relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mama, sol y yo





Relato: Mama, sol y yo

Me llamo Juan Pablo, tengo 32 años y esta historia la escribo
para recordar los buenos tiempos que viví desde que mi padre se fue de casa. El
se fue porque definitivamente no coincidía con mi madre en nada: ella es un ser
muy especial, dulce, sencilla y natural; él era un idiota que nada más pensaba
en atormentarla con una vida burguesa y contaminada de malos tratos. De esto me
di cuenta cuando fui creciendo, ya que él nos dejó cuando mi hermana Sol tenía
apenas 2 años y yo 5. En la chacra donde crecí aprendí a conocer la naturaleza,
el aire libre y lo importante que es estar en armonía con lo que nos rodea. Mamá
siempre nos enseñó lo que significa la libertad, los valores individuales y la
importancia de ser y hacer lo que uno siente en el cuerpo.


En ese entorno pude disfrutar de correr desnudo por entre las
plantas frutales, la tierra mojada y cuanto charco encontrara en mi camino. Algo
común -andar sin ropas- en todos los niños a esa edad. Mis juegos eran siempre
compartidos con Sol, quien disfrutaba especialmente de andar por el pasto cuando
mamá encendía el riego del parque y los aspersores creaban una fina lluvia. Esa
era su pasión, mojarse y rodar por el pasto. Por mi parte, lo más atractivo era
lo que yo llamo "El juego del bombero": buscar los hormigueros, insectos o
cualquier bicho que anduviera y regarlo con una tibia meada. Esa inocente
travesura se convertiría con los años en un juego a conciencia en casa. Ver a mi
hermana haciendo pis en el parque se fue convirtiendo en un gusto para mí. A
mamá nunca la vimos al aire libre, pero siempre pudimos hacerlo en casa, en el
baño.


Volviendo al parque, recuerdo a mi madre mirarnos desde abajo
de la sombrilla mientras tomaba sol. Lo hacía cada tarde, tan libre de ropas
como nosotros, lo cual nunca tuvo nada de extraño para nosotros. Era costumbre
que llevara ropa liviana en verano, soleras blancas y unas tangas que cubrían lo
mínimo necesario. Sus nalgas y sus pechos estaban siempre libres y muchas veces
en casa podíamos verla desnuda, especialmente a la noche, a la hora del baño y
de ir a dormirse.


Mamá es una mujer joven. A mí me tuvo a los 15 años, y aunque
su cuerpo estaba desarrollado plenamente, muchas veces le dijeron que más que
nuestra madre parecía nuestra hermana mayor. Eso era un halago para ella, quien
siempre prefirió cuidar su cuerpo y tratar de envejecer sin demasiadas huellas.
La gimnasia, las dietas y el uso a diario de todo tipo de cremas corporales la
mantienen hermosa, con una figura que muchas mujeres anhelan y muchos hombres
desean. Su altura es de 1,70, sus pechos de un tamaño medio pero firmes y en
punta se marcan aún debajo de la ropa interior ajustada. El resto del cuerpo es
armonioso: cintura estrecha, caderas redondas y unas piernas largas y duras.
Ella es hermosa y le agradezco que me haya transmitido sus pensamientos tan
libres y sanos.


De pequeños mamá nos enseñó a bañarnos juntos, a compartir y
ayudarnos en todo. Incluso nuestras primas Celeste y Maria Paz, cuyo padre había
hecho la misma hazaña que el nuestro (dejarlas solas con su madre siendo
pequeñas) crecieron con nosotros, ya que Celeste tiene un año más que Sol y
María Paz un año menos que yo. Mi tía siempre estuvo cerca de mamá, pasaron
juntas el proceso de la separación de sus parejas. Esto las hizo conectarse de
una manera muy especial, sobre todo para protegerse de la soledad y para poder
criarnos a nosotros sin sufrir la ausencia de nuestros padres. Puede decirse que
mi madre y mi tía hicieron de mamá y papá de nosotros cuatro. Esto quiero
dejarlo claro, ya que influyó sobre nuestro crecimiento. Todo lo que sabemos de
la vida lo sabemos por ellas.


Para cuando yo tuve unos 12 años nuestros días transcurrían
entre los juegos al aire libre y el descubrimiento de los secretos de las
mujeres y los hombres. Lo primero que supe es que el cuerpo de la mujer es
diferente al del hombre. Mamá nos enseñó eso una noche después de darnos un baño
los tres juntos. Mientras nos enjabonábamos mamá notó como mi pene crecía en sus
manos. Esto me dio vergüenza y traté de alejarme de ella, pero enseguida me
explicó que no era malo lo que me pasaba. Que sólo estaba creciendo y que me
estaba convirtiendo en un hombrecito. Y que eso le daba mucho orgullo. Mi
hermana, tan inocente, se reía de la situación y pretendía jugar con mi aparato
como si fuera un micrófono. Mamá, para enseñarle de que se trataba, esperó a que
saliéramos del agua y nos secáramos.


Cuando ya estábamos en la cama grande, entre los tres nos
fuimos secando. Yo a mi hermana, ella a mamá y mamá a mí. Era un juego,
divertido y con una enseñanza. Esa noche todos exploramos un cuerpo distinto y
aprendimos sus partes. Primero fue mi hermana, a quien parecía divertirle en
grande que todos pusiéramos sus manos en ella. Nuestras caricias le hacían
cosquillas y entre risas pude ver que su cuerpito era suave y liso. Le dimos un
beso y pasamos a explorar el mío. Como estábamos desnudos y recordé la situación
de la bañera, mi pene nuevamente comenzó a crecer. Esta vez mamá nos explicó que
se trataba de una señal de que mi cuerpo comenzaba a desarrollarse y que estaba
muy bien que mi pito creciera.


-¿A ver...que tenemos acá?- dijo mamá, y estiró la mano para
tocarlo.


Al ver mi cara ponerse de colores dijo: -No tengas vergüenza,
es normal e incluso hermoso. Mirá Sol, este es el pito de Juan Pablo y por ahora
lo usa sólo para hacer pis. Cuando sea un poco más grande también lo va a usar
para hacer bebés.


-¿Bebés...?- dijo Sol extrañada.


-Si, bebés. Porque a los bebés los hacen un hombre y una
mujer. El hombre usa el pito y la mujer la chocha...esa que tenés acá!!!- dijo
mamá riendo mientras metía las manos entre las piernas de mi hermana.


Eso provocó nuestras risas y aflojó un poco la situación.
Enseguida le pedimos que nos enseñe como era su cuerpo, lo que a mi me tenía muy
interesado.


-Bueno..- dijo mientras se abría la bata de baño y dejaba
salir sus pechos- A las mujeres el cuerpo nos crece en forma diferente a los
hombre. Por ejemplo, nuestros pechos aumentan su tamaño. Mirá Sol, todavía no
desarrolló los suyos, pero pronto comenzarán a crecer y serán como los míos.
¿Qué te parece Sol? ¿Te gustaría tenerlos como mamá?


-No se- dijo Sol- ¿no duele?.


-No hija, mirá, tocalos, vas a ver que no duele par nada. Vos
también Juan..


Sol tomó con las dos manitas el pecho izquierdo de mi madre y
yo estiré mi mano para tocar el derecho. Su piel era tersa, muy suave y despedía
un aroma a jabones delicioso. Nuestras manos presionaron muy despacio los pechos
y la cara de mamá demostraba estar disfrutando de nuestras caricias. Sus ojos se
entornaron levemente y sus pezones tuvieron un rápido crecimiento. Se pusieron
duros y se estiraron como nunca había visto.


-Eso es el pezón- dijo mamá- Y se pone duro porque lo que me
hacen es muy lindo. Como ven no duele nada. Cuando ustedes eran chiquitos
tomaban la leche por ahí, mamá tenía las tetas llenas de leche y ustedes
chupaban el pezón para sacarla.


Instintivamente Sol puso su boca sobre la teta de mamá y
comenzó a chupar despacito.


-Eso, así...- dijo mamá- pero ya no tengo leche. Ahora son
grandes, pero cuando eran bebés se tomaron toda la leche.


-No importa- dijo Sol- es rico igual. ¿Podemos...?


-Bueno, pero un ratito. Vení, Juan, vos también.


En un instante estábamos chupando las tetas de mi madre. Su
cara nuevamente se relajó y sus ojos se cerraron. Nosotros, prendidos a mamá,
chupábamos sus pezones duros con ganas mientras ella nos acariciaba con suma
ternura. Su respiración comenzó a agitarse y de pronto comenzó a emitir pequeños
gemidos. Sentada en la cama, pude ver como se acariciaba suavemente entre las
piernas abiertas.Lleno de curiosidad quise saber de que se trataba y al soltar
su teta, a esta altura mojada por mi saliva, mamá abrió los ojos y preguntó..


-¿Qué ocurre Juan?


-Nada- dije mirando que su mano se detenía- ¿Te duele ahí?


- No bebé, me están dando un gusto enorme ustedes dos,
pequeños pillos. Y eso, el cuerpo de mamá lo demuestra de varias maneras. Una es
poniendo los pezones duros, ¿ven? -dijo, al tiempo que se apretaba entre el
pulgar y el índice el pezón que Sol había dejado libre.


-También mi chocha demuestra que me gusta lo que me hacen. Se
moja con juguitos que salen de adentro y me dan muchas ganas de tocarme aquí,
¿ven este botoncito?


Mamá estaba abierta de piernas y nos mostraba su vagina
completamente depilada. Sus dedos abrieron los gruesos labios y dejaron a la
vista un clítoris ya hinchado por el placer que recibía. Toda la zona estaba
mojada por un líquido claro y brillante y despedía un penetrante olor que yo
comenzaba a descubrir.


-Pero creo que ya es suficiente por hoy. Mejor nos vamos a
dormir. Mañana podemos seguir aprendiendo.


Dicho esto y muy a pesar nuestro, hicimos caso a nuestra
madre y nos fuimos a la cama. Antes de dormirme esa noche pude sentir como mamá
volvía a gemir, pero esta vez era mucho más fuerte. El sonido que llegaba de su
cuarto me dio mucha intriga, quise ver que estaba sucediendo dentro, así que
despacio llegué hasta su puerta y por la abertura pude ver como mamá, acostada
boca arriba, se metía en el chocho dos dedos de su mano. Por poco se me salta el
corazón, asustado y sin terminar de comprender lo que ocurría. Me fui a dormir
intrigado y con una exitación extraña que me obligó a tocarme el pito sin saber
exactamente para qué.


Por la mañana mamá nos despertó con el desayuno en la cama.
Lo hizo vestida con una camiseta blanca que ajustaba sus pechos, dejaba
traslucir sus pezones y apenas tapaba los cachetes de su culo. Cuando se sentó
pude ver que no llevaba ropa interior y eso me trajo el recuerdo de la noche
anterior. Inmediatamente la excitación hizo que se me pusiera la pija dura y
ella lo notó al instante.


-Hijo !!, que ocurre? Es que no te has despertado aún y tu
cuerpo ya da señales de vida...?


-Lo que ocurre es que anoche escuche ruidos en tu puerta y
pensé que algo te dolía, por lo que me acerqué y vi que te estabas tocando el
chocho. Eso me gustó mucho y de recordarlo me he puesto así. Perdóname, no quise
hacerlo...


-Pero Juan, me hubieras dicho. No pasa nada, es que mamá
quería relajarse antes de dormirse y lo que viste se llama masturbarse. Eso se
hace cuando tu cuerpo tiene calor y te pide que lo acaricies. Tu por ejemplo en
este momento.... ¿Te gusta ver a mamá sin ropa interor? ¿Te gusta ver mi chocho?


-Si, mucho.


-Pues me lo dices y listo. Yo voy a ayudarte esta vez y voy a
enseñarte como hacer para que tu cuerpo se relaje.


Corrió la bandeja con el desayuno, se tendió sobre la cama y
mientras me tomaba el pito pero hinchado con las manos, con los labios comenzó a
besarlo. Esto era delicioso y jamás pensé que eso podía hacerse. Sus manos
subieron y bajaron el cuerito que cubre la cabeza y su lengua lo llenó de saliva
caliente.


-¿Ves?- dijo- Esto es masturbarse, subís y bajás el cuerito
hasta que el cuerpo te avisa que ya es suficiente.


Mientras decía esto yo sentía como un río caliente me corría
por dentro hasta que de pronto un chorro espeso y blanco salía por la punta del
pito y llegaba justo en la cara de mi madre.


-Epa ¡!, ya acabaste hijo...- dijo mientras se quitaba con la
mano el semen y se la llevaba a la boca para chuparse los dedos- Creo que ha
sido tu primer orgasmo. Ya sos un hombrecito. Te felicito. Y cuando quieras que
mamá te ayude a hacerlo me lo digas.


-Claro- dije, rojo y con una sensación de estar volando. Mamá
me limpió con su boca los restos de mi primer semen y finalmente desayunamos.


Ese fue el primer contacto con el placer del sexo que tuve. Y
durante un tiempo me dediqué a explorar esas sensaciones. Durante meses me
masturbé decenas de veces, siempre con las imágenes de mamá y mi dulce hermana
en la cabeza. Veía sus tetas duras y sus pezones grandes, Veía su culo
moviéndose al caminar y veía su chocho rasurado detrás de su ropa interior, la
mayoría del tipo transparente o de algodón en las que se marca sus labios
vaginales.


Mi hermana también había comenzado a sentir ganas de tocarse
y lo hacía sin pudor delante de mí. Incluso ambos llegamos a hacerlo delante de
mamá. Ella era quien nos enseñaba la mejor manera para disfrutarlo al máximo, no
sentir pudor de hacerlo y no lastimarnos. Alguna vez mamá volvió a chuparme y
pajearme como aquel día y hasta me permitió ver cuando ella se pajeaba. Esas
sesiones eran extraordinarias. Mamá se masturbaba unas veces en la bañera, otras
en su cama y otras en los sillones del líving. Un día estabamos Sol y yo
sentados en la cama de mamá a la hora de la siesta, cuando nos pidió que la
ayudaramos para tener una placentera masturbación.


-¿Y que quieres que hagamos mamita?


-Tu Sol, quiero que me des besitos en las tetas. Y tu Juan,
quiero que me pases la lengua por el chocho y me limpies bien los juguitos...


-¿Asi mami, así está bien?- dije


-Si mis amores, ssssshhhhh, ASI ES COOOMO QUIIIIEEERO... Me
gusta muuucho.


Mientras yo pasaba la lengua por todo su chocho, mamá usaba
sus dedos para frotarse el clítoris. Sus gemidos aumentaban a medida que
nuestras bocas recorrían su cuerpo. Sol chupaba sus pechos como un bebé haciendo
que su cuerpo se arqueara del placer. Al cabo de unos minutos sus gemidos se
transfomaron en unos grititos profundos y finos y sus jugos salieron despedidos
del chocho como un pequeño chorro.


-AHHHHHHHGGGGGGG AYYYYYYYYYHHHHHHAAAAAAYYYY- gritaba y el
sonido rebotaba entre las paredes de la habitación.


Mamá estaba teniendo un orgasmo escandaloso y lo hacía
eyaculando como lo hacen los hombres y sólo algunas mujeres. El chorro de flujo
dio directo sobre mi boca, ya que allí estaba yo a pedido de mi madre. Es
dificil describir lo que sentí. El líquido estaba caliente y pegajoso, pero mi
madre inmediatamente tomó mi cara entre sus manos y se dedicó a limpiarme con su
lengua. Me lamió los ojos, la boca, la nariz, los cachetes... me lamió y chupó
todo su flujo mientras sus espasmos lentamente se detenían.


Tiempo después mamá nos enseñó lo importante de mantener
nuestros genitales limpios. El día que les cuento yo ya contaba con 17 años y
por supuesto el vello me había crecido en la zona. Tenía abundante, y aunque era
de color muy clarito (les aclaro que tanto Sol como yo heredamos el cabello
rubio de mamá), habían cubierto mi entrepierna. Como se acercaba el verano y
había que salir a comprar ropa para las vacaciones (en especial las bikinis de
ellas), mamá había decidido aprovechar la ocasión para explicarnos las
conveniencias de llevar los genitales bien limpios y libres de vello. Fue así
que nos reunimos en el baño para realizar una operación que hasta ahora mamá no
había compartido con nosotros: rasurarse. Para nosotros ver los genitales de
mamá no era ninguna novedad, si lo era el afeitado del chochito. Y además, esta
vez también nos tocaba a nosotros. La primera fue ella misma, para mostrarnos
como lo hacía y para darnos confianza y dejarnos luego hacer lo mismo. Sentada
en el borde del bidet, dejó que el agua tibia le moje los pelitos. Aprovechó
para masajearse despacio los labios, los que inmediatamente comenzaron a
hincharse.


-Esto es para que el rasurado sea perfecto- dijo.


Su vulva se había llenado de sangre y estaba lista para la
tarea. Tomó la espuma de afeitar en su mano y la desparramó lentamente por toda
la zona donde luego pasaría la hoja filosa. Y así lo hizo, desde abajo hacia
arriba, con mucha precaución. Cuando terminó limpió la hoja, limpió su chocho
con agua tibia y dijo: Ahora hay que protegerla con crema hidratante. ¿Quién
quiere ayudarme?


Ambos nos ofrecimos y puso un poco de crema en una de
nuestras manos. Cuando apoyamos las palmas sobre su pubis, mamá dio un respingo
hacia atrás que nos asustó.


-No es nada mis chiquitos, solo estaba fría la crema y me ha
dado una sensación fea, pero pongan allí esa crema, que el chocho de mamá lo
necesita.


Muy despacio distribuimos la crema, a lo que mamá respondió
con un gemido suave. Le gustaba, eso estaba claro, y pronto el gemido se hizo
más sonoro. Abrió más las piernas y sentada como estaba comenzó a acariciarse el
clítoris. Ahí estaba mamá nuevamente masturbando ese botón que crecía enorme en
estas ocasiones. De pronto, en medio de un gemido apagado, sacó la mano de su
chocho, apoyó las dos detrás de su culo, en el bidet donde estaba sentada, y sin
avisarnos nada cerró los ojos con fuerza y dejó que un potente chorro de meada
saliera despedido hacia nosotros.


-AHHHHHHH AHHHHHHHHGGGGGGGGGG.....que gusto hijos míos, sigan
por favor que me estoy meando del gusto, SIGAN, SIGAN CON ESAS MANITOS....


No había casi terminado de salir de su agujero el pis
amarillo y caliente que ya estaba apretando su clítoris nuevamente entre sus
dedos. Unos segundos después tuvo un orgasmo fuertísimo que la hizo arrojar por
segunda vez un chorro de flujo cristalino.


-AYYYYY POR FAVOOOOOORRR QUE PAJA, ME VAN A MATAR, NO PUEDO
MAS AAAAAAHHHHHGGGGGGG.


Sus palabras, su rostro desfigurado y el aroma de su chocho
empapado con su orgasmo nos drogaban y nos excitaban como locos. Finalmente mamá
se limpió y nos metimos los tres a bañarnos y limpiarnos su meada. Después
repitió la operación del rasurado con nosotros. Primero a Sol, a quien le dejó
un conejito hermoso. Ella también, con sus 14 añitos ya tenía vellos en su
chocho, pero pocos. Ahora ya no tenía nada y aquella zona quedó blanca y lisa
completamente. Toda esta sesión me tenía con una terrible erección, así que mamá
decidió realizar mi rasurado con más precaución por el riesgo que tenía. Al cabo
de unos minutos, ya había dejado mis huevos y mi tronco lisos y limpios de todo
pelo. La imagen me parecía extraña pero muy provocativa. Yo ya tenía para
entonces una pija de considerable tamaño y esto a mamá parecía llenarla de
orgullo.


-Hijo mío, pero mira nada más que hermoso miembro te ha
quedado. No solo que te ha crecido un montón (ya medía unos 18 centímetros) sino
que así rasurado parece el pene de un bebé grande. ¿No crees Sol que lo tiene
hermoso?


-Pues sí, ya lo creo- dijo mi hermana.


-Bueno, tenemos todo un hombre en casa. Ayudalo y pasale la
crema para que proteja esa hermosa pija.


-Claro mamá- dijo y agarró el tronco entre las manos y de
arriba hacia abajo comenzó un vaivén con la crema que me mataba del gusto.


-Vaya, pillo- dijo mamá- Parece que te gusta la paja que te
hace tu hermana...


-Ahhhhggg, si mamá, me encanta, es muy suave como lo hace. Me
está calentando...


-Bueno, eso está muy bien. Pero...¿acaso es la primera vez
que lo hacen? No me lo voy a creer...


-Si mamá, jamás antes me había tocado así y es muy
placentero.


-Entonces esto tiene que tener un gran final. ¿Sol te
gustaría que tu hermano te haga el amor y dejes de ser virgen?. Nadie va a
hacerlo con más cuidado y cariño que tu hermano. Y para vos tambien Juan Pablo
creo que será tu primera vez. ¿Qué decís?


Entre la conversación y la exquisita paja que me estaba
haciendo mi hermana delante de mi madre casi perdí el conocimiento. De pronto
Sol se agachó para sentir el sabor de la pija y una abundante cantidad de semen
salió con fuerza despedida para dar justo en su caa. Se asustó, pero igualmente
llegó a meterla en su boca. Despues de pasar su lengua caliente por el glande
enrojecido y enorme que había adquirido, mamá pasó la lengua por su cara para
limpiarle la acabada que había dejado en ella.


Casi sin darnos cuenta Sol estaba sentada arriba mío y
nuestra madre guiaba el tronco de mi pija directamente hacia la entrada de la
vagina estrecha de Sol. Era su primera vez y seguramente por la confianza que le
daba estar con su madre y con su hermano, sus jugos hicieron la tarea más fácil.
Al principio Sol se quejó un poco, gemía de dolor pero la calentura había
llegado a un punto imposible de retornar. Para ayudar, mamá pasó su lengua llena
de saliva por la hendidura recién afeitada de Sol y por mi capullo nuevamente a
punto de estallar. Sol estaba apoyada en sus pies, con las rodillas flexionadas
y con las manos sujetando su cuerpo apoyadas en mi estómago. La posición era
increíble, y ya no había más que empujar y meter mi pija en su chocho mojado.


-AYYYYY, me dueleeeee- dijo cuando empuje y el glande llegó
hasta el himen.


Ahí me detuve para dejar que su canal se acostumbrara al
grueso objeto que estaba recibiendo. Era su primera vez y quería que lo
disfrutara. También era la primera vez para mí, pero eso ya casi no me
importaba. Realmente sólo me faltaba meterla en un chocho y coger como Dios
manda, porque hasta ese momento ya me había hecho una enorme cantidad de pajas.
La cara de Sol pasó en pocos segundos de un gesto de dolor a otro de placer. Fue
cuando la pija dejó de dolerle donde estaba. En ese momento y alentado por mamá,
empujé la pija hacia arriba con fuerza y el tronco se deslizó por el canal
rompiendo la última resistencia de mi hermana. Ella dejó escapara un grito de
dolor, pero no dejé que se saliera de allí. La agarré del culo y la cintura y la
sostuve un par de segundos.


Con los ojos cerrados y la boca abierta, vi como un hilo de
baba le caía a Sol por entre los labios. De pronto ella comenzó a gemir
ruidosamente y lanzar gritos por las embestidas que desde abajo recibía. Mi
pija, que nunca había alcanzado semejante tamaño, entraba y salía casi por
completo de su conejito. Mamá presa de locura se sumó al cuadro para chupar los
pezones de Sol que estaban duros como pequeñas piedritas. Eso fue mucho para
ambos y en un par de minutos de meter y sacar la verga de esa gruta caliente los
dos llegamos a un orgasmo desconocido para nosotros. Nuestros gritos y jadeos
orgásmicos sin vergüenza se mezclaban con el aroma ácido del sexo.


-AAAAAAHHHHHGGGGGG QUE RICO MAMAAAAA- gritaba Sol.- ME
PUSIERON RECALIENTE, ME ENCANTA, COJEME JUANPA, COJEME FUERTE ¡!!!!


Por suerte allí estaba mi madre para sacar mi pija a tiempo
de adentro de mi hermana y evitar un estúpido embarazo. Cuando lo hizo, lancé un
chorro de esperma que se pegó en la espalda de Sol y de allí lo sacó ella con su
lengua. Lo chupó todo y luego nos limpió la pija y el chocho de Sol con su boca.
Cuando estaba haciendo aquello mi miembro tadavía estaba duro, pero sentí la
necesidad de mear... así que sin darle tiempo a mamá a retirarse comencé a mear
como en éxtasis.Para nuestra sorpresa, mamá no solo no se retiró sino que abrió
la boca y dejó que el chorro diera en ella y luego cayera hacia abajo entre sus
tetas y su estómago. La escena fue increíble. Jamás pensamos que ella haría eso
y nos dejó perplejos.


Así pasamos ese día a conocer algunos de sus más escondidos
deseos y placeres. Los mismos deseos y placeres que compartimos hasta el día de
hoy.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Mama, sol y yo
Leida: 3242veces
Tiempo de lectura: 14minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


chicas follando en la piscinarelatos eroticointercambio parejas relatosrelatos eroticos mi esposa agradeciendo favorportales eroticosviolando a mi tiapuritanas porno gratisvideos eroticos de travestisfollame el coñoporno lesvianas gordastu porniamas de casa ardientesfollando a mi vecinahistorias eroticas realesliquido preseminal novia relatos eroticostegane parchisviejos follando.comcompartiendo mi esposalesvianas abuelasporno de perroporno gratis lesvicovecinas lesbianasrelatos eroticos pene gigantesco enorme grande grueso lrgo esposa infiel casadasexo entre madurastias pajasrelatos marqueze incestorelatos cunadaexhibiendo a mi mujertravesti embarazadame folle al electricistabellezas eroticasrelatos porno de amor filial hijo drogadictogay porno madurosporno gratis masturbacioneserotico lesbianasporno cuarentonatengo sexo con mi perroabuelos y abuelas pornopono gorditasporno sado masocaballo pornrelatos eroticos insestoamor filial relatoporno con historiasrelatos sexo gaysporno madres y hijosrelatos eroticos de madres solterasfollando cuñada borrachafolladas analmenteese gran culote que te gastas.pornogratis travestisrelatos porno famosasrelatos eroticos con la mujer de mi amigobart simpson pornoporno gay entre hermanosfollando familiahistorias de zoofiliamaduras con el fontanerosexo porno playaRelato erotico con mi esposa y mirelatos mi mujerbailes eroticos pornorelatos eróticos móvilrelatos eroticos medicorelatos eroticos viejomi madre folladafollo con mi abueloamor filial videosrelatos eróticos de mujerescanarias folladasmi prima relatos eroticosrelatos sexo infidelidadporno madre hijarelatos con fotos mi padre me desvirgooo y madre con hijos incestos realespenetrando a mamaorgis gaylesbiana culovideos eroticos suavetodorrelatosmadura en playaporno transexmujer gorda pornorepublica dominicana pornodepilacion de coñorelato vi a mi papa follando ala abuelaporno desnudandoseintercambio de mujeres pornocasadas infieles chatmi madre es exibisionista videosmi abuelo me tocadespedida de solteras calientescamaras ocultas eroticaspajas mutuasmi hijo invalido menor de 13 relatos eroticosse folla a la nietasexo porno gratis en españollos siete enanitos xxxporno lesvianaa