relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mochilero por Asia





Relato: Mochilero por Asia

Llegué a Hong Kong un lunes por la tarde. Después de llevar 3
meses viajando solo por Asia con una mochila al hombro, decidí aceptar la oferta
de una amiga: ella había vivido allá y se había hecho muy amiga de unos
diplomáticos latinoamericanos donde me podría alojar. La verdad es que ya estaba
extrañando poder conversar en castellano, tener una ducha tranquilo y poder
comer dulce de leche.


A mis 24 años, partí sin rumbo fijo a conocer las antípodas.
Quería probarme a mi mismo que me podía valer solo, obligándome a conocer gente
y a desenvolverme en un medio opuesto al propio. Sin comodidades, me fui
alojando en albergues juveniles y haciendo amigos con cuanto gringo y europeo
loco andaba por esas latitudes en la misma onda que yo. Amistades temporales,
pero que van dejando un aprendizaje.


No se por qué, pero siempre me imaginé que estos "amigos
diplomáticos" era una familia de señores mayores e hijos adolescentes, así que
debería comportarme como todo un caballero. Tremenda fue mi sorpresa cuando
llegué al aeropuerto: el letrero con mi nombre lo llevaban dos chicos de mi
edad, cada cual con mejor facha que el otro. "Deben ser los hijos", pensé, "si
tengo suerte me tocará compartir habitación con ellos".


Me reconocieron en seguida. Era obvio, no venían muchos
mochileros en el vuelo procedente de Bangkok, y menos aún con una polera con la
bandera chilena. "¡Hola, que gusto de conocerte! Soy Ignacio", me dijo uno de
ellos. "Y yo soy Javier", agregó el otro, mientras me ayudaba con mi mochila
para llevarme al auto.


"Asi que eres amigo de Carola", partió la conversación y nos
fuimos conversando de ella, de mi viaje y de la vida en Hong-Kong durante todo
el trayecto a la casa. Siendo los tres hombres, y de la misma edad que yo, uno
de los temas recurrentes fue el sexo. Me preguntaron qué tal mi viaje, cuánto
había tirado, si me hacía muchas pajas viajando solo, etc. Por su parte,
me contaban que las chinas eran tremendamente calientes, que era llegar y
tirar
, y que tenían mucho más éxito que en casa.


El que estaba tremendamente caliente con la conversación era
yo, ya que Ignacio y Javier eran unas máquinas de sexo. Además, cada uno era un
modelo de ropa interior hecho realidad. Javier, de 28 años, era castaño claro y
ojos verdes. Ignacio, de 24, era moreno e increíblemente peludo.


Me preguntaron si estaba muy cansado, ya que venían saliendo
del trabajo y acostumbraban ir al gimnasio a relajarse. "Si quieres puedes nadar
mientras nos esperas", dijeron, "y luego nos vamos a comer algo antes de ir a la
casa". Para mi era un sueño hecho realidad, así que partimos al mejor Health
Club, que estaba en la base militar que Inglaterra tenía en la ciudad. Si ya
venía caliente con la conversación con estos dos especimenes masculinos, la
visita al gimnasio me terminó de llevar al climax con la visión y el aroma de
tanto marine americano andando alrededor completamente desnudos. Algo que no me
hubiera imaginado jamás en la vida que me iba a pasar.


Disfruté de la piscina, regocijándome con estos machos
nadando con sus speedos, lentes y gorra de baño; pero especialmente disfruté del
sauna y de la visión que se tenía de la ventanita…directamente a las duchas, que
estaban diseñadas para el placer del hombre voyerista.


Pero además de mirar a estos espléndidos ejemplares, tuve la
gran sorpresa de poder ver por primera vez a mis dos anfitriones desnudos. Lo
que se veía con ropa, mejoraba sustancialmente sin ella, ya que Javier e Ignacio
tenían un físico digno de modelo de pasarela. Todo su cuerpo marcado, con un
color de piel hecho a mano, abdominales que se podían contar uno a uno, piernas
firmes torneadas por el spinning, y unos pistones de carne que ya te entregaban
placer con sólo mirarlos. El reverso era mejor, ya que cada uno tenía un lomo
que hacía honor a la fama de la carne argentina, y que terminaba en unos culos
firmes y carnosos, como un durazno en pleno verano.


Durante la cena, en un restaurante espléndido desde donde se
veía toda la bahía, una buena conversación pasó a otra, y sentí que me iba
haciendo amigo de estos chicos. Me enteré que no eran hermanos, sino primos, y
que ambos trabajaban en la embajada. Pero ansiaba con llegar pronto a la casa,
ya que igual estaba algo cansado con el viaje.


Finalmente, llegó la hora de partir. Y entonces me percaté
que los amigos diplomáticos ¡eran ellos! (y no sus "padres" como yo me había
imaginado). Vivían en un departamento pequeño desde donde se veía todo Kowloon,
con dos habitaciones: una con una cama King Size y la otra con una cama de una
plaza. Yo empezé a desarmar mi mochila para poner mi saco de dormir en el sofá
del living, pero me dijeron: "No, loco, si vos vas a ocupar esta pieza. Nosotros
compartiremos la otra, para que estés más cómodo".


"Que buenos primos", pensé, "¿o serán más que primos?". Pero
no quise darle mucha cuerda a mis pensamientos, por los que los ahogué en una
exquisita paja esa noche acordandome de todo lo que había visto en el gimnasio.


Asi, pasó la semana en que durante el día ellos trabajaban y
yo recorría, nos juntábamos a almorzar, y en la tarde nos juntábamos en el
gimnasio y luego salíamos de joda a las mejores discoteques. Ahí pude conocer a
varios amigos más, latinoamericanos y españoles, de los cuales me fui haciendo
amigo.


Pero en el proceso, me fui enganchando, especialmente con
Ignacio, con quien se empezó a dar una amistad que me daba un poco de susto por
las sensaciones que me provocaba.


Para colmo de los males, en la mañana ellos tenían la "sana
costumbre" de practicar el nudismo, por lo que circulaban por la casa como
llegaron al mundo, tomaban desayuno asi, se duchaban, y como nos pasa a muchos,
a veces uno amanece con una gran vitalidad, y a ellos parecía no causarles
ningún problema. Obviamente, que yo reaccionaba a los estímulos y ellos me
decían "A este chilenito va a haber que conseguirle una chinita pronto", y
jodían abriendo mi cama para ver si habían rastros de paja.


Ellos no lo negaban, que les encantaba la paja, y que se
hacían al menos dos al día, normalmente en la ducha, y que muchas veces lo
habían hecho en el gimnasio.


Y resultó que el fin de semana siguiente había vacaciones, y
estaban planificando un viaje a una isla cercana. Se incorporaría Jordi, un
catalán que ya le había echado el ojo en el gimnasio y en las salidas nocturnas.
Pero como eran tres, y habían arrendado dos cabañas de dos camas, me invitaron.


Y así, llegó el dia de partir, por una semana, de vacaciones.


Esta historia continuará. Sus comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Gracias por sus valoraciones anteriores.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mochilero por Asia
Leida: 460veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


chica follada dormidame follaron en el cinezorras putitas follandoporno infielesmadres penetradasrelatos eroticos familiaresporno joven y madurafotos porno enanaspornos venezolanasviejasfolladorassuegra madurase folla ala vecinaporno toreropornografia geyorgia escuelacasada calientetrios bisexuales caseroscogidas por dineronobita y shizuka follandorelatos maduras sexoel mejor culo del mundo pornotios mamando pollasmujeres cornudasrelatos de sexo prohibidoporno consoladorrocio follandosexo de madurospircing vajinalrelatos eróticos de incestomaduras pilladas infragantimaduras eróticasfollandose a la nietapapi follandofollando con un mendigoa mi amiga y a mi nos cojen juntas relatosmaduras casadas calientesleche porno.comcogidas por dineropono geyincestuosas.conpenetraciones anales gaystrio madre y hijaincesto pornofollando a viejasexo enanatodorelatos eroticosrelatos eroticos viejorelatos eróticos metemela en mi panochita papitrio de madurosporno canibalrelatos pornpRelatos de embarazadas en pantimediastias incestuosasrelatos eroticos incestoporno español travestischupame el coñorelatos con videos de insesto y travestis porno movilhijastra folladarelatos de amor filialrelato nudistasrxo con madurasdesvirguenaruto juegos pornomarcando coñoposturas sexuales pornoamigas borrachas follandomarquezenetfollandome a mi madrastraporno tavestisporno anal con doloranciana pornomama calientesla pillaron masturbandosepeliculas de amor filialcastin porno falsovideos porno supositoriosrelatos hablados xxxtu porno gratisprono geypolicias gay follandocuentos porno videoseroticas de una hermana con uniforme y el hermano la mira a las pirnasmadres reales follandoporno insestoporno con discapacitadosporno infielesrelatos metrosexo lesbianas babosasrelatos de triofollar a madresrelatos sexo analporno gordas lesvianascastigados fotos pornomasajes de maduraspezones ricosrelatos xxx de cuando me comi a mi amiga ximenasexo gratis rumanasrelatos de sexo