relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: A la vista de todos





Relato: A la vista de todos


A LA VISTA DE TODOS



Esta es otra de esas historias que me siguen sorprendiendo y
me dejan pensando que hacer con mi vida, si seguir ignorando el asunto o
encararlo de alguna manera o directamente irme y abandonar a mi mujer.


Era un día que teníamos que hacer unos trámites juntos, en
una entidad bancaria, del centro de la ciudad, era esa época del año en que si
bien no había comenzado el verano, el calor ya se hacía sentir, razón por la
cual decidimos arrancar temprano, para terminar lo antes posible los trámites y
de paso evitar el calor que se anunciaba para media mañana.


Entré en el garage para poner en marcha el auto y para mi
desgracia, no arrancaba. Ya hacía varios días que el auto fallaba y siempre fui
postergando el asunto porque el auto es mi fuente de trabajo y lo necesito a
diario, pero ese día decidió fallar.


Tuve que decirle a mi mujer que iríamos en colectivo, aunque
no somos habituales usuarios de ese medio de transporte nos pareció más práctico
que tomar un taxi, ya que el viaje hasta el centro no demora demasiado tiempo y
además teníamos la parada enfrente de nuestra casa.


Como ya dije, el tiempo pintaba para caluroso, razón por la
cual mi mujer se puso un ligero vestido liviano, semi transparente y bastante
llamativo, que le remarcaba demasiado obviamente las buenas curvas de su cuerpo
y sobretodo la redondez del culo.


Como era temprano, es decir, hora en que la gente va a sus
quehaceres diarios los colectivos venían llenos, lo que hacía casi imposible
subirse a ellos.


Tuvimos que dejar pasar dos hasta que al fin en el tercero
nos pudimo colocar entre un montón de gente que subía junto con nosotros en la
misma parada.


Mi mujer subió primero, mientras yo me demoraba sacando los
pasajes, en el ínterin otros pasajeros también empezaron a moverse hacia el
interior del colectivo obligando a mi mujer a moverse también con ellos hacia el
interior del mismo.


Cuando al fin pagué los pasajes y busqué a mi mujer me
encontré con que ella se había colocado en el interior y en el medio del
colectivo y yo había quedado en la parte delantera del mismo, separado por un
par de metros de ella.


Intenté acercarme a ella pidiendo permiso, pero fue
imposible, había demasiada gente en el transporte y estaban todos apretujados,
así que me resigné a quedarme donde estaba y esperar que cuando la gente
empezara a descender el colectivo se iba a vaciar un poco como para poder
moverme.


Mi mujer me miró y me dedicó una sonrisa triste, como
diciendo, lo siento pero la gente me trajo hasta aquí y no puedo moverme para
ningún lado. Hacía mucho que no viajaba en un transporte público y me llamó la
atención la cantidad de gente toda apretujada que viajaba como en una lata de
sardinas.


Encontré un hueco y me acomodé allí mirando como pasaban las
cuadras y observando cada tanto a mi mujer.


Al lado de ella había un muchacho joven, bien parecido, que a
mi me parecía estaba demasiado cerca de mi mujer, ella lo miró un par de veces y
siguió mirando para ningún lado como se hace habitualmente en estos medios de
transporte.


De pronto un sacudón del colectivo nos movió a todos un poco,
lo que hizo que mi mujer se le fuera encima a este joven, quien aprovechó la
oportunidad para toquetearla un poco. Mi mujer se volvió a acomodar y siguió el
viaje como si nada, pero vi muy a mi pesar que los cuerpos ahora estaban más
cerca uno del otro. El muchacho tenía la mano apoyada sobre su pierna pero tan
cerca de las piernas de mi mujer que con cualquier movimiento del colectivo la
mano pasaba de la propia pierna del joven a la pierna de mi mujer, quien actuaba
como si nada pasara. Esta actitud hizo que el tipo tomara confianza y la mano se
deslizaba ya abarcando más partes de la anatomía de mi mujer, la que seguía el
viaje como si nada.


El tipo empezó entonces a pasarle la mano ya descaradamente
primero por la pierna y luego la fue subiendo hasta llegar al culo en le que
empezó a realizar un viaje circular abarcando todo el contorno.


Reconozco que esta situación me calentó y mientras miraba a
mi mujer me di cuenta que delante de mi había una mujer, si bien no era joven
miré hacia abajo y vi que no tenía tan mal culo, asi que imitando al muchacho
disimuladamente empecé a meterle mano y ver que pasaba. Afortunadamente no pasó
nada asi que seguí yo también tocando el culo de esta mujer, quien ni siquiera
se daba vuelta, simplemente aprovechaba los movimientos del colectivo para
apretar más su culo contra mi mano.


Mientras yo iba ganado confianza decidí ver que estaba
haciendo mi mujer. Vi que el tipo le había metido la mano por abajo del vestido
( bastante corto ) y ya la recorría por adentro y mi mujer tenía una cara que me
decía a los gritos lo que le estaba gustando la situación.


Esto hizo que yo siguiera imitando a este tipo y más o menos
repetí lo mismo con mi compañera de viaje, quien debo decir que e prestó
gustosa, porque ella sola sacaba el culo para atrás para que yo me maneje a
gusto, tenía la verga durísima así que me corrí un poquito y la apoyé bien en
medio del culo, lo que a ella debe haberle gustado porque se tiró más para atrás
todavía apretándose más contra mi verga.


Mi mujer ya debía estar en el séptimo cielo, porque me
pareció ver alguna parte de su bombacha que ya estaba medio bajada y la cara de
mi mujer ya era de soberano éxtasis. Se ve que el tipo esta acostumbrado a esto
porque salvo yo nadie se daba cuenta de lo que hacía.


Yo ya estaba recaliente y mi pasajera se apoyaba en mi verga,
yo la restregaba en su culo pero con una mano también le tocaba las piernas y el
culo, que además tenía los cachetes bien abiertos lo que hacía que se le pudiera
recorrer la zanja a gusto y piacere


Mi mujer tenía ahora otra mano en una teta, no pude
distinguir si era del mismo o era de otro, pero esa mano la sobaba como loco, mi
mujer retiró la mano para atrás y empezó a frotarla contra la bragueta del
muchacho, quien con cada franeleada se arrimaba más a ella, mientra la seguía
trabajando entre las piernas por adentro del vestido.


Entre la calentura de lo que veía y mi gentil compañera de
viaje, decidí hacer lo mismo y disimuladamente tomé la mano de mi vecina y la
llevé hasta mi pija y ésta mujer como si estuviera viendo lo mismo que yo empezó
a sobármela descaradamente.


Mi mujer y su compañero seguían en lo suyo, pero ahora la
verga del vago estaba fuera del pantalón y estaba siendo sobada por la mano de
mi mujer, Un par de estremecimientos y unos gestos en la cara de mi mujer me
dijeron que había tenido un orgasmo mientras el muchacho empezaba a acabar en la
mano de mi mujer, quien disimuladamente se llevó la mano a la boca y se dedicó a
limpiársela con la boca chupando todos los restos de la leche.


Seguidamente agarró de nuevo la pija del muchacho y la volvió
a acariciar ahora con mayor rapidez, hasta que se paró de nuevo, ella siguió
hasta que logró que este tipo acabara de nuevo en su mano, entonces si volvió a
limpiarse chupando toda la leche, se acomodó como pudo la ropa y empezó a
moverse buscando la salida.


Como el viaje ya se terminaba decidí terminar yo también y
acompañando la mano de mi vecina de viaje puse mi mano sobre la de ella y la
hice acelerar los movimientos hasta que yo también exploté en su mano.


Ni miré que hizo la compañera de viaje, me acomodé como pude
y empecé a buscar la salida porque ya prácticamente estábamos llegando a
destino.


Como pudimos entre los pasajeros bajamos en nuestro destino y
completamos los trámites que teníamos que hacer.


No hubo ningún comentario de lo sucedido, lo que si sé es que
voy a viajar más seguido en colectivo.


Son muchas cosas las que pueden suceder.


Hasta pronto


Si les gustó esta historia por favor háganmelo saber.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: A la vista de todos
Leida: 918veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


grandes corridas en bocalaura folladavideos eroticos medicosrelatos porno nuevosrelatos eroticos casadas infielesfolladas analmenteswinger relatosrelatos porno puritanasporno gratis africanoputa lesbianaviciosa del sexoanda métemela la Verga por el culpable dale alivio a tu madremedico cachondochupando penesviolacion lesbicamujeres follando con gatosAhhh relato gaysporno de viejas guarrasporno nenasRelatoseroticos de vecinosincesto tias y sobrinosporno padre e hijasexo anal madre hijoorgias familiares pornojaponesas violadas en el trenchat gayguarrosla niñera pelicula pornorelatos eroticos verdaderoseroticas lesbianasfollando papafollando con vecinovideos porno de puritanasrelatos incestos madres hijosmujeres chupandose los piesporno visexualmi suegra se masturbacolegiala pornrelatos eroticos mi esposo ignora que le soy infielchicas folladas a la fuerzasalas chat pornosexo anal maduramadres follando por dinerofollando con mi hermanarelatos enfemeninoRelatoViolada y preñadapono extremoeroticos huelvarelatos pormoporno abuelahijas incestuosasmasturbaciones eroticasRelato como le meti la verga a mi hermana y coge sabrosorelatos cortos de sexorelatos abuelas calientesfollada en discotecachavo del ocho pornorelatos maduras españolasporno de casadas infielesseñora madurarelatos eroticopsdisparos de semenrelatos eroticos de supositoriosbombero pornotodo relatos dominacionporno español morbosorelatos de enfermerassexo relatosrelatos gay eroticosnovios pornoporno relatos de incestoancianas ardientesrelatos infieldespedidas de soltera follarxxx de bolivia