webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: El depredador aficionado



Relato: El depredador aficionado

EL DEPREDADOR AFICIONADO (1)




El depredador


A menudo pienso. Comienzo a pensar y pienso que todavía
desconozco porque hemos venido a este mundo. Y es entonces cuando también pienso
que si yo nunca hubiese venido tampoco hubiese pasado nada. Pienso que si me
hubiese quedado en el vientre de mi madre unos meses mas (unos anos mas)
seguiría sin pasar nada. Nada relevante. El mundo seguiría igual. Las mismas
guerras y las mismas miserias. Los mismos pedrastras en las puertas de los
mismos colegios y los mismos asesinos agazapados en las mismas sombras. Siempre
lo mismo. Yo no voy a salvar al mundo, pero tampoco lo voy a hacer peor. Soy
como soy. No puedo hacer más. Intento ser uno de vosotros pero jamás lo
conseguiré. Como no puedo hacer nada para mejorar el mundo es que he decidido
pasarme al bando de los malos. El motivo es bien simple, es mucho mas divertido.


La conocí (bueno, la vi) por primera vez a la salida de un
colegio. Pero ella no era una de las niñas, era una de las madres. Una de esas
madres de mediana edad a caballo entre la esplendida madurez y una recién
perdida juventud. Su sonrisa era la propias de una joven pero sus arrugas las
inevitables de una mujer madura. Sus pechos eran magníficos pero seguramente
liberados del sostén opresor caerían como consecuencia de los años. Todo acaba,
indefectiblemente, aunque acudamos a cirujanos, psiquiatras o mecánicos de
coche. Todo tiene un final. Incluso aquello que no lo tiene.


Se llamaba Carmen, media alrededor de 1,70 y pesaría entre 60
y 65 kilos. Tenía una media melena negro azabache, totalmente lacia y recortada
alrededor de la cara como si de una consorte egipcia se trataba. Sus ojos eran
negros y grandes, su boca era rosada y pequeña. Su cuello era nervudo y
mordible. Su cuerpo era más que interesante. Su culo todavía no había comenzado
a adquirir la desproporción de cualquier edad madura pero tampoco era la
inexistencia de nalgas de una joven anoréxica. Era simplemente perfecto. Cientos
de veces, apostado a la salida del colegio, agazapado tras un nogal al otro lado
de la acera, había admirado ese culo mientras se agachaba a besar a su hija.
Falda o pantalón, fuese lo que fuese lo que vistiese, la tela se ceñía a su
trasero como un guante marcando unas formas solo comparables a la de la mejor de
las vestales.


Definitivamente iba a ser mía, le gustase o no. Quisiese o
no. Me lo impidiese o no. Toda obsesión alimenta una acción. Mi obsesión por
aquella mujer había comenzado un día caminando por la calle frente a aquel
colegio. Ella me había pedido fuego. Yo no fumo. Ella simplemente sonrió y me
dijo "bueno, gracias igualmente". Desde aquel día hace casi un año que no he
dejé de espiarla. Hubiese podido intentar un acercamiento "normal" a aquella
mujer pero estaba casada y parecía inteligente. Además, yo tampoco soy un
seductor precisamente que se diga, con mi prominente barriga, mi calva y mis
gafas de culo de botella. De acuerdo. No soy un sex symbol, no soy ningún
seductor. Reconozco que no soy una persona que tenga fácil el acceso a una mujer
como aquella. Pero iba a ser mía, le gustase o no. Quisiese o no. Me lo
impidiese o no.


La mayoría de las veces ella llegaba al colegio antes de
tiempo y se recostaba contra la puerta de entrada para fumarse un cigarrillo.
Otros días (los que menos) llegaba apresuradamente mientras su hija llevaba
esperando un tiempo. Pero siempre llegaba. Si quieres secuestrar a una persona,
saber que siempre estará en el mismo lugar a la misma hora facilita las cosas.
Escogí un día de lluvia. La ciudad estaba abarrotada de coches y la gente
permanecía agazapada bajo sus paraguas mirando el suelo con cuidado de no meter
un pie en un charco. Era el día ideal. Alquilé una furgoneta y fui a la entrada
de colegio con la esperanza de que ella hubiese llegado antes. Allí estaba,
recostada contra la pared, protegida bajo un paraguas, fumando un cigarrillo.
Tal y como la había imaginado. Simplemente perfecta. Con un abrigo hasta media
rodilla, falda y camisa. Zapatos planos y sin ninguna joya, tan solo dos
diminutos pendientes y el anillo de casada. Como muchas otras veces. Esperé a
que la calle estuviese desierta, detuve la furgoneta frente a ella, abrí la
puerta del copiloto y le hice una seña, ella me miró, lanzo su cigarrillo al
suelo y se dirigió a mi.


-Usted perdone –comencé- es que me he perdido. ¿Sabe donde
esta la calle…?


Inmediatamente descendí mi tono de voz para que el sonido de
la lluvia fuese mas fuerte que el de mi propia voz. Ella se acerco un poco mas,
entonces me abalancé y de un solo tiron la metí dentro de la furgoneta. Cerré la
puerta pasando por encima de ella (sin poder evitar una lluvia de puñetazos,
patadas y gritos) y después saque la pistola que apoyé en su frente.


-Cállate.


Ella no dijo nada. Simplemente comenzó a temblar. Saque dos
pastillas del bolsillo del mono y se las metí en la boca.


-Trágatelas.


Ella negó con la cabeza.


-Trágatelas o nunca más volverás a ver a tu hija. No es una
broma.


Le acerqué un botellin de agua, ella metió las pastillas en
su boca y después bebió. El plan había funcionado. Inmediatamente estaba
inconsciente. No por las pastillas que eran simples aspirinas que ella no había
tragado (como había imaginado) sino por el narcótico liquido que contenía el
agua. Hay que ser previsor. La cogi y la pasé por encima de los asientos a la
parte posterior de la furgoneta. En esos momentos tuve unos deseos irrefrenables
de quitarle toda la ropa pero no lo hice. Las madres comenzaban a agolparse en
la puerta de la escuela. No era prudente.


Estuve conduciendo cerca de media hora hasta llegar a la
torre de mis padres en la costa. No había peligro, nadie se acercaría hasta allí
hasta el viernes y estábamos martes. Una suerte que hubiese comenzado a llover
en martes. Tenía tres días para hacer con aquella mujer lo que me viniese en
gana. La cogi y la llevé hasta un colchón que había dispuesto en el garaje. Allí
había ordenado una provisión de cuerdas, comida precocinada y zumos. La ate las
manos a la espalda y la tendí en el colchón. Me hubiese gustado quitarle toda la
ropa en ese momento pero prefería que estuviese despierta así que me limite a
sobarla por encima de la ropa y después me senté en una silla frente a ella. Se
despertó al cabo de una hora más o menos. Estaba confusa, intentaba moverse pero
no podía. Cuando se acostumbró a la luz de la débil bombilla me miró
directamente a los ojos.


-¿Dónde estoy? –pregunto torpemente.


-En mi casa.


-¿Y mi hija?


-No te preocupes, ella esta bien.


-¿Quién eres?


-Tu captor.


Supongo que entonces ella recordó el incidente de la
furgoneta porque comenzó a revolverse encima del colchón.


-¿Estas preparada? –pregunte.


Sus ojos se abrieron desmesuradamente.


-¿Qué vas a hacerme?


Yo sonreí pero no contesté. No iba a acabar con su vida, soy
demasiado cobarde para hacer eso. Pero sabía que su miedo iba a ser un arma a mi
favor. Deje de sonreír y me acerque a ella, después comencé a desnudarme
lentamente. Ella comenzó a gritar. Yo cogí una mordaza y se la puse en la boca.
Después continué quitándome todas y cada una de las prendas que llevaba,
incluido el reloj y un nomeolvides que me había regalado mi ultima novia el día
de nuestra despedida. De eso hacia 12 años. Después puse la cámara de video en
una esquina del garaje, faltaba luz, encendí una linterna de gran potencia y el
enfoque hacia mi presa. Ahora la cámara de video ya recogía su cuerpo temblando
con perfecta definición. Me la quede mirando a través de la cámara, era
excitante. Comencé a masturbarme, ella me miró e intento levantarse pero perdió
el equilibrio y cayo de nuevo sobre el colchón. Me acerque a ella sin dejar de
masturbarme y me puse a escasos centímetros de su cara. Ella comenzó a llorar y
cerró los ojos. Mi semen cayó por toda su cara, impregnó la mordaza, se mezcló
con sus lagrimas, incluso manchó su perfecto pelo. Yo me masturbaba diariamente
varias veces recordando a esa mujer. Ahora acababa de hacerlo delante de esa
mujer y eso era solo el principio.



--



La presa


Mi nombre es Carmen, el apellido no importa. Tampoco importa
demasiado como comenzó mi particular calvario. Lo único que recuerdo es que
estaba esperando a mi hija a la salida del colegio y de repente alguien me metió
a golpes en una furgoneta. Intenté zafarme de el pero me fue completamente
imposible. Lo siguiente que recuerdo es que estaba encima de un colchón, con las
manos atadas a la espalda y un hombre masturbándose a escasos centímetros de mi
cara. Después de eyacular en mi cara se fue. Entonces empecé a recordar todo. A
aquel hombre paseando algún día frente al colegio, a aquel hombre preguntándome
la dirección de una calle desde su furgoneta, a aquel hombre dándome unas
pastillas que me narcotizaron. Pero no pensaba en aquel hombre, en lo único que
podía pensar en esos momentos era en mi hija. Esperándome en la puerta del
colegio. Y aun seguía pensando en ella cuando volvió a aparecer aquel tipo
completamente desnudo.


Entendí que resistirme no serviría de nada. Me desnudó
completamente, con exagerada lentitud, recreándose en cada centímetro de mi
cuerpo. Explorándome de una manera totalmente anormal. Después me violó
rápidamente, sin ningún tipo de compasión. No me dolió, su pene era pequeño.
Solamente me molestaba su carne blanda y aquel olor a sudor. Me penetró por
todos lados. Su semen cubrió cada parte de mi cuerpo. Me azotó. Me lanzó cera
caliente por el cuerpo. Me golpeo. Me sacó fotos. Me obligó a masturbar a un
perro. Filmo todo en video y después me abandonó completamente desnuda en una
carretera. Pero durante todo ese tiempo lo único que pensé fue en mi hija.
Habían pasado 48 horas y cuando la policía me llevo a casa allí estaba
esperándome mi familia. Mi hija estaba bien. Ya nada importaba. Pronto el
depredador se convirtió en presa y lo metieron en la cárcel. Había cometido
cientos de fallos. Un aficionado, vaya. Un obseso. En el juicio intentaron
demostrar que era un enfermo mental, pero no lo consiguieron. Aun debe estar en
la prisión. No le deseo nada malo, simplemente no le deseo nada. A veces sueño
que vuelve a suceder todo y me despierto sudando a medianoche, es entonces
cuando voy al cuarto de mi hija, me siento a su lado y pienso que podría haber
sido peor porque vivimos en un mundo repleto de depredadores. Y todos somos sus
victimas. Así lo veo yo. Pero sigue mereciendo la pena salir cada día a la
calle. A pesar de todo ello.



--


(Este relato es absolutamente ficticio y ha sido escrito como
consecuencia de mi intención de abarcar todos los estilos y géneros. No juzguéis
al autor, simplemente disfrutad de la obra si os apetece)


--



POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 8.00


Relato: El depredador aficionado
Leida: 20361veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



relatos de forzadascanaria pornoporno árabesexo con campesina humilde relatos xxxmujeres cagando y follandotrios porno fotosrelatos eroticos no le aguente toda la verga ami padrinoporno tetudarelatos hot ereccion de sobrinitosvecinas infielesnegros follando negrasdespedidas de soltera pornoporno en bosquefollando al carpinteromi sobrino me toca mis partes relatoporno con monjasabuelas viciosas follandorelatos sexo suegrasporno babosapaja mutuame pillo masturbandomeletura y relato adulto xxx completo madre e hijos follándotios cornudosmadura virgenrelatos eroticos marquezecamioneros cachondosmadre e hijas xxxrelatos de incestorelatos le miro la panocha a madura empleadaeyaculación femenina xxxporno nazispelicula zoofiliaabuelas velludasabuelas calientes relatosporno muy fuerterelatos zorrasporno incesto rusomadre follando con sus dos hijosrelatos eroticos barcelonalesbianas en la duchaesposas calientesporno madres y hijasporno con sobrinosporno macizorrasfollar chochofollar con mi madrevecinitas madridel marquezecastings eroticosporno con ancianossuegra relatogay esclavoporno sexo lesbianasporno y orgiasrelatos eroticos padre viajando con hijavideos xxx gratis zoofiliajaponesas violadas en el trenporno abuela y nietachat relatos eroticosrelatos eroticos de no consentidoorgasmos sexo pornomadres casadas follandoporno violadasfalsos casting pornofotos porno nudistassexo gay en lanzaroteeldiario de marta erotica me follaroon el orto y como duele relato xxxjuegos eroticos pornosuegro follarelatós pornorelatos con virgenes haayyyy mi culitofollando con ancianasexo con enfermerasinsesto xxxmis relatos porncache:P9lL6G9Q77gJ:bdlol.ru/relato24548_Juego-de-n%C3%BAmeros-en-casa-de-los-vecinos.html porno fueterelatos eroticos pene gigantesco enorme grande grueso lrgo esposa infiel casadacamionero gayrelatos gay movilrelatoa com mi compadreme coji a mi primarelatos pornos de vecinitas curiosas con tíos mayoreszoofilia tempranitosexo gratis con viejosporno despedida de solteroandaluza pornoosos pornostrios porn