webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Oh..! por favor, suave... soy tu suegra (1)



Relato: Oh..! por favor, suave... soy tu suegra (1)


OH! – POR FAVOR ... ¡SUAVE! SOY TU SUEGRA ....1



¡HOLA! --- MI NOMBE ES MARIBEL,







A pesar de que sólo éramos no mas de seis mujeres que
festejábamos mi cumpleaños número 42, daba la impresión que la casa estaba
llena de invitados, porque los sonoros comentarios, las risas destempladas y el
sonido de los cristales que trasmitían esa sensación, pero nada más erróneo,
incluso yo en mi calidad de dueña de casa, ni siquiera me había propuesto
celebrar nada, ya que mi marido se encontraba en viaje de trabajo en el norte
del país y mi única hija Ignacia, una joven estupenda, madre de dos niños vivía
en una ciudad del Sur, distante casi quinientos kilómetros, llamada Concepción y
se había excusado este año de venir a pasar el cumpleaños con su madrecita, no
optante le pidió a Andrés, su marido, que se encontraba por esos días en la
capital, para que viniera personalmente a saludarme, me trajera un regalo y no
le permitió la excusa de que se desocupaba muy tarde de sus actividades
empresariales para no acompañarme en este día tan especial para mi.



Maria Isabel, mi amiga y vecina, no se lo perdonaría sino le
hacía un pequeño agasajo a su muy buena amiga, por lo que invitó para esa noche
a otras íntimas como lo eran Viviana, mi asesora en esto y que ustedes han
conocido en "Despertar a los Cuarenta", Melissa, Verónica, Liliana e Irene,
formándose así un potente conjunto femenino para esta celebración. Ellas según
mi marido conformaban lejos la mejor selección de hembras, dignas del más
erótico y sensual Harem. Todas de una u otra forma, usuarias de la Web.
Confesándose asiduas lectoras de estas páginas y todas dispuestas a contar sus
intimidades que de sólo escucharlas me dejaban tan excitadas, que esa noche les
confieso tuve que cambiarme en dos oportunidades mis pequeños calzoncitos,
mojados por mis irrefrenables jugos productos de mi ardiente calentura de sólo
escuchar a mis amigas. Afortunadamente lo matizábamos con conversaciones propias
de mujeres con hogar tales como, la moda, las enfermedades, los niños, los
maridos y los hombres en general, salpicando todo con algunos chismecillos
sabrosos que alentaban los ánimos efervescentes y chispeantes de alcohol de mis
alegres y buenas mozas, amigas.



¡Salud! --- Por los cuarenta y dos --- gritaba Ma.Isabel,
alzando su copa burbujeante de champaña, siendo imitada al instante por el resto
de las invitadas, ante mi reacción de festejada que me quejaba ante mi amiga por
delatar cuantos eran los que cumplía.


- No digas por favor que son cuarenta y dos, ves que me voy a
bajonear más todavía.





Pero mujer, si estas estupenda, te ves tan joven como
estas niñas que estoy segura no pasan los treinta.


María Isabel tu siempre tan lisonjera, vives
estimulándome, tú eres la única que no me encuentras vieja.


¡Vieja tú! --- dijeron a un mismo tono Viviana, Irene y
Liliana --- por favor no exageres, estas estupenda niña.






Yo a pesar de mis cuarenta y dos años, estaba pasando una
etapa de mi vida plena de vitalidad y así lo sentía. Esto puede resultar
vanidoso de mi parte o alocado para otras, pero es lo que me ha tocado vivir y
trato de sacarle el máximo de provecho. Alta de un metro y setenta y tres, tenía
la suerte que los años casi no me habían tocado, pero también había dedicado
muchas horas de gimnasio y sacrificadas dietas que me hacían mantener una figura
y un físico envidiable tanto para mis amigas como para los amigos de Fernando
que no podían abstraerse de fijar su vista en mis atractivos de mujer y esto no
era ajeno a quienes estábamos reunidas esa noche, pues nuestra amistad provenía
del gimnasio o de mi tienda de ropa íntima femenina y teníamos un denominador
común, el mantenernos bien físicamente, ser atractivas lo que nos hacia
sexualmente deseables, no éramos ningunas beatas o santas y cada una tiene más
de un sabroso y excitante secreto que contarnos, es por eso que en nuestras
conversaciones de esa noche, salieron las confesiones aparecidas en Internet y
muy luego nos pusimos de acuerdo para confesarnos también con ustedes para lo
cual nos ayudaríamos unas a otras.



De profesión nutricionista e Ingeniera en Alimentos, había
dejado de ejercer la profesión, dado que las cosas por esto de la economía
mundial, no andaban muy bien y para ser sincera con ustedes, me iba mejor como
dueña de una pequeña pero selecta tienda de ropa intima femenina en un sector
exclusivo de la gran ciudad nuestro Santiago de Chile. Siempre yo acostumbraba a
vestir muy bien y esa noche lucía un muy coqueto conjunto, donde el corte del
vestido hacían realzar mis admiradas piernas, las que mostraba con incitado
orgullo, calzando unos bonitos zapatos de altos tacos.



Ya el reloj marcaba las diez de la noche cuando todas nos
sorprendimos por el sonido del timbre de la entrada a la casa, eso además las
distrajo del ambiente en que nos encontrábamos inmersas.



¡Hola! --- entró saludando Andrés, mi joven yerno, pidiendo
excusas por la tardanza en pasar a saludar a su querida suegra, las mujeres
estaban en conocimiento que el joven me pasaría a saludar en esta fecha,
recibiéndole con la mejor de las sonrisas e insinuantes miradas. Una vez
acomodado en una butaca, empezó a dar respuestas con simpatía a la avalancha de
preguntas sobre su familia y la razón de su estadía temporal en la ciudad
capital, además de comentar sobre su obligación de pasar a saludarme, pues si
no su mujer no se lo perdonaría tan fácilmente. La presencia de las invitadas se
prolongó por casi una hora mas, durante esa hora yo notaba que Andrés no dejaba
de entusiasmarse con mis invitadas y se mostraba muy obsequioso conmigo mientras
me movía de un lado a otro atendiendo a mis amigas, lo que indudablemente e
involuntariamente me hacía mostrar mis bien dotados atributos, llegando a
escuchar de una de mis amigas un dicho muy chileno. "Ya pues mijita, no muestre
de esa forma la mercadería, que no ve que el niño no es de fierro" me lo decían
con mucha picardía y en relación a mi yerno, quien hacía esfuerzos por disimular
los efectos que le causaba su atractiva suegra, así como las bondades física de
mis amigas.



Más tarde y siempre en compañía de mi yerno despedimos en la
puerta de mi hogar a mis invitadas y reía de buenas ganas de las bromas y
comentarios de mis amigas a quienes se le notaban los efectos del alcohol
ingerido y toda la latente alteración lasciva que le había producido al relatar
y recordar dentro de su conversación algunas aventuras extramaritales que Lily e
Irene se encargaron de contar con lujos y detalles.


Por fin Andrés, tomando mi mano avanzó conmigo hasta el
interior de la casa. Una vez adentro, el hombre llenó dos copas de una botella
de champaña que me había traído y ofreciéndome una, me miró a los ojos como
diciendo mentalmente --- ¡ Al fin solos! .






¡Esta copa que te invito a beber! – dijo Andrés, con
cierta emoción -- quiero que la bebas toda, pues ella representa el saludo
de tus queridos nietos que están orgullosos de tener una "Nona" tan linda,
de tu querida hija y los míos, que te queremos mucho.









¡Gracias Andrés! --- por tus lindas palabras y por
acompañarme esta noche que ha sido muy hermosa y significativa para mi,
aunque me apena que no haya estado mi Roberto, mi hija Ignacia y mis
lindos nenes, pero comprendo sus obligaciones y se que tú los reemplazas a
todos --- ¿Verdad?


¡Verdad ! --- Respondió mi apuesto yerno --- mientras
ambos alzábamos nuestras copas con el efervescente licor, en el instante
en que la música arrabalera de un tango invadía nuestros oídos.


¡OH! --- que hermoso es este tango, si Roberto
estuviera aquí ya lo habríamos estado bailando dije al terminar de beber
todo el licor, notando lentamente sus efectos.


Bueno, dijo Andrés, yo no seré tu Roberto pero si
deseas bailar, que problemas nos hacemos.






Y cómo lo diría un avezado escritor que trata de describir
esta escena, lo habría relatado así:


La singular y solitaria pareja, embriagados de alcohol,
música y extraño comportamiento se unieron dando acompasado ritmo a la música y
a la furtiva pasión que esta entregaba. Andrés empezó a sentir pegada a su
cuerpo la figura esbelta, sensual y coqueta de su suegra, por quien sentía una
gran admiración y una platónica atracción sexual, que en muchas oportunidades
cuando estaba en la intimidad con Ignacia, le invadían las fantasías de estarlo
haciendo con Maribel, ya que madre e hija poseían un extraordinario parecido y
un físico que despertaba la pasión y sexualidad del más frígido amante. Por su
parte la mujer que había tenido fuertes excitaciones derivado de los relatos de
sus amigas, empezó a sentir el roce en su zona pelviana del erecto y mejor
proporcionado pene de su joven yerno, que a partir de ese momento inició un
acoso frontal a la enigmática y sensual mujer que en su ya escasa lucidez
mental, trató de evitarlo, pero lentamente fue cediendo ante la insistencia de
Andrés de mantenerla estrechada a su cuerpo mientras el ritmo cadencioso de la
música hacía lo suyo.



Ese tango dio paso a otro más erotizante aún, mientras la
pareja mantenía en secreto los motores de la excitación funcionando a todo
ritmo. Andrés con su mentón acariciaba el cuello y la nuca de la mujer y esta se
estremecía de placer dejándose llevar por la embriaguez del champaña y la
complicidad y embrujo de la noche.



Cuando el joven rozó levemente sus carnosos y sensuales
labios, ella simulo un leve rechazo e intentó sin gran empeño safarse de los
brazos de su acosador yerno, un leve --- ¡Oh, nooo ¡ --- surgió de su boca, pero
Andrés ya estaba decidido a seguir adelante en su empeño, atrayéndola con fuerza
hacia su cuerpo, volvió a posar sus labios sobre los de ella, produciéndose un
apasionado y ardiente beso que se prolongó con ansiedad, motivado por el
naciente deseo carnal que surgía entre ambos. Andrés activó sus maniobras de
conquista sobre su querida suegra y pronto sus inquietas manos empezaron a
recorrer la imponente anatomía de la mujer, desde el levantar su coqueto vestido
para acariciar su bien conformado y casi desnudo trasero, para después ya más
seguro en su accionar se fue a acariciar unos senos espectacularmente opulentos
que él muchas veces soñó acariciar y mamar de ellos y ahí estaban esos dos
hermosos trofeos, cobijados bajo la protección de un fino y delicado brazier
blanco.


Ambos detuvieron el compás del baile por que el joven en su
recorrido corporal, bajó su cuerpo hasta quedar arrodillado junto a una
sorprendida mujer, deslizando sus manos bajo la corta falda acariciando la bella
desnudez de piernas y la opulencia de esos casi juveniles y firmes glúteos,
haciéndolo con verdadera devoción. Ella se contorneaba voluptuosamente y sólo
reaccionó cuando Andrés extraía con ambas manos el diminuto calzoncito que
bañado en los jugos de su ardiente excitación, le indicaban al joven macho, que
la hembra estaba dispuesta a ser poseída carnalmente hasta la saciedad. Una vez
desaparecido el diminuto calzoncito, él introdujo su rostro a la altura del sexo
de ella, donde besaba y mordía los vellos pubianos de la sensible y súper
excitada mujer.






¡OH ¡ ---Por favor Andrés no hagas eso que no lo
resisto.






Pero el excitado yerno prosiguió en su afán seductor con su
suegra y alzándola en sus brazos cual novia en noche de bodas encaminó sus pasos
hasta su tibia alcoba. La espectacular imagen que entregaba ella en brazos de su
amante, ustedes la podrán imaginar, en su desnudez mostraba su rica y apetecida
zorrita (vagina) de labios tersos, palpitantes y brillante de deseos. El que en
el trayecto no perdía la oportunidad de besar todo lo que llevaba a su alcance,
la tendió suavemente y sin resistencia sobre la mullida cama, para luego con la
rapidez de un felino, se quitó sus prendas de vestir dejando libre un erecto y
macizo miembro. --- Ella le miró nuevamente sorprendida y expectante ante la
viril desnudes del joven. Siempre pensó que su marido poseía un hermoso y bien
dotado garrote, pero su yerno lo superaba con creces. Dejándose llevar por
aquella nube envolvente de lujuria y como hipnotizada, se irguió y quiso tomar
el miembro de Andrés, éste no fue esquivo a los deseos de ella y acercándolo a
la boca de la mujer dejó que esta se lo mamara, lo lamiera con su lengua y lo
masturbara entre sus grandes y duros senos.


La excitación de ambos se tornaba incontrolable, hasta que él
nuevamente la acomodó al borde de la cama y separando las piernas de suaves y
estimulantes muslos, tomó instintivamente posesión para lo que habría de ser la
feliz realización de su más cara y ansiada fantasía sexual . Ella sintió el
desesperado rose de la hermosa herramienta sobre sus húmedos labios vaginales y
pronto la estocada a fondo en su lubricada y excitante vagina, quiso detener la
acción del vigoroso Andrés, susurrándole en voz baja. (Aquí vuelvo yo a mi
relato)



¡Por favor Andrecito, detente, detente! --- le pedí
suplicante, pero no pude continuar articulando palabras, pues los labios del
hombre sellaron mis temblorosos labios y sentirme penetrada por mi incontrolable
yerno en esa forma, se bloquearon todos mis instintos de resistencia,
irremediablemente quedaron de lado mis aprehensiones de suegra y madre y mi
moralidad sucumbió ante la arrolladora pasión de que éramos presa.


Nuestros cuerpos se estremecían al disfrutar del mágico
placer de una entrega tan especial. El no me daba tregua, su fuerte y erecto
pene me penetraba con ansias desmedidas, lo sentía todo exquisitamente dentro de
mi, aquí no quiero pecar de modesta, cuando estoy en estos transes con mi
marido, lo noto extasiado con lo mío y me repite que él (siendo guapo aún) no
necesita de otras mujeres por que yo le satisfago todas sus necesidades de
hembra. Lo mismo notaba en esos momentos con Andrés, lo notaba muy reconfortado
con todo lo mío. Pero no lo pude resistir más, me lo hacía con tanto fervor y
locos deseos quebrantando todas mis fibras nerviosas, una fuerte excitación
orgásmica recorrió todo mi cuerpo y mi mente, descargándome como nunca lo había
sentido. Estaba totalmente entregada al deseo y al placer con el marido de mi
propia hija, que me devoraba por completo y continuaba bombeándome, mi gran
orgasmo lo había impactado y no me daba tiempo para descansarlo como lo hacía
con mi esposo, ello más lo excitaba, haciendo recuperar rápidamente mis deseos y
el ritmo de una suculenta entrega. Mis repetidos y convulsivos orgasmos que
disfrutaba en corto tiempo, me hacían ver que lo dejaban al borde del clímax,
pero sabía reprimir su eyaculación porque deseaba prolongar al máximo ese
momento tan soñado.



En mi vertiginosa locura sexual a la que era sometida, yo
exigía más y más, respondiendo con pasión las caricias y besos de mi entusiasta
yerno, notaba como mi ardiente sexo se expandía al movimiento del potente
miembro y al sentirlo en carne propia, venían a mi mente el comentario que me
hiciera tiempo atrás mi propia hija, respecto a la conducta sexual de Andrés.
Perdonen ustedes que los distraiga un minuto en estas reflexiones, pero las
traigo a colación pues encajan perfectamente a lo que les estoy relatando. Ello
ocurrió al observarla una mañana mientras tomábamos desayuno juntas en una
visita que le hiciera en Concepción.


-¡Pero mi amor! – le dije-- ¿ Y esa cara demacrada y ojerosa?
– No me diga que está enfermita y anoche no pudo dormir.


¡Hay, madre mía! --- Nada de eso, lo que pasa que este marido
que yo tengo, cada vez que me agarra, me deja medio muerta, tu no sabes como es
en la cama, además que se gasta una cosa que es capaz de hacer acabar hasta la
más frígida de las mujeres.



¡Pero mi niña! --- Cómo habla usted así tan suelta de boca,
esas cosas íntimas no se andan contando por ahí.



Pero Maribel, --- Me replicaba --- Tu eres mi madre y más que
mi madre eres mi amiga de confianza, además debo confesarte que este es el
precio que pago por tenerte como visita en mi casa.





¡No le entiendo nada lo que me quiere insinuar mi
amor!.


Por favor madre, no lo tomes a mal --- Pero mi
Andrecito, sucede que cada vez que tu nos visitas o nosotros vamos a tu
casa, me doy cuenta que anda todo el día con el miembro duro y en la noche
se desquita conmigo transformándose en un insaciable .



Simulando sentirme extrañada, aunque me había percatado
hacía mucho tiempo de ello, le dije en esa ocasión: --- Tu ves mi amor que
yo no hago nada anormal y mi única intención es que ustedes sean
felices--- me apresuré a decírselo --- ahora si tu observas algo raro y
que yo como soy un poco volada no me he dado cuenta --- tienes que
decírmelo mi amor.


¡No te preocupes madre! --- Si tu única culpa es tener
aún todo bien dispuesto en tu cuerpo. --- rió a carcajada mi querida hija,
sobre quien yo sabía que había salido tan caliente como su madre.






Retornando al cuadro pleno de erotismo y sexo que
desarrollábamos con Andrés, ya Ahora era yo quien estaba siendo presa de esa
fabulosa maquina de placer que me había comentado Ignacia, pero ante mi
experiencia y encantos copulativos, la formidable maquinita sucumbió con una
copiosa eyaculación al fondo de mi ardiente vagina de su madura y atractiva
suegra que a su vez me desahogaba con inquietas convulsiones presa de un
descontrolado y prolongado nuevo orgasmo.





El observante escritor habría dicho : ___ La abatida Maribel,
no reaccionó cuando pasado relajadores diez o quince minutos, Andrés despego su
cuerpo sobre el de ella, para dirigirse a la sala de baño donde se dio una ducha
tibia, que lo hizo pensar con algo de claridad sobre el lío en que se encontraba
metido con la madre de su propia mujer y las repercusiones que ello podría tener
de conocerse este affaire tan comprometedor. Su miembro semi erecto aún y
enrojecido, demostraba el arduo trabajo a que fue sometido para doblegar en el
placer a esa hembra tan ardiente y rica en formas que ahora dormía profundamente
sobre su cómoda y amplia cama. Andrés cubierto sólo con la sábana de baño, con
un vaso de refresco en la mano se sentó frente a ella para contemplar su
atrevida y provocativa desnudez, al ver tan magnifica obra humana, inflaba su
pecho mostrando un indisimulado orgullo de macho triunfante, al haber fornicado
a la madura mujer que había deseado ocultamente desde que la conoció y que para
su sorpresa resultó mucho mas fogosa, ardiente y cooperadora, de lo que el mismo
se había imaginado y por ende, lejos, más competente que su hermosa y atractiva
Ignacia.


Sin recriminaciones ni rechazos, la noche fue entera de
ellos, el hombre sacó a relucir toda su potencia sexual a la que ella se
entregaba sin resistir colocando también lo mejor de si. Así esa habitación se
llenó de lujurias, gemidos y más estridentes orgasmos, hasta que el cansancio y
el sueño doblegó a la ardiente pareja.



Este relato continua aun más cachondo que el actual...............Maribel





Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Oh..! por favor, suave... soy tu suegra (1)
Leida: 25294veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



























Online porn video at mobile phone





Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



de acuerdo con las leyes españolas e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


Online porn video at mobile phone


relatos de sexo caserorelatos de cibersexocortos gay eroticosculos virgenespuritanas fotos pornoamas dominastrio madre y hijaprimerizas analrepublica dominicana pornosexo viejos gratisel termometro relatos eroticoschicas mamando pollasfollar con el fontanerorelatos porno gay filialdesvirgaciones brutalesviolaciones caserasrelatos de manoseosRelatos eróticos vagabundo se culea una casadaviejos verdes follandovagina penetradaabuelos follando gratissexo con gordas viejasla calle del pornomi madre dormidafollando con su hermana dormidarelatos eroticos de hijosla cenicienta pornogay relatosmujeres casadas con ganas de follarintercambio de matrimonios madurostias pornrelato porno un ladron nos follo ami y ami nina gozamosrelatos eroticos todorelatosporno del guarrohombres desnudos en duchasrelatos oornorelato erotico 100%real con payasoprimer y doloroso analenfermera madura follandofolla amigo hijorelatos porno pdfblancanieves pornorelatos de sxorelato erotico chacra bañarserelatos mujeres infielesabuela lesbianafollando a mujeres borrachasel abuelo se folla ala nietamadura virgenguarrillas lesvianasporo lesbicoporno con vírgenesporno pajilleroporno madres viciosasrelatos porno cuñadascaperucita roja pornoerotico pornomadres follandose a sus hijassoy carmin pelicula onlineporno gratis despedidas de solterasrelatos porno inciestovideos eroticos de madres e hijosrelato gay profesorcomo se depila un coñomis relatos porno gayfollando en una discotecami vecina xxxtías zorrasporno bisexualesrelatos porno violacion en avionpokemon eroticohombre follando vacafollando con la suegrafollando con suegrafollar a madrespormo gays