relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sucedió en Donostia: El extraño caso de Miren E.





Relato: Sucedió en Donostia: El extraño caso de Miren E.


SUCEDIÓ EN DONOSTIA: EL EXTRAÑO CASO DE MIREN E.



Un relato de Charles Champ d´Hiers




Miren E., veinte años, natural de Irún (Guipúzcoa) y
residente en el donostiarra barrio de Amara, de pelo moreno, ojos azules
oscuros, metro setenta de estatura y cincuenta y cinco kilos de peso se situó
frente al espejo de su cuarto de baño a las seis horas veinte minutos de la
madrugada del día de autos completamente ajena a lo que le iba a ocurrir diez
minutos después.


Había sido una larga noche de sábado. Demasiados bares,
demasiada gente a su alrededor y demasiados "txupitos" por cuenta de la
cuadrilla de colegas de su amigo Yuste. Su ropa y su pelo apestaban a tabaco, su
aliento a absenta. Una ducha le pareció una gran idea. Una ducha, esa ducha, fue
su gran error.


Cansada, tras descalzarse no sin dificultades, fue
desnudándose lentamente, dejando que fuera el suelo quien recogiese cada una de
sus prendas. Un jersey verde oscuro fue el primero en reunirse con sus pies
desnudos. A éste le siguieron una camiseta de tirantes negra que iba estampada
con un bonito dibujo de una jirafa, un sujetador negro, unos pantalones vaqueros
también negros y, por último, un tanga que iba a juego con el sujetador.


Cinco minutos antes de que todo ocurriera, acercó su cara al
espejo, se llevó sus dedos a su ojo derecho y, tras realizar una simple aunque
peligrosa maniobra, se extrajo su lentilla derecha. Poco después, repitiendo
estos mismos movimientos, se sacó la lentilla izquierda, tras lo cual, respiró
aliviada al sentir sus ojos irritados libres de la presencia de sendos cuerpos
extraños.


Ya sin lentillas, giró su cuerpo noventa grados y se situó
frente a la ducha. Maquinalmente abrió el grifo del agua caliente, a
continuación reguló la temperatura del agua abriendo el de la fría, y cuando
ésta quedó a su gusto se introdujo dentro de la bañera y corrió la simpática
cortina de estrellas de mar que había adquirido hacía tres días en el
supermercado "Lidl" del barrio de Gros.


Tres minutos antes de que todo comenzase, Miren E. Introdujo
desde la otra punta de la bañera sus bonitos y delicados pies bajo el chorro de
agua tibia que caía desde la alcachofa de la ducha, sita en el agarradero
superior de la pared de enfrente. Una vez aclimató sus pies al agua, introdujo
lentamente su pierna derecha hasta la rodilla, y ya después y tras dar un paso
hacia delante, su pierna izquierda completamente seguida por la derecha de
nuevo.


Eran dos piernas morenas, firmes y de formas bonitas, aunque,
tal vez como toda ella, algo delgadas, jalonándolas, un pubis concienzudamente
depilado por secreto capricho de su dueña. A sus piernas le siguieron las manos
y los brazos. Después, una vez convencida de que la temperatura era la idónea,
introdujo todo su cuerpo. Primero el agua comenzó a rebotar alborozada sobre su
generoso busto, unos pechos sorprendentemente grandes para su delgado cuerpo,
después, sobre su cara y su melena morena para, por último, caer en cascada
mojando su espalda y su bonito y redondo culo.


Durante los ciento ochenta segundos que pasaron mientras
Miren E. adaptaba su cuerpo al cambio de temperatura y elemento, aparentemente
nada más parecía ocurrir en ese cuarto de baño, sin embargo no era así. A sus
pies, junto al agujero del desagüe, una especia de masa gelatinosa y
transparente iba cobrando cada vez mayor volumen y consistencia.


Empapada por el constante fluir del agua del grifo a Miren E.
le fue imposible notar como el húmedo cuerpo empezó a reptar por su pie
izquierdo una vez alcanzó el tamaño de una pelota de tenis. Sin lentillas le era
imposible reparar en la presencia del extraño ser encaramándose por su rodilla
en dirección hacia su muslo izquierdo.


Ajena a todo peligro, agarró el bote de gel de baño y comenzó
a repartírselo por su cabeza (jamás usaba champú) y por sus pechos. Sin embargo,
cuando llegó a su entrepierna, notó como algo se había llegado hasta ella y
permanecía latente junto a sus ingles.


Su primera reacción fue la de chillar, mientras, movida por
un acto reflejo, dirigía un nervioso manotazo hacia lo que fuera que estaba
entre sus piernas. Un extraño brazo, o mejor dicho, tentáculo, surgió de la masa
informe y gelatinosa del ser yendo a introducirse con la velocidad de un rayo en
la boca de la desesperada chica, que no pudo siquiera lanzar un ligero grito.


El extraño apéndice llenó la boca de la muchacha con rapidez,
llegando por unos instantes a asfixiarla. A nada sabía, era como si tuviese la
boca llena de una pasta compuesta de agua o de saliva. Con dificultad, por puro
instinto de supervivencia, comenzó a respirar por la nariz de forma violenta
mientras seguía dirigiendo violentos golpes contra la materia que trataba de
ahogarla.


Un segundo tentáculo emergió del interior de aquella cosa,
aunque en esta ocasión ella no pudo verlo, aunque sí sentirlo, ya que se
introdujo a través de su vagina. No sufrió daño alguno, ya que aunque se
encontraba muy nerviosa, la casi liquida consistencia de aquel lo que fuera se
introdujo suavemente en su interior en forma de fino hilo y una vez dentro
comenzó a dilatarse.


La penetración de aquel segundo tentáculo la obligó a separar
sus piernas y apoyar sus manos contra la pared de la ducha. Un extraño calor
comenzó a brotar del interior de la chica cuando aquellos dos brazos comenzaron
a bombear dentro de ella. Un especie de vibración constante empezó a proyectarse
desde aquella cosa, produciendo en la mujer un extraño placer.


Miren E. comprobó como sus músculos iban cediendo al calor y
al placer desistiéndola de toda resistencia. Un tercer tentáculo comenzó a
penetrar por el ano de la chica, que para entonces ya no sabía como resistirse a
aquella cosa. Poco a poco aquel calor se fue apoderando de ella, llevándola
pronto a la meseta del orgasmo que se resistía, por decoro, a sentir.


De pronto, el vibrar del extraño cuerpo se aceleró,
acelerándose con él el bombeo a través de sus tres tentáculos. Una fuerte
sacudida inundó todo el cuerpo de Miren E. que sintió como un enorme orgasmo le
llegaba desde su cintura. Sus uñas se erizaron contra la pared, mientras el
chorro de agua de la ducha seguía lamiendo sus piernas, sus pechos y la anatomía
de aquel lo que fuese. Su respiración, tras alcanzar un ritmo desenfrenado
recibió el orgasmo con unos fuerte jadeos que escaparon como pudieron a través
de sus fosas nasales.


Casi inmediatamente después de este primer orgasmo, un
segundo comenzó a brotar de los rescoldos del anterior. Y cuando aún no se había
repuesto, un tercero le obligó a doblar sus rodillas víctima de los espasmos que
tanto placer provocaban en sus músculos, cayendo rendida bajo el chorro del
agua.


De pronto, de una manera tan sigilosa como había llegado, la
cosa comenzó a contraerse, recogiendo sus tentáculos del interior de la muchacha
hasta recuperar de nuevo la forma informe de una pelota de tenis. Tras esto, y
ante los atónitos ojos de la joven se deslizó con rapidez a través de su muslo
hasta el suelo de la bañera y se filtró por el agujero del desagüe.


Rendida por el placer, pasmada por lo sucedido, Miren E.
permaneció medio tumbada sobre la bañera, mientras el grifo del agua continuaba
empapándola sin piedad. Al cabo de un buen rato, se levantó, cerró el grifo y
salió de la ducha.


A la mañana siguiente se despertó en su cama, su pelo olía a
tabaco, su piel olía a tabaco y su bonito tanga negro estaba empapado. Sin
levantarse, clavó sus ojos en el techo y juró por lo más sagrado que nunca más
volvería a ver una película de dibujos animados japoneses.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Sucedió en Donostia: El extraño caso de Miren E.
Leida: 578veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


enanitas pornoculos sangrandovideos porno muy morbososrelatos sexo viejasporno con transexualeschica virgen pornoMi mujer con su sobrina... Relatos eroticosporno gay cortosporno anal muy dolorosorelatos heroticos habladostrios con la esposalesbianas eroticaspornorelatos.comporno con rumanapelirroja chupando pollaincestos de abuelasrelatos sexo suegrasporno con mujeres arabesfotografias de maduraschicos mulatosinfragantis follandofisica o quimica pornorelatos masturbacionesrelatos masturbacionesmujeres casadas con ganas de follarrelatos eroticos en el campofollando a la casadaporno de madres solterasporno historias realesfollando fiestasme coji a mi primafollando con puta de lujojugando con mi primita relatosrelatos eroticos españolcuentos sexoporno en laplayasuegras desnudasgay pormoporno con un viejorelatos porn gayrelatos gays españolesrelatos de amores filialesgemelos masturbandoseporno en bosquerelatos eroticos entre mujeresporno lesvianaaporno español con el fontanerofolle con mi hijoeros travestismadre lesbiana follando con su hijaorgia escuelaprimo follandoporno con su padretias cachondadporno con caballosborrachos gaysexo porno incestorelatos x** papitomadres e hijas xxxfollando a fontaneroporno con enanasmadres lesbianas follandochat fetichismorelatos exóticosfollando a profesorasesposas infieles pornoporno nieta y abuelomasajista cachondoprima dormidaabuelos calientesrelatos sexo triospadres e hijas follandocasadas y calientesfontanero seducidomi sobrinita de 6 relatos pornome acoste con el jefe de mi papá relatosmadres solteras xxxprimos gay follando