relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La Esposa de mi Primo (2)





Relato: La Esposa de mi Primo (2)

LA ESPOSA DE MI PRIMO


II Capitulo


Al día siguiente no podía apartar de mi mente la candente
experiencia vivida la noche anterior con la esposa de mi primo y ansiaba que
dieran las nueve de la noche para acudir a la cita con Lupita y disfrutar de su
sabroso cuerpo, al medio día llamé por teléfono con el pretexto de saber como
habían amanecido, me contestó mi primo comentándome que tenia una cruda
espantosa y que deseaba curársela por lo que me invitó a que fuera a su casa
para tomarnos unas cervezas, acepté encantado pues tenia el deseo irrefrenable
de ver a Lupita, no solo su sinuoso cuerpo, sino también esos candentes labios
que tan deliciosamente me habían mamado la verga la noche anterior.


Al llegar a la casa de mi primo éste me recibió y de
inmediato me ofreció una cerveza, al preguntarle por su esposa me dijo que se
estaba bañando, tan solo de imaginar que en ese momento estaba desnudita hizo
que mi pene tuviera una reacción de endurecimiento, unos cuantos minutos mas
tarde Lupita salió del baño cubierta por una bata corta que le llegaba a mitad
de los muslos y calzando unas sandalias de tacón alto confeccionadas en madera,
se apresuró a saludarme sin intentar nada ya que mi primo estaba frente a
nosotros y hubiera sido una imprudencia cualquier galanteo.


Pero Guadalupe se las ingenió diciéndole a su marido que le
trajera una cerveza, en cuanto mi primo se fue a la cocina Lupita se desabrocho
la bata abriéndola por completo poniendo ante mi vista su total desnudez al
tiempo que me decía que viera todo lo que me comería esa noche.


Era la primera vez que la veía desnuda, sus senos aunque un
tanto pequeños eran firmes y redondeados, el abdomen totalmente plano y su
pelvis totalmente cubierta de negra vellosidad que le daba un toque de extrema
sensualidad, sus muslos morenos se veían y eran muy duros como de quien
acostumbra hacer deporte con las piernas, en pocas palabras estaba buenisima, la
verga se me endureció a mas no poder, aquella estimulante exhibición se vio
interrumpida con el regreso de mi primo quien aparentemente permaneció ignorante
de lo sucedido, ella se retiró a la recamara para vestirse dejándome con la
verga bien parada.


En pocos minutos Lupita regresó a la sala, vestía un ceñido
microvestido amarillo que le llegaba apenas unos centímetros abajo de sus
portentosas nalgotas, conservaba las sandalias de madera, no se le marcaban las
pantaletas a pesar de lo ajustado del vestidito y no tarde en comprobar que no
llevaba ropa interior pues al sentarse frente de mí, como ya se había hecho
costumbre separó sus muslos dejándome ver entre su vellosidad su excelente vulva
desnuda, aprovechaba cada descuido de mi primo para abrir por completo las
piernas y deleitarme con la excitante imagen de su humedecido sexo e incluso en
una ocasión en que mi primo, fue al baño Lupita se levantó parándose junto a mí
y aproveche para deslizar mi mano desde su rodilla por su entrepierna hasta su
hendidura sexual mojando mis dedos con el néctar que fluía de su vagina.


Llegó la hora de retirarme y al despedirme de ellos Lupita me
besó en la mejilla y susurró en mi oído que me esperaba a las nueve de la noche
para que le diera una buena cogida.


Por fin llegó la hora convenida y llegué a casa de mi primo
un tanto temeroso y muy nervioso, Lupita abrió la puerta dejándome con la boca
abierta, lucia un vestido largo hasta los tobillos en color blanco totalmente
transparente, abajo una tanga negra de malla (red) y sobre unas zapatillas de
plástico transparente sujetas con unas tiras que daban varias vueltas en sus los
tobillos.


El recibimiento fue magnifico, en cuanto cerró la puerta tras
de mí, Guadalupe me abrazó por el cuello besándome en la boca e introduciendo su
lengua entre mis labios, mis manos instintivamente bajaron por su talle
posesionándose de sus soberbias nalgotas ante la complacencia de la esposa de mi
primo que repegaba su pelvis contra el bulto que hacia mi erección, luego del
besuqueo inicial nos fuimos a la sala en donde ya había una botella de licor y
unos cigarrillos de yerba, ella se sentó en mis piernas y tomando un cigarrillo
de droga lo encendió, compartiéndome el humo del mismo directamente de su boca a
la mía mientras mis manos inquietas masajeaban sus senos por encima del
transparente vestido.


Una vez que apagó el cigarrillo Lupita se levantó para
preparar unos tragos de licor, pero antes modeló su vestido para mí durante
algunos minutos con movimientos especialmente cachondos y acariciándose el
cuerpo con lujuria, yo estaba ya tan caliente que me paré tras de ella
repegandole mi miembro en sus ricas nalgotas, una mano en sus chiches y la otra
en su pubis, ella servia los tragos mientras movía su cadera en círculos
liberando pequeños gemidos que me indicaban que le estaba gustando, Guadalupe
dio media vuelta y prendió sus labios contra los míos al tiempo que me pedía que
le acariciara las nalgas y con una de sus manos sobaba mi pene y brindamos por
aquella incandescente relación que habíamos iniciado.


Volvió a sentarse en mis piernas luego de haberse levantado
el vestido hasta la cintura por lo que podía acariciar sus firmes muslos y su
panocha por encima de las pantaletitas, ella con los ojos entrecerrados me
musitaba que le frotara el clítoris, así que hice a un lado la tanga e introduje
el dedo medio entre sus labios vaginales masajeando su clítoris, se notaba
sumamente caliente y su raja sexual emanaba gran cantidad de fluido empapando la
tanguita.


A petición expresa de ella le baje la tanga a medio muslo
posesionandome de su panocha y dedeando su vagina hasta empapar mi mano, luego
liberé sus senos del vestido para chupárselos metiéndolos lo mas que podía en mi
boca, luego de unos minutos se levantó y se quito el vestido conservando las
pantaletitas a mitad de muslo procediendo a exhibirme su adorable cuerpo, se
abría las nalgas para mostrarme su lindo culito tocándoselo ella misma así como
sus labios vaginales para que pudiera verle la entrada de la vagina y su
suculento clítoris al tiempo que bailaba voluptuosa al compás de la música que
sonaba en la estancia, mientras sonreía maliciosamente, se notaba que ya tenia
experiencia en bailes eróticos por la desenvoltura y precisión con lo que lo
hacia.


Sin dejar de autoacariciarse el cuerpo me preguntó cuál parte
de su sensacional anatomía me gustaba mas y le indiqué que toda pero en especial
sus sabrosas nalgotas, se acercó a mí y dándome la espalda me dijo que le besara
las nalgas, se las empecé a lamer y besuquear cada centímetro de ellas, luego
metí mi cara entre ellas para también besar y lengüetear su hermoso culito,
Lupita me ayudaba abriéndose las nalgotas con ambas manos y tuve la impresión de
que alcanzó un orgasmo ya que no cesaba de hablar con voz entrecortada y
jadeante diciéndome frases obscenas con relación a que le encantaba mi boca en
su culito y no dejara de chupárselo.


Varios minutos después me pidió que ella también quería gozar
de mi verga en su boca llamándola "caramelo", y ayudó a desnudarme por completo,
aun con las pantaletitas a medio muslo se hincó entre mis piernas y me sacó la
verga del pantalón, lo colmó de besos y chupetes, pasaba su lengua desde el
nacimiento de los güevos hasta la punta de mi falo para introducirlo por
completo en su boca alojándolo en su garganta, enseguida me pidió que me
acostara boca arriba en el sofá, y deshaciéndose de las diminutas pantaletas se
montó en mí en sentido contrario de tal manera que sus preciosas nalgas quedaron
cubriendo mi cara para darme un banquete de panocha y culo, mi verga quedó entre
sus labios dándome una soberbia mamada, se notaba su gran experiencia en el arte
de mamar verga.


Sin decirme nada Lupita se volteó en el mismo sentido que yo
y colocó mi verga entre sus labios vaginales sentándose en ella muy lentamente
moviendo su cadera en círculos, su caliente y húmeda hendidura fue tragando mi
verga hasta que sus ricas nalgas se asentaron en mi vientre alojando la
totalidad de mi verga en sus entrañas e inicio movimientos de sube y baja
incrementando la velocidad en cada embate sin dejar de mover sus nalgotas en
forma circular.


Mientras mis manos se asían de sus lindas chichitas, se
inclinó de forma que sus labios se pegaron en los míos fundiéndose en un lascivo
beso de intercambio de lenguas, moví mis manos hacia su cadera acariciándole las
nalgotas que no estaban quietas ni un segundo, pronto mis dedos buscaron entre
ellas su pequeño culo frotándolo con las yemas de mis dedos hasta que Lupita con
agitada voz me dijo que le dedeara su colita, por lo que introduje en su culo lo
mas que pude de mi dedo medio metiéndolo y sacándolo al compás de los
movimientos de su cadera.


En la misma pose duramos un buen tiempo, los sonidos
guturales de la esposa de mi primo me excitaban sobre manera, pero
principalmente las frases obscenas que profería ensalzando el enorme placer que
estaba sintiendo y del goce que experimentaba cuando tenia una verga dentro de
ella autodefiniendose como una gran cachonda, hasta que me hizo saber que se
estaba viniendo y me pedía que no eyaculara dentro de ella que prefería recibir
mi semen en la boca.


Luego de unos minutos se desmontó de mí e hincándose tomó mi
miembro y lo introdujo en su boca mamándolo de una forma exquisita, metiéndoselo
por momentos en su totalidad alojándolo en su garganta, culminando la faena
cuando mi pene empezó a arrojar el esperma que Lupita tragaba mientras repetía
constantemente que le fascinaba el sabor del esperma, no dejó de succionar mi
pene hasta tragar la ultima gota y que mi erección empezó a descender.


Lupita se incorporó para servir otra copa, yo mismo le puse
nuevamente los sensuales calzoncitos ya que tenia la idea de llevármelos como
recuerdo de nuestra primer cogida y deseaba que estuvieran lo mas impregnados
que se pudiera de su intimo aroma. Ella accedió complaciente.


Tomamos un par de tragos reponiéndonos para una segunda
cogida, en tanto la platica versaba sobre temas exclusivamente sexuales en los
que nos confiábamos muestras preferencias en la materia y tuvimos una casi
perfecta coincidencia, en especial por el sexo anal y todo lo relativo a la
adoración del culo y ella simplemente tiene un culito adorable.


Cuando Lupita encendió nuevamente el cigarrillo de yerba supe
que estaba lista para el segundo "palo", nuevamente se sentó en mis piernas
compartiéndome el cigarrillo, mientras mis manos recorrían las partes de su
apetitosa anatomía que estaban a mi alcance y entre fumada y fumada mi boca
chupaba sus preciosos senos, cuando consideró que era suficiente la droga
consumida apagó el cigarro y se levantó a bailar con toda la voluptuosidad de
que era capaz, de vez en cuando se acercaba a mí ofreciéndome sus morenas
nalgotas, las que besaba y lamía tratando de meter mi rostro entre ellas, por
momentos le hacia a un lado las pantaletitas para lengüetear su delicioso culo
tratando en vano de meter mi lengua en su delicioso orificio.


Por fin se quedó quieta ofreciéndome sus encantadoras
nalgotas y ella misma hizo a un lado los calzoncitos al tiempo que separaba sus
nalgas para facilitarme chuparle su pequeño orificio anal mientras le introducía
dos dedos en su raja sexual metiéndolos y sacándolos en tanto me daba un
banquete besando y chupando su culito y con mis labios jalando los finos
vellitos que rodeaban su sabroso ano, Lupita no dejaba de proferir frases
cachondas destacando el placer que le producían mis labios en su culo y
motivándome para que no dejara de hacerlo ya que estaba a punto de venirse, lo
que sucedió en pocos minutos, baje mi boca un poco mas y le chupe su vagina
tragando el divino néctar que de ella escurría mientras le metía los dedos en su
culo con movimientos de vaivén con la finalidad de distensarle el músculo anal.


Sin hacer pausa se dio media vuelta y arrodillándose ante mí
me besuqueaba mi erecta verga que amenazaba con derramar su leche, la lamía por
completo y la mamaba metiéndola a su garganta hasta que sus labios tocaban mi
vientre, lubricándola con la espesa saliva que emergía de su traquea, acto
seguido se incorporó y empinándose sobre el sofá me pidió con voz entrecortada
que la penetrara por el culo.


Separando por completo sus piernas y con ambas manos
abriéndose las nalgas y al tiempo que apartaba las diminutas pantaletas,
esperaba la visita de mi miembro en su pequeñísima colita, apenas me di tiempo
de soltar un poco de saliva en su ano para poner la cabeza de mi verga en la
entrada de su culito y haciendo un poco de presión la cabeza de mi verga empezó
a perderse entre los pliegues de su delicioso pedorrito, ella misma empujaba su
cadera contra mi verga ayudándome a penetrarla.


Entre sollozos Guadalupe me animaba a metérsela toda
gritándome que sentía delicioso como le iba entrando mi endurecido pene, en
cuanto mi glande rebasó su recto ella empezó a mover simultáneamente sus nalgas
en forma circular y de atrás para adelante disfrutando el enculamiento hasta que
mi falo estuvo totalmente instalado en su culo, recto e intestino y sus nalgotas
chocaban contra mi vientre a cada embestida.


Mi verga entraba y salía de su culito incontables veces
produciendo un chasquido excitante al choque de mi vientre y sus nalgas, su ano
se distensaba mas a cada embate y mi pene salía por completo de su orificio anal
permaneciendo éste abierto por algunos momentos en un perfecto circulo al
calibre exacto de mi verga pudiendo ver hacia adentro la motivante obscuridad de
su intestino y antes de que se cerrase por completo volvía a meter mi falo en
aquel diminuto y delicioso orifico de placer, Guadalupe repetía constantemente
que le encantaba de "perrita", que era mi perra caliente y no dejara de
cogérmela por su culo ya que le fascinaba el sexo anal.


Cambiamos varias veces de pose, luego de quitarle los
minúsculos calzoncitos, en ocasiones ella se sentaba encima de mí con mi verga
metida en su culo, otras de ladito, parados levantando una de sus piernas, etc.,
pero siempre por su adorable hoyito anal. Duramos mucho tiempo fornicando, se
puede decir que habría sido la vez que más tiempo he aguantado la eyaculación
haciéndolo por el culo de una chica.


Lupita como buena mujer cachonda se vino varias veces en
sonoros orgasmos y cuando me tocó venirme a mí, ella me pidió que lo hiciera
entre sus nalgas, no dentro de su culo sino mojándole el ano y las nalgas, así
lo hice complaciéndola, Lupita me dijo que no se lavaría las nalgas ya que
deseaba conservar mi semen en sus nalgotas hasta que éste se secara por
completo.


Ya era tarde así que decidí que por esa vez estaba mas que
satisfecho de haber disfrutado del candente cuerpo de la esposa de mi primo y me
retiré a mi casa no sin antes llevarme sus pantaletitas y quedar con Guadalupe
de repetir la hazaña en cuanto tuvieramos la menor oportunidad.


CONTINUARÁ


Relato dedicado especialmente a mi primo y su cachonda
esposa Lupita en el tercer aniversario de su candente matrimonio.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La Esposa de mi Primo (2)
Leida: 850veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


follandome una putaporno profesora alumnofollando a gitanasrelatos eroticos parejasmovil.todorelatos.comporno gratis arabinieta follamujeres casadas con ganas de follarfollada despedida de solteramadura lesvianaputas incestoshistorias porno españolfolladas a dormidasrelatos eroticos con la mujer de mi amigodesvirge a mi bebitaprofesora manoseadaerotico cordobami maestro me follo el culo grande redondo y cacheton relaros eroticosporno traserorelato xxx papi nos vende para que nos cojanfollando compañera de pisorelatos intercambiosfontaneros eroticossexo en familia pornopaja grupalrelato de arrimonesmujeres follando caballosalmejas depiladasvideos pirnos gaysamigos follanrelato heteromaduras orgiarelatos porno primaspapa quiero disfrutar tu pecho y bigote y tu verga quiero que me hagas tuya relatos xse depila el coñofolla con su hermanogay borrachocomo me follo a mi madreRelator de buen sexo rico y subíincestuosas pornoxxx madres y hijassoy divorciada y papa me da verga relatos eroticosjuegos porno de ben 10metiendo mano en el metrofollando a una borrachatias chupandose las tetasnalgadas eroticasrelato infidelidadhistorias pornLos 50 ultimos relatosporno entre tiastrio amaterlesbianas tetonas españolasabuelitas calientesprimera vez anal pornochatlesbicorelatos de hijo son el sosten de su casatrelatos eroticosrelatos eroticos en vacacionescuñada relatoengañadas castingpeliculas porno viejos verdesrelatos de maduratravesti deborahvideos porno de yogurinesrelatos tengo fantasia de culiar a tia en la duchaamistarium cubayoutube relatos eroticosPrestame tu calzon relatosyoutube relatos eroticosporno negro con rubiapapa folla a su hijorelatoporno me masturbe el culo y me gustofollando con mi mamasexso en gruporelatos eroticos hombresrelatos gay xxxrelatos masajistatrabestys pornoporno de meadasorgamix pornorelatos con morbopormo lesbicoporno violadoRelatos hot:la maestra y su alumna