webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: La playa



Relato: La playa

Esta historia que voy a contaros ocurrió realmente hace tres años.


Todo pasó en Santo Domingo en un viaje que hicimos yo y mi novia. Ibamos de
mochileros y nos encontrábamos en una de las muchas playas paradisíacas que
existen allí y esa misma mañana habíamos hecho snorkel en el arrecife de coral
cercano.


Mi novia era alta, morena, cada vez más por el sol que tomábamos y bastante
atractiva, aunque a juzgar por las mujeres que nos encontrábamos en las playas
pasaba algo desapercibida.


Ese día, tras bucear con un grupo de turistas acompañados de un guía local y
de tomar algo de comer, decidimos ir a caminar un rato por la playa. Era un
playa de arena blanca y fina, bajo un sol abrasador, caminamos durante 30
minutos sin encontrarnos un alma. Era maravilloso el pensar que uno podía
sentirse el rey del mundo allí, sin nadie alrededor, realmente fantástico.


Mi novia y yo llevábamos muy bien lo del sexo, nos lo pasábamos bomba e
incluso cada vez más nos íbamos atreviendo a hacer el amor en lugares
insospechados, cosa que al principio nos daba un poco de corte. La verdad es que
era una delicia follar con ella, por lo bien que lo hacía y las ganas que le
poníamos.


En eso, mientras caminábamos, noté que ella empezó a comentar de forma
malvada el gran polvo que habíamos echado dos días antes en el hotel, lo cierto
es que empezó a decir lo bien que lo había pasado y lo guapo que yo estaba en
aquellos momentos. Yo tampoco ahorré esfuerzos en comentar lo guapa que ella
estaba con ese bikini que se había comprado la noche anterior en el pueblo. En
poco tiempo, mi miembro empezó a ponerse erecto y ella, que no es tonta, se dio
cuenta. Yo llevaba un pantalón corto de hacer deporte, ya que durante el viaje
perdí mi bañador. Ella el bikini amarillo que resaltaba sobremanera sus hermosos
pechos y en la parte de abajo ese culo casi perfecto aunque algo pasado en
kilos, pero igual de apetitoso.


Mi miembro tomó forma y ella no lo dudó. En aquella playa solitaria y bajo
ese sol, se decidió a besarme como nunca lo había hecho antes. Su boca besó la
mía y nos quedamos de pie, su lengua entró en mí y llenó mi lengua de su saliva,
caliente y jugosa. Mientras, sin dudarlo, su mano rozó mi pene lo que hizo que
aún me pusiera más caliente. Acercó sus labios al oido y me susurró: "no te
muevas, bonito, ya verás lo que te voy a hacer". Sin dejar de tocar mi miembro
erecto con su mano agachó su cuerpo y empezó a morderme despacito los pezones,
eso me puso frenético. Yo miré hacia ambos lados de la playa intranquilo por si
alguien se acercaba, pero podía divisar la inmensidad de ésta y nada se movía,
entonces me relajé.


Sus manos habían bajado ya mi pantalón y habían dejado mi pene al sol. Esta
situación me resultó excitante ya que casi nunca me había visto a la luz del sol
con semejante empalmamiento. Entonces agarró el miembro y empezó a pajearme,
moviendo su mano rítmicamente. Me miró y yo la miré a los ojos y entonces bajó
la mirada pícara y su lengua se deslizó hasta la punta de mi glande. Yo me
estremecí de gusto cuando paso su lengua por todo el pene mientras su mano
derecha me acariciaba los testículos y su mano izquierda me estimulaba el ano.
No me lo podía creer, allí en medio de nada y recibiendo tan fenomenal mamada.


Ella cogió el ritmo y se metía mi pene en su boca una y otra vez, además
acompañaba sus movimientos con la mano y hacía que la erección fuera
impresionante hasta tal punto de que pensé en correrme de un momento a otro. Yo
veía su cabellera morena moverse al compás de cada embestida, su culo sobresalía
y sus pechos se bamboleaban al son del movimiento. Yo estaba completamente
desnudo, lo cual me pareció jugar con desventaja, así que agarré su cabeza con
mis manos y paré su movimiento, le dije: "cariño, quiero que tu también te
desnudes". Ella sonrió y sin vacilar se quito la parte de arriba dejando ver sus
hermosos pechos, casi perfectos. Sus pezones estaban tremendamente duros y
morenos. Procedió entonces con la parte de abajo, pero para ello se tumbó en el
suelo abriendo sus piernas para dejarme ver aquello con una perspectiva mejor.
Su sexo estaba depilado y podía notarse la humedad que emanaba por momentos.


Su cuerpo era perfecto y me entraron ganas de montarla allí mismo pero estaba
tan excitado que la incité a que acabara con lo que había empezado. Se metió de
nuevo el miembro en su boca mientras sus dedos empezaban a frotarse suavemente
el clítoris, ella estaba también a tope. La avisé de que mi descarga llegaba y
entonces apartó su cara para poder ver el enorme chorro de semen que salió de mi
pene. Una y otra vez el líquido blanco salió de aquello, me corrí como nunca
antes lo había hecho, incluso lo agarré con mi mano para exprimirlo aún más. Me
quedé como aturdido de semejante descarga, y me tumbé, mientras ella no dejaba
de sonreir.


Mi cabeza me decía que aquello había podido conmigo, pero sólo ver aquella
hermosura tumbada junto a mí me hizo considerar que no podía fallarla y que
debía de darle placer yo también a ella. Propuse un baño rápido para así
aprovechar y limpiarme, ya que entre el semen y la arena me había puesto
perdido. Ella entró en el agua antes que yo, corriendo delante de mí, sus
fenomenales pechos se bamboleaban de lado a lado, todo ello sin dejar de
sonreir, excitándome a tope. Con el agua por la cintura la agarré y la puse de
espaldas a mí. Tomé sus pechos con mis manos a lo que ella respondió con un
suspiro. Mi lengua jugueteaba con su oreja y sus pezones volvieron a ponerse
duros con mis pellizcos.


Mi pene no se había aflojado demasiado y me planteé el follármela en la
orilla de la playa, como en las películas. Mientras mi dedo entraba en su
vagina, aún de espaldas a mí la cuchicheé en la oreja: "voy a follarte en la
arena hasta que te corras", a lo que ella respondió "lo estoy deseando, tonto".
Caminamos unos cuantos metros así, pegaditos, ella agarrada a mi cuello por
detrás y yo tocando sus pechos y metiendo un dedo en su coño.


Llegamos a la orilla y la tumbé boca arriba. Estaba preciosa. Tremendamente
excitada. Sin decirle nada, abrió sus piernas y me dejó ver su sexo sudoroso y
mojado por el agua de mar mientra ella se acariciaba los pechos. Pensé en
chuparle aquello pero supuse que estaba suficientemente excitada así que acerque
mi pene a su boca para que acabara de ponerme duro aquello que le iba a meter en
breves momentos. Mientras me mamaba el miembro miré de nuevo a ambos lados de la
playa por si hubiese alguien y por sorpresá pude comprobar una sombra lejana. No
le dí importancia ya que ella sin vacilar se sacó el miembro de la boca y
tumbándome a mí boca arriba, se puso encima y se metió mi pene hasta dentro de
su vagina.


El temblor que nos entró a los dos fue espectacular. El pene entró hasta el
fondo de un solo movimiento a lo que ella respondió con un alarido de gusto que
debieron escuchar hasta los peces tropicales. Ella cabalgaba sobre mí como
poseída, sus tetas se movían a golpetazos y sus brazos agarraban mi torso de
manera que incluso me hacían daño. Entonces se corrió, noté como agarraba mis
brazos de manera tremenda y como volvió a soltar un grito de placer. Entonces
sin sacar mi miembro de allí dentro la volteé y me puse encima. De esta manera
sabía que ella estaría a mi merced, pudiendo clavar mi pene para que se corriera
unas cuantas veces más.


Cerré los ojos y me concentré en follarla despacio, escuchando los gemidos
que ella soltaba. Metía mi miembro poco a poco deslizándolo en susu flujos
vaginales, empujaba con fuerza y la sacaba al compás que marcaban las pocas olas
que mojaban mis pies. Entonces... su mano toco mi pecho y me paró, abrí los ojos
y ella me insinuó que mirara a la derecha. Cual fue mi asombro al ver que una
joven había caminado hasta allí y no hacía más que mirarnos, callada, ¡ nos
había pillado follando en medio de la playa ¡.


Paré de moverme, pero aún dentro de ella, los dos la miramos. Ella era rubia,
parecía nordica, de unos 25 años, esbelta, con poco pecho pero muy guapa, sólo
llevaba un tanga de color negro que dejaba intuir el culazo que tenía. No hizo
nada, sólo miraba, entonces, mi novia me agarró el culo, me empujó y me movió de
manera que empezamos a follar nuevamente. Esta situación provocó un bombeo
espectacular en mi miembro. El morbo de ver como la otra chica nos miraba hacía
que aquella experiencia resultara doblemente excitante. Mi novia debía sentir lo
mismo porque a los pocos segundos volvió a gemir de nuevo.


Miré hacia la chica y con un movimiento de ojos la incité a que se acercara.
Así lo hizo, agachándose y poniéndose a escasos centímetros de nosotros. Yo
seguía follándola y entonces se agachó aún más y cual fue mi sorpresa al
comprobar como acercó su hermosa boca hacia los pechos de mi novia y empezó a
chuparlos. Parece que a mi novia le gustó y pronto se besaron en la boca.
Nuestra amiguita estaba de rodillas besando a mi chica, así que sin dudarlo, y
sin para de meter y sacar mi miembro, con mi mano derecha bajé el tanga a la
rubia. Su coño también estaba depilado y era hermosa de verdad, parecía excitada
y claro que me dí cuenta al ver que ella no dudó en hacerse un dedo delante de
mis propias narices.


Era impresionante, yo, un tío normal, con dos bellezas, echando el mejor
polvo que me pudiera imaginar en la mejor de las playas. Estaba a punto de
correrme, pensé en hacerlo, pero aquello no podía acabar así, sabía que no
aguantaría una tercera corrida, y esa rubia me atraía demasiado. Así que saque
mi pene, que estaba enorme, como nunca, y me incorporé. Entonces nuestra rubia
no dudó en ir a por el sexo de mi chica, empezó a chuparlo como una leona y
pasando su pierna por encima de la cabeza de mi novia, dejó claras sus
intenciones.


Yo ya no podía creer aquello, mi chica me miró como un poco asustada pero
nuestra mirada cómplice hizo el resto. Ella agarró su culo y empezó a devolverle
la mamada que la rubia le estaba regalando. Por unos momentos miré a mi
alrededor. Dos mujeres haciéndose una mamada espectacular, y yo allí bajo ese
sol y totalmente empalmado, con unas ganas locas de correrme.


Esperé un minuto y contemplé el panorama, empecé a tocarme el glande y luego
toda la polla, comencé a hacerme una paja. Pensé como tirármelas a las dos, pero
creo que era imposible. Entonces, agarré a la rubia por las piernas y la puse a
cuatro patas, mi novia se quedó sentada apoyada en sus manos con la cabeza de la
nórdica en su coño, que seguia haciéndola estremecerse de placer. Me decidí y
tras dar un repaso al clítoris de la rubia, metí mi punta y todo lo que siguió
después. Despacito y luego aumentando el ritmo, mi novia empezó a chillar de
gusto con la mamada que le estaban haciendo. La nórdica movía su culo en busca
de mis embestidas y llevaba el ritmo con la intención de metérsela toda tantas
veces quería. Al fin, no pudo más ante mi follada y se corrió entera, lanzando
unos gemidos de placer que nunca antes hubiera imaginado.


Sólo faltaba yo, estaba a punto, cuando estuve preparado me puse de pie, y
dije "it is coming", me salió en inglés... ellas se arrodillaron ante mi polla y
fue mi novia quien con destreza la llevó hacia el éxtasis. La rubia acomodó su
boca, eso si, sin dejar de chupar la puntita con la lengua, para recibir toda mi
leche. Salió a borbotones, y lo único que recuerdo fue el tremendo grito de
placer que solté cuando explotó todo mi semen en sus caras.


Entre las dos, sobre todo la nórdica, no dejaron ni gota, mi pene se aflojó
rápidamente ya que según calculo ahora mismo estuve empalmado al menos una hora
y cuarto.


La desconocida se fue rápidamente después de darnos un beso a los dos, y mi
novia y yo soltamos una carcajada, nos vestimos y nos fuimos a tomar una siesta
a la sombra de una palmera. Nunca volvimos a ver a aquella chica, ni nunca más
lo hemos vuelto a hacer en una playa, pero cada vez que nos acordamos... se nos
ponen los pelos de punta.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: La playa
Leida: 4210veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



madres cachodasrelatos eroticos caperucitamadre e hija porno españolasblanca nieves y los siete enanitos pornoseso lesvicomaduras pajasporno abuelas lesvianasporno viciosavecina nudistahice el amor con mi madresexo maduras amateurespio a mi vecinaporno indioabuela follando nietoviejos follando.comtias meadasporno entre matrimoniosRelatos eroticos jovencitas desnuda edificio escondidarelatos porno sadolecturas eróticasfollo con mi abuelosexo gay entre abuelosrelatos eroticos el viejoporno profesora alumnotodorelatos infidelidadessexo con enfermerasse follaron a mi madreputas lesbianarelatos sexo madre hijoviejas follando con sus nietosfollando con mi hermanafollando a su hija borrachaporno judioespiando mientras duermerelatos eroticos romanticosrelatos de matrimonioscomo se depila un coñoporno sexo madurasvideos porno gratis abuelas y nietoseyaculación femenina xxxlesbianas pilladas infragantitetuda pornomaduras follando sobrinosxxx hermano y hermanaultimos relatos gayporn secretariapilladas eroticassexo anal amateurstia con sobrino pornole puse la cabeza de la pija a mi sobrinitarelatos eroticos de hijosen femenino relatos eroticosdragonball pornosexo gratis con madurosdesvirgamdo uma comchita y um culito apretadito relatosporn nenasstriper pornocaperucita roja pornrelatos porno arrimon de verga a un viejo busshistorias eroticas lesbianasfollando con vacasporno maduros gaytravas pornotravestis pollonasclub de cornudosun masaje pornorelatos porno de amor filial mi madre no cedexxx mamas e hijosporno gratis ingleslesbianas comiendose las tetasfontanero pornochochito hinchado de hija relatosrelatos porno gayfolladas tremendas y maridos mirones lecturasabuelas morbosasvideos pornos lesvicosrelatos movil