webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Jugando con los Reyes Magos



Relato: Jugando con los Reyes Magos


Jugando con los Reyes Magos




6 de Enero. 20:00 horas.



Disfrazados como los tres Reyes Magos, David alias Melchor,
Manuel alias Gaspar y Rolo alias Baltasar repartían golosinas a los niños en la
puerta del hipermercado, en donde trabajaban en el sector Expedición.



Sin ser espectaculares, se notaba un cierto esmero en la
confección de los atuendos y también en las caracterizaciones de los hombres,
que incluían maquillaje en la cara y las manos de Rodolfo – Baltasar para
hacerlo pasar como negro . . . aunque los ojos azules del muchacho desentonasen
un poco con su personaje.



Los niños se acercaban incansablemente a los tres hombres,
que después de dos horas de estar de pie acusaban el cansancio.



"Estos mocosos no se acaban nunca!!" exclamó David –
Melchor por lo bajo a sus compañeros.



"Sí, y encima son demasiado avispados" contestó Rolo –
Baltasar, un apuesto morocho de treinta y dos años. "Recién un crío de cuatro
años me hizo agachar, y cuando me vio bien me cuestionó porque tenía los ojos
azules. Con qué ganas le hubiese pateado el trasero!
".



Los tres hombres rieron, y siguieron con su dulce tarea. De
repente, Manuel dijo:



"Hey, Rolo! Ahí está tu admirador".



El aludido giró la cabeza, y a unos metros de distancia vio a
un adolescente que los miraba sonriendo.



"No, por favor!" gruñó Rolo.



Los otros dos rieron, divertidos con el fastidio de su
compañero.



David, un morocho morrudo de cuarenta años, ojos negros y
leve pancita, miró con interés al adolescente que se estaba acercando a ellos, y
hablándole a Rolo le dijo:



"Y . . . nunca se te ocurrió darle el gusto y hacerle el
favor?
".



"Estás loco!" contestó Rolo. "No me van los tíos, y
además es un mocoso
".



"Puede ser. Pero el pendejo está lindo, y además tiene un
culo excelente. Es carne tierna, amigo, y a esa edad no notas la diferencia con
una mujer
".



Rolo miró al chico, y tuvo que admitir que David estaba en lo
cierto.



"Anda, no seas tonto y dale caña!" continuó David.
"¿Verdad que tengo razón, Manuel?
".



"Y . . . un culo es un culo. Y si pide verga, no hay que
despreciarlo
" contestó sonriendo Manuel, un muchacho de veintiséis años,
alto y flaco, de cabello castaño y barbita candado.



"Pues denle ustedes, si les apetece!" respondió Rolo
con un tono de voz que hizo reír a sus compañeros.



Los hombres se callaron, porque el adolescente había llegado
junto a ellos. Se llamaba Paco, tenía dieciséis años y trabajaba como changador
en el hipermercado. De estatura mediana, tenía el cabello rubio lacio y ojos
verdes, y unas bonitas facciones angulosas. Su contextura era delgada, pero a
pesar de eso su culo era redondo y firme, con unas nalgas que se marcaban en el
ajustado pantalón y se movían acompasadamente cuando el muchachito caminaba.



Paco saludó a los tres hombres, y ellos respondieron
amigablemente.



"Hola muchachos! ¡Qué buenos que están los disfraces!,
comentó. Luego miró a Rolo con ojos soñadores, y le dijo: "Por cierto Rolo,
te ves muy bien. El color del maquillaje destaca tus ojos
".



Rolo enrojeció, visiblemente fastidiado por las palabras y la
actitud afectada del chico, y masculló algo ininteligible con los dientes
apretados.



"¿Y viniste a pedirle un dulce a los Reyes?" preguntó
Manuel a su joven compañero con tono burlón, mientras le daba un caramelo.



"Sí, aunque me gustaría que el dulce me lo diese Baltasar"
respondió descaradamente el chico haciendo que Rolo enrojeciese nuevamente.



"Ah! No, no! Los pedidos individuales son para Papá Noel.
Nosotros trabajamos en grupo. Si quieres el dulce, tendrás que recibirlo de los
tres
", dijo David con tono intencionado mientras los otros sonreían
sarcásticamente.



Paco lo miró, clavándole sus grandes ojos verdes. Después
sonrió, y mientras desenvolvía el caramelo que le había dado Manuel respondió:



"Mmm . . . Y por qué no? A mí me gusta mucho el dulce".



Su mirada era desafiante, y con la lengua se puso a chupar el
caramelo que mantenía en los dedos.



"Bueno, cuando quieras nos avisas y te damos otros
caramelos para que chupes como ese
" dijo Manuel, causando la risa burlona de
sus compañeros con la poco sutil frase.



Esta vez fue Paco el que enrojeció, pero se mantuvo en
silencio. Parecía que todo no pasaría de unas cuantas palabras con doble
sentido, cuando el adolescente exclamó:



"Por mí . . . me puedo comer esos caramelos ahora mismo".



Los hombres se quedaron mudos, algo sorprendidos por la
desfachatez del muchachito.



Paco sonrió ante el efecto de sus palabras.


"¿Y? ¿No hay respuesta? Claro, ya me imaginaba! Puras
amenazas!
" dijo el adolescente. Después, tomando las bolsas casi vacías que
tenían los pseudo Reyes, agregó: "Voy al depósito a llenarlas, y se las
regreso
".



El chico dio media vuelta y comenzó a alejarse, moviendo las
carnosas nalgas con esa manera tan particular que tenía de caminar. Llegó al
depósito, llenó las bolsas con caramelos y cuando se disponía a marcharse se
encontró con los tres hombres cortándole el paso. Asustado por la sorpresa dejó
caer las alforjas, pero luego sonrió.



"Vaya susto me dieron! Estaba distraído!". Luego los
miró extrañado, y agregó: "Pero . . . qué hacen aquí? Ustedes no deberían . .
.
"



"Vinimos a darte tus caramelos! ¿No los querías ahora
mismo?
" exclamó David con una expresión lasciva en su rostro mientras se
apretaba el paquete.



Paco miró a los hombres, y un gesto de alarma se pintó en su
bonito rostro.



"Hey! Era una broma! Lo dije para apurarlos, eso es todo"
dijo el muchachito mientras trataba de pasar entre sus compañeros. Pero David lo
tomó rudamente de un brazo, y le espetó:



"Pues nosotros no estábamos amenazando, pendejo. Sabemos
que te gusta la verga, y ahora que nos provocaste no nos vas a dejar con las
ganas
".



"No . . . no, suéltenme, por favor!" gimoteó el chico
mientras forcejeaba para soltarse.



"De aquí no sales hasta que hayamos terminado contigo,
amiguito!
" dijo Manuel mientras lo sujetaba con fuerza de ambos brazos.
Entonces David le bajó los ajustados pantalones y el boxer, dejando al aire las
nalgas blancas y carnosas del muchachito.



"Qué buen culo!" exclamó el morrudo Melchor mientras
empujaba la espalda del chico hacia abajo haciéndole poner el trasero en pompa.
Después se levantó la túnica, y sacando del boxer su durísima tranca la colocó
en el rosado orificio del chico, escupió abundantemente sobre el tronco de su
agarrotado miembro, y sin más preámbulos comenzó a encular al adolescente.



Paco empezó a quejarse, pero David le dio una buena nalgada
ordenándole con tono imperioso: "Chito!!. Y ni se te ocurra gritar!".
Después metió de un solo golpe su verga en el culo del chico, y tomándolo
firmemente de la cintura comenzó un frenético mete y saca.



Con las piernas bien separadas, las manos apoyadas en las
rodillas, los ojos cerrados y un rictus de dolor en su cara, Paco emitía sordos
quejidos. Su respiración estaba agitada, y su cuerpo se sacudía a causa de las
violentas embestidas de David. Todo en él indicaba que estaba padeciendo una
cruel tortura. Sin embargo, en un momento dado comenzó a morderse el labio
inferior, y sus quejidos de sufrimiento se tornaron en gemidos de placer. De
repente dejó escapar un "Ahhhh!" prolongado y arqueó la cintura para
alzar más el culo, e inmediatamente su esfínter se aflojó abriéndose como una
flor.



David notó como su gruesa verga se deslizaba más fácilmente
por la ardiente cueva.



"Ah, grandísimo puto! Empezaste a gozar, no?".



"Psí!!" respondió débilmente Paco.



"¿Y quieres que siga, o me detengo?" preguntó David,
manteniendo un ritmo incesante en su cadera que hacía bailotear la holgada
túnica.



"No, no, por favor, no te detengas!", exclamó el
adolescente sin abrir los ojos.



Manuel, con la verga totalmente enhiesta se paró frente al
chico, y tomándolo por la nuca le hizo abrir la boca y le encajó su duro carajo
dentro de ella.



"Toma otro caramelito, para que lo chupes bien". Paco
no se hizo rogar, y aferrándose a la cadera de Manuel comenzó a mamar con
deleite el largo y venoso miembro del delgado Gaspar, arrancándole profundos
gemidos de gozo.



Hasta ese momento, Rolo había permanecido a un costado,
limitándose a sobarse la tranca endurecida por encima de la túnica aunque sin
intenciones de participar en la fiesta. Pero el espectáculo que ahora se estaba
desarrollando ante sus ojos lo había excitado como nunca lo hubiese imaginado, y
sin poder contenerse sacó su verga que estaba al palo y comenzó a meneársela.



Instantes después, David se corría en medio de sordos gritos
y violentos espasmos. Rendido, sacó su todavía empinado miembro del culo de
Paco, y le dejó su lugar a Manuel. El delgado muchacho enterró de una su larga
tranca en el delicioso agujero y reinició el mete y saca que había interrumpido
su compañero, haciendo que el adolescente chillase agudamente. Pero Manuel
estaba demasiado excitado por el tratamiento previo de lengua, y bastaron pocas
bombeadas para que se descargase abundantemente dentro de Paco. Dio un último
empellón con su verga hasta la raíz, y luego la sacó del dilatado orificio.



Entonces David miró a Rolo y le dijo sonriendo:



"¿Y? ¿Qué esperas? Mira esto, compañero . . . " agregó
mientras sobaba el culo en pompa de Paco, " . . .. y dime si no te provoca
enterrársela hasta el fondo
".



Rolo miró el culo del adolescente, y sintió que su verga se
endurecía hasta causarle dolor. Las nalgas eran firmes y carnosas, apenas
cubiertas por una suave pelusa. El anillo de carne rosada estaba totalmente
abierto, y aún latía por el agitado uso del que había sido objeto. El semen de
los dos hombres brotaba de esa cueva oscura, y escurría por las piernas del
chico.



Sorprendido, Rolo descubrió que si hasta hacía unos minutos
atrás sentía fastidio por Paco, ahora deseaba follarlo con desesperación. Y sin
pensarlo dos veces, apoyó su palpitante falo en la entrada de esa gruta de
placer y comenzó a introducirlo lentamente, sintiendo como se deslizaba
fácilmente por la abundante lubricación que propinaba la guasca de sus
compañeros.



Paco comprendió que la verga que lo estaba ensartando era la
de su deseado Rolo, y dejó escapar una exclamación de gusto desde lo más
profundo de sus entrañas. Extasiado, levantó cuanto pudo su atrayente
retaguardia y comenzó a abrir y cerrar su esfínter, masajeando la tranca del
hombre a mediada que se introducía en su cuerpo.



"Sí, Rolo, sí! No te imaginas cuánto había deseado este
momento!
" murmuraba por lo bajo.



El Baltasar de ojos azules serruchaba con intenso ardor en el
culo del chico, sintiendo en cada embestida la caricia de las jóvenes nalgas en
el grueso tronco de su polla. Fascinado con el inmenso placer que estaba
experimentando intentaba prolongar lo más posible el momento de la corrida, pero
los estímulos eran demasiado fuertes e instantes después advirtió como su tranca
empezaba a latir sin control anunciando la acabada. Entonces clavó su polla
hasta la raíz en las entrañas de Paco, y atrayéndolo contra sí de la cintura
comenzó a soltar uno tras otros violentos disparos de leche caliente mientras
daba roncos gritos de gozo.



Para el adolescente fue la gloria, y sin necesidad de tocarse
también comenzó a vaciar el abundante contendido de sus hinchados huevos. Cuando
su polla terminó de lanzar chorros se incorporó, y mientras Rolo le sacaba
lentamente del culo su aún morcillona verga lo escuchó susurrarle al oído: "Me
gustó mucho
".



Después, los hombres y el chico se acomodaron las ropas y
salieron del depósito.



Pasaron unos días desde ese Día de Reyes.



Una mañana, mientras ordenaba unas cajas, Rolo vio acercarse
a Paco a paso vivo llevando una bolsa de papel en una mano. El adolescente
saludó al hombre, le dejó la bolsa exhibiendo una enorme sonrisa, y luego de
decirle por lo bajo "Después hablamos!" se marchó al trote.



Intrigado, Rolo abrió la bolsa. Dentro había un pequeño
zapatito con una nota en su interior que decía lo siguiente: "Queridos Reyes
Magos: hoy estoy solo en casa, y me gustaría que pasasen a darme más dulce.
Paco, el goloso.
".



Rolo alias Baltasar sonrió, guardó el zapato y la nota, se
acomodó la verga para disimular la brutal erección que experimentaba, y llevando
la bolsa en la mano salió en busca de David alias Melchor y Manuel alias Gaspar.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Jugando con los Reyes Magos
Leida: 20637veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos picantesrelatos porno violacionmujeres viciosarelatos eroticos el amigo de mi hijocalentando al fontanerolesbianas chupando culosfollando desconocidosme follo a mi hermana en el bañofollando con mis vecinasprimer anal a mi noviarelatos eroticos las ricas nalgas de mi madrefollando muñeca hinchableporno gay viejosrelato de tio y sobrinaporn bisexfollando con la viejaprima borrachasexo anal con madurasrelatos porno violadasrelato eroticasmujer madura follando con chico jovenporno transxesualcerdas muy guarrasrelatos sexo españagitanas tetonas follandoporno discofollar con la profesoraporno español travestirelato de arrimonescuentos incestoel abuelo me follapornografia eroticapornografia eroticasexo lesbico salvajemamá calienteporno transexualespenetracion cuadruplebraguitas suciascuadruple penetracion analdibujos animados eróticosme follo mi hermanoporno danesla niñera pelicula porno    pornito.comtrabestis porno gratischats pornoscasadas infieles chatRelatos mi pequeña sobrinarelatos erotiocscomic suegronovios pornomarqueze.netmadura virgenporno violadasfollando despedida solteratelenovela pornotias con tetas enormesfollando en canariasabuelas con grandes tetasporno gigantespornos gaisfotos trios follandorelatos porno en mi familia todos tenemos sexo casanudistafollando a una zorrarelatos sexo oralporno y orgiasstreptease femeninolas abuelas follanrelato xxporno nuriatodoreltosporn cubanodeportistas porno gayorgia bisexualx nadurasrelatos eroticos madre e hijochicos jovenes desnudosla liga de la justicia pornorelatos eroticos brevesculo calleRelatos cachondicimosporno amateur venezuelaporno en la playa nudistatodorelatos eroticos gayancianas sexmi vecina sexyfollando viudasporno ruviaporno gay triosdespedida pornmadres mui putasporno sexo en gruporelatos eroticos madurame corro en tu boca