relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Lucía (1)





Relato: Lucía (1)

Arriesgué a que Lucía ya estaba a punto de caer y no fallé.
El hecho de que admitiese depilarse el pubis a petición mía me indicó que, o ya
no tenía relaciones sexuales con su marido o le daba igual, pero el hecho
indicaba que estaba madura para iniciarla.



No era solamente el depilado de sus genitales. Ya se peinaba
como le dije, se lacaba las uñas con mi color preferido y cada vez con más
frecuencia se presentaba sin ropa interior. A todas las últimas citas acudió con
las bolas chinas dentro de la vagina y el ano untado de crema lubricante
sujetando el pequeño cilindro que le entregué para entrenar el esfínter cuya
virginidad me había entregado no hacía ni dos meses y que yo ya usaba en cada
cita sin ninguna reticencia por su parte.



Así que me atreví a sugerirle la conveniencia de iniciarse en
la bisexualidad. No se negó, condicionando a que yo estuviese presente en
cualquier encuentro con mujeres y, arriesgando más en mi apuesta, le pedí que
follase en mi presencia con otros dos hombres y que me gustaría verla
entregándoles simultáneamente los dos agujeros.



En contra de la resistencia que yo esperaba me sorprendió
porque no se lo pensó demasiado. Le tuve que explicar que su primer contacto con
una mujer sería con una vieja amiga mía llamada Marta, y que ella se encargaría
de reclutar a dos hombres, desconocidos para mi, que la follarían
simultáneamente el culo y el coño.



Solamente preguntó además la edad de Marta. 54 años, le
informé. Ah!, muy bien. Parece que hacer una tortilla con una mujer 4 años mayor
que ella no le incomodaba tanto como montárselo con una jovencita.



Es posible que mi éxito en convencerla emanase de su edad.
Con 50 años ella y yo 32, era indudable que si se hacía la remilgada perdía
quizá la última ocasión de su vida para disfrutar del sexo. Y más de la calidad
del que yo le había proporcionado.



No, no piensen que yo buscaba algo oscuro de nuestra
relación. Cierto es que no buscaba amor sino simplemente sexo, Lucía era, para
su edad, una mujer sumamente atractiva y culta. Con un cuerpo muy bien
conservado y ciertamente acogedor. Una cara graciosa y expresiva. Me atrajo
desde el principio y quería llevarla a explotar todas sus ocultas cualidades
antes de terminar su vida sexual. Realmente experimentaba con ella.



Llegó el día de la cita con Marta. Marta y yo mantuvimos hace
tiempo una ambigua relación de dominación-sumisión en que la balanza oscilaba
según el estado anímico de cada cual. Unas temporadas ella era mi esclava y
otras veces era yo el suyo. Marta estaba divorciada y mantenía una intensa
actividad sexual con personas que yo no conocía, fundamentalmente en el ámbito
de la dominación. Algunas malas lenguas me dijeron que era profesional. El caso
es que Marta era otra madura de bandera, fuera prostituta o no, y me garantizaba
una perfecta sanidad de los partenaires que yo necesitaba para mis ligues y que
ella me facilitaba. Ese día, los dos hombres que iban a follarse a mi seductora
Lucía en mi presencia solamente los conocía ella.



Recogí a Lucía en una cafetería. Vestía como siempre, con un
traje chaqueta elegante al que, a petición mía, había recogido la falda unos
centímetros para mostrar mejor el inicio de sus robustos y bien torneados muslos
y al que también había entallado algo la chaqueta para resaltar el volumen de
sus bien dotados pechos. Derrochando simpatía se embarcó conmigo hacia la
aventura de la bisexualidad y a experimentar el primer sándwich de su vida con
dos hombres desconocidos. Ella, que a sus años solamente había conocido
carnalmente a su marido y a mi.



Por el camino acaricié sus muslos sin que ella se mostrase
remisa, pese a que, al levantar su falda, mostraba su pelada raja a los
conductores de cualquier vehículo más alto que el mío. Para probarla fui
avanzando por sus contundentes muslos hasta llegar a su raja de abultados labios
y metí un par de dedos dentro, verificando que el trabajo con los muslos había
hecho mella y ya tenía mojada la entrada de su cueva. No le importó que los
conductores apreciasen su entrega. Es más. Deslizó un poco el culo en el asiento
para facilitar mi maniobra y de paso la visibilidad de sus intimidades.



- ¿Ha visto tu marido lo bonito que queda tu coño sin pelos?



- No, desde hace dos semanas ya dormimos en habitaciones
separadas. En realidad hace tres o cuatro años que no me toca. Esto tenía que
llegar.



- ¿Le hablarás de mi?



- No creo que sea necesario.



- Tu decides. Mira a ese camionero como se le cae la baba
viendo tu coño.



Lucía dedicó al camionero la más espléndida de sus sonrisas,
se llevó los dedos a la raja para abrir los labios mientras los míos estaban
dentro y le hizo un gesto de relamerse con la lengua. El hombre tocó la bocina
entusiasmado.



Llegamos al chalet de Marta, llamamos al portero automático y
nos abrió. La puta nos esperaba en el salón vestida de una forma que sorprendió
a Lucía. Marta se había ataviado con un sujetador de cuero sin copas que
levantaba atractivamente sus regulares tetas coronadas por los gruesos pezones
anillados en oro y unidos por una cadena también de oro. Un collar tachonado y
con argollas, un grueso cinturón igualmente con argollas, ambos de cuero
también, y unas medias de ancha rejilla sin liguero eran sus únicas prendas
junto a los zapatos de alto tacón. En el clítoris se había colocado el anillo de
oro más grande de su colección de joyas que destacaba imponente sobre su
depilado monte de Venus. En sus preciosas y pulcras manos de uñas pintadas en
rojo relucían gruesas sortijas.



- Marta, te presento a Lucía. Espero que os gustéis
mutuamente congeniéis.



- Lucía, Juan ya me ha hablado mucho de ti. Yo creo que
seremos buenas amantes. Eres preciosa y muy elegante.



- Encantada de conocerte Marta. Tu también te ves pre ...
eeer atractiva y sexi. Juan, el atavío de Marta no significará que me vaya a
hacer daño.



- Oh no. Marta quiere impresionarte ya que le he dicho que tu
eras bastante ajena al mundo del sexo hasta hace poco. No te hará más daño que
el que tu consientas.



- Ven aquí cariño. Verás como dentro de unas horas te gusta
algo de dolor junto al placer. El dolor es lo que resalta el placer.



Marta buscó con sus labios la boca de Lucía quien, si bien
pasiva al principio, pronto tuvo su lengua dentro de la boca contraria mientras
la experta madura sobaba las nalgas de la novata. Hábilmente fue desnudándola y
pronto la tuvo solamente con sus medias, liguero y zapatos.



La descarada Marta sometió a Lucía a un minucioso examen
alabando lo bien conservada que estaba para su edad y el desafortunado retraso
que había tenido para entregar su cuerpo a los deleites del sexo.



- Pero vamos a recuperar todo ese tiempo cariño. Vas a
conocer todos los placeres de forma intensiva. Prepárate a ser feliz como nunca.



La llevó al amplio sofá donde la tumbó para besarle y lamerle
y amasar las grandes tetas cuyos pezones succionaba y pellizcaba hasta que
mostraron una hinchazón reveladora del gusto que recibían. No dejó sin palpar un
centímetro de su cuerpo y dedicarle a cada uno las adecuadas caricias que la
experta conocía de sobra. Lucía, más tímida inicialmente, pronto pasó a
acariciar también la anatomía de su reciente amante. Yo solamente miraba, ni me
había desnudado. No quería participar de momento. No quería perderme ni un solo
detalle del emputecimiento de aquella madura ama de casa.



Pronto estuvo la cara de Marta sobre el trasquilado pubis y
se entretuvo un buen rato en sacar y meter las bolas chinas en su alojamiento,
obteniendo así un buen caudal de jugos que lamía y saboreaba de cuando en
cuando. El placer de Lucía se reveló cuando no pudo retener el cilindro alojado
en su ano. Su salida hizo que Marta buscase otras posibilidades. Dejando las
bolas chinas en su cálido escondrijo se levantó y trajo un maletín. Al abrirlo
se manifestó una buena variedad de juguetes.



El primero que la vieja zorra utilizó fue un consolador doble
de regular tamaño que introdujo en el coño de mi novia sin sacar las bolas
chinas y con el que comenzó a hacerle una enérgica follada a la que Lucía
respondía con gemidos de placer y un buen caudal de flujo vaginal. Sin duda mi
madura amante estaba ya apreciando las mieles de Lesbos.



Abandonó un rato el coño de mi presa para dedicar su atención
al lindo y apretado agujero posterior. Lo chupó y lamió mientras seguía agitando
el consolador en el otro orificio y después empezó a insertarle un pequeño tapón
anal que Lucía admitió sin queja ya que no era mucho más grueso en su parte
ancha que mi polla a la que ya estaba habituada. Dejó el tapón puesto, sin duda
con la intención de dejar relajar el esfínter para utilizar después otro de
mayor calibre y progresar en el camino que ya habíamos acordado.



Era delicioso ver las hermosas, hábiles y enjoyadas manos de
Marta trabajar sobre el pulido y abultado monte de Venus de Lucía. Retiró el
consolador y buscó en el maletín un tapón anal de un grosor un tanto amenazador,
pero lo utilizó sobre el coño no sobre el ano. Vi como Lucía mostraba un gesto
de desagrado, pero solo fueron unos instantes, pronto se acomodó al vaivén del
enorme chisme que agitaba en su interior las bolas cada vez que penetraba. Marta
acusaba el esfuerzo de hacer pasar por el esfínter la parte ancha, aunque eso no
le impedía atender simultáneamente con el pulgar de la otra mano el clítoris de
mi cincuentona. Y acabó obteniendo un escandaloso resultado, ya que Lucía no se
recató a la hora de manifestar su profundo y prolongado orgasmo.



Mientras Lucía se reponía del orgasmo, Marta aprovechó para
colocarle dos pinzas de presión regulable en los pezones que provocaron su
protesta. Pero la veterana zorra la convenció diciéndola que pronto su molestia
se convertiría en placer y mi amante se conformó a regañadientes tras pedir que
volviese a trabajarle el coño.



Marta extrajo el tremendo tapón anal de la vagina para tallar
con él el ano de la cincuentona que volvió a protestar, pero Marta no hizo caso
y siguió intentando delicada pero firmemente hacer pasar el tremendo juguete por
el esfínter. Lucía profería quejidos e imprecaciones hacia su torturadora, pero
en ningún momento intentó escapar de la entregada postura de su culo. Por fin,
al tiempo que lanzaba un alarido de dolor, la parte ancha del juguete consiguió
superar el esfínter de mi sodomizada amante y éste quedó herméticamente
clausurado.



La torturadora retornó su atención al coño para tomar otro
dildo doble pero más grueso que el anterior para, con las bolas aún dentro,
metérselo primero por un extremo y después doblando el instrumento, meter el
otro extremo. Los ya de por si gordos labios vaginales de Lucía, mostraban una
desmesurada hinchazón por la presión a que les sometía el tremendo pene
artificial con sus dos cabezas pugnando cada una por separarse de la otra. Me
imaginé que su ano estaría igual, pero no lo veía, oculto por la ancha base del
tapón anal.



Entonces Marta colocó otra pinza metálica con protectores de
goma en el clítoris de Lucía quien lanzó un berrido como si la estuvieran
desollando. Marta le arreó dos palmetazos en las nalgas diciendo:



- Ya verá que bonito cuando sientas un orgasmo y te quite las
pinzas. De momento aguanta zorra vocacional.



Sorprendentemente Lucía no replicó y se limitó a respirar
fuertemente. Cuando pareció más calmada, la puta veterana colocó ante ella su
perforado clítoris y le dijo:



- Ahora le toca el turno a mis cositas. Vamos a ver que tal
te las apañas la primera vez que te comes un conejo.



Mi taponada viejita no dudó en aplicar su boca al coño de
Marta mientras esta enganchaba una cadena de la formidable argolla de su
clítoris para estirarlo mientras era lamida y sorbida. Parece que Lucía tenía un
sentido innato para el sexo, porque no delató inexperiencia alguna en el sexo
oral con persona de su género. Hasta Marta se sorprendió:



- Qué bien lo haces guarrona. Lástima de tiempo perdido.
Hubieras hecho felices a muchas mujeres y hombres de haber dejado explotar tu
cuerpo antes.



Poco después Marta le pidió a Lucía que le metiese dos dedos
en el coño. Al cabo de un rato tres y posteriormente cuatro. Yo me deleitaba
viendo las bonitas manos de mi amante, adornadas solamente con su brillante
alianza de matrimonio, manejarse diestramente sobre el pulcro coño de la otra
vieja.



- Y ahora, cerda mía, vas a meter en mi coño el pulgar y
meter la mano hasta la muñeca, ten cuidado con las uñas para no dañar mis
tejidos internos. Después cierras el puño dentro de mi cueva y comienzas a
follarme sin miedo y enérgicamente.



Lucía obedeció con cara de no creerse que su puño entrase
dentro de una vagina. Pero al cabo de medio minuto ella y Marta ya habían tomado
un buen ritmo que terminó con las sonoras manifestaciones del orgasmo de ésta.



- Y ahora haces lo mismo por mi culo. No te preocupes que me
lo he limpiado con un enema.



- No es posible, te haré daño.



- De eso nada, verás cuando te lo haga yo.



Lucía sufrió en silencio un estertor y me di cuenta de que de
entre su labios vaginales salía un chorrillo mientras ella misma se estiraba su
clítoris aprisionado por la pinza.



A todo esto mi polla estaba gruesa como nunca y mis
testículos reclamaban un vaciado, pero no quise interferir en tan hermosa
escena.




CONTINUARÁ


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Lucía (1)
Leida: 555veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


pornogratis travestisgay consoladorpornos geiscogiendo con mi maestra relatome folle a mi tia tetonarelatos porno de amor filial invierno con mamárelatomi mujer se aguanto por elculo una hermsa vergapornos madresporno catirasnenas chupandoporno gratis bisexualesabuelas muy guarrasporno entre travestisaudio relatos xxxcuras folladoresmi primera penetracion analtrivial eroticocompartiendo a mi mujerporno trvestiporn americanodoctora cachondaporno mamandorelato nacida para putearorgasmos femeninos bestialesrelato de mi primera vezmadres guarronassexo español incestoesposas viciosasporn abuelosvideos eroticos lesbicos gratisrelatos eroticos cochinaditasrelatos osos gaysmasturbador anal caserofollando con los amigosrelatos crossdresserporno gsysporno de lebianasrelatos porno por categoriasrelato enfemeninoporno trvestisexo warromama borracharelatos eroticos todoporn secretariashadas eroticashombres desnudos duchasviolaciones porno xxxmasturbandose en clasevideos de hamacasutra porno gayporno mujeres 50 añospajas madurasmujeres afeitandose el coñorelatos porno de mi mami deja que el dueňo de la casa dond vivimos me folle para que no nos saque de la casarelatos gay familiaexamen ginecologico pornovideos zoofikialos simpson porno españolporno de casadasvideos gratis de zoofilafollando con las vecinasfetichismo de pies masculinosrelatos primer analsexo con enanosporn travestiscomunidad erotica sexo sin tabuesseñora calienterelatos sexo sadoxxx navidadporno gratis ama de casafolladas maduroszona pirno gaytransesuales follando con mujerespillado follando en la playarelatos de sexo habladosbuenos relatos eroticosrelatos eroticos contactosrelato erotico madre sodomiavecina nudista