relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Con Cristian (02: La dominación)





Relato: Con Cristian (02: La dominación)

Cristián me tenía agarrado bien fuerte. Mientras me decía
cosas al oído me seguía frotando descaradamente su bulto por el culo. Yo moría
de placer. El disfrutaba de la situación. En un momento dejo de agarrarme
fuertemente y tomo mis caderas con las que jugó un rato. Me llevaba para
adelante, para atrás, para los costados, todo para que le parara la pija que
mucho no tardó en volver a despertarse.



C: Ves? La trolita de tu novia no me sacó toda la leche que
tenía encima. Vas a tener que terminar el trabajo que empezaste hoy. – Cuando
terminó de hablarme dejó sus movimientos y se tiró en la cama. Se sobaba
descaradamente el bulto mirándome.



Yo me quedé inmóvil frente a esta situación, realmente no
sabía que hacer. Pero el si sabía lo que quería y comenzó a desvestirse. Al
sacarse las zapatillas que llevaba me las tiró a la voz de "esquivalas porque si
te tocan te cojo". Obviamente, si bien tenía dudas, algo dentro mío hizo que no
esquivara ninguna zapatilla. Cuando me pegó con la primera se río y me dio otra
oportunidad. La segunda también me pegó y me dijo.



C: Entiendo, te gustó lo que viste y queres que te lo haga a
vos. Vení! Buscá lo que queres comerte como cena.



Yo me acerqué y me senté en la cama para estar cómodo y el se
enojó y me empujó.



C: La cama es para mi, para que yo esté cómodo, vos en el
piso como los perros. Y arrodillado, no te pongas de pie porque sino no te cojo.



Yo me acomodé frente a él, arrodillado como me dijo. El puso
su bulto frente a mí y me señalo que le desabrochara la bermuda. Mientras yo
hacía ese trabajo me comentaba sobre sus relaciones con mujeres.



C: Hoy me la cogí a tu novia por primera vez, antes solo me
mamaba la verga. Pero quise cogermela, para regalarte una muy buena cornamenta.
Ella es una de mis tantas novias sexuales. Tengo varias. Tengo una novia para
coger, otra para el pete, otra para el ano, y hasta una para el voyeur. –
Terminó de decir eso con una sonrisa en su cara. – Lo que nunca tuve es un
putito que hiciera todo eso en uno y que este dispuesto para cuando yo quiera
cogermelo y humillarlo.



Yo escuchaba atentamente, mientras desabrochaba su bermuda,
cuando deje libre su verga me dijo que no me la tragara toda de una, que jugara
con ella. Su verga estaba para jugar todo el día, la recorría con mi lengua
mientras le hacia una muy lenta paja. Acariciaba sus huevos, el se estaba
volviendo loco. En un momento me agarra fuerte, me levanta y me tira contra la
pared. Yo quedé con mi cabeza contra la pared y el vino con su pija apuntando a
mi boca, me agarro con una mano de mi pelo y con la otra se sostenía la pija.



C: No tengo ganas de que me hagas un pete, tengo ganas de
cogerte por la boca. Sabes como es?



Y: No, no tengo idea.



C: Bueno, te va a gustar, es como aguantar 10 minutos la
respiración bajo el agua. Así que preparate. Primero me vas a chupar bien la
cabeza para volverme loco. Prepara tu lengua. – Me puso la cabeza de su pija en
mi boca y yo comencé mi lamida – Segundo, te la voy a dar bien hasta el fondo.
Prepara tu garganta.



Cuando terminó de decir esas palabras, agarrandome de los
pelos me obligo a tragármela toda. Era realmente muy violento. Mi cabeza
golpeaba contra la pared con cada envestida suya y el se reía y disfrutaba.



C: No es fácil satisfacerme putito, no sabes en lo que te
metiste. Abrí más que te la voy a meter bien hasta el fondo.



Yo abrí más la boca y logre sentir que su verga se hacía
espacio en mi garganta. No sabía que tenía tanta capacidad, lo descubrí esa
noche.



C: Uhhhhhh, que hijo de puta que sos, nadie me la había
podido comer entera. A vos te hicieron justo para esto, para comerte mi pija.
Como te voy a sacar el jugo a vos también.



Después de unos minutos, disminuyó la violencia y me dijo que
podía disfrutar de su pija, que se la chupara tranquilo. Comencé a chuparsela
como si fuera la ultima vez. Me la metía de un saque hasta el fondo y después
iba sacándomela lentamente, apretando bien mis labios contra su falo. Cuando
llegaba a la cabeza me quedaba ahí un buen rato. Se la cubria con toda mi boca y
jugaba con mi lengua en la boquita de su pija. Mientras tanto le hacía una paja
y cada vez que le traía el cuerito para arriba aprovechaba para hurgar con mi
lengua por debajo del prepucio, en uno de los lugares más placenteros. Cristian
acompañaba mi mamada con caricias en mi cabeza y palabras fuertes.



C: Sos un puto tiragoma que no vale nada. Seguí chupandomela,
bien, así putito, disfrutalo. Que bien la chupas. – y cada vez que me detenía en
la cabeza de su pija me decía – Así que te gusta chuparme la cabeza, chupala
tranquilo que dentro de poco te va a dar un regalito.



Realmente esperaba ese regalito que se me había truncado con
la llegada de Belén hacía unos minutos. Pocos minutos después sentí como el
comportamiento de Cristian cambiaba y tarde poco en darme cuenta que estaba por
acabar.



C: Supongo que ni te tengo que preguntar. Vos te vas a tragar
toda la lechita que tengo acumulada en mis huevos. Sacá la lengua que quiero ver
cuando te acabo.



Yo saqué la lengua y el comenzó a masturbarse. Cada vez más
fuerte. Mi panorámica era única, aquel macho pajeandose frente a mi con fuerza y
yo esperando que derramara todo su semen en mi boca. Mi recompensa no tardo en
llegar. Acabó sobre mi lengua una gran cantidad de semen blanco, viscoso y
sabroso. Me quedé mirándolo a los ojos mientras terminaba de acabar en mi
lengua. Con la última gota en mi lengua comencé a tragar su semen y el gozaba.
Ahora quería que lo limpiara y me metí nuevamente su verga en mi boca para
limpiarlo. Él lo disfrutó mucho. Yo atiné masturbarme pero Cristian se dio
cuenta.



C: No seas tan puto, si te queres pajear pajeate en tu casa,
acá el único que acaba soy yo, asi que esconde esa pijita ridícula que tenes. –
la tuve que esconder – Muy bien, me gusta que seas bien sumiso, así tenes que
ser. Ahora vení, tirate acá a mis pies que todavía tengo que terminar mi
trabajo.



Efectivamente, el se sentó nuevamente frente a la computadora
para terminar el trabajo que tenía que entregar al día siguiente. Yo me ubicaba
justo bajo él, a la altura de sus pies, acostado como él quería. Desde esa
posición podía vislumbrar su grandesa, un macho con todas las letras y yo un
sumiso regalado que sólo tenía valor cuando le daba placer a él.



En un determinado momento dejó de sentirse el ruido de las
teclas de su teclado y hubo un pequeño silencio antes de que Cristian me
dirigiera la palabra. Me miró, me indicó que me arrodillara y yo obedecí. Su
verga estaba nuevamente al aire libre. A lo que yo me dije a mi mismo: "que
aguante".



Pero esta vez su pija estaba flacida y su mirada perdida en
mi boca. No entendí nada hasta que Cristian me obligó a comerle su pija, tal
cual estaba. Yo atiné a chupar pero recibí un golpe en mi cabeza.



C: No chupes! Sólo espera con la boca abierta. Te va a gustar
la sorpresita que te tengo preparada.



Al poco tiempo comienzo a sentir algo caliente que corre por
entre mis labios. Un sabor algo particular, pero a mi me gustaba. Me estaba
meando en la boca.



C: Dale tiragoma, tragate todo mi meo. Es rico dale. Hacele
ese favor a tu amigo que tiene un poco de fiaca como para ir al baño.



Realmente me estaba meando. Vació toda su vejiga en mi boca y
obviamente me obligo a tragarme todo. Al terminar su descarga, volvió a su
trabajo y yo al piso. De vez en cuando me miraba para ver como estaba y apoyaba
sus pies en mi rostro. Yo aproveche para besarle los pies, era innato en mi
humillarme, a él parece que le gustó, porque empujaba su pie para que con cada
beso que le daba me lo tragara un poquito. Me obligó a lamerle entre los dedos,
su sudor corría entre mis labios y yo alucinaba.



C: Como te gusta humillarte, no vales nada puto! – A lo que recibí un golpe en
mi pecho – Seguí besándome los pies, que soy tu amo y merezco respeto.



Yo seguí besándole los pies. Estuve así una hora, tirado a
sus pies, besándoselos, humillándome, hasta que terminó el trabajo y me dijo.



C: Anda a la cama y sacate todo, que tengo ganas de hacerte
el orto. Acostate boca arriba con las piernas abiertas. – me dio una pomadita –
Y pasate esto por el orto.



Obviamente obedecí las indicaciones de mi amigo y ya
despojado de mi ropa comencé a pasarme la pomada por mi cola, penetrando con
algunos dedos para ir facilitando las cosas. Mientras yo hacía eso Cristian me
miraba y se reía.



C: Jajajaja ... Miralo al puto untándose el orto, eso es de
maricón ansioso. ¿El putito tiene miedo que le haga mal con mi pija? – Decía
Cristian mientras se iba pajeando para poner su verga a punto.




Su verga no tardó en reincorporarse a la faena nocturna. Una vez con su pija en
alto se paró y se dirigió caminando hacia donde yo estaba. Verlo caminar con su
esbelto cuerpo y su descomunal falo me excitó muchísimo y aceleré la entrada y
salida de mis dedos en mi cola.




C: Dale, entretenete metiéndote los dedos en el orto mientras yo me entretengo
con tu lengua de nuevo. – Cristian se sentó sobre mi pecho y puso sus huevos a
la altura de mi boca. – Chupa! Hace de cuenta que son kiwis, la única diferencia
es que estos son un poco más peludos y tienen olor a huevo. Sentis el olor?
Vení, acercate. – Se levantó sólo un poco para poder frotarme sus huevos por
toda mi cara.



Estuvo sobre mi cara un buen rato hasta que se cansó y se
movió hacia mi entrepierna.



C: Dejá de meterte dedos que ahora viene la prueba real de la
calidad de tu orto. Será de buena calidad o se romperá con el primer uso? – Dijo
Cristian acomodando su pija a la altura de mi ano.



Yo estaba un poco asustado porque nunca me habían penetrado.
A la vez estaba muy ansioso. Pero el miedo pudo más y tuve que comentárselo a
Cristian.



Y: Cris, podrías metermelo suavecito?. Tengo miedo que me
lastimes.



C: Iba a ser suave, pero ya que no confiaste en mi y además
no te mantuviste sumiso, te voy a tener que castigar. Tomá, ponete esto en la
boca. – Dijo Cristian alcanzándome sus calzoncillos – No quiero que se te
escuchen los gritos.



Y: No, enserio ... – Atiné a decir yo, sin ningún resultado
ya que esto molestó mucho a Cristian.



Cristian agarró su ropa interior y me la puso violentamente
en la boca, manteniendo su mano aprisionándola en mi boca. Con la otra mano
acomodó mis piernas en sus hombros y por último su pija, que ya estaba en la
puerta de mi orto, sólo necesito de un empujoncito para entrar en mi.



Lo primero que sentí fue mi culo desgarrarse de dolor. Lo
segundo fueron los huevos de Cristian chocando contra mis nalgas, que le dio un
sentido al dolor, el hecho de tener a mi mejor amigo dentro mio, que me cogiera.



C: Que lindo culito que tenes, bien estrecho, me gusta como
me aprieta la verga. A ver, vamos a cogerte despacio asi se siente mejor. – Con
un movimiento hacia delante me metió nuevamente su verga hasta el fondo –
Ahhhhhhhhh ... que rico se siente. Ahora veamos como se siente cuando te la
saco. – Me sacó la verga un rato y comenzó a jugar con ella frente a la puerta
de mi culito sin penetrarme.



C: El putito quiere más verga? Pidamelo por favor.



Y: Cogéme Cristian. Mi culito es tuyo, rómpemelo bien roto.



C: Date vuelta y acostate boca abajo.



Yo le hice caso y me acosté boca abajo. Cuando levanté la
mirada pude ver un gran espejo frente a nosotros. La situación era de lo más
excitante, verme a mi con Cristian encima sobandome las nalgas.



C: Bueno putito, ahora vas a verte la cara de trolo que me
pusiste recién cuando me dijiste que querías que te coja . Repetilo! – Me dijo
levantándome la cabeza de los pelos.



Y: Cogéme Cristian. Mi culito es tuyo, rómpemelo bien roto.



C: Yo te cojo, pero vos vas a tener que ver todo. Ni se te
ocurra bajar la mirada.



Cuando terminó de decirlo, dejó de sobarme las nalgas y las
separó para dejar paso libre a su miembro viril. De un solo empujón ya estaba
dentro mio y comenzaba a bombearme a gran velocidad.



C: Dale putito, mira como te cojo, te gusta? Mirate la cara
de puto que pones, puto goloso que quiere pija, pija y más pija. Si tanto te
gustaba la pija me lo hubieras dicho antes. Sabes todas las noches que nos
perdimos, te hubiera cogido tan bien cogido desde la secundaria si lo hubieras
dicho a tiempo. – Y agarrandome nuevamente de los pelos se acerco y me dijo al
oido – Pero no importa, ya vamos a recuperar todo el tiempo perdido.



Como disfrutaba ese muchacho haciendome el orto no se puede
explicar con palabras. En sus gestos se notaba el placer de humillarme como solo
los hombres saben hacerlo.



CONTINUARA ...


Opiniones
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Con Cristian (02: La dominación)
Leida: 424veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos gratis pornorelatos eroticos de masturbacionmujeres maduras se masturbanrelatos eroticos papá mira c m mojo mi calzonsitoancianos maduroschocho rosadofollando con una travestix nadurascome coñosfollar chochofotos casadas infielestias follando con sobrinovoleibol pornoporno hermana hermanosexo ancianasmi madre sebaña relatosrelatos atrevidosvideos eroticos abuelospono gorditaspelicula porno zoofiliapuritanas porno gratisrelatos gay españarelatos eroticos con travestisazotes relatosmaduras culonatrio con suegrahermano xxxcornudo consentidosgays maduros con jovenestias calentorrasperras callejeras pornoporno descuidorelatos guarrashermano follando con hermanaluna lovegood pornfollandome a una gitanarelatos de orgias en familiaafric pornorelatos porno con mi pequeña sobrinaletura y relato adulto xxx completo madre e hijos follándoeroticos pornoporno joven con maduraindigenas cojiendomi sobrina se sienta en mis piernas y yo traigo la v**** de fuera relatos calientespurtanas.comabuela nieto pornofollando a mujeres borrachasporno anal embarazadasvideos porno erotico sexo apasionante virgenesel abuelo se folla ala nietaporno gay completamadre buenorra follandofollando a su amiga borrachaincesto primosrelatos eroticos claseporno gay con mayoresfollandome a mi vecina madurapuritana gratisporno deviejaxxx cuentosforzando a su hermana a follarcuarentona pornorelatos de hermanas mamandosela al hermanofollar con mi padreRelatos mi perro sanbernardo me ensartoen blusita de13 relatosrelato erotico hijita peteritaporno con viejos verdestias buenas tetasmadre se folla a hijarelatos incesto pornofotos porno extremorelatos eroticos de mujeres casadasporno atiguomis relatos pornfotos porno castigadasrelatos eróticos españapornos babosasmamas follandose a sus hijosporno de abuelas y nietoslos vestidos y las pantaletas de mi mujerrelatosrelatos sexo sin tabuesporno bisexsualesporno cornudasme gusta mamarabuelos con nietasrelatos tetasjuguetes lesbicos