relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Descubriendo a mis sobrinos Consentidos





Relato: Descubriendo a mis sobrinos Consentidos

Bueno he de empezar este relato con la descripción de quienes
le damos vida, comenzare con decirles que estamos inmiscuidos, mis sobrinos
Carlos (20 años), Jaen (19), Miguel(22), mi esposo David (40), mi hijo
Fernando(18) y Yo (35).


A continuación les daré una reseña de cómo era la situación
que estábamos viviendo en esos momentos, mi marido y yo la verdad es que tenemos
una intensa vida sexual, vamos ha el le encanta y a mi me enloquece, desde
novios con nuestros cachondeos intensos y luego con nuestras relaciones
prematrimoniales, pero ha estas alturas de nuestras vidas ya la monotonía estaba
haciendo presa de nuestro matrimonio y nos encontrábamos en una continua
búsqueda de nuevas experiencias cosa que hasta el momento no habíamos logrado,
claro que eso de intercambios de pareja como que a ninguno de los dos nos
parecía una buena opción por nuestros ya conocidos celos, a demás de que nos
inquietaba mucho el hecho de relacionarnos con extraños, ya que cabe mencionar
que gozamos de una buena posición económica gracias a nuestras profesiones; mi
esposo Ingeniero en electrónica y yo Doctora. Claro que David y yo continuábamos
con nuestra actividad sexual pero ya sin esa chispa inquietante que es el de los
primeros años.


Con lo que respecta ha mi hijo Fernando le hemos podido
rodear de muchas comodidades y juegos (claro que es parte del truco para que nos
de privacidad) y esto es motivo de que en mi familia nos hemos convertidos en
los tíos favoritos de mis sobrinos ya que les encanta venir a disfrutar de los
juegos y entretenimiento de mi hijo y de las comodidades de nuestro hogar.


Este es el panorama en el cual se desarrollan los hechos que
hacen la razón de éste relato.


En una ocasión en que mis sobrinos, como era ya costumbre,
pidieron permiso a mis hermanas de que los dejaran el fin de semana en nuestro
hogar argumentando que se divertían horrores con su primo, ellas nos preguntaron
que si no había ningún inconveniente en ello y nosotros les contestamos que no
al contrario, encantados de la vida, así comenzó el viernes, en que se pasaron
toda la tarde jugando con las consolas de videojuegos y demás juguetes hasta ya
entrada la noche, cuando yo al estar en la recamara con David pues ya
poniéndonos ha tono con caricias y mimos sexuales, nos percatamos de la hora y
decidimos acostar a los peques, entonces como yo ese día había decidido ir muy
arreglada a la reunión familiar pues usaba unos pantys tipo tanga color azul
pastel y un bra casi transparente del mismo color, el cual ya me lo había
retirado mi esposo con sus caricias previas, por lo que se me hizo cómodo nada
mas calzarme una lickra pequeña de color blanco que fue la que estuvo mas a la
mano y una blusa interior blanca, la verdad es que si note que mis pechos se
marcaban en ella, al igual que mi tanga se delataba aun a pesar de la lickra,
pero siendo sincera no le preste importancia y decidí ir a ponerlos en sus camas
ya que se encontraban en la planta baja de la casa.


Cuando me acerco a ellos diciendo que ya era hora de ir la
cama, me percato de una fija mirada y cara como de asombro por parte de Miguel a
la cual de primera intensión no presté importancia, pero llega a ser tal la su
insistencia que empiezo a tratar de pensar cual puede ser el motivo y trato de
seguir su mirada hacia donde se dirige, siendo mi sorpresa que estaba absorto al
vaivén de mis pechos, los cuales a cada paso que daba retumbaban haciendo eco
del contacto de mi píe con el suelo. Lo cual me causó una choque de emociones y
sentimientos primero vergüenza, después enojo, luego ternura por el hecho de ser
niños y algo de culpa por estar yo consiente de que esa ropa pues la verdad no
dejaba mucho a la imaginación, pero también una sentimiento de sensualidad ya
que la manera en que me veía denotaba un a gran tensión sexual del chico, por lo
que creo que me excitó un poco, pero yo todavía algo incrédula pues sigo con
naturalidad y pues disfrutando de la situación pues llego hasta ellos muy
sonriente y cómoda y les informo que es hora de dormir y no quiero batallar por
ello, mi hijo algo volado por sus primos me hace un berrinche por lo que me
agacho en cuclillas para levantarlo dándole la espalda a Miguel el cual de reojo
alcanzo a ver que no me quita la mirada de mis nalgas las cuales en ese momento
estaba en todo su esplendor a muy poca distancia de su rostro. Tratándome de
incorporar lo más rápido posible sin éxito ya que me lo dificultaba Fernandito,
haciendo el momento eterno, al fin lo levanto y lo convenzo de irse a la cama no
antes de lavarse los dientes y prepararse para dormir.


Mientras yo voy a la cocina a hacer un café para mi esposo,
el cual no se como me saldría porque consiente no estaba, ya que en mi cabeza
solo revoloteaba la imagen de la mirada libidinosa de Miguel la cual me hacia
sentir muy sexy y cachonda junto con una sensación de remordimiento por esos
sentimientos; Vamos ellos eran mis sobrinos y unos peques aun, como era posible
que yo me prendiera con eso.


Cuando me dirijo a la planta alta, ya con café en mano, me
acerco al baño y alcanzó a escuchar una voces que dicen:



Viste!, viste! Que tetotas de mi tía?... Se le veían todas y
no traía bra.
Parecía la voz de Miguel.



...... Claro que si las vi, están lindísimas y se ven como
que están bien duras... le contesta la otra voz; ....


Y viste que usa tangas?...(cuestiona Miguel)


No eso no lo vi.....(le contesta la otra voz)


Anda estaba bien bonita solo se notaba el triangulito arriba
de sus nalgas .. Las tiene bien grandes y cuando se paro se le metió todo el
short además se le ven unas piernotas bien ricas porque esta bien chiquito y
apretado el short.(refiere Miguel)




Yo casi quedo pasmada al escuchar estos comentarios en esas
voces tan pequeñas, hablando me mi con esos adjetivos y de esa manera, eso me
confundió aun más en el sentimiento de excitación y culpa a la vez, por el hecho
de estar calentando a mis sobrinos y lo peor del caso que me sentía muy bien de
causar ese efecto en ellos.


Pero en ese momento trato de actuar de una manera normal y
realizo un ruido para anunciar que me acercaba, callando de inmediato las voces,
al pasar por el baño me doy cuanta de que los que estaban hablando de mí eran
Miguel y Carlos. Diciéndoles yo únicamente ya no se tarden y que pasen muy
buenas noches. Llego a la habitación y lo primero que me pregunta mi esposo es
que porque demore tanto, a lo que contesto aun algo sacudida, que por causa de
los chicos, él me observa y me dice: tu tienes algo, que pasa? A lo cual
respondo dudosa que nada, él me empieza ha besar y no tardo en ponerme a tono y
corresponderle con un masaje en su miembro y posteriormente con una buena sesión
de sexo oral, yo habida de su miembro lo caliento a más no poder y le pido que
me penetre con él, incitándolo a que lo haga de una manera fuerte y profunda, la
verdad es que me encontraba muy excitada y quería descargar esa tensión sexual,
pero no podía sacarme a esa situación con los chicos de mi cabeza. Le pido que
me lo haga de perrito mientras me da nalgadas y yo aferrándome a sus nalgas
duras y firmes para impulsarme contra él en cada envestida eso me arranco mas de
tres gemidos y uno que otro grito llegando mi esposo a decirme que bajara la voz
porque nos podrían escuchar los chicos pero la verdad es que hice caso omiso y
mi marido estaba tan caliente que poco le importo, estuvo tan acalorados los
ánimos que incluso le pedí que jugara con mi ano, cosa que él insistía en otras
ocasiones y yo no accedía tan fácilmente, a lo cual me respondió con un toqueteo
circular y lubricado de su dedo, mientras me penetraba muy duro y profundo,
hasta el momento en que se acercaba mi orgasmos y empecé ha sentir contracciones
de mi periné al igual que mi ano se apretaba y relajaba, en ese momento sentí
como introdujo su dedo dentro de mi provocando una contracción refleja al paso
de su dedo estallando con mi orgasmo, siendo indescriptible la sensación.
Quedando agota y satisfecha completamente, hasta la mañana siguiente que me
despiertan los ruidos de los chicos y mi esposo viéndome fijamente sentado en el
sillón de la recamara me sonríe y me da los buenos días, seguido de una pregunta
¿Ahora si me vas a decir que paso? ¿Qué fue lo que te puso de esa manera
anoche?
Dejándome sorprendida de inmediato, creo que nunca me había
incorporado tan rápido de un sueño desde que hice mi internado medico en el
servicio de urgencias. Él se había dado cuenta de que mi cachondería y
excitación se habían puesto a mil anoche, y que la sesión de sexo la disfrute
como ya asía a tiempo que no lo hacia. Y pues me anime ha decirle, claro que yo
con cierta vergüenza y pues con el mayor tacto posible, pues no sabía cual
podría ser su reacción ante los hechos, y le digo: Mira David te voy a decir
algo pero escucha con atención y por favor no digas nada hasta que termine,
porque después no sé si tenga el valor para acabar.....
Pues le conté lo
sucedido con los chicos y lo que había escuchado en el baño y le explique que
fue una sensación muy rara la que me habían provocado, y de cierta manera yo
sabía que no era correcto eso, pero no lo podía sacar de mi cabeza; Y eso fue lo
que paso, Que opinas? Le pregunte .....


Él muy serio y casi afásico solo me mira fijamente y sin
esperarlo suelta una carcajada incontenible y me dice:



¡Que! Unos mocosos te pusieron cachonda, pero mi amor eso es
increíble!
; Yo casi molesta por la situación le dije que no fuera estúpido,
que ese no era el motivo, que sus miradas y comentarios me habían hecho sentir
sumamente sexy y sensual, tal vez por el hecho de levantarme el ego, ó por ser
una situación tachada de prohibido, además de no sentirme atemorizada por el
hecho de excitar a otra persona que no fuera él.


Él ya percatado de mi enojo, cambia el tono y me dice que es
increíble que mis sobrinos ya estén en esos menesteres y más aun los efectos que
han causado en nuestras vidas, por lo que me dice que no me preocupe pues la
situación estaba controlada ya que ellos no se habían enterado de ese efecto que
causaron en mi, además de que nadie más lo sabría, haciendo una pausa pensativa
en su habla; solo viéndome fijamente a mis ojos, con una mirada que yo conocía
que era de picardía y que estaba fraguando algo, por lo que lo interrumpí de su
silencio, y dije: ¿Qué estas pensando David? (con un tono amenazante),
tienes esa mirada y no me gusta nada
. Él solo sonríe y responde: Pues
nada,..... solo lo que podríamos hacer ahora!. Qué?
,le dije, como que
hacer ahora, estas loco?;
para nada mi amor pero la verdad es que me
agrada la idea de pues seguir con la racha, podemos manejarlo y controlarlo
bien, ellos son niños y nosotros pues adultos, además que lo haremos de manera
sutil y cautelosa que opinas
(me cuestiono), ¿que acaso estas demente? eso
no es correcto,
le dije. A lo que el muy maldito respondió, pues la
verdad es que anoche como que no te incomodo demasiado hasta por la colita
pediste¡
provocándome un sonrojo y dejándome muda, solo baje la mirada.
Porque la verdad es que al estar escuchando sus argumentos e ideas me empezaron
a rondar millones de situaciones cachondas con ellos y sentí esas hormigas y
mariposas en mi estomago que terminaron en un cosquilleo en mi sexo al cual
respondí con un fuerte apretón de muslos. Y ya como agradándome la idea le
cuestione que como lo haríamos y el me respondió que con cosas cotidianas nada
del otro mundo como descuidos o simplemente ropa sexy, dejándome pensativa aun
más, y luego que?, pues nada solo les metes una calentada y ya, Tu eres
la que manda no lo olvides. Con eso termino de convencerme por lo que le dije
que estaba bien pero que el tendría que estar vigilando la situación listo para
intervenir si algo no andaba bien. Claro que si mi amor todo va ha salir bien
respondió.



Por lo pronto vamos a bañarnos para empezar, me dijo. El
selecciono la ropa que llevaría esa mañana desde la interior hasta la exterior,
me escogió una tanga muy chica de color rosa de esas que solo tienen un lazo en
la parte de atrás, sin triángulo, con una blusa de tubo de esas sin mangas ni
cuello solo como top de color blanco, me alisto mi percing del ombligo el que
tiene un par de dijes con una piedra en cada punta, mi cadena de tobillo, además
una mini falda de color negro de esas algo sueltas que me llegaba hasta mitad de
muslo. Con unas zapatillas blancas de tacón bajo (5cm). Me peine con una media
cola y mi pelo suelto, la verdad estaba muy coqueta, me sentí muy bien, claro
algo nerviosa pero tolerable, muy bien vamos a bajar ya, pero hazlo tu
primero y se normal con ellos aquí no ha pasado nada solo deja te ver
. Y así
lo hice, ellos ya estaban en la planta baja en la sala donde habían dejado los
juguetes anoche, pero mal apenas abrí la puesta y rápido Miguel se coloco en una
buena posición para ver las escaleras y observar quien bajaba por ellas,
inmediatamente lo vi muy atento a mi andar, yo trataba de verlo despistadamente
para no cohibirlo, pero la verdad es que talvez eso no lo hubiera desanimado,
como que a ese chico le agradaba en verdad su tía y a mi eso me encantaba me
halagaba demasiado. Yo acentuaba mis pasos haciéndolos firmes, ha sabiendas que
mis pechos retumbarían a mi paso ya que solo los sujetaba la tela delgada y
restirada de mi blusa, el muchacho ya ni hizo caso a los comentarios y
peticiones de sus otros primos, solo viéndome como hipnotizado por mis encantos,
al llegar a la planta baja me acerco ha él y le digo que buenos días dándole un
beso en la mejilla, cosa que no se lo esperaba, supongo, por la cara de asombro
que puso y para no verme tan evidente hice lo mismo con los demás, les pregunto
si desean algo de desayunar a lo que responden que hot cakes, y les digo que en
un momento se los tengo listos metiéndome a la cocina, en eso se acerca Miguel
con Carlos me imagino que a decirle de que nuevamente no usaba bra, cual fue mi
sorpresa que el par de chicos los tenia ya en la cocina alegando que si no
necesitaba ayuda, (me imagino que solo era una excusa para entrar a seguir
disfrutando del show) y ese nerviosismo con el que baje se fue disipando y
aproveche para hacer el primer movimiento, claro que sí chicos, les respondí, y
les fui ordenando que cosas necesitaba para que ellos los sacaran de la alacena,
parece hecho de adrede pero ya estaba vacía la caja de la harina, diciéndome los
chicos que no tenia nada en su interior, pero como contamos con una alacena
grande teníamos otras guardada en la parte superior y fue cuando me decidí a
meterme de lleno en el papel, no se preocupen chicos ahora la saco de la alacena
y tomo una pequeña escalera plegadiza que guardamos en la cocina para ese
motivo, y les digo con permiso niños dejen me la busco y al escuchar mis
palabras de inmediato se juntan el par de sobrinos detrás de la escalera como
prediciendo lo que se avecinaba, empiezo a subir a sabiendas de que mis piernas
y muslos quedarían al descubierto debido a la pequeñez de la mini y lo peor, que
desde ese ángulo podrían ver hasta mis nalgas, eso me puso a sudar , a cada paso
que daba era una sensación de excitación y en cierta manera culpa, pero fue más
mi cachondez que me atreví a más, ya estando allá arriba y con las nalgas al
aire y sin escuchar el más mínimo ruido de los chicos (seguramente pasmados de
la visión que tenían) Cuando los llamo Miguel ayúdame con la caja y Carlos tu
con el chocolate líquido, los cuales tardan en responder temblorosamente Sisi!
Se acercan a mi y volteo a verles discretamente solo para afirmar mis sospechas,
sus miradas clavadas debajo de mi falda, yo sin hacer mas alarde solo les paso
las cosas y empiezo a bajar inclinándome un poco más de la cuenta para exponer
lo más posible mi nalguitas; ellos aun incrédulos solo se me quedan viendo y
luego se ven entre sí, yo continúo como si nada hablándoles, aun que algo me
decía que no me estaban escuchando, noto muy inquieto con sus piernas a Carlos
seguramente estaba teniendo una erección y quería esconder su pequeño miembro ó
estaba frotándolo contra sus muslos y pantalón. Entonces les digo que voy por su
tío arriba y que se quedan a cargo del desayuno, me salgo de la cocina y paro
bien la oreja para escuchar sus comentarios, los cuales no se hacen esperar,
No manches wey viste a mi tía, le vi todas las nalgotas no traía nada debajo de
la falda
, decía Carlos....


claro que si traía calzones era una tanga rosa solo que el
hilo estaba muy delgadito y se le metía muy dentro
afirmaba Mike. Esta
bien buena me puso la verga bien dura y luego las piernas que tiene están de
poca
exclamaba Carlos, Sí respondía Mike, se escuchaban muy animados, y de
pronto dicen algo que no estaba planeado, ayer los escuchaste coger? No
contesta Carlos, ¿como? si se escuchaba como gritaba mi tía yo creo que le
dieron muy duro la verdad es que yo me hice una paja escuchándolos
. Eso hizo
un eco inmenso en mi cabeza, me imaginaba a ese pequeño fantaseando conmigo
imaginando que era el él que me hacia el amor, sentí como mi vagina empezó a
trasudar y lubricar mis labios hasta depositarse mis jugos en mi tanga que
sentía que era insuficiente, casi corrí a informar a mi marido el cual aun
estaba arriba, a cada paso en las escaleras sentía como rozaba la tanga mi
clítoris haciendo más delicioso cada paso, llegue con el y le dije que estaba
muy caliente explicando todo lo que había sucedido y el de inmediato se prendió
se bajo el pants y el boxer y se expuso ante mi su miembro venudo y palpitando
casi gritándome que lo hiciera mío, el mientras toco mis senos sin demorarse
demasiado bajo a tocar mi vulva la cual estaba muy mojada ya, paso sus dedos
como lubricándolos por un lado de la débil tanga y me dio un masaje con gran
habilidad en mi clítoris ya muy hinchado, no resistió más y se arrodillo para
tomar mi clítoris con su boca y hacerlo trizas con su lengua juguetona, yo
rogaba por terminar y de pronto fue como si se pusiera en pausa el tiempo, se
despego de mi y me dijo vamos a bajar, yo bastante encabronada por el paro tan
brusco le digo que no, que termine su trabajo, a lo que responde burlonamente
así de vas a quedar hasta que estés ha reventar, eso siempre le ha encantado a
David hacerme desquiciar de excitación. Sin tener más que hacer bajamos al
desayunador toda la familia de lo más normal. Yo me quede en un ambiente muy
alebrestado, me sentía como muy tensa y el almuerzo me paso como si nada ya que
no estaba muy al pendiente de la platica, al final cuando terminaron todos, me
disponía a recoger la mesa mi marido les dijo a Mike y Carlos que nos ayudarán
con ello, permaneciendo los chicos en la cocina sin mucho en fado ya que al
parecer les agrado la idea, entonces permanecimos los 4 levantando todo cuando
de improvisto al voltear bruscamente tropecé con David que llevaba un vaso con
agua y lo derramo encima de mi torso, yo grite de primera intención llamando la
atención de todos y cual fue mi sorpresa que al voltearme a ver, estaba la blusa
completamente translucida dejando pasar todo el dibujo de mi areola y mis
pezones los cuales rápidamente habían reaccionado al cambio brusco de
temperatura, yo de inmediato y de manera instintiva me lleve mis manos al pecho
para tratar de cubrirme tratando al mismo tiempo de buscar la cara de mi marido
para ver su reacción ante tal accidente, pero cual fue mi sorpresa que el ya me
estaba esperando con una mirada y una mueca de desaprobación por el hecho de
estarme cubriendo el cual entendí de inmediato, y con un leve movimiento de su
cara me incitó a descubrirme y dejar mis pechos al descubierto, eso me puso
nuevamente dentro del juego en el cual habíamos quedado mi marido y yo, por lo
que de inmediato me comporte de una manera normal y seguí recogiendo la cocina
solo riendo por el incidente al igual que mi marido, mis sobrinos estaban como
en shock no supieron como reaccionar porque no se atrevían a verme
descaradamente por el hecho de estar David presente , pero aun así sus miradas
los traicionaban, con eternos segundos fijos en el dibujo de mis senos con esa
piel bronceada que los cubre. Los pobres estaban muy estresados, me imagino como
se han de haber sentido. Así terminamos de limpiar y entonces dije voy a
cambiarme chicos gracias por su ayuda, son muy lindos, y cuando me disponía a
retirarme exclama mi marido ¡ya sé porque no mejor nos preparamos para darnos
un chapuzón en la piscina! ¿Que les parece?
Yo aguarde en silencio, ellos
como que no se emocionaron demasiado, pero tampoco se negaron, solo respondí
ahorita vemos eso y me retire.


Yo me sentía que esto se estaba poniendo algo fuerte, sentía
que a causa de la excitación que nos causaba algo podría salir mal, pero la
verdad es que lo estaba disfrutando horrores, se me venía a la mente las miradas
de mis sobrinos llenas de inocencia con una mezcla de lujuria y maravilla, me
hacían sentir la mujer más hermosa del mundo, absorta yo en mis pensamientos
entra mi esposo a la recámara y me dice que esto del juego esta increíble, que
es lo mejor que nos ha pasado en ya muchísimo tiempo, que estaba sintiendo la
misma excitación que sentía cuando estaba descubriendo sus primeras
aproximaciones con las chicas, que era algo muy difícil de explicar, Me confesó
que una de sus fantasías era verme excitar o seducir a otra persona presenciando
él los acontecimientos, pero que era algo que sus celos y temores siempre se lo
impedían y que ahora se estaba haciendo realidad, aunque esas personas fueran
unos chicos. Al enterarme de esto mis dudas se fueron haciendo minúsculas y me
sentía mas segura de continuar con el plan.


Mi marido me dijo que lo de la alberca era muy buena idea,
que podría tener muchas situaciones potenciales además de que era hora de ver
que tan osados eran los chicos y hasta donde estaban dispuestos a llegar, pero
me dijo creo que lo más conveniente es que yo no este presente en el patio ya
que note como que yo los inhibo demasiado
, pero le dije que estar sola no me
sentía muy cómoda, me contesto que no me preocupara ya que el iba estar viendo
todo desde dentro de la casa por medio del ventanal que esta en la sala mientras
hacia que trabajaba en la lap top, además de que como el vidrio era ahumado no
se apreciaba tan claramente el interior de la casa. Eso me pareció muy buena
opción y accedí.


Lista a llevar a cabo la siguiente etapa del plan, me empecé
a preparar, saque mis bañadores para decidir cual iba a usar, el me sugirió uno
que fuera de dos piezas, además de ser pequeño en la parte de arriba, y con el
bikini en tanga, pareciéndome buena la idea seleccione uno que me había comprado
por medio de una pagina de Internet el cual me encanta, es de color blanco,
dejaba gran parte de mis pechos visibles además de que la tanga era con un corte
muy pequeño, me sentía muy sexy, David me dijo que solo bajara y al pasar con
los chicos les dijera que si no gustaban de meterse a la alberca ya que el calor
era muy fuerte y podrían pasar un buen rato, yo conteste que eso haría y al
disponerme a salir me dijo que me colocara un pareo de color jaspiado entre
blanco y gris el cual era muy ligero y largo pero de tela muy traslucida y me lo
retirara hasta estar frente a la alberca. Y eso hice con un caminar muy
cadencioso y con todo el contoneo debido, me acerque a ellos y los invite muy
ligeramente y sin esperar respuesta di media vuelta y me salí a la parte trasera
de la casa y acomode los camastros y arrime el bronceador saque una limonada del
refrigerador y me dispuse a recostarme a tomar un poco de sol, retirándome el
pareo y mostrando a todo esplendor mi traje de baño y mi cuerpo. Casi estaba
segura que los chicos estaban viendo por dentro de la casa por medio del
ventanal el espectáculo, pues no pasaron ni tres minutos desde que me había
retirado el pareo cuando estaban todos saliendo de la casa todos con su ropa de
alberca y empezando el chapoteo, yo con una mirada fija y coqueta volteo con
chicos y les digo: ¡Que bueno que decidieron venir a hacerme compañía ya que
me estaba sintiendo Solita!
A lo que cuestionaron: ¿Y mi Tío... no va a
venir?
Y contesto que: no porque tiene trabajo atrasado de la compañía y
tiene que adelantarlo; así que ustedes tienen que entretenerme y atenderme
,
a lo que de inmediato cambio el semblante de ellos, se noto una relajación y
alegría en sus caras, eran unos Frescos esos chicos!


De inmediato me invitaron al agua estaban muy animados y muy
insistentes, como que lo que querían era verme de pie y metiéndome a la alberca
a lo que me hice del rogar, para cerciorarme de que David ya estaba en su
posición de espectador y vigilante, tal vez para darme seguridad ó para empezar
con nuestra cachondería, porque no quería que se perdiera de nada, de pronto
alcanzo a ver una silueta que se acomoda en el interior de la casa, dándome la
luz verde que esperaba.


Esta bien chicos ya me convencieron, espero que no este muy
fría el agua, les dije desde luego que mis sobrinos quedaron boquiabiertos
cuando admiraron en vivo y a todo color muy atuendo y como se acomodaba en las
curvas de mi cuerpo, casi ni parpadearon, creo que nunca se imaginaron que yo
utilizaba ese tipo de trajes ya que solo los tenia para los chapuzones en mi
casa y en la privacidad con mi marido ó en vacaciones con él. Poco a poco baje
las escaleras de la piscina muy cadenciosamente, como toda una modelo, estaba
disfrutando toda esa atención. Incluso Jaen al cual no había notado ningún
comportamiento extraño exclamo: Que linda estas tía, a lo cual me sonroje y solo
agradecí el cumplido, de inmediato los otros afirmaron que sí en realidad estaba
muy bonita y que me veía muy bien, claro que su tono de voz no sonaba tan
inocente como el de Jaen. Pero cual fue la sorpresa de ellos que cuando el agua
toco la escasa tela de mi traje comenzó ha dilucidarse un poco mis mi piel
sobretodo las partes de mi cuerpo mas morenas como mis areolas y pezones además
de una leve y delgada sobra de mi escaso vello púbico. Así empezó el rato,
nadando tranquilamente de repente yo jugando a pararme de manos bajo el agua
para quedar con las nalgas y piernas para arriba, sabía que eso les encantaba,
porque me lo pedían una y otra vez, es más hasta me retaron ha hacerlo como
ellos y los muy listos lo hacían, pero separando mucho las piernas (Que
predecibles ¿no?) seguramente al hacerlo quedaba completamente a su vista muy
abultamiento originado por mis labios a demás de apreciar mis piernas y muslos,
eso me subió aun más la temperatura por lo que decidí atreverme a jugar más en
serio, les dije que si lo intentaría pero que ellos me ayudaran porque podría
perder el equilibrio, les dije: Ustedes me sujetan las piernas y me ayudan a
alcanzar la posición, rápidamente se alistaron y tome mucho aire mientras ellos
contaban hasta 3, iniciando la inmersión de inmediato sentí todas esas manitas
recorriendo mis piernas y muslos las mas fuertes (por la forma de presionar lo
note) se colocaron por dentro de mis muslos y muy cerca de mi entre pierna y no
se hizo esperar la presión ejercida por la parte interna de mis piernas forzando
la separación de ellas, a la cual fui cediendo pero la verdad es que esos chicos
parecía que no les importaba el limite de mi flexibilidad, no se que planeaban
porque empecé a sentir que la tensión de mis músculos obturadores de tan abierta
que me estaban poniendo las piernas, pero era una tensión que me estaba dando un
tinte excitante ya que era el resultado de la calentura de estos pequeños ya que
al parecer querían resaltar lo más posible el bulto de mi vulva ó incluso el
inicio de mi culito, que seguro ya estaban viéndome el cambio de coloración
normal del ano.


Trate de aguantar los más que pude, pero la sensación de
falta de aire comenzó a hacer estragos en mi y cuando me disponía a salir de la
posición, algo me tomo por sorpresa; La sensación de una mano completa, me
estaba ejerciendo una presión sobre la vulva, originando una rápida
incorporación, de una manera descompuesta, por lo que di algunos manotazos y con
un contacto accidental sentí unas delgadas piernas que terminaban con un delgado
miembro erecto y duro. Ellos se asustaron un poco porque trague un poco de agua,
pero ese tiempo lo tome para recuperar la calma y el control por lo que solté
una risa algo falseada y les dije que me metió agua en la nariz, que no se
asustaran, pero Carlos tenia una actitud de culpa, por lo que supuse que había
sido él el que se había atrevido a tocarme en mi parte, por lo que les dije que
me permitieran recuperarme un poco, mientras ellos continuaran divirtiéndose, yo
por el momento estaba recordando la sensación de sus manos recorriendo mis
muslos y la sensación que me originaba en mi el paso de la brisa por en medio de
mis nalgas y sobre mi vulva, además de que el atrevimiento del chico me calentó
aun más. Aunado al descubrimiento de ese incipiente pene erecto el cual me
confirmaba que esos chicos estaban muy calientes conmigo y se me ocurrió tomar
los visores que estaban sobre un borde de la escalera para echar una mirada por
debajo del agua para identificar de quien era ese pene erecto, pero cual fue la
sorpresa que al sumergirme me di cuenta de que estaba asechada por miembros
erectos pertenecientes a mis sobrinos, parecía que el único que no estaba
conciente del cachondeo era mi hijo, pero Miguel, Carlos e incluso Jaen estaban
bien calientes. Eso tuvo un efecto exponencial en mi excitación al descubrir que
se estaban caldeando conmigo y además de que estaban alcanzando un grado de
calentura en el cual no les importaba descararse ya que me habían tocado sin
pensar en nada más.


En ese momento decidí echar toda la carne al asador, muy
firme me aproximo al extremo de un lado de la alberca en el cual quedaba más
cerca de los chicos para salir por ahí sabiendo que al salir tendría que
esforzarme para lograrlo lo cual acentuaría mis nalgas y dejaría al descubierto
mi entrepiernas, culito y mi bulto, ellos de inmediato quedaron boquiabiertos y
mudos solo siguiéndome con su mirada, yo continué hasta llegar al camastro y
recostándome en él, colocándome mis lentes de sol, me tiendo de espaldas en él y
volviéndome así ellos de una manera coqueta le digo: Jaen me puedes hacer el
favor de colocarme el bronceador en la espalda,
terminando con una leve
sonrisa pícara, respondiendo tímidamente: ..... Yo?, Sí! Tu, les dije que
ustedes tendrían que ayudarme ó no quieres?
Claro que si tía, el pobre salió
de los más incomodo con ese pedacito de pene erecto no encontraba con que
cubrirse ni como caminar para disimular un poco, Apúrate Jaen(le dije) mientras
los otros dos mostraban una cara de envidia y de suspenso, atentos tratando de
imaginarse que se sentiría estar en el lugar del chico, Yo tome mi posición con
las piernas ligeramente abiertas y con mis nalguitas paradas para resaltarlas un
poco más de la cuenta.


El tímido chico se acerca casi con miedo en sus ojos, (Casi
me sentí malvada) Le digo pon un poco de la crema en tus manitas por favor y
me la aplicas sobre la espalda hasta que desaparezca en mi piel, como si me
dieras un masaje
; el pobre casi temblando, comienza a realizar mis
instrucciones y lentamente empieza a mover sus manitas sobre mi espalda, con un
mínimo contacto, como evitándolo lo más posible, por lo que lo corregí; Jaen
por favor aplícala bien no tengas miedo de tocarme no muerdo ni pico
;
Corrigiendo sus movimientos poco a poco tomando mas confianza, aplícala en toda
la espalda, es más por favor desata el moño de la parte de arriba del bikini
para que no me queden marcas, Con voz entre cortada me dice: ¿Este tía?
sintiendo un leve jaloncito, sí ese conteste. Y levantando un poco mi torso del
camastro, para retirármelo completamente, dejando aprecia el perfil de mis
senos, al acomodarme otra vez mis senos se desbordaban por los lados de mi talle
por la presión de mi propio peso ejercida sobre ellos. El pequeño casi pasmado
esparce la crema por la parte alta de la espalda, y le digo que también en los
lados, pasando sus pequeños dedos por el margen de mis senos casi estaba muerto
de miedo y los otros chicos muertos de la envidia, no perdían detalle del
engrasado, por lo que dije: A ver Jaen se me hace que ya te cansaste, Carlos
ayúdale por fa
, y de inmediato cambio su cara de descontento y se apuro en
salir (Este chico si era más atrevido) Ve a jugar con tu primito Jaen, le
dije
, retirándose lentamente, Sentándose a mi lado Carlos El cual me
recorría con su mirada desde la punta de los pies hasta lo poco que se
apreciaban mis senos. A ver pasa un poco más de crema en la espalda y comenzó,
de inmediato note que este chico no se andaba con rodeos, sentí su fuerza al
recorrer mi espalda y como bajaba tanto que movía el elástico de la parte
superior de mi tanga con el paso de sus dedos, además de que al recorrer mi
talle presionaba la parte lateral de mis senos como queriendo tocarlos
completamente, al estar en la parte baja de mi espalda, yo movía la cola de tal
manera que se levantará más para demostrarle que sus masajes me estaban poniendo
cachonda, en eso le digo Carlos por favor aplica en mis piernas también,
por lo que de inmediato se pasa al extremo inferior del camastro para tener una
perspectiva de mí que le permitiera ver todo lo largo de mis pernas así como el
comienzo de mi bulto donde solo se apreciaba como emergía de entre mis nalgas el
fino hilo blanco de mi tanga que cubría mi vagina.


Iniciando desde mis tobillos realmente este chico me estaba
poniendo a mil, era muy bueno para dar masajes ó tal vez era mi calentura la que
hacia que fuera el mejor, el chico a dos manos esparcía en ambas pantorrillas la
crema blanca, que se desvanecía al repasar sus manos sobre mi piel dejando solo
un hermoso brillo en ella, de pronto noto que sus manos chocan en la parte
interna de mis piernas por lo que le pregunto que si así estoy bien o me muevo
Respondiendo el muy cachondo que separe un poco mas las piernas, a lo cual
accedo haciéndolo un poco mas de la cuenta, por lo que ahora estaba ante sus
ojos toda mi vulva solo cubierta por un pequeño pedazo de tela blanca la cual
aun estaba mojada, dibujando de una manera de más marcada mis labios, con mi
culo ante sus ojos mostrando mi cambio de coloración y las pequeñas rayas donde
denotaban la situación de mi hoyito. El chico estaba completamente entregado y
disfrutando de su trabajo, al llegar a mis muslos los tocaba y apretaba como
queriendo abrirlos con fuerza y separarlos para ponerlos en posición de
follarme, como lo había hecho mi esposo la noche anterior, sus dedos los
acercaba tanto a mi entre pierna que llegue a sentir como la punta de sus dedos
toqueteaba mis labios, el muy descarado lo hacia como si no me fuera a dar
cuenta, estaba fuera de sí el chico ya casi se había olvidado del resto de mis
muslos, yo solo se limitaba a la parte interna de ellos. Entonces interrumpo su
estado afanoso diciendo: Carlos... ¿Te molestas si te pido que me apliques
también en las pompis? Porque creo que es el único lugar que falta y si no me
voy a tostar de más.



El pobre no podía creer lo que estaba escuchando y creo que
hasta paso saliva, y me dijo de manera insegura ¿Estas segura tía? A lo que
respondí Claro que si, no te preocupes es como ponerle aceite a un bebe. (Que
estúpida comparación, verdad? Pero al parecer para el chico fue suficiente, y
preparo mas crema en sus manos y comenzó a esparcirla por mis nalguitas, con
movimientos suaves y circulares, los cuales se fueron haciendo mas bruscos al ir
perdiendo el nerviosismo del chico y subiendo su calentura, lo máximo fue cuando
hacia sus movimientos hacia fuera, separándome mis nalguitas originando que mi
culito quedará expuesto, solo sentía como el hilo de mi tanga se metía
completamente y como rozaba con mi ano a cada masaje que daba el pequeño. Yo
sentía unas ganas enormes salir corriendo a la recamara de mi esposo y terminar
con esta excitación con un orgasmo increíble, pero a la vez algo me impulsaba a
seguir calentándome más, fue algo muy extraño, por lo que le di las gracias a
Carlos y me dispuse a llamar a Miguel, el más grande de todos y el que había
originado toda esta locura, yo sabía que el era el más atrevido además de ya
estar muy caliente por todo el espectáculo que presenció, por lo que actué con
más cautela, me di la vuelta en el camastro cubriéndome mis pechos solo con las
manos y le dije a Mike me puedes tu poner crema en mis piernas por favor?
A lo que el chico no dijo nada y solo se acerco, no mostró nada de pena ni duda,
aun a pesar de acercarse asía mi con su pene erecto, tomo el frasco de la crema
en sus manos y lo aplasto sobre mis piernas dibujando una línea con ella, la
cual fue esparciendo lentamente; esté chico si me puso de nervios sentía en su
mirada la decisión de llegar hasta los limites y sobre pasarlos.


Pronto llego con sus masajes y caricias hasta la parte alta
de mis piernas donde al frotar cerca de mi ingle no perdió la oportunidad de
rozar mis labios con sus dedos y de inmediato volteándome a ver a los ojos
(gracias a dios que traía unos lentes de sol) como buscando alguna respuesta a
su osadía, sin encontrar nada en mi cara, pero la verdad es que mi respiración
algo agitada me delataba, gracias a que era un pequeño e inexperto no reconoció
ese signo de excitación. Solo interrumpí el silencio para decirle que me pusiera
en el estomago, a lo que tampoco respondió nada, solo accionó a mis peticiones,
se entretuvo mucho con mi ombligo como jugando con él, semejando a que era mi
vagina ó culito, al menos así lo entendí.


El tomo la iniciativa y subió sus manos hasta hacer contacto
con las mías, que estaban ocupadas cubriendo mis senos, como pidiendo
autorización para masajearlos, buscando mi consentimiento, a lo cual cedí un
poco de terreno al subir un poco el nivel de mis manos escapando ya parte de mis
pechos a sus manos y vista, la cual no tardo en masajear, sentí como sus
caricias hacían estragos en mis pezones, esas típicas cosquillas en la punta que
solo originan comezón y ganas de calmar con caricias en ellos, pero al mismo
tiempo esas cosquillas bajaban por todo el centro de mi vientre hasta hacer
blanco en mi hinchado clítoris, eso casi me hace tener un orgasmo además de unas
tremendas ganas de saciar esa comezón por lo que de buenas a primeras retire mis
manos hacia los costados de mi cuerpo dejando totalmente descubiertos mis pechos
los cuales estaban coronados en la punta por un par de pezones muy parados los
que de inmediato se vieron cubiertos por la crema blanca del bronceador y
recibieron las manos fuertes de miguel que de inmediato masajeo para esparcir la
crema, pero a la vez frotar mis pezones los que al parecer no tenían llene y
cada vez era más el cosquilleo en mi clítoris.


Mis pechos estaban relucientes, brillaban intensamente por el
sol en verdad era muy excitante la postal, cuando de repente miguel para y
aprieta solo mis pechos con sus manos que no alcanzaban a cubrirlos
completamente y pone una cara como de tensión y termina con un suspiro, el pobre
se había venido solo, así de simple. Eso fue el acabose, que me hizo reaccionar,
simplemente les dije ahorita regreso y salí corriendo en busca de mi marido para
que se encargara de mi; él cual lo encontré con su verga lista para reventar
dentro de mi. He de decir que hasta ahora es una de las cogidas más memorables
que he tenido, hasta me desvirgino por el culito. Y desde entonces yo soy la tía
más consentida de mis sobrinos, y ellos de nosotros.


Quiero agradecer este espacio el cual me ha servido como
confesionario, además de ser muy estimulante el hecho de hacer participes a
muchas personas por este medio.


Además de realizar una fantasía más, el contar esto ha
alguien más.


Me despido de ustedes por el momento esperando que disfruten
de mi memoria.






ATT: Tania J


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Descubriendo a mis sobrinos Consentidos
Leida: 1578veces
Tiempo de lectura: 24minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


espiando a mi mamamadre follando al novio de su hijamadres del pornoporn dormidaculo en pompa pornoporno petardaderoticos salamancaRelatos erocticos iriafotos porno navidadporno venezolano gratisporno y masajeporno gay gratis en españolpirno madurasporno intercambiosmaduras gitanasabuelas calientes relatosvirgenes pornotrio relatosdespedida de soltera follarrelato erotico familiajovenes putonascomo folla mi vecinachat relatos eroticosesther arroyo follandoninas pornoseroticos relatosrelatos pornlmi tia y yo follamosviudas follando gratisrelatos pornos de tíos con sobrinita precozseduciendo al plomeroporno mujer cagandovideos porno de amor filialporno masturbarseporno aresrelatos eróticos metemela en mi panochita papipajas lentasrelatos eroticos con familiatias masturbandose en publicojuegos de mesa pornosexo duro en la calleporno gratis padrepornos babosaspenthouses pornorelatos porno mi sobrinamadrescachondasrelatos sexo viejasRelato de pasion con primita menorrelatos homoeroticoscortos gay pornomuy viejas pornorelatos cornudos sumisosporno gratis de viejosmaduras caliemtesdesvirgaciones brutalesporno gay con pollas enormeshijo pornoporno culos pequeñosrelatos de sexo con suegrarelatos eroticos mi profesoraxeso brutalporno gay autofelacionmadura follando al fontanerohistorias filialporno gratis despedidafollando ala borracharelatos eroticos de infielesrelatos de investomasaje porno tailandesermanito mama pitopeliculas porno violacionesque pija grande tenes hermanito dice la hermana relatola vecina maduraporno de cornudoel termometro relatos eroticosporn primera vezabuelas viejas desnudasporno la cenicientaporno en transporte publicofollar mulataviejos y nietasrelatos porno profesorrelatoa com mi compadrerelatos porno la repartidora