relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Una noche y una inesperada visita





Relato: Una noche y una inesperada visita

Me sorprendió que alguien llamase a casa a esas horas de la
noche. Mi marido Alberto se había ido de viaje de negocios y no esperaba visita
alguna. Me levanté, me puse una bata y tras atusarme delante del espejo caminé
todavía medio somnolienta hacia la puerta de la entrada. Lo más seguro es que
fuese mi vecina pidiéndome algo, solía tener esa manía.


Miré por la mirilla y me apresuré a abrir. Era Juanjo, mi
suegro. Estaba completamente empapado. Era la típica noche de invierno con
tormenta. Hice que pasase y él se quitó el abrigo mojado colocándolo en el
perchero.


-Se me ha quedado el coche parado cerca de aquí y no he
tenido más remedio que venir caminando. Tengo que llamar a tu suegra para que no
se preocupe.


-No faltaría más. Ya sabes donde está el teléfono-le dije, y
sin más mis ojos lo acompañaron hasta que se perdió fuera del pasillo.


La verdad es que todavía era un hombre muy apuesto y varonil,
incluso más que su propio hijo. Todavía conservaba un halo de la belleza de
antaño y ese toque sensual que aporta la madurez. Podía escuchar perfectamente
la conversación.


-Cuando me haya secado llamo a un taxi y voy para ahí,
tranquilízate.-le decía a Milagros, mi suegra.-Que me quede aquí, ¿pero cómo me
voy a hacer eso? a Nati igual no le parece bien.


-No hay problema-dije metiéndome en la conversación- sabes
que hay camas de sobra y además ya es muy tarde. Es mejor que pases aquí la
noche.


Aceptó y tras despedirse de Milagros colgó el teléfono y se
acercó al salón donde estaba yo.


No sé que me estaba pasando. Quizás el hecho de encontrarme
sola y también la circunstancia de que hacia más de tres meses que mi vida
sexual había dejado simplemente de existir. Alberto siempre llegaba tarde y
cansado y lo que menos parecía apetecerle era disfrutar conmigo en la cama.
Pero, lo cierto es que notaba como mis pezones comenzaban a ponerse duros y como
mi boca no paraba de humedecer mis labios.


-Será mejor que te quites esa ropa. Vete a la habitación del
fondo, ahora mismo te llevo un pijama de tu hijo.


Entre en mi habitación y cogí uno cualquiera. No sabía que
llama se había encendido aquella noche pero lo cierto es que comenzaba a arder
llegándome a quemar hasta mis entrañas.


Entré y no pude hacer menos que contemplar su cuerpo. Todavía
se mantenía joven, la verdad es que sólo era 20 años mayor Alberto. Y aquella
noche me parecía todavía más atractivo de lo normal.


Le tendí el pijama y el lo agarró con delicadeza. Me miró
fijamente y sonrió.


-Alberto tiene mucha suerte de tener una mujer como tu.


Sonreí y bajé la mirada. Juanjo se acercó más y tomó un
mechón de mi pelo entre sus manos.


-La verdad no me imagino como un chico tan gris como mi hijo
pudo acabar con la pelirroja tan explosiva y sensual como tu.


Dios, o se callaba o toda yo me consumiría de placer. Hubo un
momento en el que pude sentir su respiración al mismo compás que la mía, en el
que sus labios buscaban los mios y los encontraban, en el que sus manos ávidas
luchaban contra mi ropa por rozar mi intimidad y hubo un momento en el que todos
mis muros interiores se derrumbaron y lo consiguió.


Me tiró en la cama y recorrió con sus labios todo mi cuerpo.
Lamió y chupó con deleite cada uno de mis pezones, se divirtió jugando con mi
ombligo y acabó regalándome u orgasmo mientras su boca jugaba con el tesoro de
mi entrepierna.


Se sentó en la cama. Se desabrochó la camisa y se quitó los
pantalones. De lo demás me encargué yo. Tomé aquel pene entre mis manos y tras
rozarlo un par de veces con mis labios me lo tragué entero, chupando y lamiendo
sin parar, como una zorra en celo.


-Dios… que placer me estás dando…ahhhhhhhh. Sigue por dios y
no pares… Vas a hacer que este viejo te llene la boca de leche.


Todo cuanto me decía más me excitaba, hasta el punto de tener
que masturbarme mientras le comía aquel fabuloso pene.


-Eso es, tócate. Sí…-agarró con sus manos mi cabeza y la
acercó más hasta su pene, hasta el punto de tragármelo todo.-Cómetelo todo, eso
es…así,… niña buena… sácale la leche a este puto viejo.


Mi coño no podía más, estaba completamente húmedo y
necesitaba urgentemente que lo penetrasen. Juanjo debió de comprenderlo, porque
se separó de mi y tras arrojarme en la cama boca a bajo de un solo empujón me
clavó toda su polla.


-Que caliente estás,…que húmeda…te gusta que te folle, te
gusta???


-Sí, fóllame por favor, clávamelo bien adentro, tengo ganas
de sentirlo llenándome toda.


-Pues toma puta, tómalo…seguro que mi hijo no te folla así.


Me encantaba como me follaba, que me llamase puta, zorra,
sólo quería que me apagase aquel calor que me seguía quemando.


-Ahhhhhhhh, me voy a correr…pero no quiero, quiero disfrutar
más contigo esta noche.


Salió de mi interior y tiró de mis piernas hasta que mi culo
quedó a la altura de su verga.


Sabía lo que pretendía .


-Quiero clavártela en tu lindo agujerito. Quiero saber qué se
siente teniendo a mi nuera disfrutando como una perra mientras su querido suegro
la está follando por detrás.


-Sí-le dije- fóllame, párteme en dos, quiero tener tu pene de
nuevo en mi interior.


Acarició mi culo y tras unos segundos comenzó a penetrarme
poseído por la pasión. Me penetraba con fuerza, me apretaba los pezones y me
insultaba una y otra vez.


-Eso es, chilla de placer, te gusta tener esta polla bien
adentro. Ahhhhhh…dios…tómala, tómala… me voy a correr… hija puta que placer me
estás dando………….ahhhhhhhhh.


Sentí como su leche llenaba todo mi interior y como él seguía
aferrado a mí, sin querer salir.


Había engañado a mi marido con su padre, pero he de reconocer
que no me importó. Había disfrutado como nunca. Alberto nunca me había hecho el
amor con aquella intensidad y menos me había hecho sentir tan …zorra. Sí, algo
que descubrí aquella noche que me encantaba.


Nos quedamos dormidos. En sueños Juanjo hablaba en alto. No
paraba decir lo puta que era y lo bien que se lo había pasado conmigo. Ya
empezaba a sentir una ligera humedad en mi coño cuando sentí que la puerta se
abría y alguien nos miraba incrédulos.


Era Alberto, había vuelto de su viaje.


Me levanté e intenté cubrir mi cuerpo desnudo. Él me miró,
sonrió. Se quitó la chaqueta, dejó la maleta en el suelo y tras quitarse la
corbata llamó a su padre.


Juanjo se levantó y lo saludó sin el menor reparo.


-Cómo folla mi mujer?-le preguntó sin mal humor aparente.


-Es toda una puta-le dijo él.


Los dos se acercaron a mi y mientras Juanjo lamía el lóbulo
de mi oreja Alberto acariciaba mi clítoris.


No sabía como reaccionar, lo único que entendía era que ese
fuego que consideraba apagado comenzaba de nuevo a arder en mi y que ellos dos
harían todo lo posible por que siguiera así.


-He estado mucho tiempo sin poder atenderte como te mereces-
me dijo Alberto- y hoy mi regalo va a valer el doble y nunca mejor dicho.


Tenía treinta y dos años, era una noche de invierno y padre e
hijo iban a convertirme en su esclava sexual…aquello empezaba a excitarme cada
vez más. Dos hombres para mi, dos penes dándome placer, un engaño convertido en
lujuria…


Pero esta historia ya os la contaré otro día.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 9
Media de votos: 6.67





Relato: Una noche y una inesperada visita
Leida: 9571veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



oliendo bragaspollas gordamasturbaciones femeninas gratisrelatos sadopadre y hija xxxrelatos de gayporno bixesualesfolladas despedida de solterachica pide penetrarla relatofollando animalese folla a su vecinaporno gratis desvirgadasporno nuriasexo duro con abuelasrelatos porno gayprofesoras calientessexo gay porno españolrelatos de sexo con mi abuelabuscador relatosrelatos incestuosasrelatos porno amigasespiando a mi vecinorelatos hermanas lesbianasrelat pornorgasmo forzadopoeno geyyaculaciones femeninascomo hacer el amor a tu tia a tu mama juntascruising relatospadre e hija teniendo sexoporno chica dormidala seria de mi.madre usa tanguitas relatospiercing en el coñoviendo porno gratistodo el porno español gratisporno gratis transexsualesjoven follando abuelasexo gay porno españolmama quiero follar contigorelatos porno con la nilaleer relatos eroticos gratisporno chicosporno acianasmadura follando en la piscinafollando al carpinteroorgías bisexualesfamilia relatos eroticos mi mama en una orgía familiarporno deabuelashistorias calientespajas de tiasvegeta gayrelato de zoofiliarelatos con madurasporno en una sala de cinecortos eroticos gayfollando a la suegraviejitos pornopajillerelatos eroticos lesvianasporno maduros gaysporno gratis padreenseñame tu chochowww.sexo con maduras.comrelatos eoroticosrelato lesbicosuper mario pornoporno gratis con perrosorgias familiares videosmaduros japonesesmasturbando a mi perrojoven violada pornoporno gratis con mayores