webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Una cagona en casa



Relato: Una cagona en casa

Podríamos decir que nuestra amistad se inició en aquel
semáforo camino de su casa. A aquel primer encuentro siguieron otros, salidas de
marcha, al cine, visitas a su casa, algún polvete delicioso, en fin lo normal
entre dos personas adultas. Ella tenía veintiséis años y yo treinta. En aquel
periodo lo ocurrido aquel día no se manifestó en absoluto. Poco a poco
congeniábamos más. Ella era simpática, bonita, apetecible, inteligente... En
fin, todo lo que puede pedirse a una mujer y yo supongo de debía parecerle lo
mismo. La relación casi como si no pudiera ser de otra manera nos condujo a que,
tras unos meses, decidiéramos irnos a vivir juntos.


Yo vivía con mi madre, mi padre había muerto, ella en cambio
vivía sola y no se llevaba demasiado bien con la familia. En mi casa no nos
apetecía vivir, en cambio, la suya reunía todas las cualidades: Podríamos vivir
solos, era una casa antigua, amplia, bien soleada, sin ascensor y con pocos
vecinos. Además la cercanía del parque la hacía sumamente atractiva.


Cuando decidimos vivir juntos pensamos que lo mejor sería
empezar como lo hace una pareja recién casada: Con un viajecito. Este no fue muy
largo ni a un lugar demasiado lejano. Nos conformamos con ir a Menorca.
Aprovechamos las vacaciones de verano y nos fuimos una semanita a Menorca. Era
el mes de Septiembre, a mediados de septiembre, no hacía un calor agobiante pero
era agradable estar en la playa por la noche y follar dentro del agua. Nos lo
pasamos estupendamente. Nos levantábamos a eso de las doce del mediodía, un
breve desayuno, tomábamos el coche alquilado y visitábamos alguna de las
preciosas calas, allí comíamos, y tras una larga siesta al sol tomábamos un
chapuzón en el que nos hartábamos de reír y jugar, después solíamos descansar un
rato más hasta que el sol se ponía y cuando la gente ya abandonaba la playa
volvíamos a introducirnos en el agua, acto que casi siempre, tras jugar un rato,
solía acabar en un delicioso polvete.


Recuerdo uno en Cala Galdana, fue encantador, la vi
desaparecer bajo el agua, no era mala nadadora Claudia, y cuando menos me lo
esperaba note como me tironeaban del bañador hasta bajármelo de un tirón y de un
salto rodearme mi cintura con sus piernas. Abrazándome el cuello y mi cintura
rodeada por sus piernas, mi boca buscó la suya, y mi mano se perdió en su
preciosa melena castaña en busca de su nuca. Ella estaba separándose el bikini
para dar paso a mi polla, tiesa, y no precisamente de frío. Poco a poco fue
bajando hasta que el agujerito de su coño fue rodeando a mi tranca, bajando y
sorbiéndola, apretándola, y mientras todo aquello nos sorprendía, porque la
verdad no era nada premeditado, acabamos en una corrida al unísono que hizo que
mis piernas se desplomaran y cayéramos los dos riendo al agua. Fue una folladita
encantadora.


Luego del chapuzón de la tarde solíamos ir a cenar a algún
restaurante de moda y mientras comíamos hablábamos de lo que pueda hablar
cualquier pareja normal.


De regreso al hotel, según estuvieran los ánimos repetíamos
el juego del mete saca o simplemente nos dormíamos como benditos.


Su cuerpo rellenito, de carnes prietas, buenas tetas y mejor
culo me tenía realmente embobado. Y sus facciones suaves con aquellos ojos
verdes mostraban un calor que siempre estaba presente a la hora de gozar.


Hay que decir que durante el tiempo previo a la decisión de
vivir juntos y durante aquella semana nunca se hizo presente ningún problema de
incontinencia ni la más mínima referencia a lo ocurrido la primera vez que nos
vimos. Todo lo más algún que otro pedo por ambas partes, que con la confianza
era de lo más normal.


En mi cabeza a veces aparecía la escena del semáforo, y
porque no decirlo, me excitaba al imaginarla de nuevo, pero como ella no hacía
la más mínima mención ni nada que pudiera recordarla no me atrevía a decirle
nada. Ella era como un reloj, antes de acostarnos iba al baño, hacía sus
necesidades de forma regular, que yo recuerde eso no fallo ni un día durante
aquella semana, se lavaba y nos acostábamos.


Como todo lo bueno no es eterno, llegó el día de regresar a
casa, por suerte todavía nos quedaba una semanita de vacaciones.


La primera noche en el hogar no fue al baño antes de
acostarnos. Me extrañó pero no le di mas importancia.


La segunda, estábamos invitados a cenar a casa de unos amigos
de ella. Una velada muy agradable viendo las fotos y comentando lo hermoso de la
isla y lo bien que nos lo habíamos pasado. Por fin, cuando nos marchamos y ya
dentro del ascensor oí un pppfffsssssssiiiiiiffffffffssss seguido de un olor
bastante fuerte.





Claudia ¿te has soltado un pedito? Le dije


Si mi cielo, ayer no fuí al baño


Ya me di cuenta.





Sus ojos me miraron con picardía.


Cuando llegó la hora de acostarnos, en lugar de quitarse las
braguitas se las cambió por unas de algodón blanco y se metió en la cama. Solo
había ido a orinar.





¿No vas al baño hoy tampoco?


No... no tengo ganas. Y al tiempo que lo decía su culo
volvió a soltar otro silbidito bastante apestoso.


¿Estas segura? Esto huele que no veas.





Volvió a mirarme de forma picara, me beso en los labios y me
dijo:





En serio que no tengo ganas.





Apagó la luz, subió sobre mí, se apartó las bragas del coño y
me dijo:





¡Follame!





¡Vaya si la folle! La folle bien follada, creo que tuvo dos
orgasmos casi seguidos. Su cara demostraba que estaba muy caliente.





¿Te han molestado los peditos de esta noche cielo?


En absoluto Claudia. Me han gustado.





Se arrodilló a mi lado, bajó su cabeza a mi polla y comenzó a
lamerla. Su lengua se paseaba por ella, se introducía el glande en la boca,
jugaba con mi agujerito de mear pasando con suavidad su lengua por allí, volvía
a apretarme el glande con los labios... Aquello no podía durar mucho. ¡Y no
duró! Mi leche escapó a borbotones salpicando su cara. Luego se dedicó a
limpiarme la polla con la lengua con sumo cuidado. Cuando consideró que estaba
limpia tomó un pañuelo, la secó y me dijo:





Esperemos que cuando tengas que limpiarme lo hagas con
el mismo cariño.





Al día siguiente nos despertamos tarde. Después de ducharnos
ella se dedicó a preparar el desayuno: Una jarra de zumo de naranja, kiwis,
mandarinas y tostadas con mermelada.





¿Crees que me ayudará? Me preguntó.


¿A que te refieres?


He pensado que un desayuno como este me ayudaría a ir
al baño.


Lo has preparado muy bien cariño. Pero no creo que pase
nada porque durante dos días no hagas caquita. En Menorca hacías cada día.


Ya... pero aquí ya ves.


Tómatelo con calma y verás como se arregla solo el tema
de las cacas.


Es que me da miedo. – Sus ojos se estaban volviendo
picarones.


¿Qué te da miedo? Le pregunté.


Que vuelva a ocurrir. Como en el semáforo.


¿Y si ocurriera...? Sabes que a mi no me importa. Me
calenté como un burro. Cuando llegamos a casa te limpié con cuidado y
suavidad. Sabes que tus caquitas a mi no me dan asco.





Tenía el don de la oportunidad. Mi última frase fue
acompañada de una ventosidad silenciosa, larga, pesada y maloliente.





Es que cuando no hago caca en varios días los pedetes
huelen muy mal. ¿A qué sí... cielo?


¡Apestan! Conteste.





Se puso a mi lado, con el culo hacia mí, y empezó a hacer
volar el frágil camisón removiendo el aire.





Quita no seas burra Claudia, que esto que sueltas tu se
pega...





Estallamos en una carcajada y terminamos de desayunar con
ella sentada sobre mí soltando de tanto en tanto alguna de aquellas ventosidades
letales.


Bastaba tenerla cerca para darse cuenta que aquello la
excitaba sobre manera.


Bebió dos grandes vasos de zumo de naranja, tomó dos kiwis,
dos mandarinas y una tostada.


Mientras nos dirigíamos escaleras arriba a la habitación para
vestirnos le pregunté:





Claudia ¿a ti te excita hacértelo encima?





Me miró.





Sí... me excita mucho. Contestó. Ahora mismo estoy muy
excitada.


O sea que te gustaría hacer una caquita.


Te equivocas... Una cacota... Una gran cagada.





Ya estábamos en la habitación y yo la estaba mirando como
estaba sacando del armario la ropa que íbamos a ponernos los dos para salir a
dar un paseo.




Hacía un sol precioso. Se filtraba a través de los
visillos de las ventanas. La escuché diciendo:



¿Crees que me podría cagar aquí mismo?


Pero si tienes el wc...


¿Te excitaría que lo hiciera?


Nnno... seee Tartamudee.


Estoy muy excitada. Ayer noche me puse las braguitas
blancas de algodón para ti.





Al decirlo me había abrazado. Sus brazos rodeaban mi cuello y
sus ojos miraban a los míos. Mi polla se había levantado, dura, redonda y
gruesa. Fue como un acto automático. Me bajé los slips y fui a quitarle sus
braguitas.





No, no lo hagas Javier. No me quites las braguitas. Son
limpias, blancas, de algodón y son para ti... pero luego... no ahora...
luego.





Su cara me miraba con fijeza mientras decía todo aquello.





Tu amorcito se va a cagar Javier.





Yo solo la miraba a los ojos.





Va a llenar las braguitas que quiere regalarte.





Seguía abrazada a mí. Mirándome.





Me duele la tripita. ¿Lo sabes?





Mi boca buscaba la suya.





No Javier, no me beses todavía. Quiero verte y que me
veas cuando lo hago.





Ahora pareció que perdía el control.


Sentí un siseo y el sonido del liquido cuando cae el suelo.





MMMMMMM me estoy meando Javier. Me estoy poniendo
húmeda para ti.





Yo solo atendía a mirarle los ojos y a sentir mi sexo cada
vez mas caliente y más tieso.





MMMMM... Si... Voy a cagarme... A ensuciar las
braguitas... (dos sonoros pedos anunciaron la llegada) – La tenía frente a
mí, solo podía verle la cara, cerca de la mía, pero puedo jurar que era
peor que ver como salía la mierda de su culo – Las estoy ensuciando
Javier... ¿lo notas? ¿Se me adivina en la cara?... – su cara denotó un
pequeño esfuerzo – Me está saliendo Javier... Es duro... un leño duro...
como tu polla... mmmm... ssssssiiiiii.... noto como me empuja las bragas y
luego se dobla en su interior... Se aplasta en mis nalgas... súbeme las
braguitas hacia arriba Javier...





Lo hice. Cogí las braguitas por la cintura y tiré de ellas
con fuerza. Note como el pegote se aplastaba más en sus nalgas. Un nuevo
chorrete de orín salpicó el suelo al traspasar el algodón.





Todavía tengo más... Javier... – sus ojos delataron
otro apretón suave, y sentí como algo pesado, espeso y maloliente volvía a
tirar de las bragas hacia abajo – mmmm... mmmmm - Fueron los últimos
sonidos que emitió.





Me abrazaba con fuerza, notaba sus pezones erguidos en mi
pecho, su corazón latiendo deprisa y supe que se había corrido.





Eres un cielo Javier. Me ha gustado mucho que me
dejaras hacerlo.





Me besó. Se quitó las braguitas sucias y me las enseñó. Me
dijo:





Son tuyas Javier. Cuando las haya lavado te las daré,
me gustaría que al menos estas las guardaras con cariño. Ahora Voy a
ponerme bonita y limpia. Quiero follarme a mi chico y correrme de nuevo.





De aquella primera vez que sucedió en casa lo que he contado
es todo lo que recuerdo. Bueno, una cosa más. No salimos a pasear. Después que
se aseara follamos. Así de simple: follamos. Y se mostró como la chica más
cariñosa y caliente que jamás he conocido.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 6
Media de votos: 9.83


Relato: Una cagona en casa
Leida: 26264veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados































Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


relato nudistapornogratis abuelasrelato erotico hijoincestos gratis en españolporno con cuarentonasporni lesbicotodorealtosmamas guarrillastravesti desnudosrelatos de guarrasfotos eroticas madurassexo de maduroscuanto tiempo dura un inyección mal puesta xxxrelatos trios hmhrelatos porno categoriaschaperos pornoRelato como le meti la verga a mi hermana y coge sabrosomujer chupa penefiestas porno españolme follaron en el cinetrios en cadizabuelos gay pornsuegra relatorelatos de primera vezmujeres madurasxrelatos de gaysembarazo pornobisex pornbiejas guarrasincetos gratisiris pornorelato lesbicolos mejores orgasmos del pornome coji a mi suegra por Puta relatos eroticofotos petadasrelatos eroticos madresrelatos eroticos de suegraporno gratis ama de casamendigos follandomadura fea follandorelatos muy morbososrelatos excitantesrelatos poornotravestis follando parejasporno bisexualesrelatos sexo caserorelatos eroticos castellanocuentos eroticos gratisdespedida de solteras pornoswww.gigagalleries.computa infielsexo lesbico triofeminizacion relatosabuelos pillados follandorelatos de primera vezlupita pornoquedamos para follarfollando a gitanasrelatos eroticos todo relatoszorras pornorelatos de maduras calientesmadres follando fotosrelatos eroticos mi hermanoporno gratis inglesla amiga de mi hija estaba desnuda y depilada historias eroticassexo con tia buenaver videos porno lesbicos gratisfoto porno viejasporno castellano gayrelatos gaysporno erótico gratisgay maduro pornoporno borrachas violadasfollando con mi madre en la cocinarelatos eroticos viejo y mi hermanahistorias gay pornofotos travestis amateursporno masturvacionmi prima desnudaporno hijos y madresme folle a mi nietarelatos porno con mi hijaculitos gordosrelato erotico mujeresrelatos gay hermanospirno lesbicomujeres cachondisimaschicas masturbandose pilladasmi madre es exibisionista videoshermanos follando con hermanasdespedida soltero pornorelatos porno mamadas