relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El camionero





Relato: El camionero

PUTA POR UN DIA



A pesar de ser una mujer felizmente casada y sexualmente
satisfecha, debo reconocer que, en el fondo de mi ego, muchas veces me asaltaba
la idea de mantener relaciones con otros hombres ya que mi vagina sentía que
necesitaba más vergas.


Aquella mañana me desperté especialmente motivada. Mi marido,
como es habitual, ya se había marchado a trabajar, lo cual era una verdadera
lástima ya que en caso de que hubiera estado en la cama a mi lado, le habría
hecho el amor con verdadera lujuria, aunque, por otro lado, nada de lo que voy a
contaros hubiera sucedido.


Estuve un buen rato despierta sin levantarme de la cama. Mi
mente comenzó a recrearse en fantasías eróticas y, poco a poco, me fui
calentando yo sola. Hasta tal punto fue el calentón que estuve a punto de tener
que masturbarme, pero los pensamientos eróticos fueron cediendo por la presión
que ejercían los asuntos rutinarios del día, sobre todo de uno en particular:
¿Qué prepararía hoy de comida?.


Hacía un precioso día de primavera. El sol brillaba en lo
alto, no había ni una nube y la temperatura era muy agradable, ninguno de mis
hijos estaba en la casa y regresaban hasta la noche. Después de desayunar elegí
la ropa que me pondría para bajar a la compra. Mas tarde tome una ducha, me
maquillé y comencé a vestirme. Mientras lo hacía, nuevamente sobrevinieron a mi
cabeza pensamientos eróticos. Entonces se me ocurrió algo excitante. Ese día
bajaría a la calle sin bragas ni sujetador. Debo decir que a pesar de tener ya
cuarenta y cuatro años aún conservo mis pechos bastante erguidos, y cuido mi
cuerpo con asiduidad, por lo que soy bastante resultona. Sobre mi cuerpo recién
duchado enfundé directamente una blusa de color rosa pálido, bastante escotada,
y unos vaqueros ceñidos. Por último me calcé unos zapatos negros de tacón y salí
a la calle. Mi marido y yo vivimos en un barrio de la periferia, cercano a una
Zona industrial de caña de azúcar. Es un barrio fundamentalmente obrero y por
las mañanas hay muy poca gente en la calle, ya que casi todo el mundo se
encuentra a esas horas trabajando. Al girar la esquina de la calle que conduce
hacia ese sitio me encontré con un camión enorme estacionado en la sombra de
unos árboles. En el interior del mismo se encontraba sentado un hombre robusto
de unos cincuenta años, que, a juzgar por la expresión de su rostro había pasado
la noche durmiendo en el camión y se acababa de despertar. Eran poco mas de las
nueve de la mañana.


Al pasar al lado del camión, el conductor comenzó a silbarme
jocosamente. Yo me hice la tonta y seguí mi marcha sin volver la cabeza, pero el
camionero seguía intentando llamar mi atención. De pronto, nuevamente mi
fantasía y el recordar que no llevaba ropa interior, hicieron que un hormigueo
nervioso me recorriera los muslos. Entonces comencé a pensar que pasaría si me
volviera hacia el camionero y le dirigiera una mirada lasciva. Mis nervios iban
en aumento, y el corazón se me salía del pecho cada vez que consideraba esa
idea.


Finalmente mi estado emocional de aquella mañana hizo el
resto. Me volví bruscamente y me encaminé hacia el hombre mirándole fijamente a
los ojos. Cuando llegué a la altura del camión miré hacia todos lados para
asegurarme que no había gente en esa calle, tenía muchas ganas de estrenar mi
vagina culiando con otro hombre sin que supiera mi marido, muchas veces había
intentado culiar con otro pero no había oportunidad de hacerlo, una vez en la
casa ya me iban a culiar cuando llegó mi marido, el hombre se quedó con todas
las ganas de meterme su verga en mi vagina, se quedó con las ganas de probarme,
tuve que esconderlo en el cuarto de pilas al fondo de la casa para que se
pusiera la ropa y viera como salía de la casa mientras entretenía a mi marido,
por eso no quería perder esta, aquel tipo, sin decir una sola palabra abrió la
puerta del vehículo y me invitó a entrar en el. Lo cierto es que todavía no se
como pude reaccionar de esa manera, pero lo cierto es que cuando me quise dar
cuenta me encontraba sentada al lado del camionero.


Entonces los siguientes acontecimientos se precipitaron como
la pólvora. El hombre cerró la puerta tras de mí, corrió unas cortinas rojas a
todo lo largo de las ventanillas de la cabina y comenzó a besarme en los labios.
Yo mantuve una mínima resistencia, tras la cual abrí mi boca y le ofrecí mi
lengua. El camionero sacó la suya y nos dimos un primer morreo. Mientras me
llenaba la cara y los labios de saliva una de sus manos se deslizó por debajo de
mi blusa y empezó a acariciarme las tetas, mientras que con la otra me
desabrochaba el vaquero. El muy cabrón sabía perfectamente tratar a una mujer
excitada.


Al mismo tiempo yo le bajé la cremallera del pantalón, le
saque la polla fuera y empecé a masturbarle. Aquel trozo de carne comenzó a
crecer entre mis manos alcanzando un tamaño y un grosor considerables. En menos
de diez segundos su rabo estaba duro como el cemento. La tenía bastante mas
larga y gorda que mi marido, lo que me produjo aun mayor excitación, pensaba en
como me iba a entrar semejante verga en mi vagina, lo que tenía que aguantar que
me entrara. En un momento dado, el hombre cogió con fuerza mi cabeza y me la
colocó entre sus piernas. Yo obedecí con agrado, abrí la boca y comencé a
chuparle la polla.


Al cabo de unos minutos el hombre me retiró y comenzó a
desnudarse por completo. Yo me quité el vaquero, ya que la blusa había
desaparecido en el magreo por arte de magia. Cuando aquel tipo se percató de que
no llevaba bragas, me sentó encima de él violentamente. Apuntó su estaca entre
mis labios vaginales, me la clavó hasta el fondo y comenzó a follarme con una
fuerza increíble. Su enorme polla bombeaba mi coño sin parar, a un ritmo
frenético. Tanto fue así que, cuando quise darme cuenta, me sobrevino el primer
orgasmo.


Aquel tipo era una máquina de follar, por la posición en que
estábamos me dio también una buena mamada de tetas. Parecía no cansarse y
controlar la situación con habilidad, lo que me ocasionó hasta cuatro orgasmos
encadenados. El enorme calibre de su herramienta estaba haciendo estragos en mi
coño. Yo gritaba y me retorcía de placer como una perra en celo. Después de
quince, o quizás veinte minutos follando sin parar, me la sacó del chocho, me la
metió en la boca y se corrió sin compasión, yo sentía un gran espacio en mi
vagina cuando me sacó su verga. Una serie de chorros de leche tibia me fueron
inundando la boca sin previo aviso, por lo que no tuve mas remedio que
tragármelo todo.


Cuando terminó de vaciar sus cojones en mi garganta, se
arrodilló entre mis piernas y comenzó a lamerme el coño de arriba abajo,
deteniéndose de cuando en cuando en mi abultado clítoris. Aquello me produjo un
placer tan intenso que volví a correrme dos o tres veces más.


Mi húmedo coño le debió excitar muchísimo, ya que cuando
terminó de comérmelo su polla estaba de nuevo dura. Esta vez me puso a cuatro
patas sobre el asiento del camión, me la metió en el coño, por detrás, y,
agarrándome de las tetas comenzó de nuevo a joderme viva. Los orgasmos no
tardaron en aparecer otra vez. En ésta ocasión consiguió que me corriera otras
tres veces más.


Luego me colocó su polla entre las tetas y le hice una cubana
para que terminara en mi cara. Pese a ser la segunda eyaculación en menos de una
hora, me bañó de leche toda la cara mientras sollozaba de placer con el roce de
mis tetas.


Más calmados ya nos vestimos. El camionero me obsequió con un
último morreo de despedida, pero no pudimos resistir la tentación de seguir
culiando, me desnudé y me acosté en el asiento del camión, me abrí de piernas
ofreciéndole mi rica vagina, no quería dejar pasar la oportunidad de satisfacer
completamente mi fantasía de culiar en el camión con otro hombre que no era mi
marido, se baja el pantalón y se saca su verga, me la acerca a la entrada de mi
vagina y poco a poco me la va introduciendo, me ocupa completamente, yo con mis
piernas rodeo su cuerpo para que me la meta toda, comienza a bombearme
lentamente, conforme pasa el tiempo acelera más las embestidas y le gusta
observar el vaivén de mis tetas, las cuales atrapa con sus manos y me las
masajea suavemente logrando que me excite más y tenga un orgasmo, me desconecta
mi vagina y me coloco en cuatro patas en el asiento, escucho que se acerca un
vehículo y corro discretamente la cortina del camión, en ese momento siento
donde me atraviesan nuevamente mi vagina con su gran verga y comienza a
bombearme ricamente, observo que en el vehículo viaja mi marido de acompañante
del chofer, el vehículo es de la empresa donde trabaja mi marido y el chofer que
lo acompaña siempre a querido culiarme, yo lo he notado cuando llega a la casa y
me observa con una mirada de deseo, de lujuria, me sigue culiando el camionero,
pobre mi marido, pasó a la par mía y no se dio cuenta que se estaban disfrutando
ricamente a su mujer, que ella está disfrutando esta gran cogida que le están
dando, acelera sus embestidas y nuevamente siento donde se contraé para darme
todo su semen, no lo dejo que me saque la verga, quiero sentir otro que no sea
el de mi marido, siento sus descargas muy dentro de mis entrañas y me inunda
toda mi vagina, con esto siento realizada totalmente mi fantasía, se queda unos
minutos conectándome mi vagina con su verga y cuando esta comienza a perder su
tamaño me la saca y un pequeño hilo de su semen sale de mi satisfecha vagina, me
da una mamada de tetas y después nos damos un beso y nos despedimos sin
preguntarnos el nombre. Luego descorrió las cortinas con precaución para que no
me vieran bajar del camión y rumoraran en el pueblo de que yo iba a culiar con
los camioneros, lo cual podría llegar a oídos de mi marido y no me dejaría salir
de la casa, me abrió la puerta y me marché a la compra.


Desde ese día, siempre que giro la esquina de casa deseo
encontrarme con el camión estacionado, pero hasta la fecha me tengo que
conformar con mi marido.


Haydeé.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00





Relato: El camionero
Leida: 2239veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno madura con jovenrelato erotico con mi suegrapechos eroticospenetracion anal brutalchicas hipnotizadasporno muy viejastravestis pollonleer relatos eroticosporno pirataabuelas tocandoseembarazo pornocuentos eróticos cortosla chiquilla de la vecindad relato eroticoabuelo folla con su nietaporno borachasporno mas extremorelatos poenoviejos follando con chicasrealtos erótico con mis hijas y mis nietesitasmasajistas lesbianassumiso gayafeitandose el coñofollando virjenessexo sin tabueporno geys gratisnietos follando a sus abuelasrelato erotico de incestochicas folladas a la fuerzapadre y hija pornomi marido cornudorelato erotico ese culote de la gordibuenami abuela se masturbalos gemidos mi mami relatodespedidas de solteras de maduraspeliculas porno de violaciones gratismaduros follanrompeme el culo vergudo relatosme folle a mi hermanotias en picardiasrelato erotico chantajefollando con mis hermanosmaduras con fontaneroabuelitas sexoel hombre invisible pornosecretarias cariñosasrelatos pornos cortosrelatos eroticos adultosfollando con ovejasenanas pornomujer infiel pornocomo me follo a mi primacriada cachondamaduras con el fontaneroporno gratis intercambiosenseñame una teta relatorelatos geysputas follando viejoschat dominacionzona pornp gayincesto gratis en españoldesvirgaciones analesfollar lanzarotetravestis violadosstreaptease pornoliberales pornochapero pornochat fetichismorelatos sexo cuñadarelatos porno viejoporno macizorrasporno travestis brasileñastrio amigasfiestas de solteras pornoporno gratis despedidasancianas foyandofotos porno de sonicrelatos porno de vacaciones con mi mamátrios lesbicos gratiscuarentones gaystias masturbandotravesty pornoRelatosporno mi hija y mis sobrinas me hicieron trampa parte 2