webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Las historias omitidas de Harry Potter



Relato: Las historias omitidas de Harry Potter


Una hermana muy cambiada



Harry miraba a través la ventana de la casa de los Dursley en
Privet Drive, extrañaba a Ron y Hermione, y a todos en Howarts, esperaba la
llegada del su cuarto curso en la escuela de magos. No podía esperar a que
llegara Hedwig con noticias de ellos. Habían pasado varios días, semanas y él
estaba encerrado en su habitación, mientras los Durley hacían su vida como si
Harry no existiera, ya estaba harto de todo esto.



Poco despues recibiría la visita del Sr. Weasly acompañado de Fred, George y
Ron, a traves de la chimenea falsa empotrada en el salon de la casa de sus tíos.
Tras unos incidentes que entretuvieron la recogida y viaje a la madriguera,
Harry pudo llegar a la que siempre habia considerado su verdadera casa, sin
contar con Hogwarts, por supuesto.




Una vez allí Harry fue recibido con mucho afecto por todos los miembros de la
familia Weasly, todos salvo la pequeña, Ginny, que en esos momentos parecia
encontrarse en la ducha, según le habia informado la Sra. Weasly. Al rato
estaban Harry, Ron y los gemelos hablando tranquilamente en el salon.

-Me muero de hambre- dijo Fred -mientras cogía un pedazo de pan y comía con
desesperación.

-Yo no tengo hambre- dijo Harry -Me sentaré en la sala a descansar un poco-

Harry se sentó en el sillón que esta junto a la ventana y se percató que alguien
bajaba por las escaleras. Ginny salió en medio de la oscuridad, con el pelo
chorreando y repeinado, vestida con un albornoz rosa muy ceñido al cuerpo,
resaltando vigorosamente sus encantos femeninos recientemente florecidos.
Descendió hasta el medio de la sala y tenía una sonrisa de alegría de ver a
Harry en casa.



¡Hola Harry! No sabía que venías, supongo que mis hermanos te trajeron – dijo
ella en voz muy baja para que nadie la pueda escuchar.

Hola Ginny – dijo Harry con mucho nerviosismo y con palabras que apenas pudieron
salir de su boca.

Ginny estaba realmente cambiada, podía seguirse con la vista con verdadero
deleite el contorno de sus jóvenes pechos apretados al albornoz, y las curvas
propias del cuerpo de una pelirroja menuda que demostraban la llegada de la
adolescencia. Se veía que ya una mujer afloraba de esa pequeña niña a la cual
Harry nunca había visto con otras intenciones.



Harry empezó a sentir una sensación que jamás antes se le había presentado, era
evidente que él también había entrado a la adolescencia. Ginny se acercó
lentamente a Harry y le dio un beso en la mejilla. Sintió el olor a mujer, esa
fragancia especial que emanaba del cuerpo de ella. Ginny se dio media vuelta y
empezó a subir por las escaleras. Harry miraba absorto el contoneo del ceñido
trasero de Ginny al andar, hasta que ésta se dio la vuelta haciendo ondear su
llamativa melena y le dijo en un pícaro susurro:



SShhh… mañana nos vemos, que descanses Harry – y continuó subiendo despacio como
para que Harry tuviese todo el tiempo para poder admirarla.

Harry se sentó nuevamente en el sofá y no podía dejar de pensar en lo que había
sucedido, deseando volver a verla.



Instantes luego en que Ginny desapareció en las escaleras, entraron en la sala
los tres hermanos. Tenían la ropa con migajas y aún masticaban lo que les
quedaba en la boca.



Nos vamos a dormir un rato, ya mañana nos juntamos y te contamos como fueron
nuestras vacaciones – Goerge comentó mientras Ron y Fred subían las escaleras.


Tienes una frazada y una almohada en el sofá grande – Gracias – respondió Harry
mientras en su mente solo estaba la imagen de Ginny.

Trató de dormir un poco pero la figura de Ginny ataviada a ese albornoz rosa
ceñido, que mostraba un cambio espectacular en la pelirroja y hermana pequeña de
Ron se lo impedia. Deseaba volver a tenerla cerca.



Harry empezó a escuchar mucho alboroto en la cocina de la casa de los Weasley
temprano por la mañana, se levantó pesadamente y se dirigió a la cocina. Todos
los miembros de la familia estaban reunidos.



¡Hola Harry! dijo la Sra. Weasley – Te he preparado unos huevos revueltos y
tocino, siéntate hijo, debes estar con hambre… - insistió la mamá de Ron.

Cuéntame, ¿como estuvieron estas semanas en casa de tus tíos?– le preguntó el
Sr. Weasley a Harry. – Sé que tus tíos son muy especiales contigo.

Harry lo miró y sonrió de una forma que todos entendieron que Harry no
disfrutaba para nada en casa de sus tíos. Todos comían presurosos, como si en
semanas no hubiesen probado bocado alguno. Harry notaba que Ginny lo miraba
disimuladamente pero escondía su mirada cuando él lo hacía. Harry empezó a
recordar a Ginny en la escalera.



Perdón – dijo Harry mientras arrojó al suelo por accidente la cucharita de la
taza del Sr. Weasley – yo la recojo señor – dijo él presuroso.

Estando debajo de la mesa, lejos de las miradas de todos, se quedó mirando los
pies descalzos de Ginny, eran pequeños realmente, luego empezó a subir la mirada
poco a poco por sus piernas y notó que ella empezó a separar las piernas
lentamente. Harry sintió nuevamente un hormigueo en su estómago. Continuó
subiendo la mirada y la detuvo cuando Ginny separó las piernas y dejó a la vista
de Harry unas semitrasparentes braguitas de color rosa que marcaban de forma
espectacular sus partes más intimas. Podia ver como Ginny ladeaba de un lado a
otro sus sonrosados muslos, y como movia arriba y abajo los pies, muy lentamente



Harry subió rápidamente a la mesa para no despertar sospechas de los demás,
Ginny lo estaba mirando fijamente y le lanzó una gran sonrisa, como si tuvieran
un gran secreto entre ellos dos y nadie pudiera saber.



Harry tenía movimientos torpes mientras tomaba su desayuno y ahora tenía la
imagen de las partes íntimas de Ginny, deseando poder verlas otra vez.



Durante la semana previa a que comenzaran las clases en Hogwarts, los chicos
salían a caminar por el campo, trataban de disfrutar los últimos días de
libertad que les quedaba, sabían que este año iba a ser difícil por la cantidad
de exámenes que les esperaba.



Una tarde, un día antes de ir a clases, los papás de Ron tenían que salir a una
reunión en casa de unos vecinos, dejaron a los chicos en casa.



-Vamos a casa de unos amigos de tu padre, por favor no hagan travesuras
muchachos. Fred, George, ¡mucho cuidado con hacer algunas de sus locuras de
siempre! – les dijo la Sra. Weasley.

-Harry, vigílame a los muchachos por favor– le dijo en voz baja para que ellos
no pudieran escuchar –No se preocupe señora, me haré cargo– respondió Harry con
una leve risa.

Ya estando todos solos, los cuatro muchachos salieron al patio trasero. Era un
día de pleno sol y Harry sabía que todo estaría tranquilo.



Vamos a una casa abandonada que está al otro lado de la colina– dijo Fred –la
encontramos Ron y yo la semana pasada y es increíble, es nuestro "cuartel
general"- George empezó a caminar e igualmente hicieron Fred y Ron.

-¡Hey Harry! ¿Acaso no vienes?– preguntó Ron –


-¡Los alcanzo en un segundo, voy a traer un libro que me
regaló Hermione para enseñarselos!– dijo Harry.


-Ok, te esperamos es la casa más vieja que verás al otro lado
de la colina – respondió Ron.

Harry entró nuevamente a la madriguera y subió por las escaleras para recoger el
libro. Al pasar delante del cuarto de Ginny notó que estaba mirando por la
ventana, viendo como sus hermanos desaparecían tras cruzar la colina. Harry se
quedó inmóvil y mirándola.



Ginny volteó y lo miró fijamente.



Hola Harry, ¿no ibas con ellos?– preguntó –Vine a recoger un libro que me regaló
Hermione el año pasado– respondió Harry totalmente nervioso y sonrojado
observando nuevamente el joven cuerpo de Ginny ceñido al albornoz rosa.

-Pasa un segundito, no seas tímido– dijo ella con una pícara sonrisa y yendo
hacia el para cogerle de la mano y hacerle entrar.

Harry estaba helado por la sensación que tenía en el estómago y también
extrañado completamente ante la actitud de Ginny.



Una vez dentro se quedaron mirando mutuamente, recordando los acontecimientos
previos a ese encuentro. Pasados unos segundos las miradas encontradas hacian
florecer en ambos un deseo mutuo, lentamente se acercaron y se unienon en un
beso que comenzo con el roce de ambos lavios pero que poco a poco fueron
abriendose hasta que se encontraron las lenguas y se entrelazaron en una
apasionada expresion de deseo sexual, este deseo llevó a la joven pelirroja a
llevarse la mano al nudo del albornoz y desatarlo lentamente. Tras esto, con un
leve tiron en la hombrera derecha Ginny dejó caer la prenda ante Harry, cuyos
ojos estaban desorbitados al tener en ese momento la figura de la hermana
pequeña de Ron ataviada unicamente con un sujetador y unas braguitas rosas,
mostrando por lo demás el hermoso cuerpo de una chica de llamativa melena
rojiza, con mirada picara y misteriosa.


Al ver que Harry no reaccionaba, la joven tomó la iniciativa,
llevando su mano sin previo aviso a la bragueta de Harry, y sin apartar la
mirada de sus verdes hojos Ginni desabrocho la cremallera, y ante el
estremecimiento de Harry undió la mano en el interior de su miembro para
acariciarlo suavemente y sacarlo fuera. Era evidente que esa era la primera vez
que Ginny hacia algo parecido, pues no podia disimular la emoción y el
nerviosismo propias de cualquier joven que asalta al chico que le gusta de forma
tan impulsiva.


Ginny tenía claro lo que quería hacer, sin precio aviso
descendió lentamente hasta ponerse de rodillas, mientras se deleitaba
acariciando el erecto miembro de Harry, y de nuevo con suma dedicacion y
lentitud, se lo introdujo en la boca.



¡¡Ginny!! ¿Que estás haciendo?– Dijo nervioso pero a la vez excitado –¡Eres
hermana de mi mejor amigo!

Ella subió la mirada sin sacar el miembro de su boca y continuaba lamiendolo
suavemente. Selo saco un momento, uniendo su boca y el miembro por un fino
hilillo de saliba, y le dijo:



-Es la primera vez que hago algo parecido, y estaba decidida a que tu sería el
primero, Harry– ella le comentó como quien dice una noticia sin mucha
importancia.

-Eres tú el chico que me ha quitado el sueño duranto 5 años, y no voy a permitir
desaprovechar esta ocasión que se me ha brindado– ella dijo con una mirada
directa a los ojos de Harry.

Ginny volvio a pasar su lengua alrededor de la punta del miembro de harry,
volviendo a unir el hilillo de saliva, antes de volver a introducirselo en la
boca.

Harry tenía la mente completamente revuelta. Harry estaba en las nubes.



Después de estar un rato mamando con deleite la polla de Harry, Ginny se levantó
y dejó que Harry le desabrochara el sujetador y le bajara lentamente las
braguitas, pudiendo tener ante el la vista de sus partes intimas, adornadas con
un vello rojizo y emanando un excitante aroma a mujer. Ella se colocó sobre le
borde de su cama de rodillas y dándole una deliciosa vista de sus partes
intimas. Sus labios estaban ligeramente abiertos y húmedos, tenían un brillo por
el líquido que salía de su interior, parecían demostrar lo ansiosos que estaban
de ser tocados. También pudo observar que era una vagina pequeña, le faltaba
desarrollar pero que ya tenía deseos de mujer adulta.



-Harry, ahora quiero que me penetres- Estas palabras hicieron que Harry se
estremeciera de emoción- quiero que lo intentes, pero hazlo despacio por favor
para que no me duela mucho– dijo Ginny con una voz casi de súplica, pero de
emocion contenida, igualmente.

-No me pidas eso Ginny, ¿si regresan tus hermanos? ¡Me mataran! – exclamó algo
asustado Harry, pero con sensatez. Pero en el fondo tenía deseos de hacerlo y
sentir el caliente interior de la pequeña pelirroja.

-¡Vamos Harry, hagámoslo!, ¿acaso no te gusto? – preguntó Ginny algo alterada.


Harry no dudó más, no podia desaprovechar ese momento, se acercó despacio al
borde de la cama donde le esperaba el exitado cuerpo adolescente de la hermana
pequella de Ron. Harry se colocó detrás de ella, miró con detenimiento la
pequeña vagina que lo esperaba.



Colocó sus manos en la cintura y notó la ansiedad y a la vez el nerviosismo de
Ginny. Colocó la punta de su miembro muy cerca de las partes de ella, hasta que
su miembro tocó su caliente vagina.




-¡Hummm!… despacio Harry, no me vaya a doler mucho… ten cuidado por favor– pidió
ella.

No te preocupes– respondió Harry pero sin intenciones de dejar de disfrutar del
dulce cuerpo que tenía en frente.

Su miembro emprendió el lento y placentero camino que tenía ante él. La cabeza
completa se hundió mientras Ginny suspiraba. Entraba cada vez más, llegando casi
a la mitad, y Harry veía como se abría su vagina para dejar paso a su miembro.
Faltaba poco para llegar a la mitad.



-Harry, ten cuidado… despacio, siento una leve punzada, pero no pares, sigue
asi… - decía ella con dificultad y disfrutando de cada centímetro del miembro de
Harry que había logrado entrar en su ansioso cuerpo.

Harry miraba el rostro de ella mientras continuaba avanzando, tenia los ojos
cerrados y la boca entreabierta dibujando una lebe sonrisa de placer, respiraba
de forma parsimonia y entrecortada. Ya habia entrado un poco mas de la mitad y
sentía lo apretado que tenía el dulce cubiculo vaginal. Ella lanzaba ligeros
gemidos de dolor y de placer a la vez. Faltaba muy poco, hasta que vió como su
miembro desapareció por completo en el interior de Ginny, pudo sentir el inmenso
calor del cuerpo de ella.



-¡Ay Harry!, ¿entró todo?– preguntó, mientras él respondía con la cabeza y con
una expresión de placer en el rostro. –Se siente muy caliente– agregó ella
mientras Harry trataba de entrar mas. La sensación era increible, a traves de su
miembro dentro del joven cuerpo de Ginny podía sentir toda su calidez y todo el
sentimiento de placer y de cariño mutuos.

Harry empezó a retroceder ligeramente hasta casi dejar al descubierto la mitad y
luego volvió a ingresar despacio. Pudo ver el rostro de placer que tenía Ginny y
los gemidos ahogados que salían de su boca. Comenzó Harry a entrar y salir de
aquel cuerpo que deseaba cada vez más. El dolor de Ginny desapareció y todas sus
emociones eran de puro placer, mirando a Harry de reojo como pidiéndole que
continúe.



Harry entró y salió del cuerpo tantas veces que perdió la cuenta. Los labios de
esa dulce vagina estaban inundados completamente ante tremendo gozo del cual
estaban disfrutando.



Harry sentía que iba a estallar y veía a la vez como su miembro estaba cubierto
por completo con los jugos de Ginny. El movimiento de vaivén se aceleraba cada
vez mas, Ginny se retorcía de placer como si deseara que eso nunca terminase,
pero tenía que terminar.


Todo era un remolino de sensaciones, el placer concentrado en
su miembro y que se extendia por todo su cuerpo al estar penetrando el joven
cuerpo de una mujer, y la excitación infinita al tratarse de la hermana pequeña
de Ron, Ginny, la covencita de melena larga y pelirroja que siempre la habia
visto como una niña timida y calla, pero que en aquel momento era su compañera
sexual.


El miembro de Harry entraba y salía con total frenesí, hasta
que sujetó fuertemente el cuerpo de Ginny de las caderas y cada vez que
arremetía lo hacía con una fuerza como si él por completo quisiera entrar…
sintió como unos fuertes chorros salían de su miembro y llenaban la dulce
cavidad. Se quedó paralizado mientras esto sucedía y Ginny tenía la cabeza
apoyada sobre la cama y sus manos sujetaban con fuerza las sábanas como
queriendo romperlas.



Todo el laberinto cesó en la habitación, un instante de paz se apoderó de todas
las cosas. Harry empezó a sacar su miembro ya sin vida del interior de Ginny.
Ella se quedó de rodillas como estaba y con la cabeza pegada a las sábanas. Ella
se desplomó hacia delante como si estuviera desmayada, su respiración era lenta
y dejó escapar algunos leves suspiros.



Harry retrocedió y vio aquel cuerpo que minutos antes había tomado con frenesí.
Ella volteó su cara mirándolo a penas le dijo:



-Fue increíble Harry, ¡increible! lo tenías tan caliente! sentí como entró todo
por completo, ha sido maravilloso, ¡y has sido tu, Harry Potter, quien me ha
hecho el amor, quien me a penetrado con su pene!-

Ella sonreía luego de decir estas palabras y su cuerpo continuaba tendido sobre
la cama.



-¡Hey Harry! ¡Harry! ¿Dónde estás Harry? – se escucharon gritos del jardín, eran
los tres hermanos que buscaban a Harry porque se había demorado mucho.



Harry escondió su evidencia de lo que había sucedido antes, corrió al cuarto de
Ron a sacar el libro que prometió enseñarles y bajó como un rayo por las
escaleras.



¿Por qué has tardado tanto?– preguntó Ron –


-Le estaba enseñando el libro a Ginny y no me percaté del
tiempo, disculpen amigos- contesto Harry.

-No te preocupes– dijo George mientras los cuatro iban caminando rumbo a la
vieja casa sin nadie sospechar lo que había sucedido en la habitación de Ginny.


Harry caminaba y volvía a tratar de recordar cada detalle de lo sucedido cuando
al voltear vio a Ginny por la ventana que se despedía de él con su sonrisa
pícara pero diferente, una sonrisa de complicidad a la cual respondió con una
igual.





Expreso a Hogwarts





Llegaron muy temprano al andén 9 ¾ que los llevaría a Hogwarts. El sol recién
empezaba a salir cuando sonó el silbato del tren. Toda la familia Weasley
estaban con él, los padres de Ron como siempre vestidos con ropa muggle para no
llamar la atención, y ayudando a llevar los coches con las maletas de los
chicos.



Fred y George estaban casi sonámbulos subiendo al tren, mientras que Ginny
estaba alegre y sonreía como si esperara ansiosa llegar al colegio. Harry
arrastraba con dificultad las maletas que pesaban como rocas. Los Sres. Weasley
se despedían de ellos deseando que no se metieran en problemas.



El tren corría rápidamente por las vías, los muchachos caminaban por el largo
corredor del tren buscando un camarote vacío. Harry iba al final del grupo
caminando sin prisa a pesar de que los demás se estaban desesperando un poco.



Al pasar por un camarote, logró distinguir a Patil Parvati que se ponía la
túnica delante de dos chicos de Slytherin, que tenían una sonrisa en sus
rostros. Harry nunca se había percatado del elbento cuerpo de parbati, con su
sujerente delantera y la redondez de su trasero.



¡Harry! ¡ven rápido! ¡aquí hay un camarote vacío! – gritó Ron desde más adelante
sin imaginar lo que Harry estaba espiando.


-Voy enseguida– respondió.

Harry no pudo quedarse y contemplar dicho espectáculo porque Ron estaba a punto
de ir por él.



¡Hola Harry! ¿Que tal tus vacaciones?– preguntó Hermione a Harry que recién
entraba en el camarote.

Estaban todos acomodando sus cosas en los estantes de arriba y tratando de
acomodarse en el poco espacio que había.



-Me fue bien… supongo. Por suerte me rescataron los chicos de la casa de mis
tíos, la pasamos muy bien estos días– respondió tranquilamente Harry mientras
Ginny soltaba una pequeña risita que nadie pudo percibir.


-¿Hermione, me acompañas a buscar algo para comer en el
comedor del tren?– le preguntó Ron –Tengo un poco de hambre y de paso le traigo
algo a mis hermanos…- agregó.

-Esta bien, yo también tengo hambre– replicó ella.

A Harry le pareció extraño que ellos salieran del camarote porque nunca antes lo
había hecho. Harry se quedó conversando con Fred y George sobre lo mucho que
extrañaba subirse a su Saeta de Fuego para jugar nuevamente quiddich.



Unos vagones mas adelante Ron y Hermione caminaban con tranquilidad, pasaron
delante de los camarotes de las otras casas pero todos estaban muy ocupados
conversando sobre sus vacaciones.



Pasaron delante de un cuarto pequeño que parecía un lugar donde los elfos
guardaban sus cosas, cuando de repente Ron cogió rápidamente de la mano a
Hermione y se encerraron en el oscuro cuarto.



¿Que sucede Ron? ¿De quien nos estamos escondiendo?– preguntó ella sin obtener
respuesta ya que él estaba verificando que nadie los haya observado.

¡SShhh…! ¡Siéntate sobre la mesa, no hagas ruido que nos pueden escuchar!– dijo
Ron en voz baja.

No entiendo que sucede Ron ¿que hacemos aquí? – increpó Hermione muy nerviosa.


Ella se sentó en el filo de una pequeña mesa y Ron presuroso le subió la túnica
hasta la cintura dejando a la luz unas piernas que él ni nadie había podido
observar antes. Y empezó a acariciarlas y con frenesí ante los atónitos ojos de
Hermione.



¿Que me estas haciendo Ron?– ella exclamó bastante asustada.

-Baja la voz que nos pueden oír… déjate y veras que voy a hacer, lo he visto en
un vidio que tenia mi hermano George escondido este verano, no te preocupes–
agregó con una voz tranquila tratando de relajar a su amiga.

Ella, entre la curiosidad y la morbosidad de lo repentino que habia sido todo
aquello accedió, pues ella tambien habia tenido acceso a ciertos documentos
referentes al sexo ese verano en la biblioteca de su pueblo, y tambien habia
llevado consigo esa intriga hasta el Expreso de Howarts. Ron empezó a besar sus
muslos, mientras ella cerraba los ojos y se dejaba llevar. Ron pudo remangar la
tunica de Hermione lo suficiente para llegar hasta su ropa interior, de un color
perlado, esta estaba ligeramente humedecida, indicando que estaba reaccionado
ante las caricias de Ron.



Luego la empujó lentamente hacia atrás y le dijo que se echara, cosa que ella no
protesto. Ahora ya podía ver claramente sus braguitas y como se mojaban cada vez
mas. Le pasó la lengua por la ingle y Hermione respondió con un ligero gemido y
una de sus manos agarró fuertemente los rojizos cabellos de Ron.



Empezó a bajar lentamente la ropa interior de ella para sacarla y tener todo el
deleite de su vagina a la vista. Hermione no opuso resistencia, mientras
respiraba entrecortadamente, ante las acciones de Ron, mas bien, se veía presta
a colaborar.



Ron tenía ante si los carnosos labios vaginales de Hermione. Había una pequeña
mata de vellos en la parte superior que adornaba. Se acercó lo máximo que pudo e
introdujo la lengua hasta donde ella podía salir de su boca mientras Hermione
apretaba con fuerza sus cabellos.



Parecía como si Ron estuviese comiendo una fruta, se veía tal deleite en su
rostro y paraba de lamerla. Hermione emitía unos gemidos muy cortos y estos eran
atrapados con su otra mano para que nadie pudiese escuchar.



Ron lamía y relamía el interior de Hermione tratando de saborear hasta la última
gota de los jugos que salían de ella.



Ron se alejó y Hermione levantó la vista. -Tienes una vagina deliciosa, voy a
relamertela todo lo que puedan mis fuerzas… - le dijo Ron con una voz cargada de
sensualidad.

-Mete la lengua hasta lo mas hondo que puedas– suplico ella, embriagada de tal
arranque sensual.

Pero Ron no lo hizo. Retrocedió un poco se bajo la cremayera ante la atenta
mirada de Hermione, introdujo su mano en el interior de sus pantalones y saco a
la luz su erecto miembro, con la intencion de hacer suya a la joven y hermosa
Hermione. Ella lo vio y dejó escapar un suspiro de miedo y de deseo a la vez.



¿Por que me haces esto?– preguntó ella pero sin ofrecer resistencia.

-No veía la oportunidad de poder hacerlo, no sabes cuantas ganas tenía de… –
confesó Ron sin ningún tipo de remordimiento.

Ron se fue acercando a la vagina de Hermione. Acomodó su miembro, se aproximó
despacio y empezó a empujar. Entraba sin mucha dificultad y pudo ver como
desapareció todo completo en el interior de su amiga, que tenía la túnica
remangada hasta el ombligo, ofreciendo su cuerpo desnudo desde la cintura hasta
los pies.



Hermione se mordió los labios y empezó a gemir suavemente separando un poco las
piernas para darle toda la ayuda necesaria a Ron.



¡Ha entrado con facilidad!– exclamó Ron –¡pensé que eras virgen!

-Bueno… el caso es que este verano he descubierto ciertas formas de pasarmelo
bien yo sola, con la ayuda de unos juguetitos de los que obtuve informacion en
unos libros muy interesantes de la biblioteca de mi pueblo- respondió algo
avergonzada esperando no decepcionar a Ron. – pero esperaba con ansia que tu
fieras el primero– agregó para hacerlo sentir mejor.

Pero no era necesario decir más, Ron entraba y salía del cuerpo de Hermione con
mucho énfasis. Sentía como resbalaba en su interior. Le levantó las piernas con
las manos, la tomo de ambos tobillos y empezó una rápida carrera de movimientos
oscilantes, mientras Hermione deseaba que lo hiciera con mas fuerza.



Ambos cuerpos se golpeaban con tal fuerza que tuvieron que bajar la marcha para
no hacer tanto ruido.



Ron sujetó el cuerpo de Hermione y lo volteó sobre la misma mesa, los pies de
ella tocaban el suelo escasamente. Ahora de espaldas a Ron, él pudo apreciar lo
grande, redondo y perfecto de su sonrosado trasero y lo suave de su piel,
situación que lo excitó muchísimo mas. Empezó a arremeter con furia, moviendo la
pobre mesa que estaba a punto de romperse por tanto ajetreo que tenía que
soportar.



Hermione cerraba los ojos y trataba de no dejar escapar gemido alguno que los
delatara.



Siguió metiendo y sacando su miembro del interior de la excitada Hermione tantas
veces como pudo resistir, hasta que de repente lo sacó…



Voltéate– le dijo a Hermione –¡Ponte de rodillas rápido!- dijo Ron apurado.

¿Que pasa Ron?– ella preguntó extrañada –Vamos, ¡¡apresúrate!!– volvió a pedirle


Ella se puso de rodillas delante del erecto y enrojecido miembro Ron y éste la
cogió del cabello y le puso la cabeza de su miembro sobre los labios. Ella
comprendió que iba a hacer asi que cedió ante los deseos de Ron.



Abrió su boca lo más que pudo e inmediatamente Ron introdujo completamente su
miembro. Se quedó inmóvil mirando el techo y Hermione sintió como salían chorros
de líquido seminal dentro de su boca. Ella trató de no tragarse dicha sustancia,
pero era imposible, ésta silia con una fuerza inmensa, y sin darse cuenta clavó
las uñas en los muslos de Ron, que continuaba chorreando mas liquido en la boca
de ella.



Cuando Ron terminó, bajó la mirada y retrocedió despacio. Pudo ver como se
derramaban sus jugos de la boca de Hermione y caían sobre su túnica nueva.



Ella terminó de limpiarse la boca con la manga y empezó a acomodarse la ropa,
colocandose de nuevo las braguitas de color perlado, igualmente hizo Ron.
Esperaron unos minutos para que pudiesen recuperar aliento. Salieron al pasadizo
tratando de pasar desapercibidos y lo consiguieron. Avanzaron unos metros más y
llegaron al comedor que para su suerte estaba vacío. Comieron unos dulces y
decidieron regresar al camarote con los demás.



-Habeis tardado mucho, chicos– dijo Fred con cara de hambre. –Me estoy muriendo
de hambre– y Ron le entregó unos panecillos y chocolates que luego repartió a
los demás

Deben haberse comido toda la mesa por todo lo que habeis tardado– dijo Ginny sin
dejar de mirar por la ventana.

-¡Tienes manchada la túnica, Hermione!– dijo Harry preocupado, porque sabía que
ella era muy cuidadosa con su ropa.

Estaba tomando jugo de calabaza cuando el torpe de Ron volteó para saludar a
alguien y me golpeó el vaso con el codo– respondió rápidamente para evitar mas
preguntas.

-Ya te dije que lo sentía– gruño Ron –fue un accidente…–

Por suerte tengo una mas, me cambiaré antes que lleguemos a Hogwarts… - y se fue
al camarote de al lado que estaba vacío para cambiarse.

A los minutos regresó Hermione ya arreglada y justo a tiempo, sonaban los
silbatos indicando la llegada del tren a Hogwarts. Todos se alegraron.


Hasta aquí el primer episodio de los relatos omitidos en los
libros de Rowling, jeje ;)




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 9
Media de votos: 9.22


Relato: Las historias omitidas de Harry Potter
Leida: 22287veces
Tiempo de lectura: 17minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto

























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



follando amiga borracharelato porno el culito de mi hija brenda parte cuatrosexo lesbico duropajeandomelesbianas chupandose el coñopadre hija pornchupada pollarelatos lesbicos hotpajas con maduraschicas pajillerasporno en tangasdbz porndespedidas de soltera pornoporno en una sala de cineporno madre hija y noviomaduras pajasmadres cachondasporno gey madurospaginas de relatos pornoputa violadareto pornoinsesto xxxrelatos porno de cornudostengo sexo con mi perromaduras tetudas fotosdos primas follandome violaron y me gustorelatos muy picantesmi prima me violovecinita xxxrelatos eroticos marquezesabuelos y nietas xxxtodorelatos lesbicosvecinas maduras cachondastrios de madurosvideos porno desvirgacion analporno judiorelatos eroticos para ellasporno con condonDurmiendo con la tia naty RELATOS ERÖTICOScogidas por dinerosexo madura con jovencortos porno españolrelatos porno con madurosse la chupe a mi hijomasaje pornograficoporo graticastin porno falsorelatos de sexo en el trenrelatos poenseñar a follarrelatos eroticos con mujeres mayorestodorelatos eroticos gayrelato heroticoenema castigoorgia romanarelatos sexualidadporno republica dominicanametiendo mano en el metrotias buenísimasmi mujer en tangarelatos eroticos infielesT Rompo L Culo Putita Relatoscuentos porno gaya mi amiga y a mi nos cojen juntas relatostias tetas grandesrelatos eroticos madridrelatos.marqueze.netabuelas follando en triosexo con poniaguila roja pornorelatos porno cuñadasrelatos eroticos con mujeres mayoresrelatos sexo audiorelatos lesbianasputa y cornudoheteros follandorelatos porno contadoshttp://bdlol.ru/relato29959_Lola-(3).htmlviejos follando a chicasenfermeras pornouna madre follando con su hijoporno prenadasporno de cornudofollada universitariaabuelos gay gratisporno chicas y chicospornode madurasporno madirasmuy zorrs.comrevista erotica climaxporno graporno gay en castellanoburros gaynieta xxxtias maduras