relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Manuela





Relato: Manuela

Manuela, la hija de mis sueños


Me llamo Ignacio pero todos me dicen Nacho, tengo 43 años y
estoy casado con Patricia como ya he contado anteriormente en alguno de mis
otros relatos. Tenemos dos hijas, una de ellas Manuela, de 15 años recién
cumplidos y otra llamada Florencia de solo 13 años.


Mi labor de lunes a viernes es estar en mi oficina
verificando la marcha de mis inversiones. Patricia participa con un grupo de
amigas en una obra de bien público y se mantiene ocupada toda la semana con ese
tema. Las chicas van al colegio en doble escolaridad.


Mi matrimonio como el de cualquier pareja tiene altibajos
pero es una buena vida la que llevamos con Pato, nos divertimos mucho y tenemos
muchos amigos, una excelente posición económica producto de una herencia paterna
que me dejó tanto dinero que no tenemos que preocuparnos por nuestro sustento ya
que las inversiones nos permiten vivir holgadamente.


Este hecho nos permitió comprar una chacra en la localidad de
Pilar que tiene un hermoso terreno de 10 hectáreas lo cual nos brinda mucha
privacidad para pasar nuestros fines de semana. La pasamos muy bien allí
disfrutando de la pileta, tenis y algunas cabalgatas.


El último verano, por motivos de trabajo, tuve que quedarme
en Buenos Aires en vez de irnos a Punta del Este como todos los años. Patricia
se fue con las chicas en Enero y yo las acompañé durante los primeros 20 días
pero luego de eso me volví. Debido a que Manuela no se había encontrado con
ninguna de sus amigas me pidió volver conmigo para estar en Bs.As.


Le pregunté a Pato que le parecía y me dijo que por ella
estaba bien siempre y cuando estuviera en casa conmigo. Nos volvimos esa misma
tarde por avión. Como era sábado, decidimos ir a la chacra para pasar el día.
Manuela me dijo que iba a invitar a una amiga para que vienera y me preguntó si
me molestaba a lo cual respondí que no. Esto era normal, siempre invitaban a
amigas. Pero no tuvo suerte, su amiga no podría venir por lo cual nos fuimos
solos.


La pasábamos bien con Manu, realmente disfrutábamos jugando
al tenis y jugando en la pileta. Manuela es una nena extraordinaria, de un
físico privilegiado para su edad. Es bajita, mide 1.50 mt, cabellos rubios hasta
el hombro, ojos verdes, pecas y una naricita respingada que le da un marco
soberbio a su cara. Tiene unos hermosos pechos, duros propios de su edad pero
muy desarrollados, una cola chiquita y muy parada producto del deporte que
realiza y sus piernas son preciosas y muy largas. Es muy delgadita y hermosa.


Llegamos a la casa, nos instalamos y me cambié para ir a la
pileta porque hacía mucho calor. Me di un chapuzón y me senté a tomar sol al
lado de la pile. Manuela apareció con una hermosa bikini muy chiquita color
salmón que apenas podía contener sus hermosos pechos y por detrás se perdía en
sus bien formados glúteos. Era maravilloso verla como caminaba, parecía una
gata. Me sentí turbado y me puse mal pensando que me había excitado con mi
hermosa hija.


Se zambulló, y después de un rato se sentó al lado mío a
tomar sol mientras yo leía una revista.


No me había dado cuenta que Manu se había quitado el corpiño
para tomar sol, cuando la vi me quedé extasiado por lo que veía.


Estaba tirada boca arriba, con los ojos cerrados y sus
hermosos pechos apuntaban al cielo. Que cosa maravillosa!!!!


Le dije: Manu, ponete bastante protector porque las zonas
blancas se te van a quemar mucho


Si papi, ya me puse bastante, me contesto sin abrir los ojos.


Yo la seguía mirando y me estaba calentando mucho con lo que
veía, no solamente miraba sus pechos sino que observaba como su tanga marcaba
sus labios vaginales. Me estaba poniendo al palo sin quererlo.


Después de un rato y al ver que Manuela no se daba vuelta me
levanté y me acerque a ella y le dije:


Manu, te estas poniendo muy colorada


Se incorporó y fue mi perdición, sus pechos tuvieron la caída
natura de dos hermosos pechos jóvenes. Parecían una par de hermosas peras en su
punto justo de maduración con un par de pezones rosados y muy puntiagudos.


Se miró y me dijo:


No estoy tan roja


Si Manu, mirá como estas le dije y apoyando un dedo en su
hermoso pecho hice presión muy suave sobre su piel para mostrar como al retirar
mi dedo su piel roja se volvía blanca e indicaba su quemado. Esa sensación hizo
que mi verga se pusiera con una erección enorme que era imposible disimular.


Ves, le dije, tenes que salir del sol ahora porque te va a
hacer mal.


Ella me miró y me dijo:


Bueno, te voy a hacer caso. Se levantó, se metió en la pileta
y se puso a nadar un ratito. Yo me quedé en mi lugar mirando como lo hacía. Me
llamó desde el agua


Vení papi, el agua está bárbara. Metete conmigo.


Sin pensarlo me zambullí en el agua fresca que me alivió un
poco mi calentura.


Nadé hacia ella y la salpique con mis manos jugando como lo
hacíamos siempre. Estuvimos asi un rato hasta que salimos.


Que queres comer Manu, le pregunté


Lo que quieras papi, me da lo mismo. Que vas a hacer?


Queres que pidamos una pizza y helado?


Dale, me encantaría eso, sobre todo el helado. Yo sabía que a
Manu la volvía loca el helado de dulce de leche.


Vino la comida, comimos la pizza al borde de la pileta bajo
la enorme sombrilla que alojaba una mesa y cuatro sillas mientras charlábamos
alegremente de todos los temas. Yo le pregunté si tenía novio y me dijo que no,
no tenia novio y además los chicos de su edad eran bastante tontitos. Yo me reí
por sus comentarios.


Después de comer saque las cosas de la mesa y fui a buscar el
helado. Había pedido que me trajeran dos cucuruchos para servir el helado en
ellos. Así lo hice y se lo ofrecí a Manuela la que comenzó a comerlo en forma
muy golosa, chupando el helado y pasando su lengua por todo el contorno.


Yo miraba esa escena y me calentaba pensando como sería esa
lengua haciendo lo mismo sobre mi poronga, que por otro lado volvía a estar muy
dura al verla.


Que rico papi, como me gusta chuparlo así, me encanta!!!


Esos comentarios unidos a los gestos que hacía y a mi
calentura me ponían loco.


Después de tomar el helado levanté todo y lo llevé a la
cocina para dejar todo ordenado. Al volver Manuela había corrido la sillas y la
mesa y había puesto la enorme colchoneta inflable bajo la sombrilla.


Mirá, puse la colchoneta para que nos acostemos un rato a la
sombra


Es una buena idea Manu, el sol esta muy fuerte.


Nos acostamos en la colchoneta que si bien era grande no
permitía que estemos muy cómodos ya que estábamos muy juntos. Me acosté de
costado con un libro y Manuela se acostó al igua que yo de costado pero dándome
la espalda. Era inevitable que su hermosa cola se apoyara sobre mi, a esta
altura, dolorida verga.


Sentía su calor en mi vientre, veía sus hermosos pechos
todavía desnudos y con sus pezones como aguijones y comencé a ponerme muy duro,
traté de retirarme para que Manu no se diera cuenta de mi excitación. Su cola se
apretó mas a mi. Estuvimos bastante tiempo así. Se movía para acomodarse
mientras leía pero en cada movimiento su cola presionaba mas y mas.


No aguanté mas, me levanté para ir al baño, no podía estar
mas en esa posición porque tenía miedo de cometer una locura.


Al volver la vi a Manuela totalmente desnuda tirada al sol.
Sabía que ella con sus amigas cuando venían solas tomaban sol desnudas debido a
que nuestra propiedad era tan extensa que les permitía hacerlo, pero yo no
estaba preparado para esto. De lejos veía su perfil, estaba boca abajo, y no lo
podía creer, su cola bien parada invitaba a comersela.


Llegué donde estaba ella y me senté en una silla bajo la
sombrilla.


Papi, vení al sol, esta hermoso. Yo la miraba y no sabía si
iba a contenerme frente a lo que veía. Tenía deseos de hacerla mía en ese
instante.


Esta muy fuerte el sol Manu, tene cuidado.


Vení, tirate conmigo, porfa papi dale.


Me levanté, me acerque y me acoste junto a ella mientras la
miraba. El estar boca abajo me permitía disimular mi excitación. Nos quedamos
conversando un buen rato hasta que comenzó a arderme la espalda por lo cual me
levanté y me metí en la pileta.


Desde el agua llamé a Manu para que saliera del sol y entrara
en el agua. Ella se dio vuelta y me dijo:


Esta fria?


No, está preciosa, vení dale, metete que te va a refrescar
mucho.


Se levantó, y con un movimiento continuo se acercó al borde y
se zambullo.


Cuando emergió del agua en la parte mas baja vino caminando
hacia mi diciendo que estaba muy fria producto de estar con el cuerpo tan
caliente. Yo pensaba en lo caliente que estaba yo mirando como se acercaba con
sus hermosos pezones muy erectos por el frio.


Se me acercó y me abrazó diciendo:


Me encanta estar con vos, a solas, para poder charlar y
disfrutar juntos.


Le di un beso en la frente y le dije:


Yo tambien Manu estoy contento, me gusta estar con vos pero
si mami sabe que estas desnuda frente a mi se va a enojar mucho.


Papi, no seas ridículo!!!. Como se va a enojar, cuantas veces
me viste así desnuda?


Pero ya sos grande Manu. Bueno, no importa, vamos a
cambiarnos para ir a cenar algo, te parece?


Dale, donde vamos a ir a cenar?


Donde queres ir?


Me gustaría quedarme en casa y que cocinemos algo. Alquilamos
una peli y nos quedamos mirando en el living, dale?


Ok, voy a comprar algo para cocinar y alquilo una película.


Yo te acompaño!!!!!


Me duche, me puse unas bermudas de tela liviana, una remera
polo y unas alpargatas. Manuela se puso unos shorts muy cortitos y ajustados de
algodón, una remera y unas sandalias. Estaba preciosa.


Compramos las cosas y mientras yo lo hacía ella fue hasta el
video club a alquilar una película. Nos fuimos a casa y mientras viajábamos
ibamos charlando de todo.


Llegamos a la casa, yo me puse a cocinar mientras Manuela
arreglaba cosas en su cuarto. Al estar lista la comida la llamé.


Comimos muy tranquilos, disfrutando de nuestra compañía,
mientras charlábamos de muchos temas, tomamos un helado de postre y nos
dispusimos a ver la película en el living. Manuela se encargaba del café.


Me instalé en el sillón grande frente a la inmensa pantalla
que permitía ver lo que un buen proyector enviaba. Tenia un tamaño enorme y
permitía disfrutar de una película de forma magnífica. Manuela se sentó al lado
mío trayendo dos cafés.


La verdad que la película no era buena y la sacamos pasando a
la televisión y hacíamos zapping hasta llegar a una película bastante
entretenida y de acción. Nos enganchamos con esa y en una de las partes la
pareja que actuaba comenzó a hacerse mimos y a besarse.


Manuela estaba sentada muy cerquita mío apoyada con su
cabecita en mi hombro y podia sentir su respiración. Las escenas fueron subiendo
de tono hasta que se comenzaron a desvestir por lo cual me decidí a pasarla.


No la pases. Ahora que se comenzaba a poner buena!!!!!


Manu, no esta bien que veamos esto.


Dale papi, no seas malo, no tiene nada de malo, van a tener
sexo, eso es malo?


No es malo pero no debes verlo.


Que tiene de malo que lo vea?. Por favor ponela otra vez.


Me miraba con una carita muy compradora por lo cual le di el
gusto. La escena de ese momento mostraba a la chica acariciando el bulto del
protagonista mientras lo besaba. Sus caricias iban de arriba abajo por todo el
largo de la verga.


Yo me comencé a excitar por la situación y mi respiración me
delató.


Te gusta, no?. Es linda la minita, no?


Yo la miré y me guiñó un ojo en forma cómplice.


Ahora si la escena ya mostraba como el la desvestía y la
acariciaba. Era extraño, estaba con mi hija mirando una película porno y me
estaba excitando muchísimo en su presencia.


Estaba concentrado mirando la escena cuando siento sobre mi
verga unas caricias. Miro para abajo y veo la mano de Manu que frotaba mi verga
en forma desvergonzada. La miré y ella estaba mirándome.


Te gusta asi?. Pobrecito, estas muy excitado, no? Es por mi
culpa, yo te hice ver esta película.


No salía de mi asombro. Tome la mano de Manuela y la retiré
de mi verga diciendo:


Manu, no está bien esto, soy tu padre. No tenes que hacer
esto, entendes?


Papi, solo te estaba acariciando. No te gusta?


Si Manu, me encanta pero no esta bien que lo hagas nada mas.


Volvió a la carga con su manito apoyada en mi verga que para
ese entonces tenia una erección mostruosa e indisimulable sobre mi pantalón de
tela livianísima. Ella me acariciaba despacito recorriendo todo el largo de mi
verga que pugnaba por reventar el boxer y mi bermuda, mientras me miraba con una
carita angelical.


Le acaricié la cara pasando luego la mano por su hermoso
cabello mientras se lo corría hacia atrás de su hermosa oreja. Era una dulzura,
pero era mi hija!!!!!!


Ella continuó haciendo unas suaves caricias pero ya apretando
mas mi verga por lo cual mi excitación era enorme. Le dije:


Manu, no sigas por favor. No puedo mas.


Se me acerco, apoyo sus labios en mi mejilla y me dio un
besito. Me dijo en el oido:


Quiero que disfrutes, quiero darte mucho placer, quiero que
te sientas muy bien y que puedas recordar este momento como algo sublime.


No pude resistir mas. La acerqué a mi y la besé. Un beso
dulce, profundo, donde nuestras lenguas jugaban y se exploraban. Perdí la noción
de cuanto estuvimos así, besándonos, pero lo que no perdí fue la erección. Tenía
mi pija a mil y Manuela continuaba masajeandola. No aguantaba mas e iba a
terminar en cualquier momento.


Me separé de ella, la hice parar frente a mi y comencé a
desvestirla muy lentamente, primero sus sandalias. Se las quité despacito, muy
despacio, para que su excitación aumentara y de esta forma su deseo. Después de
quitarle las sandalias le quité la remera, para lo cual me tuve que parar y mi
verga se marcaba mucho. Manuela estiró la mano para tocarla y acariciarla pero
me separé de ella. Todavía no quería que me hiciera terminar.


Le quité su corpiño y sus hermosas tetas quedaron libres para
ser gozadas, besadas, disfrutadas. Eran maravillosas, duras, con pezones rosados
y muy puntiagudos. Comencé por besarlos con mis labios, luego mordisquearlos
despacito con los labios hasta que los puse entre mis dientes y le propinaba
unas mordidas suaves que hacían que Manuela gimiera desconsoladamente. Eso era
lo que mas me excitaba. Sus gemidos, eran dolorosos. Intentó abrazarme pero le
pedí que no, quería que siguiera excitándose mas y mas.


Siguió el turno de sus shorts, los bajé lentamente hasta sus
tobillos, dejando descubierta su tanga minúscula. La ayudé a quitárselos y se
quedó desnuda frente a mi con su tanguita. La hice girar frente a mi para
observarla y deleitarme. Le acariciaba la cola, su vientre, pasaba mis manos por
sus piernas que parecían dibujadas por lo perfectas de su formación. A pesar de
ser bajita sus piernas eran larguísimas. Después de darle muchos besos en sus
glúteos le pedí sacarse la tanga, la ayudé a hacerlo y la baje despacio, hasta
que quedó totalmente desnuda. Ya la había visto así pero esto era una situación
distinta, maravillosa.


Su pelvis estaba totalmente depilada por lo que la ausencia
de vello unido a su juventud me volvía loco. Tenía los labios vaginales mayores
muy grandes, igual a su madre, cosa que me excitaba debido a que me permitía
jugar con ellos. La acaricié, despacio, muy despacio mientras le pasaba la mano
por su cola aprovechaba para besarle su vientre, pasando mi lengua por sobre su
vulva. Ella me acariciaba la cabeza, revolvía mi pelo y se pegaba a mi en forma
desesperada mientras gemía y me decía:


Papito, que lindo. Como te quiero. Desde hace mucho me gustas
y estoy esperando este momento. Quería que fueras vos. Sos mi hombre.


Esto me calentaba aún mas. La sabía virgen por lo cual eso,
siendo mi hija me llevaba a la cima del mundo.


La separé de mi, me levanté y le dije:


Ahora me toca a mi. Vos te vas a sentar y me vas a desvestir
muy lentamente, sabes?


Si, lo que vos me digas. Se sentó en el sillón, en la punta
del mismo, y comenzó con sus manitos a ayudarme a sacar mis alpargatas. Una vez
libre, la hice parar para que me quitara la camisa, lo hizo despacio a mi pedido
y acariciandome mientras me besaba el pecho.


Se sentó nuevamente y mientras yo me acercaba ella buscó de
acariciar mi pija cosa que le prohibí. No lo hagas así, solamente haceme caso
que vas a disfrutar mucho.


Me quitó la bermuda ayudandome a bajarla. Una vez sin bermuda
pudo ver mi erección marcada en mi boxer. Me acariciaba por sobre la tela por lo
cual le dije:


Ahora me vas a ayudar a quitarme el boxer y después te enseño
como jugar, si?


Si papito, si.


Lentamente, por indicación mía fue bajándome el boxer con sus
manitos dejando al descubierto mi enorme verga. Una vez que me libré del boxer
me paré frente a ella con mi pija apuntando al cielo mientras Manu miraba
extasiada mi enorme mastil.


Ahora vas a tomarlo despacito con tus manitos y le vas a
empezar a dar besitos en la cabeza y en el tronco sabes?


Si papi. Dicho esto lo tomó con las dos manos y comenzó a
chuparlo de una manera frenética. Le pasaba la lengua y lo recorría todo a lo
largo.


Hacé de cuenta que es un helado Manu, ponételo en la boca y
chupalo fuerte.


Se puso como pudo mi enorme cabeza dentro de su boquita y lo
comenzó a chupar muy fuerte. Yo la ayudaba guiando su cabecita para que siguiera
un ritmo que me permitiera disfrutar pero sin atragantarla.


Estaba muy excitado y no podría aguantar mucho por lo que le
dije:


Manu, estoy por terminar y me gustaría acabarte en la boca,
te animas?


Si, decime como hago.


Solamente tenes que recibir mi leche en tu boca y tener
cuidado de que no te de arcadas el sabor, sabes?


Si, papi, estoy ansiosa por hacerlo. Mami lo hace?


Tu madre es una experta tomando mi leche, bebé.


Entonces yo tambien quiero tomarla papito.


Eso me mató, la excitación, sus palabras y verla desnuda
mientras me mamaba la verga y me miraba con carita angelical hicieron que
terminara no se cuantos bombazos dentro de su boquita. No se cuanto fue pero la
leche le corría por la comisura de sus labios y tenía la boca llena de mi leche,
la leche de su propio padre.


Te gusta mi amor?


No podía responder de la cantidad de leche que tenía en la
boca. Solo agitó su cabecita en señal de afirmación pero con un poco de asco en
su cara.


Escupí en el piso la leche que tenes en la boca Manu, no te
la tragues porque te van a dar arcadas.


Dejó caer la totalidad de la leche que tenía en la boca sobre
una alfombra que había frente al sillón.


Le ofrecí una servilleta con la cual limpiarse la boquita y
me miró diciendo:


Mami se toma tu leche?


Si mi amor, mamita se la toma toda desde hace bastante
tiempo. Aprendió a recibirla toda en la garganta para que no le de arcadas.


Me vas a enseñar como le enseñaste a mami?


La miré y no podia creer que ese bocadito tan precioso fuera
mi hija y que me hubiera mamado la verga.


La hice sentar a mi lado mientras la acariciaba por todo su
cuerpo. Ella me miraba dulcemente mientras me tocaba la verga como hipnotizada,
subía y bajaba mi prepucio dejando al descubierto y cubriendo mi enorme cabeza.
Estaba todavía muy caliente por lo cual decidí que mi hermosa hija recibiría una
lección adicional.


Me arrodillé frente a ella separando sus piernas y dejándolas
a cada lado de mi cuerpo. Podía apreciar en todo su esplendor sus maravillosos
labios vaginales y su hinchado clítoris. La tenía entregada. Ella me miraba
dulcemente mientras me acariciaba la cabeza y la cara.


Comencé a besarle las rodillas y la cara interna de sus
muslos y fui avanzando despacio hacia su interior. Ella gemía y disfrutaba
sabiendo o intuyendo hacia donde se dirigía mi lengua que estaba dándole placer.
Hundí mi cara en su entrepierna, pasando mi lengua caliente por sus labios
enrojecidos, jugando con su clítoris, mordisqueandolo mientras sentía sus
gemidos y jadeos hasta que de repente comenzó a vibrar, a apretarme la cabeza
con sus piernas y a tirarme del cabello. Su orgasmo fue fantástico, sensacional.
Digno de una virgen que descubre el placer extremo y profundo. Duró un buen
rato, con espasmos sucesivos, dejando en mi boca el sabor salado de su acabada.
Sus jugos eran nectar para mi. Continué dándole placer con mi lengua, jugando
con su vagina, pasando mi lengua por el orificio de su ano, haciendo que desee
tener dentro mi verga.


Manu se revolvía de placer por todo el sillón, se
contorsionaba, jugaba con mi pelo mientras mi lengua la recorría toda. Llegó de
nuevo, esta vez mas intenso que antes pero mucho mas corto. Me apretó la cabeza
con sus muslos y no me dejaba salir. Sus jadeos fueron mi detonador. Estaba por
terminar sin haberla penetrado. Tan caliente estaba.


Me incorporé en el sillón y la miraba mientras disfrutaba con
los ojos cerrados. Era hermosa. Me miro y me dijo:


Mami tiene mucha suerte de tenerte siempre.


Continuará…


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Manuela
Leida: 1547veces
Tiempo de lectura: 14minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


travestis en orgiasgordita en tangarelatos eroticos con mi compadreporno gay penes grandesabuelos gay desnudosrelatos porno de viejosxxx padres y hijasenema castigorelatos eroticos juegoenfermera sexrelatos eroticos me desvirgo a los 8mama es folladaver relatos eroticos xxx de mi nieta quiere probar mi vergotami mujer se prostituyerelatos erotico incestonudistas madurosla mas puta del barriopilladas infragantyver porno ay papii abrasame y cojeme vien ricoejecutivos gaysporno trasexualesultimos relatos eroticosrelatos xxx de cuando me comi a mi amiga ximenaporno gratis alemanmasturbacion en busporno bisexuales gratisrelatos xxx violacionpeliculas porno violadasporno anal dolorRelatos eroticos mi futura suegra me cabalgavideos porno zoofilia gratisbellezas eroticastodorelatos eroticosjoven violada pornoRelatos cachondicimoschicas golosasrelatos eroticos calidadpilladas eroticasabuelas follando con sus nietasfollando cuñada borrachacon el amigo de mi hijorelatos eroticospolicias gays follandorelatos eroticos gaistoro poirnoporno primera vez analrelatos picantesporn lesbicofollando con madurosabuelas guarrasporno enanas gratisfollando con pollas descomunalesrelatos masturbacion femeninahijastra folladaporno gay extremovideos pprnos gayLeche de matronas orondas en videos pornome desvirginaron en la consulta. relatos eroticosvieja de 80 años follandovecinas folladasculos muy gordossu primer anal dolorosoRelatos heroticos pastandoporno esposa infielsexo gratis monjasfollando ninasrelatos eroticos el amigo de mi hijorelatos con papaporno anal muy dolorosoporno velludosadomaso gratiseroticos donostiel exorcista pornoporn guarrasme gusta que mi yerno me vea desnuda relatopeliculas porno viejos verdestocar tetas relatos aglomeracionesvideos eroticos embarazadasviejas masturbadorastriple penetracion pornoporno grati zoofiliatus relatos calientesporno terrorrelatos eroticos madre e hijomanoseadas en el metrotias follandsexo mujeres maduras