relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Por fin, un poco de buen sexo





Relato: Por fin, un poco de buen sexo

Estaba harta, completamente harta de enviarle señales a mi
marido para que se diera cuenta de que necesitaba sexo, hasta que decidí que ya
que él parecía feliz sin sexo, me buscaría mis fuentes de placer en otro lugar
que no fuera mi casa. En el fondo, él mismo decía siempre que si en casa no
encuentras lo que buscas, mejor buscarlo fuera. Pues bien, así lo hice.



Puse un anuncio en uno de esos periódicos de contactos. Algo
discretito y tajante tipo "casada insatisfecha busca hombre dulce pero
apasionado para saciar su apetito".Así conocí a Ernesto. Empezamos una
conversación telefónica que fue subiendo de tono cada vez más, hasta que me
convenció para quedar al día siguiente.



No contaba con los nervios, que desde que colgué me comían
viva, acompañados de una creciente excitación que me llevaron a masturbarme como
una loca esa noche, aprovechando que mi marido llegaba tarde.



Al día siguiente esperé que él se fuera, y me vestí con ropa
formal pero sensual: falda negra hasta la rodilla, que marcaba mi culo e incluso
dejaba adivinar el liguero que llevaba debajo, una camisa blanca, sin sostén,
aún sabiendo que mis grandes pechos iban a su antojo, zapatos de tacón y sin
braguitas. Accesible totalmente



Habíamos quedado para tomar un café, era una excusa para
comprobar si nos gustábamos. Y si, al verme ya noté como tragaba saliva, era un
hombre alto, moreno y de aspecto algo hippie, pero se veía limpio y con esa
mirada de deseo que siempre me ha gustado en un hombre, mezcla de admiración y
ganas de follar.Nos sentamos tan cerca que podía sentir el calor de su pierna en
la mía, y creo que él veía perfectamente mis pezones rozando la camisa
acompañando mi respiración.



Sin darme tiempo a reaccionar, su mano se coló entre mis
muslos, aprovechando que la mesa estaba tapada por un mantel que nos protegía
bastante de miradas indiscretas. Para no ser menos, una de mis manos se fue
directa a comprobar si su entrepierna era de mi agrado. Estaba bien dotado, pero
yo quería más que un magreo de estudiantes en un bar.



Salimos andando, con cara de circunstancias y una calentura
increíble, hacia el hotel más cercano. Ni recuerdo quien pidió la habitación,
solo sé que de golpe me encontré en un ascensor, subiendo al piso 10 y
aprovechando el trayecto para saborear un morreo tremendamente experto de mi
nuevo amigo, mientras sus manos me apretaban contra él para que notara su dura
polla.



No sé como llegamos vestidos a la habitación, pero justo al
cerrar la puerta me empujó contra la pared, me subió la falda hasta la cintura ,
levantó una de mis piernas para abrirme el coño y sin mediar ni un beso se sacó
la polla del pantalón y me la clavó de un solo golpe certero. No era lo que yo
esperaba, pero ya era tarde, me estaba follando como un loco mientras de su boca
escapaban frases y gemidos



"joder, nena, tu coño es dulce y voy a taladrarlo hasta que
me corra, aaaahhhhhh" y se corrió.



Me separé de él bruscamente, y salí pitando hacia el baño
para llorar y lavarme. ¡Que decepción! dejé escapar unos cuantos lagrimones, me
limpié el semen que resbalaba por mis piernas y volví a salir, para encontrarme
con un hombre totalmente distinto, en su mirada había un arrepentimiento
profundo.



No dejó que me fuera, y cuando insistí me arrastró hasta la
cama, cogió su cinturón y me ató las dos manos al cabecero. Entonces sí me
asusté de verdad, aunque siempre había tenido fantasías de violación, eso era
demasiado real.



"Escúchame, preciosa, ahora voy a hacer que me perdones mi
falta de educación, solo te he atado para que me des la oportunidad de
demostrarte que puedo hacerte gozar como nadie". ¡Menudo gilipollas! Mi
calentura casi se había esfumado, y estaba cabreada, pero no podía hacer nada.



Y tampoco me resistí, la verdad, el daño ya estaba hecho.
Empezó a pasar su lengua suavemente por mi cuello, mientras me desabrochaba la
camisa. Nunca me habían chupado los pechos como lo hizo él, con una mezcla de
dulzura y salvajismo que me puso los pezones como piedras. Mientras, sus manos
bajaban por mi cintura para desabrochar la falda que acabó en el suelo.



Esa lengua era una maravilla, me abrió completamente de
piernas, puso una almohada debajo de mi culo y se dedicó a darme lengüetazas
largos y lentos una y otra vez, esquivando mi clítoris hasta que me volví loca



"aaaaaaahhh, por favor, no pares, chupame toda, por favor,
sigue, harás que me corra en tu boca, cabron!"



Con los labios cogió mi clítoris, y aprovechó para meterme
dos dedos en el coño mojado a más no poder, y el pulgar de esa misma mano en el
agujero cerrado de mi culo. Entonces sí me volví totalmente loca, me corría sin
poder dominarme, y mi cuerpo se movía para clavarme esos dedos profundamente,
mientras el se bebía todos mis orgasmos como un sediento en el desierto.



Levantó su cabeza, me miró largamente, y ví que su polla
estaba enorme. Entonces me desató


"quieres marcharte?"


"por supuesto que no, quiero que me folles hasta que se me
pase todo el hambre que tengo acumulada"



Me puse a cuatro patas sobre la cama, ofreciéndole mi coño
totalmente abierto, y esta vez me la metió suavemente, pero no paró hasta que
sus huevos tocaron mi cuerpo. Y se movía largamente, sacando casi toda la polla
y volviéndola a meter, así estuvo más de diez minutos, mientras su mano me
tocaba el clítoris y yo volvía a correrme.



"follame, follame mas, haz que grite. Córrete como si fuera
tu puta, lléname de leche!"



Pero no quería terminar en mi coño. Me dejó sola sobre la
cama, y se sentó en un sillón, haciéndome gestos para que fuera allí. Su polla
era un poema, dura como una piedra, mojada de mis jugos, con una cabeza grande,
como a mi me gustan. Me arrodillé frente a él, haciendo el gesto para
chupársela, pero no me dejó



"quiero tu culo, quiero que te sientes aquí, enterrarme hasta
el fondo"



Nunca me habían follado por el culo, pero estaba excitada, y
ese hombre follaba de maravilla. Metió una mano en mi coño y aprovechó la
humedad para introducir un dedo en mi culo, mientras con la otra mano castigaba
mi rojo clítoris. Al primer dedo siguió otro, y después un tercero, mientras yo
no resistía la tentación y le chupaba la roja cabeza de su polla, sin que el me
permitiera tragármela entera. No quería correrse en otra parte que no fuera mi
virgen culo.



Me hizo sentar sobre el, poner los pies sobre los brazos del
sillón, y cogiéndome por el culo me levantó un poco, dirigiendo su tensa polla
justo hasta apoyar la entrada de mi esfínter sobre ella.



"por favor, cuidado, por favor, me va a doler, es demasiado
grande...aaaaaaaaahhhh"



Solo metió la punta, esa gorda cabezota roja, y era un
suplicio. Yo intentaba levantarme, pero no podía.


Ernesto, con paciencia, se quedó en esa postura hasta que mi
culo se acostumbró, ya había pasado casi lo peor, y poco a poco fue soltándome
para que se me clavara su tieso aparato aprovechando mi propio peso



"diosssssss.... basta, me estas partiendooooooo....
noooo......" me dolía, me dolía mucho, pero poco a poco entró toda, increíble,
hasta que me quedé totalmente sentada sobre el. Mi culo me ardía, pero la
sensación de tener ese palo rígido y caliente dentro de mí me excitó. Nos
quedamos quietos, para que me acostumbrara a la sensación, y empezó a
masturbarme con una mano, hasta que yo misma necesité moverme



"ooooohhh, cielooooo, siiiii, me gusta tu polla, te gusta
follar mi culo, ¿verdad?" le repetía mil cosas con voz cachonda mientras subía y
bajaba sobre su polla, hasta que me corrí como una fiera, creo que fue el
orgasmo más fuerte que he sentido en mi vida, y él no pudo soportarlo



"putaaaaaaaa, siiiiiii, me estoy corriendo en tu culoooo,
agggggggh, toma mi leche, toma, tomaaaaaaaa"



Nos quedamos desmadejados en el sillón, y me besó dulcemente
el cuello, la espalda, acariciándome con gestos agradecidos, mientras yo pensaba
que sería capaz de dejar a mi marido por un amante así.



Pero no hizo falta, aunque eso es otra historia, que ya os
contaré otro día.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Por fin, un poco de buen sexo
Leida: 594veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos con madurasfotos porno doraemonrelatos de cruisingporn grtisrelatos de parejas swingermaduros con jovenes gayporno lebicorelatos cfnmporno madre y hijamaduras en liguerorelatos de guarrasporno de mujeres infielesporno con penes pequeñosporno pijaspornos duroshistorias calientesporno gratis transexsualesponte este leotardo relatos pornoprincesa disney pornocine porno travestiRelato este viejo de 50 años me chupa la cuca ricorelatos porno viejoincesto porniporno eróticoporn secretariascomo folla mi vecinahistorias reales eroticasamigas mamandohistorias reales eroticaspeliculas porno de medicosdespedida soltera pornporno pijasmamadas de cucarelatos eroticos marquerelatos filialesfelacion pornorelatos eroticos en cinesrelatos eróticos primitosrelatos madres con hijosvideos gratis zoolofiliaincesto relatos eroticostransparencias eroticasnieto follando a su abuelamasajes tantricos pornoporno abuela nietatia sobrino pornodesvirgacion analsexo duro con caballoscomo chupar tu propio penepapa se folla a su hijaorgasmos lesbicoszorras yputasmasturbacion a escondidasporno con guarrasluna lovegood pornmasturbando a mi hijoaldana pistoneoprimera vez con un travestiporno gattrios con madurosesposa en tanganenas masturbandosefiestas porno españolasfolla con su hermanocuentos de cornudosmaduras viudasfollando con ovejasrelato enfemeninobiejas guarrasdesvirgacion anal amateurmóvil todo relatosrelatos de mujeres cojiendo asolas en su casa siiii maaaSssbisesuales porno