relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Dobles parejas (1)





Relato: Dobles parejas (1)

Esperamos vuestros comentarios y proposiciones para hacer
realidad nuevamente todas nuestras fantasías.



-----------------------------------



A pesar de que nuestra vida sexual ha sido bastante intensa
durante años, tanto mi mujer, Ana, como yo, Raúl, veníamos notando, de un tiempo
a esta parte un cierto aburrimiento y cada vez menos pasión. Ambos estamos en la
mitad de los cuarenta y físicamente nos mantenemos bastante bien. Especialmente
Ana, alta y morena, con un buen par de tetas que todavía hacen volver la cabeza
a más de uno. Como digo nuestra situación sexual era cada vez más lánguida y yo
no veía forma de reactivarla. A veces usábamos películas pornográficas tratando
de excitarnos, follábamos en lugares más o menos arriesgados (el garaje,
probadores,...) pero la cosa no mejoraba.


Yo llevaba algún tiempo incitando a mi mujer a que hiciéramos
intercambio con otra pareja. Cuando estabamos follando y ella estaba a tono me
decía que estaba deseando ser penetrada por otro tío mientras yo lo veía todo.
Sin embargo cuando trataba de retomar el tema después siempre llegaba la misma
negativa: no quería ni oir hablar del asunto.


Hace algunos meses leí en una sección de contactos de
internet que una pareja de edad similar a la nuestra buscaba otra pareja para
follar juntos pero sin intercambio. Aquello me pareció un posible primer paso y
se lo conté a Ana. No le gustó la idea pero poco a poco mi labor perseverante
acabó convenciéndola de que podía ser divertido y morboso y no era tan fuerte
como el intercambio.


Contesté al contacto y al poco nos llegó su respuesta con una
foto de ambos desnudos de bastante buen ver. Era una pareja de Valencia con la
que, en teoría, encontrábamos bastante en común. Les mandé una foto nuestra y
finalmente decidimos concertar una cita. Era el mes de Junio y decidimos quedar
en un hotel nudista de Vera para pasar el fin de semana.


Llegamos al hotel el viernes por la tarde y después de
ducharnos nos arreglamos y bajamos al restaurante a cenar. Ana se vistió con un
traje ibicenco blanco que le queda sensacional con su piel morena. Llevaba solo
el tanga debajo y sus espléndidas tetas adivinables bajo la ligera tela. Alli
cenaban varias parejas pero entre ellas yo no era capaz de reconocer a nuestros
amigos. Llamé a su móvil pero debía estar fuera de cobertura y no conseguimos
contactar. Acabamos la excelente cena regada con una botella de blanco y salimos
a la terraza a tomar una copa. El tiempo era sensacional pero yo estaba
desilusionado con la espantada de los valencianos.


En la mesa más próxima a la nuestra estaba una pareja que nos
saludó cortésmente al sentarnos. Era de edades similares a nosotros o tal vez
algo más jóvenes. Ella tenía aspecto de centro europea mientras que él era
moreno. La mujer era bastante guapa, muy rubia y con hermosos ojos claros. Tenía
la piel tostada por el sol con ese aspecto saludable y fresco de quién dedica
mucho tiempo al deporte y al aire libre. Vestía una increíble minifalda que
dejaban al descubierto unas largas y estilizadas piernas que apoyaba de forma
displicente sobre la silla que había frente a la suya. No llevaba zapatos y en
sus morenos pies destacaba el color oscuro de las uñas pintadas. Por arriba
vestía tan solo una especie de pañuelo brillante que llevaba anudado al cuello y
que dejaba toda su espalda al aire. Pude apreciar que debajo del pañuelo sus
tetas eran pequeñas y que los pezones resaltaban tensos bajo la tela.


Él, después de algunos comentarios banales sobre la estupenda
noche y la cena del hotel, donde también se hospedaban, se presentó como Manuel,
español nacido en Sevilla y emigrante desde mucho tiempo a Alemania donde
trabajaba y donde había conocido a su segunda mujer, Rachel. Rachel, que era la
mujer sentada junto a él, casi no hablaba español y durante este rato parecía
como ausente dedicada a mirar el mar y a dar ligeros sorbos en su copa. Poco
después nos invitaron a sentarnos con ellos lo que educadamente hicimos. Rachel,
al quitar los pies de la silla libre, abrió totalmente las piernas dejando a la
vista todo su coño. A partir de ese momento no volvió a cerrar las piernas en
ningún momento por lo que yo tenía que hacer auténticos esfuerzos para alejar la
vista. Sin embargo comprobé que cuando me sorprendía con la mirada fija en su
sexo aprovechaba para abrirlo más y más. Hubo un momento en que su falda estaba
tan alzada que yo creo que estaba directamente con el culo en la silla.


Mi mujer y yo cruzamos una mirada ella entre incrédula y
curiosa, yo más bien excitado a tope. Manuel nos contó que ellos aprovechaban y
siempre que podían se escapaban una semana desde Alemania al calor de España.
Iban siempre algún día a Sevilla y luego a este hotel a ponerse morenos. Nos
preguntó de sopetón si éramos swingers (utilizó esta palabra). Yo advertí que
Rachel de repente atendió a la conversación. Ante nuestro embarazoso silencio él
nos contó que ellos lo practicaban desde tiempo atrás. Que para ellos follar con
otras parejas, juntos o por separado, no era ningún problema y que aprovechaban
su estancia en esta zona para contactar con parejas similares. Al final me animé
a contarles cual era nuestro objetivo de ese fin de semana, como habíamos
quedado con otra pareja para iniciarnos en el mundo del sexo y como nos habían
dado plantón.





no os preocupéis, podemos hacerlo los cuatro





Noté la intensa turbación que produjeron estas palabras en
Ana, vi como se dilataban las ventanillas de su nariz pero al tiempo pude
apreciar también en su mirada que no rechazaba la propuesta. Me miró y
accedimos.


Decidimos subir a su habitación. Cuando Rachel se puso en pie
puede apreciar en su conjunto su excelente tipo. Era delgada, de piernas
larguísimas y culo redondo y alto. Al ponerse en pie tuvo que bajarse algo la
falda porque directamente se le veía el conejo.


Entramos en su habitación que era una suite de tamaño
bastante mayor que la nuestra. Tenía una gran terraza que daba al mar y un
enorme jacuzzi. Rachel según entró, con un ligero movimiento, enrrolló su
elástica falda en la cintura quedando con el chocho desnudo frente a nosotros.
Nos sentamos en la terraza y ella sonriendo, frente a mí, abrió todo lo que pudo
las piernas para que no nos perdiéramos detalle de su sexo.





es una exhibicionista, nos dijo Manuel





Al momento le dijo unas palabras en alemán y ella se le
acercó, se agachó, tiró del pantalón de Manuel y tras observar brevemente la
descomunal polla a medio estirar de éste comenzó a mamarsela. Se la estaba
chupando de pie, con su culo en nuestra dirección. Mientras Manuel seguía
charlando como si tal cosa.





¿qué os gusta hacer? A nosotros nos va todo. A Rachel
le encanta que le follen el culo pero sin lubricar, que entren a saco y se
lo taladren. Luego si queréis se lo hago. Come pollas y coños con
auténtico gusto. Y desde luego lo que mas le va es hacerlo con gente
delante. O, mejor dicho, con gente delante y detrás.





El mismo rió su gracia y se la tradujo a Rachel que sonrió
sin dejar de mamar. La muy puta me miraba mientras chupaba y comenzó a tocarse
el coño. ¡Se estaba masturbando tan tranquila!. Me acerqué a Ana que seguía la
escena impávida y nos dimos un morreo. Le pregunté que si quería follar y me
dijo que si sin dejar de mirar la polla de Manuel. La verdad es que era un rabo
colosal, sobre todo de longitud. Era bastante fino y aún sin estirar del todo
era enorme.


Le saqué el traje y se quedó solo con el tanga. Vi la mirada
apreciativa de Manuel y como Rachel se incorporó un segundo para apreciar las
tetas de Ana. Me desnudé por completo. Aunque mi rabo no era tan largo como el
de Manuel si es bastante grueso y con unas venas tremendas que le dan el aspecto
de un tronco de árbol. Ana, aún con el tanga puesto, empezó a sobarme mientras
yo le comía las peras. Comeme la polla, puta, que te vean estos aprendices, le
dije. A Ana en ciertos momentos le encanta este tipo de lenguaje. Cuanto más
soez y bestia más disfruta ella. Me dedicó una mamada gloriosa mientras yo no
podía dejar de mirar a Rachel, todavía con el pañuelo cubriéndole el pecho, que
en este momento le comía los huevos a Manuel. Este se puso a cuatro patas y le
pidió algo que enseguida entendí que era que le chupara el ano.


Rachel le metía la lengua por el ano mientras lo masturbaba.
De vez en cuando nos miraba. El tío le berreaba en alemán cosas ininteligibles
pero cuyo sentido era fácil adivinar. En un segundo se colocó tras ella
clavándole la polla en el culo de un solo golpe y de una manera brutal. Rachel
dio un respingo y yo creo que hasta alguna lágrima cayó por su mejilla pero
culeaba como loca. Su marido le arranco el pañuelo y la falda que llevaba en la
cintura dejándola en bolas. Tenía anillas en cada pezón y desde luego ni una
sola maraca de bañador. Manuel estaba volcado encima de ella tirándole del pelo
metiendo y sacando su larguísima minga en el culo de la alemana. Además no
dejaba de hablar "os gusta ver como la jodo?" y mezclaba frases en alemán:
Rachel me miraba como me chupaba Ana. De repente con un regular castellano me
dijo:





quiero tu polla





Ana me miró dejando de mamar. Yo no sabía que hacer. Deseaba
como nunca joderme a aquella puta pero eso no formaba parte del acuerdo. Ana me
susurró, con mi rabo entre sus manos: follatela


No dude un instante. Me coloqué delante de ella y se la clavé
en la boca. Le sujeté el pelo y empecé a darle con toda mi fuerza. La tía mamaba
como una máquina. Para mi sorpresa Ana, ya sin el tanga y con la cara alterada
de excitación, se morreó con Manuel metiéndole la lengua hasta la campanilla.
Manuel le acariciaba el culo a la vez que seguía dale que te pego con su mujer.


Me dí cuenta que éste también llevaba los pezones con aros.
Ana comenzó a comérselos, tirando de los aros. Yo estaba a punto de correrme y
quería sacar la polla de la boca de Rachel pero no había manera. Manuel pidió en
ese momento que si cambiábamos. Yo entendí que quería cambiar la posición pero
cual no fue mi sorpresa cuando al oirlo Ana retiró a la alemana y se puso a
cuatro patas entre los dos. Follame el coño, le dijo a Manuel. Este no se hizo
esperar cogió su larguísima verga y de fuerte mandoble se la hincó hasta los
huevos.





te gusta guarra, decía sobándole el culo, díme que te
gusta, te follo mejor que tu marido verdad?





Ver a mi mujer totalmente desnuda jodiendo con un desconocido
que la insultaba y sobaba era demasiado para mi. Ni en el mejor de mis sueños lo
hubiera imaginado. Mientras yo se la metí en la boca lo que agradeció con
fruición. Por los bufidos que empezó a dar noté como Ana se corría con los
empellones de Manuel en su coño. El muy cabrón se la follaba a conciencia y le
sobaba las peras por debajo.


En esto noté una mano que, por atrás, me trabajaba los huevos
y una lengua que recorría el canal de mi culo de abajo a arriba. Note como su
lengua entraba en mi ano y lo humedecía con su saliva a la vez que con sus manos
sujetaba mi polla en la entrada a la boca de Ana. Rachel se incorporó detrás de
mi y giró mi cara para morrearme. Noté una mirada viciosa en su cara y advertí
que un dedo de su mano derecha se estaba introduciendo con sorprendente
facilidad en mi ano. Puede apreciar que eran dos los dedos que la zorra me
clavaba con un mete saca descomunal. ¡La muy puta me estaba dando por culo con
todas las de la ley!.


Manuel empezó a gritar de gusto diciendo que se corría. Saco
la polla de mi mujer y sobándosela con la mano derecha se corrió en la palma de
su otra mano. Rachel dejó mi culo y se abalanzó sobre la mano de su marido a la
vez que éste comiéndose entre los dos todo el semen. Dejaron la mano sin una
sola gota y luego se besaron acabando de mezclar el semen de las dos bocas.


Aquello me produjo tal excitación que me corrí sin avisar en
la boca de Ana que lo admitió con algún suspiro de resignación.


La guarra de la alemana vino entonces a limpiarme con su boca
hasta la última gota que quedó en mi capullo. La muy cerda después de saborearlo
se fue a morrear con su marido.


Al momento sonó mi móvil. Eran los valencianos que se
excusaban por su tardanza, habían tenido un contratiempo con el coche, y
llamaban desde la recepción del hotel preguntándonos si seguíamos con la idea de
la fiesta. Se lo comenté a Manuel y me dijo que les pidiera que se incorporaran
a la nuestra. Les expliqué en qué habitación nos encontrábamos y les puse en
antecedentes de que ya estábamos liados. Me respondieron que mejor, así se
evitaban prolegómenos.


En estas vi algo que me la puso dura nuevamente. De rodillas
en la moqueta Ana le comía la polla a Manuel. Mejor dicho Manuel de pié con sus
manos en las sienes de mi mujer, la follaba por la boca mientras, detrás de
ella, Rachel sujetaba los brazos de Ana para que no se moviera. Vi como la
gigantescas verga de Manuel entraba casi hasta los cojones en la boca de mi
mujer. Luego aplastaba la cabeza de Ana contra sus huevos y la mantenía así. Ana
con la cara deformada y los ojos cerrados entre los pelos del pubis de Manuel
hacia esfuerzos por mantener toda la minga dentro. Mientras Manuel la insultaba
a voces:





Zorra, Puta, Guarra te lo vas a tragar todo. Quiero que
te bebas hasta la última gota.





Después de unos eternos segundos se la sacaba y Ana volvía a
respirar pero era solo un breve descanso ya que al momento se la hundía con más
fuerza. Temí por mi mujer. Pensé de repente que era contra su voluntad y dejando
el teléfono me acerqué hasta ella y con la excusa de besarla en las orejas le
pregunté como estaba. Me miró con la polla dentro y pude ver una cara de placer
y vicio como jamás había visto en mujer alguna. Aprovechando que Manuel se la
sacó me dijo:





me encanta, me encanta. Follate a esa puta, quiero
verlo.





No me hice de rogar atrapé a Rachel, la giré violentamente y
la puse a cuatro patas delante de mi mujer. Cogí mi pene con la mano para
follarla y cuando ella sintió que me acercaba a su coño me gritó:





por el culo!





Como ya he comentado no la tengo muy larga pero si gorda.
Apunté a su ano y de un solo empujón entró hasta el fondo. La muy cerda gritaba
de placer y dolor mientras se estiraba de los pezones. Golpee su culo con la
palma abierta de la mano la vez que la sodomizaba.





más –gritaba- dame más





Mi mujer miraba con la boca ocupada. Pude apreciar que al
tener los brazos libres se estaba masturbando hasta que entre gritos y bufidos
se corrió. Rachel tenía el culo rojo de las bofetadas pero no cesaba de pedir
más. Con mis empellones nos fuimos acercando a Ana y Rachel, por debajo de los
huevos de su marido, comenzó a morder los pezones de Ana. Luego le pasaba la
lengua por todo el pecho. Finalmente Ana, sin dejar de mamar, se tumbó para que
Rachel le comiera el coño. Yo nunca había visto a Ana abierta de piernas con una
mujer comiéndole, con auténtica ansia, el chocho. A la vez Manuel dio algunos
pasos y se posicionó sobre Ana follandole la boca.


Estaba a punto de correrme en el culo de Rachel cuando
sonaron golpes en la puerta. Manuel la sacó de la boca de Ana y, tal como
estaba, desnudo y con la polla enhiesta, abrió la puerta.


Una pareja apareció con un par de botellas de cava y unas
copas en la mano. Eran los valencianos.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Dobles parejas (1)
Leida: 1003veces
Tiempo de lectura: 10minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


mi hijo me violaactriz porno silviaadolescencia perversaporno zoofilicasrelatos trios hmhrelatos cortos zoofilicos con perros callejeroselreyano fotosputillas pornorelatos xxx punteando a primassexo ancianas gratisrelatos dominacion femeninainiciacion al pornodespedida de soltera folladasporno gay transexualnegros follando en la playaenfemenino sexo analpoema pornodespedida soltera pornfea folladajoven maduro gaymonjas maduras follandoweb cam eroticosMi sobrino me quito mi calzon relatoimagenes de sexo cerdasrelatos metrojuguetes pornoblanca nieves pornreggaetonera relatospornorelatos eroticos gay con fotosviolando a mi hermanarelatos porno hijosporno en transporte publicoembaraze a mi madreporno en la cocinatacones stilettofotos eroticas de tiosestriptease pornovideos eroricos gratisninfomanas pornputillas lesbianasrelato erotico culoporno gratis con perroporno deviejarelatos porelatos porno lesbicomaduras incestfollar con viudasrelatos porno inciestomovil.todorelatos.combaile erotico pornocaribeñas cachondasporno brasil carnavaltu porno tv zoofiliaprimer anal pornrelatos xxx cuidando a un familiarenfermoporno para chicaarelatos eroticos con famosasenanitas pornoporno marge simpsonscura y monja follandorelatos chaperossexo con madurostodo relato movilviejos folladoresviolacion brutal pornomasajes porno.comporno dos hermanasrelato erotico realRelatos de amor bien pornos de como desnudar a una mujer para meterselovideos pornos puritanasfollando con campesinascamara oculta a mi tiafolladas en la piscinaporno pajas hombresvideos pornos puritanasbailando con mi hermana relatosabuelos gay desnudosrelatoseroticos gratisfollar mariconesrelatos sadofollando en el asensorporn viejomujeres follando hijosrelatos eroticos mi primera vezRelatos eroticos jovencitas desnuda edificio escondidacuentos eróticos cortosdespedidas de solteros pornogays follando madurosvecinas putasfollando infragantiimagenes porno de doraemonxvideo relatos eroticos en el metro cdmxabuelos pornochat fetichismomasturbando a su hijome tire a mi madregitanas rumanas desnudasporno violadas dormidasporno adictas