relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La oficina (selección del personal)





Relato: La oficina (selección del personal)

La oficina (selección de personal)



Soy Nacho y acabo de montar mi propia empresa, tengo 42 años
estoy soltero y mi situación económica empieza a ir estupendamente. Vivo en un
chalet a las afueras y disfruto de todos los placeres de la vida. Sexualmente
estoy encantado, puesto que este apartado de mi vida también funciona de acuerdo
a mis deseos. En estos momentos tengo tres sumisas que me obedecen hasta en los
más mínimos detalles. Son unas zorras muy agradables. Pero sinceramente me estoy
cansando de ellas, por lo que al montar mi nueva empresa esperaba conseguir
nuevas mujeres.


Para empezar a funcionar necesitaba mínimo dos empleados a
parte de mi secretaria, y evidentemente decidí buscar tres mujeres acordes con
mis gustos sexuales. Puse anuncios en los periódicos y el primer día de citas
tenía 25 entrevistas.


Las primeras diez preguntas del cuestionario eran las
normales: experiencia, estudios, aspiraciones económicas, todas esas cosas que
te preguntan cuando vas en busca de un empleo. A partir de la décima pregunta
todas iban en mayor o menor grado a descubrir si serían buenas sumisas. Antes de
terminar todas las aspirantes se habían levantado de muy malos modos. Algunas
incluso me amenazaron con denunciarme.


Quedaban dos candidatas en la sala y evidentemente mis
esperanzas de conseguir algo este primer día eran nulas, me consolaba pensar que
mañana vendrían otras veinte o treinta mujeres. La penúltima aspirante se largó
en la pregunta número doce. E hice pasar a la última con muy pocas ganas de
seguir entrevistando a nadie.


"La siguiente por favor" grité desde mi silla. Alicia se
quedó tímidamente en la puerta. Al levantar la vista comprendí que esa iba a ser
mi secretaria o por lo menos integrante de mi plantilla de sumisas.


Su modo de andar de sentarse de hablar de moverse delataban
que estaba ante una mujer ideal para mi empresa. Ella estaba notando que mi
mirada la desnudaba, se estaba poniendo muy colorada y de los nervios no podía
casi ni hablar. Me levante y me senté al borde de la mesa muy cerca de ella para
poder inspeccionarla mejor.


Tenía unas buenas tetas, una cara agradable, unas piernas
bonitas y debajo de su falda se insinuaba una rajita jugosa y apetecible. No era
demasiado alta, pero estaba muy bien proporcionada. Estaba sentada muy recta con
las piernas juntas y las manos encima de las rodillas, su cabeza algo inclinada
y sus ojos con la mirada baja.


Su entrecortada respiración daba muestra de su excitación, se
sentía observada, desnuda, magreada, sobada y pellizcada, lamida y follada. Se
estaba sintiendo mi hembra y se estaba poniendo muy caliente. Seguro que estaba
empezando a mojar su tanga, ya casi no podía ni hablar.


De repente la ordene que se levantara, abriera las piernas y
se subiera la falda pues quería ver sus muslos y su ropa interior. Vaciló un
momento y supe que era mía. "A que esperas zorra, he dicho que quiero verte los
muslos. Levántate, abre las piernas y súbete la falta". Tenía unos muslos firmes
y carnosos. Su tanga blanco estaba algo mojado y su coño estaba depilado con
sólo un poco de vello en la parte superior.


Comencé a observarla como si fuese a comprarla. La toque las
tetas que eran duras, le abrí la blusa rompiéndole los botones y levante el
sujetador para verle bien las tetas. Pellizque los pezones hasta que un gemido
de dolor salió de su garganta y se le saltaban las lágrimas. "poco aguantas tú"
le dije despectivamente retorciéndole los pezones con fuerza. Las lagrimas caían
por sus mejillas.


"De rodillas" la grite ayudándola con un empujón en los
hombros. Me saque la polla que comenzaba a crecer a pasos agigantados.
"Demuéstrame lo que sabes hacer". La agarré de la nuca y la metí la polla en la
boca. La verdad es que la muy puta la chupaba de maravilla, luego me enteré que
era la primera vez que chupaba una polla. Me estaba gustando mucho, la agarré la
nuca con las dos manos y comencé a follarla, la bombeaba como si fuera un coño,
notaba como se atragantaba, notaba como la faltaba la respiración debido a que
mi polla la entraba muy dentro. Todo esto me estaba poniendo al borde de una
corrida espectacular y por fin descargue dentro de la boca de mi nueva
secretaria. Ella se lo tragó todo, me limpió muy cuidadosamente con la lengua y
volvimos a la entrevista.


"Empezarás mañana, necesito dos mujeres como tu o mejores.
Antes de hacerlas entrar harás una criba para no tragarme tostones. Cuando te
dirijas a mi me llamaras amo. Está prohibido llevar ropa interior. Está
prohibido llevar pantalones. Está prohibido sentarse sobre la falda, tu culito
siempre en contacto con la silla. Está prohibido que recibas o des placer sin
que yo te lo ordene. Cuando estés sentada o de pie siempre tendrás las piernas
abiertas. Jamás me miraras a los ojos. Jamás me hablaras si no te doy permiso. Y
sobre todo harás lo que yo te ordene cuando yo te lo ordene. No te pegaré si no
es estrictamente necesario y no te maltrataré. Si te portas bien tu también
tendrás tu ración de placer. Comerás y beberás en el suelo como una perra y
llevaras un collar con tu nombre. Dormirás en el suelo atada por una cadena. A
partir de este momento no tienes hogar ni familia ni amigos. Sólo me tienes a mi
y me perteneces, hasta que yo decida que me he cansado de ti y vuelvas a tu
anterior vida. Saldrás a la calle únicamente conmigo y cuando yo diga. Cuando te
quedes sola estarás encadenada y no podrás llegar a la puerta de la calle. De
momento nada más. Mañana aquí a las ocho en punto de la mañana, me traerás un
café, el periódico y mientras tomo el café y leo las noticias me comerás la
polla. Ese será tu desayuno. Eso todas las mañanas. Si vas por el buen camino
serás el ama cuando yo no esté. Este regalo te lo puedo quitar cuando quiera y
dárselo a alguna de tus compañeras. Te tienes que ganar ser la preferida. Las
demás lo harán para quitarte ese honor. A las nueve está citada la primera
aspirante. ¿lo has entendido todo?". Con un hilo de voz me contestó "Si mi amo,
a las ocho en punto". Había conseguido la secretaria perfecta.


Alicia hizo una selección estupenda y a media mañana ya
teníamos a una empleada, a primera hora de la tarde estaba el equipo completo. Y
lo mejor del caso es que no había tenido que realizar ninguna entrevista. Alicia
tenía un ojo clínico para conocer a sus semejantes. Antes de la reunión de por
la tarde di las gracias a Alicia por su trabajo. Y mi agradecimiento fue ponerle
un arito en el clítoris del que colgaba una cadena. Y ya con el aro puesto y
para estrenarlo la folle encima de la mesa. Cuando tenía la polla dentro tiraba
de la cadenita y Alicia se derretía de gusto. Pero estaba aprendiendo muy
deprisa y ni se la ocurrió llegar al orgasmo antes de que yo la autorizase. Y
después de descargar en su cara, no la di permiso. Quería que mi control sobre
ella y sobre las otras fuera total.


Por la tarde tuvimos el primer encuentro de toda la
plantilla. Alicia detrás de mí, con el uniforme de la empresa. Minifalda de
cuero negro, blusa blanca. Medias con liguero y zapatos de tacón. Las piernas
bien abiertas. Con cierto aire de superioridad. Las seleccionadas frente a
nosotros. Eran dos hembras de primera. Las explique su misión profesional y
mientras yo inspeccionaba sus culos y sus tetas mi amable secretaria les leía
las prohibiciones y las ponía al día de sus obligaciones para conmigo y para con
la empresa. Al final de discurso yo añadí "En mi ausencia de la oficina Alicia
me representará, la obedeceréis como si fuera yo, en todo".


Las ordené a las dos que se desnudaran, estuve un buen rato
observándolas, tocándolas sin reparos. Metiendo mis dedos en sus coños y en sus
bocas, inspeccionando su culo. Mirándoles los dientes. Más que mujeres parecían
animales en una subasta y como a animales las estaba tratando, luego las ordene
que se vistieran con la ropa de empresa. Por fin y para que no hubiera duda de
que me pertenecían las puse a las tres un collar de perro con la leyenda
"Propiedad de Nacho, para que me use como mejor le plazca" en el collar había
una argolla de la que colgaban dos cadenas que enganche a sus pezones por medio
de un piercing que las hice yo mismo. Ahora no había duda de que estas tres
zorras me pertenecían. Llevaban mi marca. Me senté observándolas en mi sillón,
ordene a Alicia que se tumbara a mis pies y a las nuevas que se dieran placer.


Las empleadas se montaron un juego lésbico siguiendo mis
instrucciones. A Elena, la rubia, la ordene tirar de la cadena que sujetaba los
pezones de Susana, mientras ésta tiraba a su vez de los suyos. Tenían los
pezones muy estirados. Las primeras lagrimas las brotaban de los ojos. Sus
gemidos de dolor se mezclaban con los de placer. Ahora las mande masturbarse,
con la mano libre metían los dedos en el coño de su compañera. Sus respiraciones
se aceleraban. Sus coños húmedos estaban al borde del orgasmo y Alicia
silenciosamente y con mi permiso se masturbaba a mis pies. Las ordene parar, sus
inminentes orgasmos se cortaron.


Ahora estaban las tres dándome las espalda, agachadas con las
piernas rectas enseñándome sus tres formidables culos y sus coños empapados.
Cogí mi regla de madera y fui golpeando sus culitos. Flojo al principio, casi
una caricia. Detrás de cada golpe acariciaba el coño de la agraciada con el
canto de la regla. Después otro cachete. Otra caricia. Tenían prohibido correrse
hasta que yo no se lo ordenase. Y hacían verdaderos esfuerzos para que sus
orgasmos se retrasasen.


Mi erección era ya formidable. Así que fui probando los tres
culos. Y las tres eran analmente vírgenes. Tres culitos sin desvirgar para mi y
en un solo día. Primero cogí a Elena. Se la metí en su empapado coño para
lubricarla un poco y agarrándola de la cintura se la metí, la punta al
principio, pero en cuanto encontré el camino se la clavé de una vez hasta
dentro. Elena contuvo un grito. Su culito era muy estrecho y mi polla estaba
enorme.


Bombeé unas cuantas veces y se la saque para desvirgar el
culito de Susana. De la segunda embestida se la metí hasta dentro y soltó un
grito de dolor que a la cuarta o quinta embestida se transformó en placer. Dejé
para la última a Alicia para que fuera ella la que recibiera toda mi leche y
para que se corriera conmigo. Mientras la enculaba metía mis dedos en su coño,
tiraba de su cadena estirando su clítoris y antes de que me corriera ella ya
había tenido tres orgasmos. Se movía como una loca tragándose mi polla hasta muy
adentro. Sus movimientos y los míos nos hicieron llegar al orgasmo a la vez. Fue
terrible, maravilloso. Se la saque y ordene a Elena que me limpiara con la boca,
pero a ninguna de las dos las di permiso para correrse.


En lugar de eso las acompañe a sus bancos de trabajo. Los
ordenadores y el material de oficina eran de ultima generación pero sus asientos
eran de madera dura y fría. Cuando se sentaron até sus tobillos al banco y su
cuello al respaldo. Sus manos también atadas llegaban justo a los lugares donde
tenían que llegar. Sus espaldas rectas, su culo sobre la fría madera, sus
piernas separadas y sus pezones enganchados a su cuello. Esta visión me estaba
poniendo muy cachondo y mientras mis empleadas trabajaban, mi secretaria daba
buena cuenta de mi polla.


El primer día de mi nueva empresa había sido todo un éxito. Y
estaba muy contento con mis tres empleadas.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La oficina (selección del personal)
Leida: 640veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos porno largosporno gitanasmadura ricabisexualidad pornoabuelos follando a nietasrelatos x mi amiga denisserelatos trio de mi novia en minifaldarelatos eroti osmisrelatosporno hetero con dildo en el culofotos trios amateursporno con transexualesmadre e hijo en la duchacomo follar a una virgenmaduras preñadasmama follamosvota mi coñofollar cuñadomi madre borrachaporno viudas maduraszorras.com gratischica pide penetrarla relatomi culitopadres q se vuelven morbosos por la colita de sus hijos geys relatos eroticos geys mi papa le encanta mi culitorelato erotico mi primera vezoliendo bragasporno gay relatosrelatos porno de amor filial hijo cochinoparejas bisesualesrelato de intercambio de parejasmachos musculosos gayrelatos cortos zoofilicos con perros callejeroslesbiana madre e hijarelatos porno gay vinieron a montar la cocina pero me montaron a mivieja tetonamujeres enanas pornoHistorias de exitasion y pla ser metiendo el penerelatos movilporno de puritanasrelatos sexo con cuñadaporno gay maduritospuritanas pornrelatos sexo audioabuelo folla jovenfotos eroticas amateursrelatos porno de amor filial hermana deprimidaporno gratis virgenesrelatos eroticos de incestome folle a mi sobrinazapatos cuquitosrelatos de feminizacionrelatos de cachondasel abuelo se folla ala nietachicas follando con su hermanoporno gayanudismo eroticorelatos maduras pornoporn lesbicoenseñandola a follarrelatos eroticos menororgasmos femenino xxxrelatos porno extremoporno del toroporno con sus hijasmaduras e hijasfollando con lobosabuela folla jovenrelatos gaylos mejores trios pornorelatos eroticos mi vecinitarelatos eroticos para ellasme folle al electricistaRelatos porno maduro le gustas los nenitos gayporno gitanasporno madres con sus hijoscenicienta version pornoporno casadas calientesescuchar relatos eróticosabuelos y abuelas pornorelatos de incesto entre madres e hijosrelato verdadero encularon a mi mujer por el ano frente a mise la chupe a mi hijo