relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sandra en la cruz





Relato: Sandra en la cruz


Sandra en la cruz




Desde que conocí hace tres años a mi novia Sandra, una morena
de Barcelona, mi vida sexual ha sido de experimentación constante. Ella no es
una modelo de revista, es delgada no tiene mucha teta ó mucho culo pero de verla
sabes que quieres clavarla, tiene una sensualidad innegable, y lo mejor un
libido inagotable. Prácticamente no hay noche que se vaya a dormir sin antes
tragar un poquito de mi leche, lo que me pone a dormir muy feliz a mí.



Hemos hecho prácticamente de todo, hasta me ha convencido de
tener sexo en lugares públicos unas cuantas veces. Yo he querido que hagamos un
trío con una prima de ella que está buenísima pero todavía estoy en
negociaciones. Sandra gusta del sado suave de vez en cuando, le encanta que le
dé por el culo atada a la cama y que le dé azotes con una correa de cuero de 15
cm. de ancho, uno de sus juguetes favoritos.



Hace unos 6 meses decidimos estrenar nuestro nuevo ordenador
buscando las prácticas de sexo y sado mas extrañas. Tras un rato encontramos uno
que le pareció interesante; una página completa dedicada a mujeres crucificadas.
Al principio nos reímos, la mayoría de las fotos eran montajes malísimos pero
otras eran reales, chicas colgando desnudas en cruces en total sumisión, casi
todas amarradas unas pocas clavadas



Me miró curiosa y me preguntó:



¿Qué se sentirá ser una esclava expuesta así, humillada,
desnuda ante una multitud?



Encontró varias fotos que le gustaron y las guardó. Yo me di
cuenta de inmediato que ella quería satisfacer su curiosidad. Con su sonrisa
pícara y sus ojos negros hechizándome me dijo:


¿Me ayudarías? ¿Me crucificarías?


Yo titubeé por un momento, pero de sólo imaginármela le dije
que sí. Yo pensaba que esto era para después, pero al otro día por la mañana me
había dejado una nota pegada en el refrigerador…


Cosas a comprar para mi "crucifixión"




Soga gruesa (5 metros)


Sábana blanca


Tela para mi taparrabo.


Anclajes de metal


Conseguir videocámara digital


Disfraz soldado romano




Creo que ahí fue que me di cuenta que la cosa era en serio,
no solo quería hacerlo sino también grabarlo para ponerlo en la Web. Yo fui a
comprar todo al salir del trabajo. No había necesidad de comprar madera, nuestra
cama es de estilo rústico, hecha de postes gruesos, está agarrada con tornillos
muy largos y anchos, se podía desarmar fácilmente para hacer una cruz. Recuerdo
que cuando compramos ese piso y vi la cama pensé que era de los pica piedras,
pero mejor para nosotros , ha resultado muy útil y resistente. Ya los vecinos de
abajo saben que cuando oyen gritos arriba no están matando a nadie, somos Sandra
y yo en nuestros juegos.


Ella ya tenía todo planificado como directora de película de
Hollywood. Empezaríamos con su "captura"en la sala del apartamento, luego
seguirían los azotes, su violación y finalmente la llevaría a la alcoba para
crucificarla. Quería colgar al menos unas dos horas.


Lo mas trabajo que me dio conseguir fue la cámara que pedí
prestada a un vecino. Me probé el disfraz de romano, no usaría ropa interior,
solo la faldita del traje, el peto me quedaba bien pero el casco me pinchaba las
orejas y me daba picor.


Por fin ya con todo listo, filmaríamos esa noche. Yo esperaba
uniformado en la sala, Sandra saldría del baño, yo debía perseguirla y
atraparla. Sandra salió vestida con la sábana a modo de túnica, le hizo un hueco
a la mitad para sacar la cabeza y se la ató a la cintura con una cinta. Yo de
inmediato me tiré sobre ella y traté de inmovilizarla pero se me escapó y
comenzamos una persecución alrededor de la sala, tratando de no darle un golpe a
la cámara sobre el televisor. Tras varios intentos pude asirla y con un pedazo
de soga le até las manos a la espalda. Ella en su papel me rogaba:


¡Por favor no me hagas daño soy inocente!


¡Pues a las inocentes como tú les damos un trato especial!


Yo la puse de frente a la cámara le halé la sábana hacia
abajo mostrando sus tetas al lente. Las agarré con fuerza manipulando los
delicados pezones. Con ese acto ella bajó la cabeza entregándose, de ese momento
en adelante era mi prisionera, podía hacerle lo que deseara.


Había colocado uno de los largueros de la cama a modo de
poste asegurado al piso y el techo con anclajes de acero, lo usaría para atarla
y azotarla. La llevé a él y amarré sus manos sobre su cabeza mirando hacia el
poste. Comencé a mordisquear levemente sus hombros desnudos y tiré de la tela
lentamente desnudándola. Al final sólo vestía un pedazo de tela blanca entre las
piernas que apenas le cubría el sexo; era sostenido por un cordón. La verdad
verla ahí indefensa esperando ser castigada me excitaba enormemente y mi pequeño
amigo ya se veía levantando mi falda. Tomé la correa de cuero y le di 5 azotes,
ella chilló adolorida y yo para calmarla le pasé la lengua por donde la piel
empezaba a enrojecerse. Le di 5 azotes más, luego 10. Con cada uno venía un
dulce gemido y una lengua ensalivada a enfriar cada herida. Ya Sandra lucía
suficientemente castigada, había marcas en sus hombros, espalda, nalgas y
muslos. La piel tomó un color muy rojo que contrastaba con el blanco del
taparrabo.


Era momento de saborearla profundamente, le quité el trapo y
separando sus piernas la halé por las caderas hasta poner la punta de mi polla
pulsante en su culo.


¡No, no por favor! ¡No me hagas esto, soy virgen!


¡Con más razón te voy a clavar!


Yo empuje con fuerza hasta desaparecer mi miembro entro de
ella que lanzó un alarido muy convincente (el anal con ella es cosa de todos los
días), bombeé con vigor, no estaba muy dilatada, pero lo disfrutaba. Ella
suspiraba lujuriosamente con cada penetración, sus manos atadas al poste se
abrían y cerraban, los dedos de sus pies se encrespaban contra la alfombra.
Estaba ahora cubierta de un oloroso sudor que hacía sus azotes arder más. Tras
unos minutos su culo estaba completamente dilatado y yo entraba y sacaba como
estrella porno. Entonces saqué mi mástil del culo, me arrodillé tras ella y
comencé a lamer los labios de su sexo depilado. Son gruesos y carnosos,
constantemente hinchados por nuestras continuas noches de placer. Ella gemía de
verdadero placer y sus jugos ya goteaban mezclándose con mi saliva. Cuando
estuvo bien lubricada la clavé, para mí no hay coño como el de Sandra, ninguna
otra chica me ordeña como ella. Yo le di hasta sentir que reventaba y me vacié
dentro de ella. Me retiré y me acosté en el sofá mientras ella echaba su cabeza
hacia atrás rendida, se dejó colgar por sus ataduras mi semen chorreando por sus
muslos.


Después de tomar un poco de aire la desaté, ella se puso el
taparrabo y arrastrándose hasta mí me imploró piedad. Por alguna razón me sentí
todopoderoso. Fui hasta el armario y saqué el madero que usaría, se lo coloqué
en los brazos y la obligué a pararse.


La madera, una de las vigas de la cama era bastante pesada y
ella tambaleó. Yo tomé la correa y le di 3 azotes en la espalda, ella temerosa
de más castigo se puso de pie y caminó hasta la alcoba.


En medio del cuarto había colocado otro de los largueros a
modo de poste como el de la sala. Barrené unos huecos para poder agarrarlo bien
al transversal, usaría los tornillos que saqué de la cama. Luego amarraría soga
entrecruzándolos para un toque estético. Sandra me esperó en la entrada del
cuarto en lo que buscaba la cámara que seguía en la sala.


La relocalizé frente al poste, en un ángulo que cubría todo
el cuarto.


Ella entró lentamente, yo la ayudé a acostarse en el piso
para "clavarla". Había conseguido unos anclajes grandes de acero en forma de U
mayúscula que se usaban para hacer verjas. Eran perfectos para asegurar las
manos de Sandra a la madera. Con cuidado los clavé asegurándome de que no fueran
a cortarle la circulación, todo esto mientras la cámara grababa. Tomé la cámara
y le hice todo tipo de tomas a Sandra que tendida en el suelo, sus brazos
tensados por los anclajes, casi desnuda y brillosa de sudor parecía una imagen
de sacrificio virginal. Respiraba agitadamente temerosa de lo que estaba por
venir. Aunque todo fue su idea no dejaba de preocuparle si de verdad soportaría
las 2 horas que propuso. Tras volver a poner la cámara en su estante, levanté a
Sandra usando una soga pasada por uno de los huecos en el poste vertical, ese
hueco era uno de los puntos de ensamblaje de la cama (otra vez muy útil) con
bastante esfuerzo logré levantarla y provisionalmente até el extremo al otro
hueco de la pieza casi en el piso. Sandra gemía adolorida colgando por sus
muñecas, sin soporte para los pies sentía que se le desgarraban los brazos. Yo
rápidamente atornillé el transversal al poste vertical y luego lo até con soga.


Tenía una sorpresa para Sandra, la dejaría allí acompañada de
un amigo, un dildo enorme de acero que le encantaba usar. Corté la base en un
ángulo de 45 grados y con 2 tornillos cortos lo aseguré al poste vertical detrás
de ella, luego la levanté por los muslos y cuidadosamente la obligué a metérselo
por el culo. Ella al principio se quejó resentida por la clavada poco antes pero
luego se acostumbró al poder descansar su peso un poco apoyándose en el dildo.
Para terminar Até sus piernas un poco dobladas a los lados del poste. La
estrecha tela de su taparrabo colgaba solitaria entre sus muslos.


Sandra colgaba crucificada como había deseado, yo grababa
cada segundo con esmero. Obligada a arquear su espalda por el dildo sus tetas
quedaban apuntando hacia arriba completamente erectas. Los finos chorritos de
sudor la bañaban .Para respirar se apoyaba en sus piernas, y esto sacaba y metía
el dildo en su culo convirtiendo cada respiración en un acto sexual. Colgaba
humillada y usada por mí.


Yo no pude resistir la visión de su cuerpo castigado y le
arranqué el taparrabo y comencé a chuparle el coño que aún goteaba mi leche,
ella se incorporó inundada de placer, gimiendo y chillando con cada movimiento
de mi lengua. Le metí 2 dedos y con ellos acaricié su clítoris que esperaba ser
despertado. Sus movimientos fueron más bruscos hasta llegar sin remedio a un
increíble orgasmo. Cansada y satisfecha se dejó colgar mientras yo continuaba
filmando.


Ya han pasado unos cuantos meses y Sandra quiere que el
crucificado sea yo. No sé, tengo que pensarlo. A la que sí se lo haría es a la
prima pero está difícil por ahora.


Si sabes buscar y tienes suerte puedes bajar el video de
Sandra en la cruz, dura unos 28 minutos. Que lo disfrutes, yo sé que yo la lo
hice.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Sandra en la cruz
Leida: 815veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


me violaron en el cineincestos con madurasleer porno gratisleer los mejores relatos porno de encontre a mi hija masturvandose y la desvirgerelatos porno abuelasrelató pareja joven teniendo sexo con mucamashombres maduros peludosrelatos eroticos dominacionrelatos de sexo con suegracornudo complacientedocumentales nudistaspiratas pornfollando con un mendigomamas muy cachondasnarraciones eroticassexo babosa gratisfollandose una cabraporno bingomujer fea follandochat enfemeninoMadre e hijas dan las nalgas relatossexo con muy madurasme follo al pizzerochicas virgenes folladasporno elefanteporno casadossexo en familia pornoiva en el bus senti la punta d la pingabola de dragon pornoesposa cornudamatrimonios pornoporno de enanos gratistodorelatos xvideos gratis zoofiliacomo seducir a mi cuñadaRelatos porno con travestis muy tranformadas y buenasmonjas pornfolladas canariasrelatos pornos en familiatrios con maduritastias lesbianastrabestis porno gratisrelatos porno en familiaporno madruraslas babosas sexo gratisporno de adultosabuelos follando en el camporelatos eoticos gratisculos perreandobroma eroticatodorelatos sexo con madurasrelatos de sexo telefonicoclub liberal pornoesposas en triossexo gratis incestopechos eroticosporno pinochochicas mamando penesrelato intercambio parejasporno gran pollamasturbación femenina xxxpenetracion anal gaysolo incestosfollando viudascasadas muy guarrasfollando despedida de solteraschinos gays pornofolladas canariaslesbianas follando en el cochetravesti lesbianaporno lesvipoya enormeanna simón pornofontanero follandosexo con maduras.commadre e hija española xxxxxx relatos pornorelatosdemadurassexo gratis enfermerasporno sadomasoporno madurarporno muy viejasPapi me duele la cola relatoporno