webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El panameño



Relato: El panameño

El panameño





Cuando estábamos recién casados, mi esposo y yo queríamos
intentar hacer un trío sexual, pues la experiencia que habíamos tenido con
Ricky, amigo mutuo de nuestra adolescencia nos había encantado, pero
lamentablemente a nuestro amigo se le había presentado el momento de irse a la
armada y tuvimos que recurrir a buscar alguna persona por medio de las revistas
de swingers que circulan aquí en el sur de Texas.



La experiencia que tuvimos con un hombre, (si se le puede
llamar así), que era de nuestra misma edad, fue desastrosa y tan desagradable
que ni la pena vale mencionar. Total, que después de esa terrible experiencia,
decidimos dejar por la paz ese tipo de relaciones, máxime que me embaracé y no
volvimos a hablar del tema.



Pero después que me alivié y pasó mi cuarentena, volvimos a
la vida sexual normal, nuestros deseos se acrecentaron de volver a hacerlo en
compañía de alguien más y mi esposo, se volvía una obsesión. Él estaba loco por
volver a verme cogiendo con otro y yo me moría por probar vergas diferentes.



Mi marido me contó que en su trabajo un colega suyo,
mayorcito de edad (pues pasaba de los 50 años), pero con una estatura y un
físico impresionante, se había vuelto su íntimo amigo, y a pesar de la
diferencia de edades se llevaban muy bien; además de que siempre les tocaba
andar juntos en sus labores y se sabían las intimidades uno del otro. Mi esposo
se había enterado que era viudo desde hacía unos cuantos años y no quería
enrolarse sentimentalmente con nadie. Además que como todo el grupo de bañaba en
las duchas comunales del gimnasio de la corporación donde trabajan, mi marido le
había visto despistadamente la enorme vergota que su colega se cargaba, y pensó
en que tal vez sería el candidato idóneo para nuestra próxima experiencia
sexual; así comenzamos a trabajar en la idea.



Mi esposo invitó varias veces a su colega a casa, algunas
veces a cenar, otras a ver los juegos de futbol y otras simplemente a tomar
cervezas... Ya habíamos entrado en confianza los tres, a mí me excitaba mucho
desde su manera de hablar, pues al ser de origen panameño, me causaba mucha
gracia los modismos que utilizaba al hablar; y así llegó la gran noche.



Habíamos organizado una parrillada en nuestro enorme jardín y
el calor estaba insoportable, fue en pleno verano durante el mes de agosto. Por
instrucciones de mi marido, me había puesto un short muy rabón, donde mis
redondas y enormes nalgas se salían por debajo a la menor flexión que yo hacía,
enseñando un panorama único. Estoy muy nalgona y como me tocó encender el fogón,
quedé de espaldas a la mesa que ocupaban ellos. Yo a propósito exageraba mis
movimientos, con la intención de calentar a nuestro invitado; paraba el culo y
me contoneaba lo más que podía, echando la grupa hacía fuera y dejando al
descubierto la parte inferior de mis apetitosas nalgas.



Al principio muy formal la cosa, pero conforme veía mi
tremendo culo y el efecto en su cerebro de las cervezas, el panameño me dirigía
miradas cada vez menos despistadas y más directas. En cuanto él se levantó para
ir al baño, mi marido me indicaba que lo estaba haciendo bien o que corrigiera
ciertos detallitos. Pues bien, cenamos y platicamos normalmente y ya entrada la
nochecita, mi esposo sugirió pasar a la sala a escuchar algo de música regional
y a refrescarnos con el aire acondicionado, pues a pesar de que era cerca de la
medianoche, el calor no cesaba para nada.



Ellos se fueron a sentar a la sala, escuchando música y
continuar bebiendo, mientras yo me metí a la regadera para asearme y quitarme el
olor a humo del carbón. Salí ataviada con otro short raboncito pero más holgado
y una blusa amplia, desbotonada hasta la mitad del frente. Me acomodé en un sofá
justo frente a nuestro amigo, y subí mis piernas, mostrándole mis muslos gordos
y cachondones. Él volvió a mirarme, y en una levantada que dio al baño, mi
marido se me acercó y me besó.





Lo tienes en la olla, mami… -, me dijo mi marido.


Este no se me va vivo-, dije sonriendo.





Adrede me comenzó a manosear las piernas y metía sus manos
debajo de mi short y me metía los dedos en la papaya, con la intención de que
nuestro invitado viera la escena y comprendiera lo que queríamos. Nuestro amigo
se aproximó a nosotros cuando volvió del baño y dijo que no comiéramos carne
delante de los chimuelos o algo así, que nos causó mucha risa. Mi marido dándome
una nalgada, me acomodó y me abrió ambas piernas y le dijo que si gustaba,
probara de mis delicias. El hombre por su gran estatura se tuvo que poner de
rodillas en la alfombra y con sus manotas ásperas me sobó los muslos, yo sonreí
dispuesta a todo.



Mi esposo desapareció unos instantes y nos quedamos solos, él
se me acercó a besarme y yo le correspondí completamente afiebrada; sentí su
lengua dentro de mi boca, era un beso cachondo de esos que hacen que se te moje
el calzón de inmediato. Lo abracé y jalé hacia mí y sentí sus hombros grandes y
musculosos muy tensos, dejó caer encima de mí su gran humanidad y aprovechó para
sobarme mis tetotas por encima de la blusa. Sintió mis pezones paradotes y
ansiosos de ser succionados, abriendo completamente mi blusa, me chupó una y
otra teta bien rico; mientras que con ambas manos sobaba el interior de mis
muslos y avanzaba hacia arriba, haciendo con sus dedos a un lado el short y mi
pantaleta al mismo tiempo.



Sintió el aroma de mi entrepierna bien mojada y me metió un
dedo bien profundo, después dos y hasta tres, los metía y revolvía dentro de mi
cuevita, y cuando los tuvo bien impregnados, los saco olió y se los chupó,
indicándome que estaba riquísimo el almíbar de mi concha. Se puso de pie frente
a mí y yo entendiendo el gesto, le palpé la vergota por encima del pantalón, y
la sentía súper parada. Desbotoné su prenda y se la bajé de un tirón, su enorme
macana saltó como impulsada por un resorte, grandota, curveada, morena,
magistral; un encanto de verga, con la cabeza pelona de un color más claro que
el tronco.



Vi que mi marido se había desnudado, quedándose solo con su
trusa, estaba sentado al extremo opuesto a nosotros observando todo, también con
la verga bien parada.



Me acerqué al panameño y le olí la verga antes de mamársela,
olfateé el aroma de su pubis y sus testículos pletóricos de leche; aspirando
profundamente ese olor de macho caliente que tanto me encanta, más si traen una
loción fina; déjenme decirles que la mezcla de olores es cachondísima,
afrodisíaco puro para hembras muy putonas como yo. Le lengüeteé toda la
extensión de su palote, sintiendo la textura de su morena piel, mientras que la
verga daba reparos como si tuviera vida propia.



Al llegar a la cabezota, le metí la punta de mi lengua en el
hoyito de mear y abrí mis labios para comenzar a meterme lentamente la cabezota
en mi boca. Él no resistió más y me tomó de la cabeza por la nuca y me jaló
hacia él, la verga se me fue hasta la garganta y casi me hace toser, pero mi
experiencia de mamadora me sacó adelante. Se la mamé un buen rato hasta que se
la ensalivé completa, pues me urgía que me la metiera. Hicimos la mesa de centro
para un lado y él se acostó bocarriba ya sin ropa y me indicó que me montara
para formar un 69.



Me abrió mi peluda pepa y metió su rostro en medio de mis
piernas, aspirando el aroma de mi panocha y después el de mi culo; acto seguido
me mamó desde el clítoris hasta el ano y regresaba para volver a empezar. Yo
también volví a mamarle la verga prieta y a juguetear con sus colgados huevotes.
Ya bien calientes, me di la vuelta y me encaramé en él, yo misma guié con mi
mano aquel garrotote, pero antes de metérmelo, lo tallé en los labios y vellos
de mi vulva que chorreaba y pedía atención a gritos; cerré mis ojos y sentí como
la abultada cabezota aplastaba los hinchados labios de mi panocha, me volví a
enloquecer de placer pues me encanta sentir un pitote caliente en esas partes
antes de comerme una verga.



Lo acomodé en mi cuevita y me dejé caer poco a poco,
ensartándome por completo en esa babeante ñonga. Intentó clavármela por
completo, pero le pedí que no fuera brusco que me la metiera despacito, pues me
gusta saborear un buen garrote y sentir como la cabezota abre mis labios
vaginales y se adueña de mi nido; saboreando centímetro a centímetro el tronco
que va invadiendo mi interior… Sentí un poco rasposa esa vergota, tal vez porque
era más gruesa y más larga que la de mi esposo.



Al tocar el fondo, sentí unos calambres quizás en el cuello
del útero, ya lo demás fue dejarme caer con violencia en aquella estaca. Me
quedé sentadota saboreando esa macana, mientras él me chupaba las tetas, me
mordía la boca, y con sus manos me abría los cachetes de las nalgas, perforando
mi culo con sus toscos dedos; yo sentía que me iba a desmayar de tanto placer.
Estando en esa posición giré sobre mi propio eje y quedé de espaldas a él para
que admirara lo culona que estoy y se diera un banquete de reyes con mi
riquísimo trasero, pues lo oscilaba y me levantaba un poco, batiendo el
chocolate mientras bajaba y subía por ese durísimo mástil que me enloquecía,
mientras él se movía a mil por hora, prendido a mis nalgas.



Sentí que mi matriz se reventaría a cada vergazo que me daba,
pero no me importaba, incluso le pedí que me la metiera hasta el tope, que me
partiera en dos pero que no dejara de limarme. Delirando como una perra en
brama, llamé a mi marido porque quería experimentar algo que vi en una película
porno, la de meterme dos vergas por la panocha, y esa era la posición adecuada.
Me recargué en el pecho de mi amante y mi esposo se arrodilló frente a mí,
apuntó su larga y puntiaguda macana y me la metió poco a poco. Sentía mi vagina
muy apretada o estirada, pero la sensación era excitante, única. El panameño no
se podía mover, soportando mi peso encima de él, pero mi esposo se daba vuelo
bombeándome.



Ambos querían eyacular, pues sus duros garrotes se tensaron
al máximo, les pedí que resistieran lo más que pudieran, pues me aproximaba al
orgasmo con las dos vergotas dentro de mi pucha. Mi orgasmo fue casi mortal,
sentí que me desmayaba al estarme viniendo a raudales, aquellos dos garrotes me
estaban destrozando de placer y cuando mi cueva se inundó de sus propios jugos,
mi esposo no resistió la fricción al saberme la hembra más puta y sacándome la
ñonga se puso de pie y me la metió la boca, estallando en múltiples explosiones
de semen. Sentí los chisguetes dar justo en mi garganta y paladar, y golosa se
la mamé hasta que le saqué la última gota. Después escupí el semen que lo dejé
resbalar entre mis tetonas, pues no quería ensuciar la alfombra nueva. Él corrió
a traerme una toalla.



Mi amigo me preguntó si quería cambiar de pose y le pedí que
se sentara en una silla y abriera las piernas. Me le dejé caer otra vez de
espaldas y albergué su robusto nabo nuevamente en mi golosa puchita. Como dicen
aquí, me estuve matando sola a palos, hasta que alcancé varios orgasmos, y el
panameño al ver que mi papaya volvía a chorrear, me avisó que él también estaba
por terminar. Le pedí me los echara adentro, y parece que era lo que esperaba
porque sus mocos salieron disparados, rebotando en mis paredes vaginales, y
logrando salir hasta caer en la silla.



Me abrazó y me manoseo las tetas, yo quedé arriba de él hasta
que se le puso flácida. Me levanté y me dirigí al baño que está en mi recámara,
me metí a la tina y me di un buen baño de burbujas y creo que hasta dormité,
pues me habían dado una soberana chinga; pero eso solo fue el principio de
muchas cogidas más con el panameño.




Nalgadelia



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO





Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: El panameño
Leida: 20407veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



folladas a dormidaslas babosas sexo gratishistorias sexo gayrelatos ponosculo en pompa pornochicas exhibicionistarelatos pornovideos porno gratis cornudos consentidosprostitutas pornrelatos eroticos guarrasrelato porno suegrachocho rasuradotias con coño peludovideos porno de mujeres folladas por el ano con las manos detras de la nucaancianas amateurpollones enculandohttp://bdlol.ru/relato44709_DEL-ODIO-AL-AMOR-HAY-UN-PASO.htmlporno tias y sobrinosporno de la que se avecinaabuelos con nietasme desvirgaroncabinas glory holeeroticos pornopollones enculandofotos casadas infielesfolladas entre hermanostodorelatos gayporno mujeres de 50 añosrelatos eroticos sexualessexo con maduras.comárabe pornomovilrelatosporno gratis con enanosfollandome a la suegrahistorias muy eroticascomo folla mi primaesposo invita a negro aculiar a esposa xvideomadres en orgiasporno bixexporno discapacitadosrelatos porno transexualespollas de rumanosporbo gaymadres maduras viciosasporno con ancianaamigas se masturban juntasrelatos hot ereccion de sobrinitospostales navideñas eroticasvideos de juegos pornopezones enhiestossolo incestosrelatos eroticos sexo duroporno muy antiguotravestis pollas gordascuarteto de lesbianaspornogratis travestisincesto gratis españolesclavo gayjuegos porno realesvecinas madurasclasicos pornostias lesbianasfollar mariconesse folla al abuelofollando con madurosporno hermana y hermanofollar a la vecinafollando autobusviejos follando.comrelatos sexo sin tabues