relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Hijos del Diablo...





Relato: Hijos del Diablo...

Hola:


Mi nombre es Lupita, tengo 40 años. 1:60m y 62 Kg,
morena, redondita, no gorda, eso sí pechoncita y culoncita. Bonita de cara
de sonrisa fácil y blanca. Vivo en el norte de la Cd. de México. Soy madre
soltera de un muchacho de 17 años. Hasta hace 5 meses tuve una relación
estable con un hombre, ésta duró 16 años. Incluso mi hijo lo consideraba su
papá ya que lo trató desde muy niño. La pena me incomoda al contar lo
siguiente, espero irme relajando conforme avance:


Todo empezó hace 4 años. Mi hermana mayor con una hija
mayor que mi hijo 3 años, o sea 16 cumplidos entonces, me advirtió que
vigilara a ambos, pues había sorprendido a su hija espiando al mío en su
cuarto en una visita que nos hicieron. Desde luego se lo dije a mi marido en
la primera oportunidad y el me sorprendió al revelarme que él también era
espiado por Lucy-mi sobrina- cada que tenía oportunidad, desde que ella
tenía 11 ó 12 años y que ya se lo había dicho a su papá desde hacía mucho y
que mi cuñado se hizo el desentendido y evitó el tema con bromitas
estúpidas. Me contó que en una reunión en casa de ellos, poco después de
eso, él se puso a observarlos, a padre e hija, y notó cosas muy raras. Una
de ellas fue cuando en la habitación de los niños varones- tienen dos- ellos
jugaban Nintendo y mi cuñado dejó la reunión y se fue hacia allá donde
también estaba Lucy. Mi marido se fue tras él sin que lo notara y se asomó
por la puerta sin ser visto para ver que pasaba. Jaime mi hijo, y mis dos
sobrinos jugaban absortos y la niña estaba atrás de ellos viendo el juego
cerca de la cama, mi cuñado se sentó en la cama a espaldas de ellos y según
Fer-mi esposo- se empezó a sobar la entrepierna y a "cachetearse" en su
cosa, como para que se le parara rápido, si me entiendes verdad.


Lucy volteo a verlo y se le quedó viendo al bulto que se
le hizo a su papá el cual impúdicamente él se agarraba y como si fuera un
tubo se lo zarandeaba hipnotizando a la chiquilla. Fer se explicó ya lo que
pasaba: Mi cuñado aprovechaba el desorden vouyerista de su hija para
excitarse. Después de eso él no quiso meterse en problemas y no dijo nada.


Siguió observando, y a los pocos meses en un día de campo
en una alberca privada de un amigo de mi cuñado, éste se metió al agua a
jugar con los niños y jugando... jugando agarró a la niña y le acercó su
cosa por todos lados, llegó un momento, según me dice Fer, en que Lucy ya no
se reía sino que más bien su carita denotaba gran excitación, incluso
mordiéndose los labios al sentir como su papá le restregaba su animal por
abajo del agua. Increíble, verdad? espérate!!!


Al rato mi cuñado se salió de la alberca y se fue, según
él, al auto a oír música. Lucy disimuladamente lo alcanzó y se metió al
coche estacionado por el frente de la casa de campo de dos pisos, a los
pocos minutos mi marido se subió al segundo piso y con cuidado se salió al
balcón desde donde se veía el coche y el interior de la parte delantera y
más de la mitad de los cuerpos de mi cuñado y Lucy, su hija. Aquel, desde
luego se estaba frotando sobre el traje de baño tipo bikini para hombre,
hasta que de tanto y tanto se le salió la mitad de la cosa por arriba del
calzón. Echó su respaldo atrás y se lo bajó a medio muslo, sacándose todo el
asunto incluso las bolas, la niña se recargaba en el tablero del lado del
copiloto y lo miraba extasiada, mientras su papá se acariciaba muy lento
todo el tronco y lo agarraba de la base y lo blandía como para que se le
viera más grandote. Entonces mi cuñado se sacó el calzón completo y pasó su
pierna derecha sobre la niña y la puso en el asiento del copiloto
arrodillando a Lucy en el suelo del carro con su carita a escasos 30 cms de
su, para ese entonces, bien irritado animalote y se siguió masturbando y
sobando los huevos. Dice Fer que a él se le hace que mi cuñado ya tenía
tiempo con esto, porque traía completamente depilado el pene y los
testículos, como para que se le vieran más. Dice que a los 4 ó 5 minutos de
estársela jalando le agarró la manita a la niña y se la empezó a pasar por
toda la cosa y los testículos. Que como que quería que Lucy lo masturbara,
pero que ella estaba como amensada, de repente su papá la jaló de la nuca y
la metió entre sus piernas con la boca y la nariz de la niña pegadas a sus
huevos y se empezó a venir bastante en el cabello de la chiquilla. Que
cuando acabó la separó de sus huevos y le pasó la cosota por toda la carita,
como para limpiársela. Con la toalla que él llevaba se limpiaron y se fueron
a la alberca otra vez, como si nada.


Con todo esto te imaginarás, ya no vi las cosas de la
misma forma, no sé explicarte... me indignaba mucho la idea de que mi cuñado
abusara así de su hija, pero no sé, la manera en que me lo contó Fer me dejó
muy impresionada... muy caliente, para que te lo niego. El muy cabrón
aderezaba su platica con comentarios como: " Se le vio a tu cuñadito que
está bien armado el huey, con razón Lucy lo mira con cara de lela . Casi la
tiene como el antebrazo de la niña!! Y los huevotes son del tamaño de la
carita de la nena!!!" Y como Lucy era muy delgadita y de carita muy
exquisita, no lo dudaba.


Esa noche lo hicimos como nunca, yo me sentía muy, muy
caliente. Como si fuera poco Fer aceleraba el ritmo y me decía al oído: "
Toma hijita, papi te da rico, Lucy, te gusta la vergota de papi?" Y yo
uufffff, que orgasmos manita!!


Desde esos días ya no fui la misma. Siempre me sentía muy
inquieta, como impresionada. No por mi cuñado, huácala!! Nunca se me ha
antojado, no está feo, pero tal vez por ser el hombre de mi hermana. No sé
cómo, me sentía como irritada, no sé!! Tú me has de entender. La idea de que
hay hombres tan bien dotados, con la cosa tan grandota y que calientan a
niñitas enseñándoselas y a éstas les gusta y se ponen tan mal que hasta casi
pierden la conciencia, no existía en mi mente hasta entonces. Me afectó
mucho.


Ahí viene lo bueno... lo que me tiene desesperada, por lo
que escribo.


Después de todo aquello, empecé a cuidar a Jaimito, a
observarlo más y me empecé a fijar en su entrepierna, sobre todo cuando
andaba en cortos y... Madre mía!! Que cosa tremenda.


Pero si sólo tiene 14 años!!! Le dije a Fer que si ya se
había fijado y me respondió que porqué creía que Lucy lo espiaba tanto. Le
pregunté si ya se la había visto y me dijo que últimamente no. Al poco
tiempo Jaime se quejó conmigo de irritación en su parte y le dije que eso lo
viera con su padre. Al llegar a casa por la tarde, se encerraron en un baño
y lo revisó. Por la noche le pregunté a Fer qué tenía el niño y me respondió
que le sugirió que ya no usara trusa sino boxer, porque no le cabía en la
trusa y se le rozaba. Yo sólo emití un estúpido aaahhh. Al apagar la tele,
nos fuimos a dormir y en la cama le pregunté; que me explicara bien lo de
Jaime. Me dijo que en el baño ël se sentó en el inodoro y le dijo que se
bajara pantalón y trusa y que se "pelara" la cosa. Yo desde luego rápido le
pregunté que cómo la tenía, y como vio que yo quería detalles me los dio.
pocas veces he estado tan atenta a algo, hasta nerviosa estaba...


Me siguió contando:


Se la agarró con la mano derecha desde atrás y se la
levantó, mientras con la mano izquierda se la pelaba...Y yo: Pero cómo la
tiene?? El: Te estoy diciendo que se la agarró con las dos manos FLACIDA!.
Por lo menos le calculo unos 17 ó 18 cms." Sentí un escalofrío y dije sin
pensar : te imaginas cuando se le para!!. Y me respondió que así flacida no
se le veía mayor daño, por lo que le dijo que se la sacudiera para que se
hinchara y poder examinarlo mejor. Jaime se dio media vuelta, supongo que
por respeto, y se la empezó a sacudir y a masturbar y a los pocos minutos se
volteó y bien paradota!! Dijo Fer que fácil eran 21 cms y bien gorda. Lo
revisó y le dio para que comprara una pomada, pero cuando le dijo que ya se
la guardara, Jaime le dijo que no podía porque así no se podía subir los
pantalones. Él le insistió y no, no se pudo guardar semejante cosona, el
jeans no le cerraba, te imaginas? Yo estaba chorreando, me sentía como
poseída por el diablo. Esa noche soñé con mi hijito y su bestia y amanecí
peor. Para no hacértela tan larga, poco después de que Jaimito cumplió los
15 años ya era una exageración lo que se le notaba su cosa con pantalones,
con cortos, en toalla, en fin. Aparte con la excusa de que no le fuera a
volver la irritación yo -con doble intención- le recomendaba que anduviera
en boxers en casa, cuando no estuviera su papá ya que no le hubiera gustado.
Ya sabrás los espectáculos que me daba. Se le dibujaba perfectamente la
vergota. Ya no podía más, siempre andaba caliente, pero caliente con mi
propio hijo. DEVERASSS!!!


Empecé a buscar el modo de vérsela, de conocerla, de
tocársela... no sabía cómo. Estaba muy excitada y nerviosa a toda hora.


Un día por la tarde platicábamos en casa por la mañana,
después del desayuno, él se acababa de bañar y andaba en interiores, sin
camisa.


Le pregunté por Lucy su prima, que hacía tiempo que no
venía y me dijo que le había pedio que ya no fuera tanto por nuestra casa
porque como le autoricé andar en boxers en casa no quería que lo viera así.
Le respondí que era muy natural que le quisiera ver "ahí" que se le veía muy
rico, el se sonrojó y yo le compuse que estaba muy orgullosa de tener todo
un hombre de hijo, mirándole descarada el miembro dormido que se le dibujaba
perfectamente en el calzón.


Se abrió confiado conmigo y me empezó a decir que las
niñas y las adultas le veían mucho ahí. Le pregunté si se sentía mal y me
aclaró que su papá ya le había dicho que eso no era ninguna vergüenza sino
todo lo contrario. Claro!! Le dije, si mira nada más que rica se te ve, a
ver, ven. Y se paró frente a mí, yo estaba sentada en un sillón de la sala.
No lo creía, lo tenía a escasos centímetros de mí. Haciéndome la inocente,
le dije- mira que cosona! Y sobre el corto se la medí con mi mano derecha,
tocándole todo el lomo medí una cuarta y faltaba mano. Yo pensé que se iba a
hacer hacia atrás, pero no, ahí se quedo viendo interesado como se la medía
y sobaba porque haciéndome la tonta no dejaba de mover la mano a todo lo
largo de su cosota por encima del calzón. Seguimos comentando, incluso alcé
ya atrevida mi mano izquierda y muy suavemente se la acariciaba con ambas
manos, y no paraba de halagarlo diciéndole que la tenía muy grande y rica,
que cualquier mujer se sentiría contenta con él, etc. Se le empezó a
levantar de manera asombrosa. Ahí fue que me asusté y se la solté, nerviosa
le dije que yá estaba bien, como que me arrepentí. El puso cara de decepción
y de inmediato como si se le prendiera un foco me dijo rápido: Má sabes que
ya me volvió la irritación! No me digas-preocupada yo- te duele? Con mi voz
más tierna y me le quedé viendo fijamente al tremendo tubo que se le veía...


-Me revisas tú o espero a papá? Preguntó. Pues no sé si
te dará vergüenza, hijito, que yo te vea ahí, le dije. No má cómo crees.
Bueno a ver,- te juro que me temblaba la voz-. Se bajó el boxer hasta las
rodillas y ahí estaba, el causante de mis ultimas pesadillas. Semi erecto,
gordo, pesado. Le dije que me enseñara dónde le dolía, se la peló y afloró
un jitomate de cabezota que casi me desmayo, se la empezó a sacudir para que
se le parara más-así me dijo papá, recordó, para que se vea mejor. Bárbaro,
inmenso, yo estaba obnubilada, semiinconsciente viendo como la sacudía en mi
cara, sentía el aire que generaba, su olor entraba directo a mi cerebro. La
dejó de sacudir, ahora sí, completamente erecta. Nunca pensé que existiera
algo así. Su padre biológico y mi FER eran mis únicos hombres y Fer está
mucho mejor equipado que aquél, pero nada que ver con mi niño: 24 cms de
pene en un cuerpo de 70 Kgs!!, ( después se la medí con mi cinta de costura
).


A estas alturas yo ya no sabía ni como me llamaba,
recordé a Lucy viéndosela a su papá, como me platicaba Fer. Así estaba yo,
absorta, perdida. Jaime se la sobaba muy despacio frente a mí, ya no le
importaba que le viera la irritación, simplemente me la estaba enseñando,
orgulloso y obsceno. Me dijo muy quedo: te gusta Mami? Sí mijo esta linda,
conteste como autómata con un hilo de voz y se la jalaba muy despacio, y se
la agarraba de la base y la sacudía desde allá muy suavemente, parándose de
puntas y echando sus riñones hacia delante, golpeándose el abdomen con ella
y yo callada, hipnotizada, viendo como le llegaba bastante más arriba del
ombligo. La forzaba a apuntar lo que pudiera hacia abajo y se frotaba el
lomo de la vergota y se la jalaba con la mano al revés. Se la soltaba y sin
tocársela la hacía brincar ante mis impresionados ojos. Era increíble ver
como el tremendo cañón botaba cuando él movía sus músculos abdominales. Se
la volvió a masajear y se llenó de saliva una mano y se frotó la cabezota
con toda la palma, estimulándola hasta ponérsela casi morada.


Me dijo indicándose con el dedo- Ahí me duele, Mami (
hacía años que no me decía así ) , dónde hijito, aquí? Y seguí su dedo con
el mío, toque la cabezona apenas rozándola, con mi índice, y el me dijo: sí
Má, ahí mero. Imitándolo, me llevé el dedo a mi boca y con mi lengua lo
humedecí de saliva y se la unte en el lugar que me indicaba. No duré ni dos
minutos untándole saliva en el glande, cuando del agujero del pene le salió
un goterón de baba impresionante. Te duele? Pregunte temblorosa y tierna,
-no Mami, para nada. Siento rico que me cures. Siento rica tu salivita.
Había necesidad de seguirle despistando? No sé, pero así seguimos un rato,
cuando acordé ya era toda mi mano la que, llena de aceite para bebé, que lo
mandé a traer de mi recamara según yo para curarlo, le recorría TODA la
vergota desde la base hasta la punta y él ya no estaba parado sino sentado
en el respaldo del sillón, impúdicamente abierto de piernas, mirando como su
madre lo masturbaba como posesa con ambas manos, con su cañón terriblemente
irritado, empapado de aceite, con las venas a punto de reventar, brilloso y
poderoso. Nunca jamás había sentido algo así en mis manos. Porque déjame
decirte que aparte de bien dotado, mi niño aguanta horrores y en 15 minutos
se repone.


Por fin después de casi 45 minutos explotó. Terrible,
parecía manguera, no sé cómo en su huevitos, esos si son de tamaño normal,
puede caber tanta lechita. Así seguimos unos días, ante cualquier excusa
quería que le jalara el animal y yo, encantada. Después ya me atreví a
chupársela y eso lo hizo muy feliz, se la chupo por partes, metérmela en la
boca no puedo, soy de boca chica, pero se la lamo toda desde la cabezota
hasta sus huevitos. Lo que no deja de impresionarme es la gran cantidad de
baba que le sale cuando se pone muy caliente, es demasiada, parece que
estuviera escurriéndole miel. Dice que en la escuela, cuando se acuerda de
lo que hacemos, se tiene que ir a los baños a exprimírsela, porque tiene
miedo que se le manche el pantalón.


Como al mes y medio de la primera vez, me cojió. Yo no
quería, me parecía, ya muy salido, que idiota verdad, ya que más podía
pasar? En fin, como nuestra comunicación en materia sexual creció,
platicando le dije que a su papá le gustaba mucho comerme mi cosita, que
decía que la tenía muy rica. Ese día que me la metió, se puso muy terco,
quería hacerlo completamente y le dije que no y que no. Yo estaba sentada en
la sala vestida con una falda con algo de vuelo, entonces se puso a llorar
en mis piernas y yo le agarraba la cabeza y le hacía piojito, diciéndole que
no llorara, que comprendiera que eso no era bueno y que además la tenía muy
grande y me iba a lastimar, que ya se levantara que Mami tenía hambre. De
qué? Me dijo, de tu cosota, mi rey, quiero jalártela y chupartela hasta que
me des mi lechita rica. Me empezó a subir la falda y a besar las piernas ,
me mordisqueaba los muslos por dentro y la vulva por encima del calzón,
mientras yo le decía que quería su vergota en mis manos y en mi boca, que
quería que me golpeara la carita con ella, todo con mi voz más sexi, para
calentarlo, se puso como loco; me chupeteaba las piernas y restregaba su
boca y su nariz en mi vulva por encima de la tanga. Yo solita me hice la
tanga a un lado y clavo su boca en mis íngles para chuparmela como él
entendía, me comía desde la parte alta de la chucha hasta la cola...ahí
perdí: Le dije que me quitara los calzones y que me cabeceara con su
garrote, me los quitó, pero me volvió a abrir las piernas y se incrustó de
cara en mi papaya a mamarme ota vez. No me extrañó porque su padre biológico
y mi Fer se perdían allí bastante rato antes de cojerme, como que la tengo
deliciosa. Por fin se retiró y se incorporó agarrándose el garrote y
poniéndola en mi bajo abdomen como para ver hasta dónde me iba a llegar,
DIOS!!, me llegaba hasta más allá del ombligo. Me arrancó la ropa y me dejó
desnuda, me chupó los pechos y me acarició las axilas con desesperación. Se
montó en mí y me la puso entre las tetas, ahora sí que la tenía parada,
nunca se la había visto así, estaba como poseso, hacía conmigo lo que
quería, me golpeaba con su animalote el pecho hasta que me lo dejó
completamente empapado de la baba que le salía en cantidad del agujero del
pene. Estaba desconocido, no parecía mi niño sino un hombre extraño
dispuesto a gozar a la mujer que tenía en sus manos. Para entonces yo estaba
completamente inundada y con voz nerviosa le dije " ya métemela, papi". Se
incó en el suelo y me la paso por toda la raja como si fuera brocha, yo ya
estaba muy alocada, ya sólo quería que me la hundiera todita. Le dije que
con cuidado y entró la cabezota, sentí lo más rico que he sentido en mi vida
y como no dolió le dije, ya mi rey, métala toda. Se fue firme, sentí cada
venota, cada pliegue, hasta que topó, todavía quedaron 4 ó 5 cms fuera pero
ya topó, él todavía empujaba y yo le dije: ya!! Me vas a descomponer la
matriz. Ahora sí, mijito, dele a Mami rico... que bárbaro, me hizo ver
estrellitas. Así es como empezamos. Me dio 4 veces, pero como de 40 minutos
cada una, me dejó toda rozada e inundada, toda la noche estuve vuelta y
vuelta al baño, me salían borbotones de semen de mi niño. Si no fuera porque
me cuido, me hubiera hecho triates. Con Fer, desde luego, disminuyó la
actividad sexual radicalmente, ya no hallaba excusas para darle


Lo triste es que mi Fer nos cachó, llegó de improviso, ya
sospechaba algo. Me agarró con el animalón de nuestro niño haciendo el
esfuerzo de metermelo a la boca, aunque fuera la cabezona, atragantada del
jugo ese que te digo que le sale en cantidad y con los ojos irritados y
rojos por el esfuerzo. Se nos fue, ya no quiere saber nada de nosotros, dice
que esos niños (Jaime y Lucy) son del diablo. Que si lo sigo buscando le
contará al mundo lo que sucede en mi familia.


He hecho esfuerzos por dejar lo que tengo con mi hijo.
Duramos una o dos semanas sin contacto, hablamos y él entiende que está muy
mal lo que hacemos, amamos a Fer y queremos que regrese, pero de repente
alguna noche de esas, Jaime viene a mi cuarto y dormida me palmea las
mejillas con su cosa bien gordota por la dieta y yo no aguanto. Otras veces
soy yo la que de madrugada va a su cuarto y sólo en camiseta, sin calzón, lo
agarro dormido y me monto en su cara y sin tocarlo me abro la cosita y se la
paso cerca de la nariz. De volada despierta con mi olor y me come como loco
casi hasta ahogarse. Cojemos toda la noche, a veces nos levantamos por la
tarde, sólo para asearnos y comer algo. La tranca le sigue creciendo, será
porque sólo tiene 17 o por la gran actividad que tiene, hace una semana
llegué de la calle y escuché ruidos en su cuarto, al acercarme salió
rápidamente una vecinita de mi hermana de 11 ó 12 años cubriéndose el
rostro, la detuve por un brazo y la giré hacia mí, tenía la cara
completamente cubierta de sémen se lo recogí y se lo dí en la boca, ella
sumisa se lo comió. Le dije que me esperara en la sala y entré al cuarto de
Jaime que estaba acostado en su cama jalándose su todavía erecto animal. Lo
empecé a regañar por el hecho de meterse con una menor y sin inmutarse me
miró como invitándome a probar y no me quedó más que sentarme en la cama y
darle otra mamada y masturbada hasta que se corrió de nuevo. Ya descansado
me dijo que esa niña ya había estado en casa con Lucy su prima y que entre
las dos se la habían chupado toda una tarde, que no me preocupara que ya
estaban de acuerdo. Lo confirmé al encontrarme con su amiguita en la sala y
platicar un rato con ella. No sé como va a acabar esto, pero a veces pienso
que Fer tiene razón: Estos niños son del Diablo...


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Hijos del Diablo...
Leida: 3770veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos














- Entra ya !!


y



¿ Quieres trabajar ? - Apuntate gratis a nuestros cursos formativos con bolsa de trabajo al finalizar el curso


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno madura joventia buena pornoporni lesbicorelato erotico filialporno lesvianicorelatos eroticos doctorsexo porno español gratisporno maricasrelatos consentidorelato erotico chacra bañarseporno despedidaabuelas arrugadas follandosexo con maduras.comporno sexo madre hijotravestis uruguayossuegras cachondasmaduras casadas españolasviolando culosporno gratis arabeporno salvadoresposas exhibidasrelatos guarroseyaculaciones femeninas pornome aproveche de la borracha relatospeliculas porno bixesualestodo relatos gayfollando en la guarderiaseñores mayores follandofollando en la graduacionrelato hice el amor y quede embarazada parte1me folle a mi cuñada borracharelatos mi cuñadovideos gratis porno zoofilianalgas calientescitas pornomadre follando con sus dos hijosporno salvadorsuegra relatoincestuosas relatospono gey gratisembaraze a mi madrericos culosalbañiles gaydesvirgamdo uma comchita y um culito apretadito relatosporno gratis babosadepilacion coñosmaduros japonesesla chiquilla de la vecindad relato eroticoporno traseroporno tacones altosculona y tetonarelatos de sexo madurasrelatos eroticos entre amigosme folle a mi padremarcando vulvarelatos eroticos romanticostias pilladas infragantifotos porno ancianasgay sumisofamili sexrelato de cornudohistorias sexo madurasfamili sexporno cornudos mironesrelatos eroticos hijosfollando a la campesinarelatos de cornudasmi hermano me follaprimo follandoama y esclavoporno maduras violadasrelatos sexo suegramaduras y fontanerosrelatos oornomujeres follando con viejossexo gratis fontaneromonte de venus peludochat dominacionrelatos sexo duro