webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: El gozoso descubrimiento de Loli



Relato: El gozoso descubrimiento de Loli


EL GOZOSO DESCUBRIMIENTO DE LOLI




Me llaman Loli, según dicen, soy una mujer, de encantadoras
virtudes con un metro ochenta, cabello rubio y un físico qué a cualquier hombre
vuelvo loco; casi siempre trabajo por el placer y la diversión para llegar al
orgasmo que por el dinero en sí.


Hoy tenia que atender a un Alberto un amigo de Carla, me
contó que era algo especial, le gustaba encontrar a la mujer con poca ropa, que
lo provocara, que fuera lo mas puta y atorranta que se pueda, por lo tanto me
puse un portaligas con medias rojas de látex, unas sandalias de acrílico muy
altas, una cadena de acero en la cintura a modo de cinto, un poco de perfume y
una camisola de seda por encima para recibir a mi huésped.


Estaba recostada en el sofá cuando escuche el timbre. Al
abrir la puerta me quedé asombrada, yo esperaba algo diferente, pero lo que vi
fue un joven de unos treinta y cinco años, moreno de intensos ojos negros, con
aspecto de deportista y muy atractivo.


Me dije que se llamaba Alberto y que lo enviaba Carla. Lo
hice pasar y le preparé un Martín. Mientras estaba sentado, tomándose la copa,
yo reparé en un paquete que Alberto había dejado sobre el sofá, a su lado, y que
hasta entonces yo no había visto.


Alberto me dijo que tenía un problema, le costaba mucho
excitarse lo suficiente como para que su verga estuviera en disposición de
penetrar a una mujer, por eso recurría siempre a profesionales, pues para
conseguirlo tenía que valerse de ciertos juegos. Me puse un poco nerviosa, pero
no sabía si era porque hacía calor, por lo que Alberto me había dicho, por la
vista del misterioso paquete, o simplemente porque Alberto estaba muy bien y ya
se le empezaba a mojar la concha de pensar en lo que podía hacer con él.


Me quito la camisola de un tirón y comprobé al ver esto que
Alberto no era demasiado delicado, inmediatamente se despojó de toda su ropa. Al
verlo desnudo, casi doy un grito, por la sorpresa que me causó su verga, enorme
y ya muy tiesa. Pensé que el comentario anterior sólo lo había hecho para tener
una disculpa si algo fallaba, o sencillamente para quedarse con migo.


Alberto sé hecho sobre mí y empezó a acariciarme los muslos,
hasta llegar a mí vagina, y entonces empezó a pellizcarme. Yo grité y le dije
que me hacía daño, y la respuesta de Alberto me dejó helada.


- Esto forma parte de mis juegos. Si no causo dolor, no me
excito lo suficiente.


Y ya me di cuenta, era un sádico, y no un sadomasoquista, con
lo que me quedo muy claro quien iba a maltratar a quien y porque Carla me dijo
que debía cobrarle muy bien, entonces me horrorizó pensar en lo que podía
contener el paquete.


Alberto siguió pellizcándome la vagina, y lo mismo con mis
tetas.


Cada grito de dolor mío hacía aumentar el tamaño de su verga
de una manera impresionante.


- Sufre puta. Sufre mientras yo me pongo caliente. Después,
cuando te destroce con mi verga, ya te tocará disfrutar a ti.


Ahora ya no pellizcaba, ahora, después de lamer todo mi
cuerpo, me mordía.


A cada mordisco, seguido de un grito mío, su verga aumentaba
y se ponía más y más dura, pero también yo empezaba a temblar de deseo por aquel
pené, y sentía como mi concha estaba cada vez más mojada. Sentía que empezaba a
faltarme el aire, y mi pecho subía y bajaba respirando a gran velocidad, para
contener el orgasmo que estaba a punto de sentir. No podía más, me dolían las
tetas, de tantos pellizcos y mordidas, pero mis pezones estaban tiesos y duros,
desafiantes al hombre que empezaba a respirar también agitadamente. Mi vagina
completamente mojada y dolorida ya no podía aguantar más, y grité.


- Penétrame, no-vez que ya no puedo más, voy a acabar sin
haber sentido tu verga dentro de mi concha, y no lo resisto más.


- Cállate puta - me contesto Alberto - ha que no sabías que
eras una masoquista, pues ya ves somos una pareja perfecta. Pero tendrás que
esperar, yo todavía no estoy a punto.


Y entonces fue cuando abrió el paquete. De su interior sacó
un pequeño látigo y mis ojos brillaron cuando lo hizo restallar.


Yo asustada me separó un poco de él, pero estaba demasiado
caliente, deseaba con locura aquella verga y estaba dispuesta a cualquier cosa
para sentirla en lo mas profundo de mi cueva.


- Ponte en cuatro patas.


Y yo obedecí. Alberto estrelló el látigo contra mi culo una y
otra vez, hasta que vio que a mi se me saltaban las lágrimas. Y le suplique.


- Por favor, pégame, muérdeme, haz lo que quieras, pero hunde
tu verga en lo más profundo de mi concha. No puedo más ¡No puedo más! Me duele
la concha de tanto desear que me cojas. Cógeme. ¡Cógeme!


- Ahora puta. Ahora te cogeré. Yo tampoco puedo más, me
duelen los huevos y necesito descargar dentro de tu caliente sexo.


Me dio la vuelta y se lanzó sobre mi como un animal en celo.
Me clavó la verga en mi concha hasta que los huevos tropezaron con mi culo. Y
empezó a moverse como un poseído mientras seguía mordiéndome los pezones.


- Sigue, sigue - grité. Me duele, pero como disfruto, nunca
había sentido tanto placer. Sigue. Ya no aguanto más, ya acabo ¡acabo!


- Acaba Loli, acaba. Yo tampoco puedo más. Tus tetas me
enloquecen, tu concha me pone a cien, mis huevos me duelen, tengo la verga a
punto de estallar.


- Acabo yo también acabo.


Los dos llegamos al clímax juntos. El semen de Alberto inundó
mi concha y se mezcló con mi corrida. Descansamos un rato, pero pronto sentimos
de nuevo deseos de gozar, y esta vez fui yo quien le entregó a Alberto el
látigo.


Cuando Alberto se fue, me dejé caer en el sofá exhausta. Me
dolía todo el cuerpo, pero estaba feliz. Entonces fue cuando reparé en que mi
cliente había dejado el látigo, acerqué mi mano temblorosa, y lo tomé. Al sentir
su tacto sentí una punzada de deseo en lo más profundo de mi sexo. Alberto se
había ido, pero no importaba, él estaba allí y eso era suficiente. Yo misma
fustigué mi redondo culo, y mientras lo hacía, sentía que oleadas de gusto me
inundaban, y me revolqué por el suelo retorciéndome de placer. Moje la alfombra
y el látigo con mi flujo y mis lágrimas. Era una masoquista total, y me gustaba
el descubrimiento.


Cuando, por fin, completamente agotada me tranquilicé, llamé
a Carla y le conté todo lo ocurrido esa tarde. A partir de aquel día mis
clientes comenzaron a ser tan sádicos o más que Alberto.


Este volvió a visitarme alguna vez, pero yo nunca dejé que se
le llevara el pequeño látigo, éste se convirtió en mi mejor amante y compañero.



Loli 3




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: El gozoso descubrimiento de Loli
Leida: 2331veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



follando claseabuelas sexo gratisporno chicas de la calleorgia swingerrelatos hot ereccion de sobrinitosamigas se masturban juntasoler ropa interior femeninarelatosverdesporno con perros gratistriple penetracion vaginalporno duro brutalmasturbaciones a hombresrelatos eroticos on linehacer consolador caseroviolada por caballorelatros eroticosvideos de cuentos eroticoshermano xxxmarge y homer follandonenas pornmefollo a mi madreincreible orgasmorelatos porno de viejosporno sin pagarhijas y padres xxxlesbiana cachondasumiso gayputas embarazadas follandoporno hijos y madresporno me debirgo mi perrarelatos porno mi madre se enamoro de un cubanolenceria travestistios exhibicionistastias calientefollando vecinoviolaciones pornotios follando sobrinascuentos eroticos gayenseñame tus tetasvirgenes follandoel abuelo me follaespiando a chicasrelatos eroticos con abuelasporno gay relatosmujeres desvirgadasrelatos gay familiaporno madre e hijospormo analrelatos heroticos xxxabuelas zorrashetero infidelidadfollando culos virgeneshistorias heroticasdisfraz pornorelatos eróticos de manoseando a mi ahijadamadres e hijas calientesrelatos pornorelatos agujas en nalgaslos olvidadosrelatos eroticosmi suegra me masturbamaduras follando al fontanerorelatos eroticos gays incestoelectricista pornosexo viejos jovenestravestismo pornodibujos poringaporno travestidosmorbo conudossedo durohetero infidelidadtetas relatosrelatos pornográficocuentos cachondoshice el amor con mi madrerelatos porno viejomaduros gay sexorelatos porno transexualrelatos erotiticoschocho inchadoporno tavestisrelatos sexuales sobrina vergudagordita maduranieta xxxlas mejores foyadasporno grati zoofiliarelatos dominacion gaysexo gratis corridas femeninassexo en el pajarmachos gay pornotias cachondas pornoexhibicionista busrelatos gais