webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to Download this video!


Relato: Mi sangre a la parrilla (madre/hijo)



Relato: Mi sangre a la parrilla (madre/hijo)

RELATOS LASCIVOS – OCTOPUSI





MI SANGRE A LA PARRILLA (MADRE/HIJO)



Una relación familiar, un atavismo ancestral y un apetito
carnal que se sacia en la parrilla del hogar.






Estoy montado sobre Graciela, mi prima hermana, la tengo en
cuatro sobre el catre de su recamara, le estoy dando por donde mas le gusta, yo
también lo disfruto con gula, por que a su pedido le estoy agrandando el
diámetro del esfínter, del orificio terco que insiste en ajustar.



Vive en la casa contigua y ya cumplió los 17, la muy glotona
goza provocando a su primito menor, ella me lleva mas de tres años, pero a
tenido tanta guerra que ya chanca como veterana.



Claro que logra ponerme calentón, pero no tanto como mi
hermana y jamás como mi reina, es decir, la que me parió.



Si le doy cuando reclama, es por que además de ser mi sangre,
le gusta que la ase viva en la parrilla de su cama, con el calor que da el hogar
se prepara la mejor carne, preferible si queda en casa, para comerla sin salir.



Cuando le doy vueltas a este asunto, me preocupa mi rumbo,
por que según dicen es aberración, pero no se imaginan como me ponen las hembras
de la familia, no le encuentro excusa, pero la cercanía va tomada de la mano con
la intensidad de la provocación.



Entro en calentura desmedida cuando mi progenitora pavonea en
paños nimios, anda sin reparar en la conjura de sus encantos, ni en la secuela
de su provocación, no soy un experto y desconozco mi flujo emocional, su
contoneo cadencioso termina siempre desquiciándome.



Cualquier hembra de la familia y en toda circunstancia, es
buena para la parrilla de la pasión y es inmejorable motivo para avivar la braza
del deseo.



Mis tías también me ponen muy cachondo y por doble motivo,
por que la sangre llama y por que las mayores saben gozar mejor.



Mi hermana no queda de lado, pero no se iguala a la dueña de
mi candente inspiración, mi señora madre, mi reina, el manjar que mas deseo pero
que talvez nunca logre probar.



Obviamente, no existe ninguna mujer como ella, la musa de mis
manuelas, tanto de las mentales como de las hechas a solas, ninguna se le
compara, me lo asegura el sátiro que tengo abajo y que siempre me acompaña.



Claro que con mi mamy tengo que sujetar mi rumbo un poco, soy
mas recatado con ella que con mi hermana, con quien tengo mayor confianza,
aunque se hace la desentendida, se que la desvelan mis afanes.



Con mi madre siento el asunto mas vedado, sin embargo, cuando
lanzo, ella sonríe y me mira desafiante, como midiendo los alcances del
contendor.



Claro que su aire me reprime aunque no tanto, pero también
estimula mis rondas cerebrales mas lejanas, aquellas que me obligan a babear.



No puedo ocultar, que en forma muy extraña y evidente, cada
día es mayor mi gana y mas pequeña mi vergüenza, temores y recato.



Es algo que me estimula la sexualidad y me impulsa a mayor
audacia, tal vez sea por el asunto de la ebullición hormonal, propia de los
chicos mi edad.



Hay oportunidades, en las que ya no puedo mas, poniendo mi
cara de inocentón me prendo del cuello de mi vieja, le hago un candado y le
demuestro mi cariño, la babeo por donde puedo y me pongo a cien.



Al sentirme la pegada durante nuestras sesiones de forcejeo,
le palpita el corazón con fuerza y si logro colocársela con mejor orientación,
la palpitación baja a esconderse dentro de su ropa interior.



Pero lamentablemente, tengo la impresión que le teme al
peligro, por que cuando encañono certero, inmediatamente arruga y se aleja como
si nada, cuidando de no herir la susceptibilidad de su cachorrito mañosón.



Esa es mi historia de seductor frustrado, hasta
que........................................................



Cierto día, el club social al que está ligado mi padre, nos
envió una invitación para toda la familia, se trata de una reunión social de
gala, todos nos arreglamos de lo mejor, como para salir lindos en la filmación.



Muy acicalados nos disponemos a salir con puntualidad
inglesa, delante está mi padre con mi hermana, lo sigue mi hermano mayor y la
veterana está de la mano con su consentido, o sea yo, de pronto
...........................................................................................



Para mi sorpresa, ella evita mi salida demostrándome su
fuerza, mientras los demás se despiden y se van como si nosotros no fuéramos de
la familia.



Yo quiero ir, iba a gritar desconcertado por lo que estaba
ocurriendo, pero mamita lo impidió muy atinadamente, me puso una mano en la boca
y me susurró al oído : ssssssssssssssss, calla ,no digas nada, quédate
tranquilo, aquí vamos a pasarla mejor.




Al quedar solos, mi creadora cierra la puerta, me abraza, se
pega bien juntito a mi y en un tono muy sensual lleno de malicia me dice al
oído: Esta es nuestra noche, ahora mamita te va a enseñar cositas que te
gustarán.




Sin mas palabras, empezamos a comernos la boca de manera poco
civilizada, situación que causaba notorios desordenes abajo mis pantalones.



Nuestras lenguas aprendían a hacer lazos, caricias
enardecidas despiertan la sensualidad y la pasión, balbuceamos como lactantes,
entre las piernas ya llevamos brasas.


No reconozco mérito en mi y no comprendo el milagro, pero
mejor me callo, no sea que termine metiendo la pata, total "A yegua regalada no
se le mira el anca". (lo acabo de inventar).



A mi reinita se le ve radiante y fogosa, demuestra tener
mucha muñeca para estas cosas, me excita su entusiasmo, se nota que abajo está
quemando pelambre a rabiar, además no se trata de una puta cualquiera, se trata,
con mucho respeto, de mi putamadre.



Me encuentro en estado de arrechura comatosa, puede ser
fatal, ella se da cuenta y me calma: Amorcito, no te impacientes, tenemos
toda la noche para nosotros, disfrutemos cada momento sin prisa, va a ser
maravillosa.




Eso me cayó como agüita de azahar, comprendí que no tenía que
comer todo de un solo bocado y olvidé los malos concejos de mi agarrotado
sátiro.



Me calmé un poco y recuperando el seso pude notar que no
estaba ante aficionados, velas en la mesa del comedor, flores al centro, una
botella de espumante en la hielera y dos copas de cristal para brindar, parece
todo un acontecimiento.



Media luz, música romántica, humito de varillas aromáticas,
no jodan, talvez me está filmando el enemigo.



Con tanto preparativo y tantas preguntas en el tintero, corro
el riesgo que se me encoja, pero confío en las hormonas que me regaló el señor y
tiro pa’lante.



Mi amorcito se pone romanticona y quiere bailar, se trata de
un bolero burdelero de Ledesma, primero un brindis por lo que viene, un beso
sella el acuerdo sobreentendido y luego bailamos muy pegaditos dejando que
ellos, los de abajo pues, también se vayan familiarizando.



Mientras bailamos quiero vaciarle el tintero y disipar mis
dudas, pero me corrige de inmediato: Mi amor, no es momento para preguntas,
deja eso y solo disfruta.




Bonita manera de taparme la boca, prendió un cigarrillo
casero y me dijo: Fúmate uno de estos, se que te va a ayudar a ponerte a
tono.




Efectivamente, el porro estuvo bueno y cumplió su cometido,
me sintonizó a las mil maravillas.



Seguimos con el baile, y todos los demás ingredientes
conocidos para estos casos y a mi mamita se le despertó un apetito voraz de
carne humana cruda.



Me ronrroneó al oído: Mi vida, no sabes como he esperado
este momento, he pasado noches enteras deseándote, también he gozado con tu
padre imaginando que eras tu. Por fin a llegado el día esperado.




El sátiro entendió el discurso mejor que yo y exigió
airadamente que lo dejen intervenir, mas aún al tener por sobre su cabeza las
caderas de la veterana rondándolo insinuantes, al compás de la música.



Mi reinita está brava, ya le humea la cabellera de Venus y
seguro que también gotea, yo hace rato que estoy a punto y ella lo sabe.



Con vocecita antojada, me pide quedito: Estoy listita para
ti mi amor, estoy impaciente, ya quiero que seas mi marido, hijito calentón de
mis entrañas.




Llegamos a la parrilla pasional de mi habitación y nos
desvestimos muy lentamente como profesionales, así es como le gusta a ella,
además es quien manda.



Despejamos totalmente la curiosidad de nuestros ojos, con
mucha complacencia y sin ninguna decepción, sus movimientos se hacen cada vez
mas seductores y disolutos, mi prometida está que revienta.



Queda la hembra libre de paños, sin prenda alguna, me entero
que se ha afeitado la pelambrera y tiene la papa peladita, eso me permite verle
mejor la sonrisa vertical, tiene todo de primera y se ha burlado de la gravedad.



Ella también quiere sacarle el jugo a su boleto y goza del
espectáculo, sus ojos quedan pegados a mi tranca completamente tiesa, la compara
con las que conoce y me halaga, el ambiente está cargado de apareamiento y
excitante depravación.



Cobra sin pedir permiso y comienza a saborearla, se llena la
boca y todavía sobra un buen pedazo, yo también quiero probar de abajo, pero
está de rodillas sobre el piso y me resulta imposible llegar.



Pido coño y me da, nos tumbamos en el suelo yo abajo y ella
sobre mi, ahora los dos tenemos a la mano lo que nos gusta.



Tiene un perfecto manantial, el fluido brota a torrentes y
hace su recorrido por las piernas, yo me deleito con lo que queda, la chupo
todita.



Me como su fruta madura, saboreo su rica miel y me detengo en
la crestita de aullar, que me espera completamente erecta, saltada lejos de su
base debido a su estado emocional.



Gozo lamiéndola por abajo, yo ya estuve ahí metido nueve
meses hace mucho tiempo, me mudo al chico y noto que tiene el ano bien
trabajado, provecho por mi viejo.



Con la madre no se juega y se le debe dar lo mejor, la
retribución viene con creces a la hora de gozar, por que con la vieja no hay
comparación, y nadie sin tal experiencia me lo puede discutir, para saber hay
que haber probado, al sazón de la mama es sin igual.



Grita y se estremece, siento que se corre incontenible,
parece epiléptica, la enfermedad es muy contagiosa, yo tampoco puedo contener el
chorro y también grito de placer, parecemos endemoniados y nos venimos casi
juntos. Polvo para el recuerdo.



Ni bien dejamos de boquear, otra vez la maquinaria está a
punto, caliente y lubricada, la pongo sobre mi ubicados en la cama y la empitono
por el recto, me pide eso para el final y ella misma lo cambia de sitio, lo
dirige magistral y se empala por completo, se come todo el bate solo desperdicia
pelos y cojones.


Se queda medio virola y puja un poco, saca su temperamento y
sacude el culo con virulencia, le da vueltas, lo bate y lo restriega tratando de
calmar la comezón que trae dentro. Si que me parió una mujer arrecha, que
alegría tengo a quien salir.



Que rápido se viene, la acabo de clavar y otro orgasmo de
inmediato, está carretona, léase urgida, o tiene físico para rato, pero goza
como si le fueran a quitar.



Que fuerte aprietan sus anillos interiores, parece que
tuviera un perro guardián escondido en el coño ó que fuera parte de una
maquinaria de succión.



Sacude y aúlla con vehemencia, éste se le viene con furia y
tal vez me vote de la cama, me digo esta vez no me la saca, pero cuando me pide
leche no puedo aguantar y de nuevo hago dúo con ella y nos corremos de
campeonato, no importa, a mi edad tengo hasta para regalar.



Se tumba boca abajo conmigo encima, sigue empitonada pero
después del polvo la tengo a media caña. Pienso si iré a tener un
hijo/hermanito, pero creo que mi hembra ya no está para esos trotes, y además
debe saberlos evitar.



Mientras descansamos me dice: Tesorito, que bruto eres, me
ha llegado a la garganta, bien guardadito te conservé por ser la mejor pieza de
la casa, la espera no fue en vano, por que me estás dando divino y me la sacas
rapidito .




Para después del comentario, nuevamente ya tengo el leño
atizado, ella tampoco necesita mas descanso y quiere guerra con urgencia. Así
como este hubieron muchos mas asaltos en diferentes posiciones, ella se sabe el
kamasutra de paporreta, pero nada nos refrena.



Nos hemos engolosinado, y ya van no se cuantos, cada cual mas
bravo que el otro y pienso que hoy no me cumplirá lo prometido, pero mi madre es
una mujer de fiar y siempre me cumple, cuando menos lo esperaba ella muestra su
impaciencia por honrar su palabra.



Se cuadra al filo y me pide piernas al hombro: Papito ya,
te falta mi culito, no lo hagas esperar mas, que se impacienta por probarte.




Se muestra y me hace guiños con el ojo posterior, lo tiene
ensopadito y sabe pedir sin hablar, estoy desesperado por entrar y la encañono
de inmediato.



Se sujeta de mis brazos y se levanta un poco para ver la
incursión, ejerzo un poco de presión y el ano responde de maravilla, es un ojete
bien entrenado, afloja solito y se abotona, la meneo un poco y le hago
circulitos para ayudar, ella sabe lo suyo y me contesta con serie de ochos,
mientras tanto el cabezotas se va resbalando y sigue su camino como si no
conociera a nadie.



Gime, los ojos se le saltan un poco y la cara se le pone
roja, resopla, saca fuerzas y fiel al castigo colabora, se come toda la tranca y
comienza a batir desesperada.



Grita como desquiciada, vibran las lunas, me preocupa que no
la podré gozar con mi padre en casa, pero inconvenientes a parte, resultó
buenaza mi veterana, es una máquina de culear.



Debido a la pose estamos cara acara, nos vemos desencajados y
un poco depravados, en su cara veo cada polvo, le puedo llevar la cuenta, a mi
ya no me saca ninguno desde hace rato, ya no tengo jugos, pero sigo bestia de
verle la cara cada vez que la da.



Me gusta verla gozar, es que la quiero mucho, por algo es mi
reina y la madre que me parió, pero ya no queda polvo en pie.



Ella ya no jala, está al tope y ya no puede mas, tampoco yo;
tiene el ojete rojo y la almeja inflamada y a mi la pieza se me cae a pedazos,
nos hemos encamado por primera vez, pero como si fuese la última, somos tal para
cual, un par de viciosos.



Al fin calmados nos morimos de hambre, en el comedor hay
sorpresitas que devoramos, luego nos bañamos y nos acostamos cada uno en su
cama, como si nada, dormimos como angelitos.



La miel nos está durando buen tiempo, mi nueva mujer esta en
su segundo aire y vive quemando, no desperdicia miga, me da como bombo de
procesión, me ha agarrado ojeriza y me quiere mantener seco, tiramos por quítame
estas pajas, ya no quedan vidrios por romper, su registro es muy alto.



Yo vivo al garrote, ya he roto varios calzoncillos y no me
queda leña para nadie, ni para mi hermana Viviana, a quien ya me di el gusto de
graduar, los sementales de casa me miran feo, pero mi mamita está pendiente y se
desvive consolándome, por mi parte yo no pierdo oportunidad para cobrar.



Mi viejita ya me explicó lo del preparativo ese, en el que
toda la familia tramó mi favor, se trata de un rito de iniciación; al cumplir la
edad apropiada, se me otorga legalmente algo así como una licencia para comerme
a la familia con autorización generalizada.



Después entre todos ellos me llenaron el archivo de
conocimientos, ahora ya sé hasta para enseñar, se llama atavismo ancestral, lo
llevamos en las venas y somos de una casta digna de envidiar.



Muchos viejos atrás, allá por Alejandría, escribieron su
génesis propio con reglamento incluido, le pusieron mas condimento, los de
nuestra sepa sabemos cocinar, los calentados los comemos en casa y no gustamos
invitar.



En casa tenemos buen diente y nos despachamos en gran forma,
todos picamos a discreción y sin arranchar por que hay hasta por demás, nadie se
hace de rogar, al contrario todos nos queremos anotar de buena gana sin que
nadie suplique a nadie.



Es muy raro que se entere el ajeno, pero si alguien le
comenta estas cosas, es dato que se filtró, ninguno de nosotros suelta prenda y
menos en papel, el pendejo que lo narre es por que tiene radar o por que se
dedica a chuponear, no imagino ninguna otra explicación.


OCTOPUSI – 22/06/04




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 0
Media de votos: 0


Relato: Mi sangre a la parrilla (madre/hijo)
Leida: 7942veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

















Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



amor filial videoscogida dormidatravestis polludosfolle con mi hermanoancianas follando con sus nietosrelatos de eroticosrelatos eróticos mi hijo me seducerelato mi tiami hermanito nalgon relatosporno orgíasbisexuales pornocirco pornoporno erotico romanticotios desnudos vestuariosmi primera pajarelatos eróticos de incestothe legend of zelda pornorelatos porno ancianasmadres penetradaslesbianas maduras relatosporno con sus madreschat eriticomemorias erotico eulogiala toco por debajo y la termino culiandorelatos porno nuevosimagenes de incestohombre sodomizadoporno desesperadaporni lesbianasrelatos pornltransxesuales pornomasturbaciones masculinaspadre dame tu polla relatoschochos folladoresrelato intercambio de parejagais viejosrelatos porno infidelidadessexo en saunasporno con consoladorporno duro con viejosfeminizacion relatossexo gay porno españolmilitares gays follandocuadruple penetracionel coño de mi vecinami primera vez con un perromecanicos gaysmadre se masturbarelatos de sexo con la suegrarelatos hot en la cama con mi tioporno inciesto gratismachos gay pornorelatos sexo analmasajes lésbicosporno con viejos verdesrelatos porno.Las calientes vivencias de las nietas de doña Juanita 4porni gratisporno mujeres de 50 añosrelatos eroticos pornosrelato mi hermana mayorporno en el vestuariorelatos porno con la nilaswinger relatosporno república dominicanaporno amater chilenoporno incesto puritanasincestos tiasrelatos porno filial gayporbo duroRelatos Eroticos tienes una pichota miamorporno de travestistravesti madura follandoabuelos follando a sus nietaslesbianas eroticastias maduras tetonassindrome de down pornohombres folladoschats pornos