webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Cynthia: lección de una anatomía precoz



Relato: Cynthia: lección de una anatomía precoz



CYNTHIA: LECCIÓN DE UNA ANATOMÍA PRECOZ




Saludos a quien lea esto. Quiero contar algo ocurrido hace
escasamente seis u ocho meses, aunque el asunto venía de hace más de un año. Me
explico. Hace como un año, año y algo, conocí un grupo de nuevos amigos, y un
nuevo barrio de mi ciudad por el que casi nunca había pasado antes. No tardé en
conocerlo como la palma de mi mano y reconocer a golpe de vista a alguna gente
del lugar. Y de entre ellos, Cynthia, mi pequeña Cynthia. De cuando la vi por
primera vez, le echaba unos 13 años.


De pelo negro largo recogido en moño y unos ojos de azul
cristal que congelaban a quien mirasen. No me hubiera llamado la atención, si no
fuera porqué tenía un pecho desproporcionadamente grande. Para hacerse una idea,
esa chiquilla tenía unos pechos del tamaño de los de Norma Duval, o Marlene
Morreau. Y no solo yo me fijaba en ella, sino casi todos los chicos del barrio,
incluidos mis propios amigos, aunque solo fuera para burlarse de ellas con
comentarios del estilo de: "¿Qué talla de sujetador usas?", "mira que airbag
lleva de serie", o "¿cuando me dejarás dormir en esas almohadas?".


Vamos, que eran auténticas perlas de sabiduría. Sin embargo,
y aunque a nadie se lo conté, yo la observaba en secreto, deleitándome con la
visión de aquel cuerpo a punto de crecer. En más de una ocasión me pregunté que
pasaría cuando le llegase el desarrollo, el comúnmente "estirón". ¿Sería posible
que le crecieran más?, me preguntaba al verla. Lo que más me extrañaba es que a
veces intentaba ocultar su físico en chalecos o abrigos largos, y otras iba de
camisetas dejando entrever unos sujetadores con dibujos de fresas o por el
general de corazones(se nota que la miraba bastante, ¿verdad?). Había dos
Cynthias: una tímida y recatada, y la otra provocadora y ardiente.


Y un sábado(hace precisamente unos ocho meses), ocurrió. Tras
ir a ver una película salí del cine y me fui a dar una vuelta. A punto de llegar
a donde nos reuníamos los amigos, pasé por un camino de tierra, que pasa por
detrás del colegio donde Cynthia y sus amigos iban a estudiar. De repente, por
el rabillo del ojo vi una figura difusa, y por instinto giré la cabeza para ver
que era. Mi sorpresa no podía ser más grande, y quedé tan paralizado por aquella
visión que enmudecí, ocultándome para no ser visto.


Allí, en el estrecho pasillo trasero del colegio(visible a
través de la reja) estaba Cynthia, desnuda de cintura para arriba, y con tres
amigos suyos, ¡¡¡que le follaban la boca!!!. Cynthia estaba echada mientras los
tres hacían su trabajo. No podía creerme que estuviera presenciando aquella
escena, ni que la niña pudiera ser tan tremenda. De vez en cuando alguno se
salía para que ella usara sus manos jugando con aquellos dulces que devoraba
como una gata salvaje, recibiendo aquellas masas de carne embravecidas. Tras
varios minutos, los tres comenzaron a llenarla de leche en la boca y los pechos,
leche que ella se tragó toda, sin dejar ni gota que la manchara el cuerpo. Mi
propio sexo se endureció tanto que me dolió. Para mi sorpresa, en vez de
desnudarla del todo y tomarla, los cuatro y vistieron y se fueron, dejándome con
ganas de ver más. Cuando quedé solo, tuve que descargar el tremendo calentón que
había recibido, porqué me era imposible bajar aquella tremenda erección que se
me había puesto. Al quedar "vacío" me fui con los amigos, pero me vi incapaz de
decírselo. Era mi secreto, y no quería compartirlo.



Los días pasaron como agua de mayo, y cada vez que veía a
Cynthia, me reía con expresión malévola y juguetona, mientras ella, obviamente,
ponía cara de poker al no entender mi expresión. Tres semanas después de
aquello, no pude aguantar más y me dirigí hacia ella, aprovechando un momento en
que estaba sola.



-Hola Cynthia. ¿Podemos hablar?.



-Hola. Tú eres el amigo de la pandilla de David y Ricky, el
nuevo, ¿verdad?.



-Verdad. No he podido dejar de fijarme en ti-dije irónico-.



-Ya me he dado cuenta. ¿Se puede saber que tengo de gracioso
para que cuando me veas tan pongas a reírte como un tonto?.



-Oh poca cosa…pero verás-le susurré al oído-…es que me cuesta
imaginarte con tus amigos tomando tres biberones a la vez, ¿me
entiendes-pregunté irónico-?.



Cynthia me miró con expresión de terror. La habían pillado, y
ahora tenía el control para hacer lo que quisiera. Cualquier cosa. Ella miró con
miedo a ambos lados y me llevó a un rincón donde habláramos sin temor a oídos
indiscretos.



-¿Qué es que lo quieres?. Te daré lo que sea, pero no se lo
digas a nadie.



-¿Lo que sea?.



-Sí, lo que sea, pero no hables.



-Cuando estabas con tus amigos no parecías tan timidilla. La
verdad, recuerdo verte muy desenvuelta, y muy golosa-puntualicé con un arqueo de
cejas-….



-Dime lo que quieras de una vez, pero dímelo-suplicó-.



-De acuerdo: lo quiero es…a ti. Te quiero a ti para mí por
una tarde. Si pudiste con tres a la vez no creo que tengas problemas con uno
solo.



Cynthia me miró con expresión incrédula. No…era otra cosa,
pero en su momento no podía saber que era. Accedió con tal de que no hablara, y
para el sábado siguiente, una vez conseguí dejar la casa para mi solo, Cynthia
llamó poco después y la hice pasar. Estaba muy tensa. No me extrañó. Le dije que
no temiera, que no haría algo que fuera en contra de sus principios pero que
tampoco podía dejar pasar la oportunidad de estar con ella. Una vez me desnudé
la desnudé a ella, quien temblaba. Me senté en mi sillón favorito y le dije que
se arrodillase para chuparme entero. Tras colocar un par de cojines sobre las
rodillas, sus manos comenzaron a aferrarse a mi sexo y su lengua a pasar por
encima de mi cuerpo excitado. Antes de que me diera cuenta, me encontraba erecto
y ella, sin dilación, abría la boca para acogerlo todo. Sentir como me iba
chupando era increíble, por la forma en que ella lo hacía. No creo que las
cuarentonas experimentas pudieran superarlo. Su cabeza iba de un lado a otro
chupándome con un ansía que parecía disfrutarlo aún más que yo. Su lengua era
una liana enroscada a mi sexo mojado, y me provocaba intensos cosquilleos
mientras con sus manos me lo cogía y meneaba de un lado a otro. Satisfecho,
decidí darme yo el banquete.



-Siéntate tú, y pon las piernas por encima de los brazos del
sillón.



-¿Qué vas a hacer?.



-Voy a degustar mi paladar con un sabroso plato de almeja
mojada-bromeé-.



Cynthia se sentó, y tal como le dije sus piernas quedaron
sobre los brazos del sillón, estando totalmente abierta y con su sexo más que
abierto para mí. Acerqué mi cara y con los dedos comencé a tocarla. Empezó a
jadear mientras tiritaba, pero ya no sabía si era por miedo o por placer. ¡A la
niña le gustaba lo que le hacía, le encantaba!. Mis dedos iban de arriba abajo,
recorriendo aquella preciosidad que no iba a dejar escapar a mis caricias. Sus
gemidos me daban nuevas fuerzas, y mi lengua también tenía algo que decir en
esto, penetrándola un poco mientras comenzaba a mojarse. Sus jugos eran una
delicia, y ella parecía derretirse ante mí. Cuando la hice jadear lo bastante
fuerte, que estaba preparada, y me dirigí a por ella, quien me apartó con una
mirada de miedo que me heló la piel. Algo ocultaba que hasta entonces no sabía.



-¡¡No!!. No lo hagas-me dijo-. Yo…es que yo…no…



La miré con el gesto torcido, pensativo. No entendía que le
pasaba, y porqué ese rechazo, a menos, a menos que…mi mente comenzó a desvariar
con una posibilidad que se abría paso en mi cabeza como un gusano royendo la
manzana, y un brillo en mis ojos comenzó a hacerse cada vez más fuerte.



-No-pensé en voz alta-…no puede ser…¿o quizá sí-me
replanteé-?...¿lo es?...



-Sí-respondió tragando saliva, sabiendo que la había
descubierto-. Lo que hago con los amigos me gusta pero nunca quise pasar de
ahí…Yo…soy….virgen…



Ni el Big Bang podía igualar la explosión se euforia que
sentí al saber que iba a ser el primero en hacerlo con ella, porqué ahora nada
me detendría.



-Pues no te preocupes. Te lo haré con mucho mimo. Déjalo en
mis manos…



La eché sobre el sofá y me puse encima, procurando no
aplastarla. Sus manos jugueteaban con mi sexo como ansiosas de él, y diciéndole
que solo iba a doler a lo primero, comencé mis incursiones dentro de ella. Poco
a poco fui penetrándola, dejando luego que ella decidiera hasta donde. Una vez
dentro, comencé a bombearla. Cynthia cerró los ojos mientras y se tocaba sus
pechos, que iban de arriba abajo sin que pudiera detenerlos. Mientras tanto
seguía bombeando, sintiendo como se amoldaba a mí y como aquella niña disfrutaba
de su primera experiencia sexual. Aquello era el Jardín del Edén, no deseaba
salir nunca de allí. Mis manos la acariciaban por todas partes, y me deleité en
aquellos pezones mientras su cuerpo acogía mis acometidas con un placer que
pocas veces volví a ver. Tras un continuo vaivén, Cynthia estaba ya chorreando y
yo apunto. Aceleré un poco y alcanzamos un clímax colosal, soberbio, tremendo.
Quedó sobre el sofá sudando, jadeando y mirándome. Ya no había miedo en sus
ojos. Pasó su mano por mi frente para quitarme los sudores, sonrió y me abrazó.



-No imaginaba que pudiera ser tan maravilloso. No quiero irme
de aquí.



-Vaya vaya-le dije sorprendido-…No pareces la misma que entró
muerta de miedo aceptando un chantaje sexual…



-¿Que te crees que soy idiota?. Sabía a donde querías llegar,
lo supe en cuanto viniste a hablar conmigo la otra vez. Entré aquí sabiendo que
me pasaría.



-Así que ya sabías que esto pasaría. Mira que lista nos
salió…



-Y tú muy tonto-me espetó en tono chulesco-. ¿Sabes que edad
tengo?.



-Creo que 13, o eso me parece haber oído por ahí.



-Te equivocas. Tengo 11 años.



Aquello me dejó de piedra. Menuda zorra con 11 años, como se
las sabía todas. Pero eso era mejor aún, era un premio doble para mí. Había
conseguido desvirgarla, y aún quedaba mucho por hacer.



-Pues con 11 años o sin ellos, vas a aprender lo que el sexo
aquí y ahora…



Me salí de ella y le di la vuelta poniendo un cojín debajo
para que se agarrara a él. Ella, advirtiendo lo que ocurriría, ni siquiera
protestó. ¡La muy asquerosa quería que se lo hiciera!. Pues cogí tantas fuerzas
como pude, y tras explorarla un poco con los dedos, me hundí totalmente detrás
de ella, clavándola por detrás. Su culo era más que perfecto, y con saña,
comencé a acometerla, pero ahora con fuerza, sin piedad. Cynthia, convertida en
una auténtica fulana, profería gemidos de placer mientras con sus manos se
masturbaba a la vez que yo la estaba penetrando.


Ni en mis mejores fantasías hubiera soñado con aquella sesión
de sexo. La fuerza de mis embatidas hacían que ella se agitase en todas
direcciones, como buscando donde sujetarse. Al no encontrar sitio, siguió
dándose placer mientras yo seguía a lo mío, profundizando hasta el límite. Que
niña, que placer más rico nos dábamos mutuamente…Cynthia, casi enloquecida por
mis bombeos, apuró sus fuerzas y yo también, intentando estallar juntos, cosa
que conseguimos en un grito de placer ronco y muy prolongado.


La embatí unas pocas veces más, llenando sus entrañas de mi
leche caliente que llevaba mucho tiempo retenida. Sin decir palabra quedamos
echados en aquel sofá, mientras mis manos no podían despegarse de acariciar sus
enormes pechos y sus sabrosos pezones, provocando nuevos jadeos de placer. Se
giró, quedando de frente a mí y dándome las gracias por iniciarla en esto,
aunque fuera de ese modo, y me contó que más de una vez había espiado a sus
padres mientras hacían el amor, cosa que le encantaba. Su propio padre, añadió
después, solía manosearla, aunque no había pasado de ahí. Entonces comprendí que
esta niña había nacido para el sexo, y qué de no haber sido, hubiera encontrado
otro en menos que se tarda en decir "Jesús". Como regalo, me hizo algo
insuperable: me dejó chupar aquellos pechos lo quise, hasta que me quedase
satisfecho.


Lo hice hasta provocarle un nuevo orgasmo, que la hizo poner
mi sexo entre sus pechos, ocultándolo por completo a mi vista, y comenzando a
agitarlos, masturbándome con ellos como nunca imaginé. Me dejaba hacer por ella
como ella se dejó por mí, y en el clímax final, mi leche salió disparada como
una flecha, que ella se aseguró de tragar como una sibarita. Aquella tarde no la
pasé con los amigos, que al día siguiente me preguntaron preocupados donde me
había metido."En casa-respondí en tono gracioso-, follándome a Cynthia toda la
tarde".


Todos empezaron a desconojarse de la risa, totalmente
incrédulos. ¡Inocentes!. Cynthia y yo, después de eso, nos reunimos varias veces
más, siempre satisfaciendo sus instintos más salvajes, y siempre que los amigos
me preguntaban respondía lo mismo: "Follando con Cynthia", provocando nuevas
carcajadas, lo que me hizo recordar una celebre frase que dice: "La verdad es el
mejor camuflaje: ¡NADIE LA CREE!"…




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 8
Media de votos: 9.75


Relato: Cynthia: lección de una anatomía precoz
Leida: 20626veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



se la follaronabuelos follando gaysmi madre calienterelatos filial lesbicotodorelatos relatosxxx hermano y hermanacogidas pornoabuelas muy guarrasrelatos lésbicopornorelatos señoras de ochenta añosprimas españolas follandoperras calientesmadura calentonaguia pornofollando electricistael mago de oz pornolesbianas sexo pornotia follandochats sexo gayporno gratis fontanerome folle a mi nietavideos gratis de zoologiarelato erotico incesto gayrelatos agujas en nalgastios heteros follandoporno bisesual gratistetas grandísimaslupita follandocasero maduraporno gratis mvltodorelatos relatosmadres eroticasrelatos porno nuevosnarnia pornola borrachita era virgen relatoel mejor porno de madurasgrandes corridas en bocabaño de semenmujeres meandose encimarelatos marquesesabuelas españolas sexofollar borracharelatos eroticos tio y sobrinasupositorios eroticosmi esposa y mi nena relatos xxxenanas pornoputa sumisaRelatos eróticos memorias de una esposa infiel parte 9porno gay con animalessexo chica con caballorelato de zoofiliacogida dormidarelatos de incedtoincesto relatos eroticosporno gay hombres madurosporno gratis transexsualesfollando con el abuelitomadre masturba a su hijoporno incensofollar a papafollando a mamáesposas sin bragasperversion pornoporno miandopornorelatos.comrelatos de panochitas sin vellosdespedidas solteras xxmujeres follando hijosmamadas de tioscastin porno falsoporno travestis españolPrestame tu calzon relatosla abuela cachondaRelatos mi madre me pide vergarelatos eroticos habladosrelato eróticosporno plomerorelatos eróticos lésbicosrelato porno visexual me ronpiero el ano por primera ves con un pene grandreporno en republica dominicanasexo con mi alumnito relatocornudo mariconrelatos porno lesbicosmadres follando con amigosaccidente pornorelatos eroticos con mujeres mayoressexo co madurasfollando despedida de solterarelatos porno de amor filial caricias nocturnasrelatos incestos madres hijos