas y comentarios, más aún si es de alguna dama
madura mayor de 35 años que viva en Santiago de Chile a:
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mis Amigas Maduras
Leida: 1557veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno con modelosporno gratis abuelas con nietosverga la de mi vecino relato realhermanas follando con su hermanorelatos de humillaciondesconocidos follandoporno casadosrelatos porno nuevostias de tetas grandesrelatos eroticos nalgotasdesvirgacion anal dolorosamadres follandiabuela española xxxrelatos sexo viejasporno abuelos gratisporno felacionRelatos eroticos mi madre l egusta la zoofilamis relatos eroticoheteros follando a gaysviudas cachondasfollada al fontaneroporno entre ancianossexo español incestorelatos eroticos sacala mi marido esta llegandogitanas maduras follandowaterpolo porntravestis lanzaroterelatos eróticos de incestovideos eroticos en busEl papá le pone su pene en su hijita en su chuchita en fotos provocativa.comincestos madres con hijasporno con anemalischat madurapornos gaisporno alienigenafollando a la farmaceuticaen blusita de13 relatoscomo se depila un coñoRelatos porno maduro le gustas los nenitos gayfollar mariconesporno de chicosrelatos eroticos madurapeliculas porno de madres e hijasmujeres maduras pornoabuelas guarrasse folla al carpinteroporno folla por error a hospitalizadocuentos de sexofollando alaporno con colegialamachos peludos follandofollando a nietaorgias griegasviolando culosporno gay en bañosgays follando en los vestuariosmisrelatosporno hetero con dildo en el culome coji a mi primaaudio relatos pornoviolando a una maduraespañolas follando borrachasporno maduro gaytetas feaslesbianas masturbandoporno babisasrelatos erotico incestolesbico duroporno anal forzadorelatos eroticos incesto realporno maduras con jovenporno inciestola primera vez que me masturbefollar a su madrerelatos gays primossexo porno con maduras