relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Y sabía de todo... (10)





Relato: Y sabía de todo... (10)

OJITOS VERDES (10)



----- Mensaje original -----



De: tronco loco



Para: POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Enviado: Miércoles, 22 de Octubre de 2003 09:58 a.m.



Asunto: Consulta



Buenos días, te quería decir que leí tu historia "Ojitos
Verdes (1)" y me pareció muy buena.


Quería preguntarte si escribiste más historias de Ojitos,
porque la verdad es que me quede con ganas de leer más.


A mi esposa y a mí nos pareció muy buena.


Si podes, te pido que me adjuntes mas relatos o decime de
donde los puedo bajar.


Un abrazo.



Troncoloco.




Internet GRATIS es Yahoo! Conexión.

Usuario: yahoo; contraseña: yahoo

Desde Buenos Aires: 4004-1010

Más ciudades: clic aquí.


*************************




----- Mensaje original -----



De: luis cabrero



Para: POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Enviado: Lunes, 03 de Noviembre de 2003 10:39 p.m.



Asunto: hola leí tu relato ANALBO


Hola como estas:


Acabo de leer tu relato me gusto mucho, me gustaría que
pudiera estar en contacto con Graciela y Rosmaris de tu relato LA HERMANA DE
MAMA, con Rosmari y de tu relato LA HERMANA DE MAMA II, con Karina de tu relato
Y SABIA DE TODO... (1), si puedes dame sus correos o si no pregúntales si me
puedes dar sus correos, espero tener noticias prontas de ti.


Se despide tu lector Roberto.



Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y
el resto del Mundo.

Visíta Yahoo! Noticias.





OJITOS VERDES... (10)


Flabiau


De


ANALBO


**********


DÉCIMA NARRACIÓN


***************************



Alejandro con su mujer se acostó en uno de los cuartos de
huéspedes, dejando el más grande para la Nona y el tío Patricio. Los demás
parientes se habían retirados todos. Mercedita, la hermana menor de de Amalita,
decidió quedarse un par de días en casa de Rodrigo, ya que su marido y los dos
hijos se fueron. Ellos trabajaban todos en el campo. No estaban muy lejos.
Ojitos Verdes en su habitación, dormía luego de una larga ducha en su bañera.
Había tenido un ajetreado día y se sentía muy cansada. Además le dolían sus
partes. Se olvidó por completo que lo había invitado al tío a que viniera a
verla. Como siempre, su puerta sin llaves y a oscuras. El ventilador tiraba
demasiado aire y ella se cubrió con la sábana solamente. Dormía totalmente
desnuda. No oyó nada, pero unas suaves caricias entre sus piernas la
distrajeron. Se dió vueltas tal vez inconscientemente, dejando a la vista su
hermoso trasero. Y nuevamente, ahora algo caliente acariciaba su ano. Tal vez
creyó que estaba soñando y levantó su colita y ahí sí, algo áspero, pero fogoso
comenzó a querer meterse en su hermoso y dolorido conducto. Dió un suspiro de
placer y viboreó en la cama. Estiró sus manos sin ver qué era y tomando una
cabeza por sus cabellos, la empezó a empujar como pidiendo más. Volvió a gemir.
Un deleitable orgasmo la terminó de despertar:


- ¡¡ Ayyyyy, padrinito!!... qué placer más grande, pero estoy
cansada.... – dos fuertes manoplas la voltearon, ella extendió su mano y
encendió el velador -... Tiíto, eras vos...


- ¿qué es eso de padrinito?... – preguntó Patricio que estaba
con un pantalón pijama, el que bajó urgente, tomando su enorme órgano y se lo
puso en la boca de la zafada muchachita -... ¿Qué? ¿ tu padrino también?... –
Ojitos Verdes se hizo la ofendida:


- Tío, ¿cómo podés decirme eso?... Vos sabés que fuiste el
primero y sos el único... – Su sonrisa engañera y sabia, lo hizo titubear a
Patricio. Entonces aprovechó, lo atrajo hacia ella y le llenó la boca con su
lengua impidiéndole seguir hablando. Patricio, notó el enorme progreso de la
sobrina desde la última vez que estuvo ella en su chacra. Sus senos, aún no muy
grandes, estaban esplendidos. La luz iluminaba bien las blancas carnes de la
niña que él había desflorado a los 9 años, de maravilló al mirar los belfos
vaginales, se habían convertidos en enormes labios de esa vulva cuyas feromonas
lo excitaron de tal manera que se abalanzó sobre ellos y comenzó a succionarlos
casi con desesperación. Los mordió. Se colocó en un brillante 69, y la
incestuosa niña tomó su larga y gruesa verga perdiéndola en sus ardientes
fauces. Patricio era distinto a Padrino, pensó Ojitos Verdes. Mejor lengua sí,
pero nada comparable con el espesor de la verga de Alejandro y además el tío,
era una bestia en celo, de la forma en que la penetraba. Como si nunca lo
hubiera hecho antes, asimismo, se dio cuenta la muchachita experta en tener esas
cosas en su boca, que el tío, tenía menos aguante que su adorado Padrino. La
furia sexual de Patricio, la enloquecía, pero iba tan rápido que solo pudo tener
algunos orgasmos, nada más y cuando el tío eyaculó dos veces en su boca, sin
sacarla, se bajó. Se puso el pijama le dio un beso y se retiró a su cuarto. Eran
las 5:30 de la mañana del lunes.


--00—


Momentos después, ya dormida Ojitos Verdes, no oyó ni vio que
alguien entraba a su cama. Era Lucy, su compañera del colegio, que volvía de
gozar varias horas con el viejo encargado de la estancia. Un desastre. Un zombi
caminando. Se tiró en la cama y quedó dormida. Traía su braguita en la mano y al
acomodarse soltó la íntima prenda totalmente impregnada de espermas del abu
Anasta, que fue a dar junto a la boca de Ojitos Verdes, cuyos vahos lograron
despertarla. Se sentó en la cama. Se restregó sus ojos y la vio. La muchachita
era un montón de carnes macerada, totalmente estrujada, con distintos moretones
y marcas de mordiscos en varios lados de su cuerpo. Olía apestosamente. La
despertó:


- Lucy... ¡eh, che!... despertate nena...


- ¿qué pasa?... estoy muerta de sueño...


- Por favor andá al baño y date una buena ducha caliente de
inmersión con las sales que tengo allí... ¡apestás con el olor que tenés! Si
viene mi mamá y te ve así, va a pensar que te culiaron hasta los cerdos... Estás
bañada en leche amiga mía... ¿Tanto, che?... – Lucy la miró y casi sin ganas se
fue al hermoso toilet de su amiga y con la puerta abierta, se metió en la bañera
a gozar plácidamente de agua limpia y caliente y ricos perfumes, mientras Karina
buscaba en su guardarropa, algunas de sus prendas limpias para la amiga. Se la
acercó. Al entrar al toilet, despacio por detrás le mordió el cuello. La amiga,
hizo un mohín como si le hubiera dado un escalofrío. Ojitos verdes que estaba
desnuda, se metió en la bañera y juntas se enjabonaron una a otra. Lucy, se
había despertado bien despierta, demasiado despierta. Ellas se conocían cada
rincón de sus cuerpos ya que en el colegio ocupaban una celda junto a la otra y
muchas noches las encontraba la claridad del amanecer, teniendo sexo entre
ambas. La enjabonada se hizo lenta. Las dos gozaban esas caricias. Casi bajo el
agua, hicieron un 69 y se castigaron con delirio, introduciendo en sus grietas,
lengua y dedos hasta atiborrarse de tantos orgasmos, que las hacían gritar de
placer. Sus bocas se unieron como siempre en un prolongado beso de lengua
mientras amasaban cada una las tetas de la otra. De pronto, totalmente
obnubiladas por la belleza del placer, no vieron a Rodrigo y al Padrino que se
acercaron al oír tantos gemidos, que les preocupó. Como la puerta seguía abierta
entraron a la habitación, semi desnudos, ya que dormían, pero la furia de esa
lucha sin cuartel había llegado a los oídos de ambos hombres. Al ver el
espectáculo de esas dos criaturas gozando de tal manera. Rodrigo le señaló a su
compadre que tomara a Ojitos Verdes y él se hacía cargo de su amiguita. Cerraron
la puerta con llave. Apagaron las luces y cada uno tomó su presa. Como la cama
de Karina era grande, las arrastraron hacia ella, ante el pataleo de ambas.
Cuando se acostumbraron a la oscuridad, Ojitos Verdes por el olor a ese cuerpo
atlético, limpio y un perfume especial que ella siempre olió, más al tocar la
verga, reconoció a su padrinito y le dijo por lo bajo a Lucy que no tuviera
miedo, que quien estaba con ella era su papá.


--00—


Alejandro, auscultó milímetro a milímetro la suave piel de
Ojitos Verdes, y su lengua la mojaba casi con rabia por todo lo que le hizo
pasar esa noche. Y se lo decía en sus oídos, cosa que calentaba a su ahijada,
que se retorcía de placer, se regodeaba. La delectación era tal, que cuando
Alejandro le dio su verga para que la mastique, la lujuriosa adolescente cuya
incontinencia era imposible de satisfacer en media hora, seguía eyaculando sus
líquidos cuyo hedor calentaba a quien, como Alejandro metía sus narices en la
cueva tan deseada, que solamente en dos día y ahora, la estaba saboreando por
décima quinta vez. Su lengua suavemente acariciaba el pijito de la mocosita que
lo estaba enloqueciendo, mordía los laterales de esos labios vaginales que lo
aturdían y gustaba de esos líquidos que por la fuerza de su juventud descargaba
en su boca. Se sintió incómodo en esa cama, donde Rodrigo, había montado a Lucy,
más ardiente aún que Ojitos Verdes y el oírla gemir como una hechizada, se bajó
de la cama y alzándola en sus brazos la llevó al sofá que estaba casi en un
rincón de ese enorme dormitorio, corrió un biombo que separa los ambientes. La
agarró con furia como castigándola, la sentó con fuerza sobre su garcha
totalmente lubricada por ella misma, quien pegó un suave gritito al sentirse
perforada por su culito y comenzó a removerlo de tal forma, que ahora, sí,
gozaba de verdad y no con el tío Patricio que solo se ocupo de gozar él
solamente. En esos dos días, Alejandro tuvo la sensación de que sus pechos
habían crecido. La hizo girar, poniéndola frente a él, de tal manera que ese
movimiento pulió los esfínteres de su acabadora niña, que se prendió de su boca
con desesperación, pidiéndole que la volviera a girar que le gustaba mucho, que
era una nueva forma de gozar. Y la tuvo girando sobre ese perno que ella sentía
maravilloso, tantas veces hasta que Ojitos Verdes, le rogó al padrino:


- ¡Por favor, Alejandro... no doy más... me has hecho acabar
tantas veces que he perdido la cuenta... quiero descansar... ¡¡Por favor te lo
pido!!... hoy he tenido un día de maravillas, pero ésto es el súmun de los
placeres... – y se tiró sobre el hombro de Alejandro totalmente agotada:


- ¿Con quién estuviste, desvergonzada? Conmigo no ha sido...
Te busqué toda la tarde y no te encontré. ¿Con quien te enculaste putita?... –
le decía al oído, mientras con ferocidad y rabia con sus fuerte brazos la subía
y la bajaba con su enorme poronga ensartada hasta las tripas y volvió a sentirla
desvanecida. Se enfureció más, le mordía las tetas, la boca, le hizo sangrar los
labios, mordió su cuello y no pudo acabar. Cosa que lo irritó más aún. Quitó su
verga de esa maravillosa vaina, la recostó sobre el sofá. Se había dormido. Oyó
los gemidos de Rodrigo, y los placenteros gemidos de Lucy, y decididamente fue a
la cama. La muchachita, fresca como una uva, cabalgaba sobre el compadre, que la
tenía abrazado besándola frenéticamente, con el culito sin custodios, se
arrodilló, metió su lengua en ese orificio maravilloso, que hizo retorcerse a la
muchacha, apuntó su enorme tranca en la puerta de ese delicioso culito y comenzó
a empujar, cosa que la niña gozó como nunca, Tal vez sería la primera vez que
tenía dos porongas enormes dentro de ella y aflojó sus nalguita y allí fue
cuando Alejandro, con la carga que traía, la envistió hasta tocar sus huevos,
ante un delirante grito de enorme goce de la mujercita, que sintió vaciar en sus
tripas fuertes e hirvientes chorros de esperma del padrino de su mejor amiga.


--00—


Ojitos Verdes, escuchó murmullos. Se revolvió en el sofá.
Entre dormida, comenzó a caminar en dirección del baño estaba totalmente mojada.
Se acercó a la cama donde Lucy, seguía recibiendo sin piedad, que era lo que le
gustaba, dos experimentadas vergas, tan incansables como ella. Karina, no le
gustó que Alejandro siguiera cogiendo con su amiga. Le golpeó el hombro, pues la
había vuelto a encular. Los gemidos de placer de su amiga la pusieron mal... Lo
tomó del brazo al padrino y lo sacó de ese extraordinario apareamiento. Ojitos
Verdes se hizo la que se sentía mal y cayó redonda a los pié del Padrino, quien
se asustó la alzó y la llevó al baño. La metió en la hermosa tina de madera,
mientras le hacía salir agua caliente y vaciaba bolsitas de sales en el agua.
Fue a la puerta y le puso llave. Volvió a la enorme bañera y se metió en ella,
entró a enjabonar a su pequeña amante que lentamente fue reaccionando, pero
realmente estaba lejos de ser la misma del sábado durante todo el día. Ello lo
enjabonó a él y ambos gozaron de baño relajador y vitalizante, Descansaron. Él,
la cargó de mimos y se durmieron en el agua caliente. De pronto, dos golpecitos
en la puerta los sobresaltó a ambos. Alejandro salto del agua, se cubrió con un
toallón y miró, era Rodrigo;


- ¿Qué pasa compadre?...


- Regresemos que nuestras mujeres nos andan buscando... Dale
lugar a ésta chica para que se duche... ha quedado muy mal...


- Está bien... tráela... – y trastabillando, la muchachita
logró llegar a la bañera y meterse en ella, desparramándose luego de varias
horas de sexo loco. Los dos hombres, salieron furtivamente desapareciendo en la
oscuridad. Minutos después, volvió a abrirse la puerta del dormitorio de Ojitos
Verdes y entraron Amalita y Mariana. Vieron la cama vacía, la luz del baño
prendida, la puerta abierta:


- ¡Mira... – le dijo Marianita y a su comadre casi con
ternura:


- ¡¡Pobrecitas!!... se han divertido tanto que se quedaron
dormidas en la tina... Están rendidas, vamos, dejemos que sigan descansando, les
hará bien... – comentó Amalita:


- Sí, éste cumpleaños no lo van a olvidar nunca... –
chismoseó la mujer de Alejandro. Ambas mujeres habían olvidado realmente el
motivo por el cual se habían levantado.


- Nosotras tampoco... – dijo melosamente ardiente Amalita, y
la atrajo hacía ella, pegándose ambas bocas en un largo y excitante beso,
arrastrándose entre caricias y franeleo, hacia la cama donde se revolcaron en
una sórdida lucha amatoria. Mientras las "cándidas amiguitas", descansaban
placenteramente en un baño de inmersión...


--00--


Alejandro y Rodrigo, ya repuestos del apurón y siendo casi la
siete de la mañana, las buscaban ahora a ellas. Las encontraron desnudas entre
las sábanas de la cama de Ojitos Verdes, mientras las niñas seguían durmiendo
sus borracheras de placer. Fueron a la cocina, los dos hombres y se encontraron
con Merceditas, la cuñadita de Rodrigo. Se miraron, la joven señora estaba en
tanguita y un pequeño corpiño, le sobraba de todo por donde la miraran. Al ver a
los hombres se asustó. Alejandro tomó un mantel y fue a cubrirla, aunque él y su
compadre solamente andaban con taparrabos. Ellos no se dieron cuenta, pero
Mercedita sí y se quedó mirando esos dos instrumentos como asomándose con sus
cabezas moradas. Mercedita, les alcanzó dos pequeñas toallitas y les ayudó a
taparse, ante la sorpresa de los hombres que se pusieron rojos de vergüenza.


- ¡Chicos, parece que vuestras esposas son mezquinas CON LA
COMIDA ... – se cayó la toallita que aplicó a Alejandro para cubrir su parte
tremenda. Se inclinó para volverla a su lugar, pero ahora se le escapó su mantel
y el esfuerzo por evitarlo, rompió el sostén, saltando sus hermosa lolas, aun
duras, a pesar del amamantamiento de sus hijos, frente a la rígida verga del
padrino de la nena - ... ¡Perdón Alejandro... disculpe usted... – Alejandro la
miró, le tomó la cabeza y le dijo:


- No, quien pide disculpas soy yo, no sé por qué esto
descarado anda hambriento pide y pide... es incansable.... ¿Querés amamantarlo,
para ver si lo calmamos?... – ella dejó el mantel, tomó semejante instrumento
con ambas manos y cuando terminó de quitarlo de aquel lugar en que estaba
prisionero, quedó mirándolo, aterrorizada -...¿Es todo suyo?...


- No, preciosa señora... ahora es tuyo también... – empujó
hacía adelante y Mercedita que había quedado con la boca abierta ante semejante
COSA, no tuvo tiempo de cerrarla y la penetró hasta la garganta, quedando mas de
la mitad afuera. Alejandro, vio que Rodrigo, también estaba para la guerra y
había comenzado a masturbarse, se corrió hacia la pesada mesa. Ayudó a Mercedita
a ponerse de pié. Se apoyó en la mesa de tal forma que la dama para seguir con
su trabajo, se encorvó sacando su cola hacia arriba, la que también comenzó a
deslizarse. Ella no lo advirtió. Rodrigo, acerco su lengua a ese bello ano que
parecía haber sido usado durante su vida solo para expulsar, y lo mojó. Ella
quiso reaccionar, pero Alejandro la retuvo con la verga en su boca,
inmovilizándola. Rodrigo, el marido de su hermana, manoteo un frasco con crema
de leche y le rellenó la colita, introduciendo sus dedos. Primero uno, luego
dos... mientras ellas giraba con desesperación su cabeza en forma negativa. No
quería que se la pusieran por detrás. Cuando su cuñadito, llegó a meter tres
dedos y remover, como ablandando semejante entrada, metió la verga en el tarro
de crema, apuntó bien en ese precioso agujero que comenzaba a dilatarse, e
inició lentamente su avance. Ella gritaba. La boca llena no le permitía hacerse
entender y justo en el momento en que Alejandro, no creyendo que iba a poder,
vomita en su boca, fuertes chorros de caliente leche que la atoran y es el
preciso instante en que Rodrigo empujó sin compasión su duro pene que llegó a
golpear con sus testículos las nalgas de Mercedita. El solo hecho de pensar que
se estaba cogiendo a la hermanita de su mujer y el grito de placer de Alejandro
y la negativa de esa madraza, hicieron que Rodrigo eyaculara en el interior
sagrado hasta ese momento del reducto virgen, que lloró de dolor y placer al
sentir tanta leche llegar a sus intestinos. Terminó de limpiar la verga de
Alejandro. Se dió vuelta y le dijo al cuñado:


- Me desvirgaste, cuñadito... ¡cuánto placer junto!... ¿Sabés
cuánto hace que esperaba algo así, y nunca te diste por aludido?...pero salgamos
de aquí ya estarán por levantarse sus esposas...


- Vamos a bañarnos...- dijo Alejandro... y se encaminaron
hacía el baño de la última sala que casi nunca usaban.



(FINAL DE LA DÉCIMA PARTE DE ÉSTA HISTORIA)




Si tienen alguna queja, hacerla a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Y sabía de todo... (10)
Leida: 1804veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas



Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno con perrosrecien casadas follandotocar tetas relatos aglomeracionesporno de divujos inchando el pene psta meterrelatos marquesesmorbo relatosprimer intercambio de parejastodo relatos incestoviejo follando nietaesposas en triosxxx gay guaposporno gratis de amas de casapórno gayconsolador culorelatos de incesto gayssexo lesbico sadoultimos relatos gayfollando co mi madrerelatos orgias familiarestodo porno español gratisanal hijatragadora de semenmi novia folladaxxx madres hijosporn geyeroticas de una hermana con uniforme y el hermano la mira a las pirnasrelatos eroticos macizorrasrelatos eróticos de lesbianasorgias en bodasfollando desconocidostias putachica borracha folladapadre y hija xxxincestos madres con hijastodorelatos madurasleer relatos eroticos comprometiendo a la amiga de mi señoraporo madurasmi hijo invalido menor de 13 relatos eroticosmasturvaciones femeninasrelatos videos xxx rompeme la vientrerelatos porno mamadasputas dos hermanasRELATOS EROTICOS CON LA CUÑADApolla negrofollando con enanasrelatostravestisporno electricistainfidelidades consentidasmadres chupando pollasamor filial gayterror pornoblancanieve pornomonjas lesbianas follandopollones negroshombres maduros geymaricones pornovideos porno puritanasfollada viejorelatos eroticos lestriple penetracion analrelatos pornos españolesrelatos porno con mi pequeña sobrinavideos porno en las literas del tren con el marido durmiendo al ladola borrachita era virgen relatotodorelatos cornudospornos xxxxabuelas guarras gratisvideos etoticos gratisporno desesperadapaja con amigosrelatosporno gayrelato pornomadres guarras gratissexo lesbico triosporno mi cuñadachochito hinchado de hija relatos