relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi diario (07: Jueves Santo)





Relato: Mi diario (07: Jueves Santo)

MI DIARIO (VII)


LOS CUCURUCHOS


Las tradiciones de Semana Santa, se viven con mucho fervor en
Guatemala. Una de las más extendidas es la de la procesiones que recorren las
calles de varias ciudades y en las cuales, hermosas y artísticas imágenes son
llevadas en hombros de numerosos cargadores, al igual que sucede en España y
algunas otras ciudades de Latinoamérica.


Una de las procesiones más solemnes es la que sale de la
iglesia de Nuestra Señora de Candelaria todos los Jueves Santos, a las ocho de
la mañana, recorre la ciudad durante todo el día y regresa al templo en la
madrugada del Viernes Santo.


Interminables filas de cargadores, llamados cucuruchos,
vestidos con el clásico uniforme de túnica morada con paletina blanca y casco
morado, acompañan a la imagen de Jesús Nazareno en su recorrido. Por su parte,
las mujeres acompañan a la imagen de la Virgen de Dolores. En muchas calles del
Centro Histórico de la ciudad la gente hace alfombras con aserrín de colores, al
paso de la procesión.


Mi abuela, como ya dije antes, era muy dada a los asuntos
religiosos, y para ella era inconcebible no cargar en Semana Santa. Lo hacía
casi todos los días en las procesiones principales y, por supuesto, la de
Candelaria era una de sus devociones principales.


Salía muy temprano, para llegar al templo antes de que
saliera la procesión y así integrarse al cortejo y acompañarlo durante todo el
tiempo que permanecía en la calle. Allí, se reunía con otras personas amigas y
en compañía de ellas regresaba a casa el viernes en la madrugada.


Yo, pese a sus enseñanzas, nunca he sido muy religioso y por
ello me quedaba en casa. Siempre he preferido una buena masturbación a un rito
religioso. Sin embargo, debía acoplarme también a los acontecimientos del
momento. El caso es que la procesión de Candelaria pasaba frente a la casa que
habitaba con mi abuela, a eso de las nueve de la noche, por lo que ella
aprovechaba para adelantarse al lento cortejo, llegar a la casa, tomar una
pequeña merienda, descansar unos momentos los pies y volver a unirse a la
procesión cuando ésta se iba ya acercando.


Aquella noche, mi abuela acababa de marcharse y yo estaba
observando a la gente en la ventana de la casa, la que tenía abierta, cuando vi
pasar unos cucuruchos conocidos.


Eran los hombres que había encontrado aquel sábado en casa
del inquilino de mi abuela: Aníbal y Rogelio, quienes como tantos individuos en
este día, participaban de la procesión.


- Hola, Amadeo -me saludó Aníbal al verme.


- ¡Hola! -respondí- ¿Cómo están?


Conversamos unos momentos y Rogelio me dijo:


- Deseo pedirte un favor.


- Claro. ¿Cuál? -respondí con amabilidad.


- Deseo pedirte que me permitas usar tu baño.


- Claro que sí -respondí, al tiempo que me apartaba de la
ventana para ir a abrirles la puerta.


Abrí y ambos entraron. Le indiqué a Rogelio el lugar donde
estaba el baño y se dirigió hacia allá, mientras Aníbal me decía:


- ¿Cómo has estado? Hemos lamentado no verte en estos días.


Al decir esto, me acarició con su mano y acercó su cara a la
mía para darme un beso. Fue una caricia cálida con pasión. Me puso la mano sobre
el pene, que dio un respingo y reaccionó. No pude menos que experimentar una
potente erección que templaba ya la tela de mis pantalones.


- ¡Acercate más! -ordenó con voz sensual, en tanto que yo lo
miraba embobado.


Él sonrió, se sacó el pene ya erecto y preguntó:



- ¿Se te apetece?


Mi pene cabeceaba de deseo y tuve que darle libertad al
enfurecido príapo, que apareció orgulloso por la abertura de mi bragueta.


Posé mi vista en sus verga, gruesa, maciza, surcadas por una
abultada vena azul y coronada por un glande oscuro y circuncidado.


Con delicadeza, me acarició el pene. Yo, sin poder evitarlo,
le agarré la verga y comencé a acariciarlo, notando cómo se ponía más erecto y
duro.


Aníbal seguía tocándome, aunque ahora con más ritmo. Creo que
en un minuto estaba ya para correrme.


- ¡Por favor -supliqué-, no más!


El me asió firmemente del pene y me llevó a una alcoba, que
era la de mi abuela, haló de mi, para llevarme hasta la cama, donde rápidamente
se desnudó y se tendió, mostrándome su pene, a manera de invitación. El deseo me
encabritaba la verga más y más.


- ¡Qué grande! -susurró con voz sensual, mientras tenia la
vista fija en mi instrumento.


Me subí a la cama, nos abrazamos y comenzamos a acariciarnos.
Mis manos recorrieron ávidas el cuerpo de mi amante. Acaricié largamente sus
tetillas, para luego comenzar a devorarle con mi boca un pezón.


Acostados en la cama, seguimos con los juegos de besos y
caricias. No hablábamos ninguno de los dos. Mis manos se desplazaron hasta la
parte baja de su vientre y advertí con mi mano, que la verga erecta estaba
mojada con líquido preseminal.


Sin vacilación alguna lo agarré por las caderas y mamé y lamí
su verga con una mezcla de ternura y pasión. Logré excitarlo al máximo,
haciéndolo prorrumpir en gritos de delirio.


Entonces Rogelio entró a la habitación. Nos vio y se desnudó
con rapidez. La erección de su miembro se hacía más y más fuerte. Rogelio brincó
en la cama y se unió a nosotros. La pasión se apoderó de los tres que nos fuimos
acariciando furiosamente por todas partes. Mientras mamaba la verga de Aníbal,
sentí los dedos de Rogelio en mi ano. Primero uno y luego un segundo dedo que se
fueron introduciendo, al tiempo que seguí chupando y lamiendo con avidez la
verga de Aníbal, haciéndolo temblar y sacudirse como un diapasón. Entonces, en
forma jadeante, con voz trémula, él suplicó:


- ¡Metémela! ¡Por favor, metémela de una vez!


Poniendo las piernas de Aníbal sobre mis hombros, apunté mi
verga frente a la entrada de su ano. Con una mano él dirigió mi pene hacia su
culo y lo puso en la entrada del orificio. Empujé con firmeza y, con dificultad,
mi pene fue entrando hasta el fondo, pese a los gemidos del dueño de aquel culo
ardiente. Para ambos, aquella introducción fue una fuente indescriptible de
placer.


Comencé a moverme hacia fuera y hacia dentro, pero Rogelio,
agarrando mis caderas, me detuvo. Apuntó su verga cantra mi ano y comenzó a
penetrar. Emití un gemido de dolor, pero la cabeza de su instrumento fue
penetrando y sentí placer. Empezamos un ritmo acompasado, los tres. Estábamos en
el paraíso. Mi boca se posaba sobre la de Aníbal, que se abrió, permitiéndome
meter la lengua. Él me correspondió, metiéndome la lengua hasta la garganta.


Estábamos totalmente entregados al placer y, en cada vaivén
de entrada y salida, gemíamos con furia, mientras en la calle se escuchaba el
rumor de la gente y la música de la procesión que pasaba en ese preciso
instante.


La cara de Aníbal se estremeció de placer y supe que no solo
estaba gozando tanto como yo, sino que ya había llegado a su orgasmo, que se
manifestó con un caliente chorro de esperma que cayó sobre mi vientre.


Ninguno hubiera deseado que aquello se acabara nunca, pero
nada dura para siempre. Sin poder contenerme, eyaculé dentro de él, inundando su
recto con la explosión de mi leche caliente.


- ¡Ooohhhh! -grité-. ¡Qué riiicooo!


Me sentí desfallecer de placer, al tiempo que Rogelio
aceleraba su ritmo. ¡Qué gusto más grande, Dios!


Seguimos con furia, buscando dar a nuestros cuerpos el máximo
placer. Rogelio tenía la respiración entrecortada y la vista nublada por el
deseo. Por momentos él retiraba su pene casi hasta la punta y yo retocedía mi
culo buscándolo. En ese instante, él acometía con fuerza, hasta que sus huevos
tropezaban con mis nalgas.


Gritos de gozo y sensualidad llenaban la habitación. Esto me
excitaba aún más, y me provocaba una nueva erección, que muy pronto fue atendida
por Aníbal, que ya desensartado, me comenzó a mamar. Nuestros cuerpos
electrizados temblaban y los gemidos se mezclaban con suspiros y respiraciones
agitadas. Las contracciones de mi recto se transmitían al miembro de Rogelio y
yo sentía los golpes de su pene en lo más profundo de mi ser.


Rogelio fue bombeando con mayor dedicación, como si fuera un
émbolo mecánico, a la vez que me trastornaba de pasión. Acometía de manera
brutal, sacudiéndome sin piedad. Siguió ciego en su ardiente tarea, buscando
para ambos un paroxismo que calmara nuestras ansias de placer.


En sucesión vertiginosa sacaba su verga, casi hasta
desconectarse, para luego meterla violenta y bestialmente en forma total. Yo
reía y lloraba a medida que me iba acercando a mi clímax, el cual explotó
momentos después en el interior de mis entrañas, permitiéndome alcanzar ese
nuevo y tan deseado orgasmo, con el que inundé la boca de Aníbal, quien tragó y
tragó toda mi leche caliente. Por largos segundos me agité como un animal
herido. Los músculos de mi recto prácticamente ordeñaban el pene de Rogelio,
haciéndolo llegar a la cúspide de una manera rápida y prodigiosa.


Rogelio gimió profundamente, clavé su estaca hasta el fondo
de mi ser y un torrente de esperma se derramó en las profundidades de mi
caliente túnel. Sus espasmos eran fuertes y lo sacudieron hasta que terminó la
eyaculación.


Los tres nos derrumbamos en la cama y permanecimos así,
abrazados, jadeando durante largo rato, recreándonos en el placer experimentado,
al tiempo que pronunciábamos palabritas dulces.


Permanecimos otro rato juntos, gozando nuestra fatiga y
luego, súbitamente, Aníbal reaccionó y poniéndose de pie de un brinco, comenzó a
vestirse, al tiempo que exclamaba:


- ¡La procesión!


Rogelio lo imitó con rapidez, en tanto yo procedí a acomodar
la cama de mi abuela para no dejar rastros de lo sucedido y medio vestido, los
acompañé hasta la puerta. Antes de abrir, despedí a ambos con un apasionado beso
de lengua y luego salieron corriendo.


Regresé al interior de la casa, me tendí en mi cama y,
satisfecho, me fui quedando dormido, mientras prometía participar más en aquella
clase de asuntos religiosos.


Autor: Amadeo727


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mi diario (07: Jueves Santo)
Leida: 374veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos amor filial gaymadura sexo analporno madres violadastransexuales pornosporno sin pagartrios con esposasrelatos eroticos hijosnoelia xxxrelatos porno monjasmama borracharelatos porno españolestias y sobrinasrelaro eroticorelatos gratis pornofollandome una putaporno caperucita rojadesvirgaciones brutalesrelato swingerrelatos eroticos imagenesdominacion pornorelatos sexualearelatos que te gusta leerporno gratis con enanasdespedidas solteras xxxmujeres maduras se masturbanme folle a mi padrenovia follada despedidasu primer anal dolorosocorrida en la vaginatocando pechitos nacientes relatos eróticosporno americanosporno con viejoabuelos follando a nietaspornos geisrelatos con videos de insesto y travestis porno movilporno hincestomachos peludos follandohistorias fetichistasincesto relato eroticotrios con travestiporno terrorrelatos " sigue tu" vergotaporno safarivideos eroticos de travestisporno musculososembarazadas españolas pornofotos de incestosRelatoporno mi compadre me da mi ricoporno mortalmadres cachondas follandorelatos eroticos de incestoporno gay africanochica borracha folladarelato erotico hijaprimos follando a escondidasporno travestis españolfollar con desconocidosmujer penetrando hombrebailando con mi hermana relatoscornudo mariconrelatos eroticos novedadesrelatos eroticos comicporno cornudos mironesprofesores cachondosfolladas por enanossexo padres y hijasrelato porno no consentidovideos de relatos pornorelatos eroticos gratis mi hermano me espia mi cuarto ya que tiene una cotina como puertaninas desvirgadasnenas follandointercambio fotos pornomujeres hipnotizadasreto porno