relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Azabache





Relato: Azabache

AZABACHE



En mi asiento en el avión de vuelta a Dublín, iba
rememorando, ayudado por fuertes dolores en toda la parte baja de mi espalda, mi
salvaje encuentro con los nativos en plena selva de Tanzania. Había sido enviado
allí por la revista para la que trabajo, una publicación de medio ambiente que
quería que les llevase de vuelta fotografías de las bestias salvajes de la zona.
Y no eran sólo imágenes, sino cicatrices en mi cuerpo tímido y receloso, lo que
daba fe de mi encuentro con las criaturas más impredecibles del continente
negro.


Llegué a uno de los aeropuertos que había en las afueras del
país, destinado a la carga y descarga de alimentos y herramientas, para los
pueblos más pobres de la zona, cuando por delante tenía una semana entera para
dedicarme en cuerpo y alma (más en cuerpo que en alma), a fotografiar todos y
cada uno de los bellos animales que se cruzaran en mi camino, en aquel bello e
inhóspito lugar.


Cuando me instalé el lunes en el campamento, junto a otros
científicos, pedí que ningún guía me acompañara en las expediciones, pues yo me
sentía lo bastante preparado como para afrontar sólo aquel desafío. Era un
trabajo, pero yo me lo había tomado como una dura prueba. Si la superaba airoso,
quizá me depararan más interesantes proyectos en Dublín.


La misma tarde del lunes, habiéndome instalado en una de las
tiendas, acompañado una pareja de alemanes casi sexagenarios, me puse manos a la
obra. Llené mis cantimploras de agua, y preparé comida para varios días, pues no
pretendía volver hasta que tuviera que coger allí mismo el jeep de vuelta al
aeropuerto en el que había aterrizado la mañana de aquel día. Guardé todo en la
mochila, junto con algunas mudas de ropa interior, un pequeño frasco de colonia,
una brújula, toallas, materiales de investigación, la cámara, y otros pesados y
costosos objetos que me habían facilitado en el campamento, para llevar a buen
puerto mi labor allí. Pero a nada de aquello le di importancia aquella tarde.


El sol había empezado a descender en el cielo, y yo me
hallaba en un claro en la jungla, intentando construir un refugio rudimentario,
que me sirviera como centro base para mis operaciones en la zona los siguientes
días, cuando oí un extraño crepitar de ramas, como si fueran pisadas por algún
animal al acecho. Me di la vuelta con el tiempo justo para ver como un enorme
leopardo se abalanzaba sobre mí. Aterrado, intenté esquivarlo, y justo cuando me
rozaba con sus garras, noté en su mirada la frialdad de la muerte. Algo había
matado en el aire a aquella criatura bella y asesina.


Efectivamente, le miré, y tenía un extraño dardo de madera
clavado detrás del cráneo. Su asesino no falló su objetivo.


El corazón me palpitaba en el pecho, galopando, luchando por
salir a través de mi piel y echar a correr hacia la espesura selvática, cuando
noté como unas manos muy fuertes me cogían por los hombros y me arrastraban por
el suelo de la jungla hacia el inexplorado interior, dejando atrás todas mis
pertenencias, dejándome indefenso...


Lo siguiente que recuerdo fue algo completamente
desconcertante e inesperado. Me hallaba en el centro de una especie de pista
circular de arena, tumbado, desnudo, sin ninguna señal de violencia, que no
fuera la de la propia naturaleza, en forma de arañazos y rasguños causados,
evidentemente, por mi viaje a través de la hojarasca.


A mi alrededor, la selva crecía prácticamente en vertical,
respetando rígidamente la forma de aquella circunferencia en la arena. Me
pregunté quién habría hecho algo así, y si aquello tendría algo que ver conmigo,
pero el dolor me venció y volví a desplomarme, esta vez por menos tiempo.


Al despertarme por segunda vez, la percepción que hasta el
momento tenía de aquel recóndito paraje cambió por completo.




Alrededor del circulo en cuyo interior me encontraba, una
docena de hombres altos, fortísimos, de pieles negras como el más puro azabache,
me observaban con curiosidad, sin miedo, como esperando mi siguiente movimiento,
como si fuera yo, y no ellos, la atracción turística de aquel lugar.


Yo no pude evitar admirar sus cuerpos tan perfectos, más aún
cuando me di cuenta de que no tenían ninguna vestidura que cubriera sus
miembros. Lo único que los cubría eran extrañas pinturas tribales en varios
colores, que de todas formas, dejaban libre la zona de sus cuerpos que más había
llamado mi atención de explorador extranjero.


Nunca había visto tal colección de pollas. La menor de
aquellas debería medir al menos veinte centímetros, y no me atrevo a calcular lo
que medía la mayor, golpeando, aún relajada, por debajo de la rodilla, a su
propietario...


Una ráfaga de miedo me recorrió. Pero no era un miedo como el
que había sentido cuando me atacó el leopardo. Era miedo a lo que aquellas
estatuas perfectas iban a hacerme, un miedo que, en lo más profundo de mi ser,
comenzaba a mezclarse con el deseo, haciéndome confundir sentimientos,
haciéndome plantearme quién y qué era yo, y qué hacía allí en aquel momento.


La respuesta no se hizo esperar. Lentamente, uno de los
guerreros se acercó a mí, que me encontraba en el centro del círculo, a cuatro
patas, y se agachó, mirándome frente a frente. Yo me quedé fascinado con su
belleza. La oscuridad de su piel, sus enormes y carnosos labios, sus ojos
negros, brillantísimos..., pero él se estaba fijando en otra cosa. Se incorporó
lentamente y acercó su miembro descomunal a mis labios. Ésta no era la mayor,
pero, en cualquier caso, superaba los veinte centímetros ampliamente. Yo me
sentí angustiado, sin saber qué hacer, con el miedo devorándome por dentro, y el
deseo ganándole terreno. Pensaba que si no le comía la polla a aquel hombre, los
demás se abalanzarían sobre mí y me matarían en un periquete con las armas que
habían utilizado para matar al leopardo, así que no lo pensé. Cerré los ojos,
abrí ligeramente los labios, y me preparé para que aquel pétreo guerrero negro
metiera aquella inmensidad dentro de mi boca. Pero no lo hizo.


Al contrario, cuando me vio abrir la boca, se llevó las manos
a la suya, y se retiró, asustado, como si pensara que se la iba a cortar. La
situación me hizo esbozar una sonrisa, pero sabía que no debería intentar
mostrarme superior a ellos o mi aventura acabaría fatal.


Entonces lo sentí.


Fue un dolor terrible, como si me hubieran abierto el trasero
con una motosierra. Comencé a gritar tan fuerte como pude, mientras notaba que
algo se movía con brutal fuerza en mis entrañas. Me volví como pude, y vi a un
espectacular guerrero que portaba una especie de corona, hecha aparentemente de
dientes de cocodrilo, que me penetraba sin piedad, a un ritmo descontrolado.


En ese momento, supe que aquel era el jefe, y que aquello, no
era más que el principio.


El dolor seguía siendo insoportable, pero iba dando paso poco
a poco al placer. Nunca antes había sido penetrado de esa forma, sin condón ni
nada, pero mi sentido aventurero hizo que poco me importara que pudiera acabar
muerto allí mismo, quería que todos aquellos espectaculares guerreros me
follaran.


Volví el rostro mientras no cesaba de gritar, y vi que otro
de los guerreros que tenía delante se aproximaba a mí mientras se masturbaba.
Aquella visión hizo que mi polla comenzara por fin a olvidar el dolor que sentía
bajo ella, y comenzara también a mostrar su interés por aquella salvaje
experiencia.


Mientras el jefe agarraba mis caderas para encularme
brutalmente, yo me arrastré con las manos por el suelo como pude hasta alcanzar
la polla de el otro guerrero, y comencé a masturbarle, mirándole a los ojos, que
me devolvían una mirada indómita, salvaje, dominante, mientras el chico gemía
como un antílope en celo.


Viendo que yo había comenzado a masturbarme, otro negro se
acercó a mí, masturbándome como podía, sentado a mi lado, mientras con la mano
que tenía libre, él masturbaba su propia polla.


La excitación iba creciendo, y no pude resistirme a mamar la
polla de aquel joven al que masturbaba, aunque me sorprendí al ver que sólo el
glande cabía dentro de mis labios, pues su tranca era igualmente descomunal
aunque al principio no lo aparentara. Aún así, hice que aquel guerrero se
retorciera de placer, mientras me restregaba la manaza por el pelo, sometiéndome
a sus deseos...


El jefe de aquella idílica tribu seguía culeando dentro de
mí, jadeando, frotando sus pétreos músculos contra mi trasero, cuando el dolor
que me hacía sentir aumentó considerablemente.


Horrorizado, y a la vez, complacido, vi como otro de los
guerreros se había puesto bajo él, boca arriba sobre el suelo, y aún así, no
tenía problemas, dada la impresionante longitud de su tranca, para follarme al
mismo tiempo que su superior. Entre aquellas dos pollas que mi culo alojaba,
quizá sumaran más de medio metro, pero ahí seguía yo, aguantando, como si
aquello sólo fuera el aperitivo de lo que estaba por llegar.


Lo que yo no sabía es que realmente, aquello no había hecho
más que empezar.


En mi culo, el jefe y su compañero no cesaban de follarme
frenéticamente, jadeando, dejándome hecho polvo, mientras yo deseaba que se
corrieran de una vez y me dejaran descansar un momento. Pero, aunque deseaba
eso, mi cuerpo aún no daba muestras de cansancio, pues seguía mamando la polla
del otro joven como si nada hubiera pasado, hasta que me cogió por las sienes y
me apretó contra su tranca, casi haciéndome vomitar. Aceleró el ritmo con que
restregaba su polla contra mi paladar, y al instante sentí mi boca llena del
esperma de aquel pura sangre africano, que se debatía en tremendos espasmos de
placer, mientras yo luchaba como podía por no dejar escapar ni una sola gota de
su corrida.


Aquello pareció excitar al jefe y al otro que me follaban por
detrás, pues ambos sacaron sus pollas enormes de mi culo, llenas de venas y
palpitantes de calor y excitación. Ni corto ni perezoso, me volteé, mostrándoles
la leche de su compañero chorreando de mis labios, lo que les motivó a vaciar
sus inmensas trancas en mi boca uno detrás de otro.


Aquello era increíble, nunca había saboreado tal cantidad (y
variedad) de esperma.


Pero la cosa no quedó ahí.


Los tres primeros parecieron retirarse, acariciándose unos a
otros, limpiando de sus pollas con sus enormes manos los restos que les habían
quedado tras venirse en mi boca. Yo me quedé sorprendido observándoles, y mi
sorpresa aumentó aún más cuando sentí cómo me volteaban, poniéndome boca arriba,
para después, otros dos guerreros más, unir sus lenguas a la mía en aquel
banquete de leche que aún rezumaba por mis labios. Sus lenguas eran ásperas y
enormes, y estaban muy calientes. Aquello hizo que mi excitación siguiera en
aumento, y comencé a masturbarme, mientras con mi lengua no cesaba de acariciar
las de aquellos dos efebos oscuros.


Mi paja no pasó inadvertida, pues pronto sentí como una mano
cálida y enorme cogía mi polla, completamente excitada, con sus diecinueve
centímetros, y comenzaba a masturbarla suavemente, para luego llevarla hacia la
boca de su propietario, que, como pude comprobar, era también el propietario de
la mayor polla de todo el grupo. Mientras me masturbaba, yo le masturbaba a él,
y calculé que su polla mediría unos veintisiete centímetros, pero aquello no era
lo mejor. El diámetro de aquella cosa era de al menos catorce centímetros, casi
tanto como una barra de mortadela. Ahora sí, el pavor me invadía, aunque sólo
duró un instante, pues no tuve tiempo para impedir que aquel monstruoso semental
negro me empalara, mientras seguía masturbándome con una irresistible
delicadeza...




Mientras era follado y masturbado por el semental, los otros
dos más jóvenes seguían compartiendo sus lenguas conmigo, hasta que las
retiraron en un instante. Pero la cosa no quedó así por mucho tiempo. Enseguida,
lo que tuve en mis labios fueron sus tres pollas....¿tres pollas?


Sí, en un descuido, otro joven se había unido y ahora yo
lamía sus glandes como si fuesen piruletas del más dulce caramelo, uno tras
otro; uno, dos tres, cuatro....¿cuatro?


Una cuarta polla se incorporó a aquella bacanal. No cesaba de
saborear sus glandes, enormes, oscuros y brillantes, mientras el semental me
follaba, ahora cada vez con más fuerza, la misma fuerza con la que otro de ellos
ahora me masturbaba.


Pero ninguno había conseguido aún que me corriera. Yo pensaba
que el semental haría lo impensable, pero se limitaba a follarme mecánicamente,
sin importarle en modo alguno que yo estuviera o no gozando. Era tan egoísta
como sus cuatro amiguitos, que tenían sus enormes glandes entre mis labios, a mi
entera disposición, como si fuesen helados calientes para calentar la fría
temperatura de la selva de Tanzania.


Los gemidos del semental se hacían cada vez más y más
escandalosos, hasta que, sin mediar palabra, sacó su descomunal tranca de mi
culo, vaciándola sobre mi vientre. Al ver aquello, los cuatro jóvenes que me
follaban la boca con sus glandes derramaron su leche sobre mi cara, causando la
admiración de todos los que nos rodeaban, al tiempo que comenzaban a lamer todos
y cada uno de los efluvios que acababan de evacuar.


El joven que me masturbaba me soltó, masturbándose él mismo
ahora, hasta que explotó, también sobre mí, y los cinco que antes me rodeaban
ahora lamían todos y cada uno de los rincones de mi cuerpo en busca de la última
gota de leche que sobre mí habían derramado.


El tacto de tanta lengua áspera sobre mi piel hizo que me
excitara de nuevo, y, uno de los cuatro que aún no habían intervenido se dio
cuenta y se acercó para hacerme una mamada salvaje. Recorría mi polla, bastante
menor que la suya, con mimo y pasión, deteniéndose en cada vena, cada pliegue,
el glande, brillante y rosado, y luego la engulló hasta la base, mientras
masajeaba mis pelotas, duras como piedras, piedras de azabache...


Durantes este tiempo, los demás no habían cesado de lamer mi
cuerpo embadurnado en esperma, y ahí seguían, mientras observaban como el recién
llegado engullía mi tranca una y otra vez, tan ávido como ella estaba de recibir
un buen culo.


Al momento, los tres últimos guerreros estaban con nosotros,
compartiendo la mamada de su predecesor en aquellas lides, mientras el placer se
apoderaba cada vez más y más de mí en tremendas oleadas. Cuando vi como los
recién llegados se masturbaban mientras me chupaban la polla, supe que realmente
necesitaba un buen culo donde correrme.


Y el semental pareció entenderlo, pues los apartó a todos, y
me abrazó, subiéndome sobre sus caderas, mientras él estaba de pie. Pareció
entenderlo, pero al revés, pues volvía a ser él quien me follaba mientras seguía
lamiéndome los restos de semen que resbalaban por todo mi cuerpo desnudo,
blanquecino. Sin previo aviso, aminoró la velocidad de su enculada y me bajó al
suelo, y cuando yo cerraba los ojos dispuesto a ser de nuevo empalado por aquel
monstruo, noté su áspera y húmeda lengua alrededor de mi polla, cada vez más
dura, deseando vomitar todo lo que en su interior guardaba, vomitarlo en el
interior de uno de aquellos esculturales guerreros.


Ahora sí, se agachó, poniéndose a cuatro patas delante de mí,
preparado para recibirme. Y no le hice esperar.


Me lo follé como nunca me he follado a nadie, agarrándole por
las desnudas caderas de azabache, acariciando su enorme espalda, lamiendo todos
los recodos de su escultural anatomía a los que tenía acceso, notando como mi
polla se preparaba para vomitar, y a la vez, temiendo que aquello terminase tan
pronto.


Con aquel temor, me aferré a su descomunal tranca, y mientras
le masturbaba, él, sabiamente se empalaba una y otra vez en mi polla inflexible,
hasta que no pude más y me corrí en su interior, notando como se retorcía al
contacto del ardiente semen, aferrándome a él con desesperación, arañándole con
mis uñas como el leopardo hubiera hecho. Por un momento pensé en el leopardo, y
en el verdadero motivo por el que me encontraba en África, pero también pensé
que un reportaje sobre las tribus ocultas de la selva de Tanzania podría ser
igual de interesante, y más aún, desde aquella noche en tan buena compañía, en
la que había hecho una docena de nuevos amigos...


Fue una experiencia inolvidable, sin duda. Es una pena que,
dos días después de aquella noche tan apasionada con ellos, los guerreros más
jóvenes me sacaran a pasear sobre un elefante de la jungla, que se asustó al oír
el lejano rugido de un león, y echó a correr hacia la selva, dejándome caer de
culo sobre el suelo, rompiéndome los huesos de la cadera. Al menos, la primera
noche, todo salió bien. El resto de mi estancia allí tuve que aguantar, sentado,
comiéndome pollas de todo el mundo, sin que nadie me pudiera follar, y sin
poderme follar a nadie...¡Maldito elefante!


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 9.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Azabache
Leida: 465veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno gay indioporno sexo en la callerelatos fui manoseada en autobusrelatos cuñadosnenas masturbandoserelatos erogicoszona pirno gayrelatos eroticos jovendespedida de soltera follandoorgias biporno lesvicosrelatos de sexo filialpadre e hijas xxxthe legend of zelda pornoporno lesbico gratuitoclítoris enormesvideos eroticos embarazadasvecinas madurasmadura follando al fontaneroporno con hecespuritanas fotos pornofollar una viejafamilia swingercasting porno engañadafollandose a la hijastrahombre invisible pornocuarentona follamaricones pornonieto follando a su abuelarelatos eroticos incestosMi sobrino me quito mi calzon relatofollando animalerelatos gay hermanosintercambio de matrimonios madurosmisrelatosporno me coji a mi compadre y estaba muy pollonfolla en su despedidarelatos xxcme follo a mi tia borrachayonkis pornoRelatos eroticos gratis la hija de mi comadrerelatos x com madurasrelato mela cogi por 200pesosrubais 19follando con la juezaporno gordas violadaspeliculas porno viejos verdesrelato con mi madretetudas guarrasrelatos eróticos filialespollas de rumanosrelato herotico infidelidadtias con minifaldaanos folladoscoños chorreandochat sexo madurosfotos eroticas de culosprimos gay follandorelatos eroticos yernorelatos de mi suegramasturbación femenina xxxputas con travestisenema castigoabuelas calientes relatosmadura por dineroporno lamiendoxxx zoofilamujer infiel pornointercambio amateurrelatos sadoagujero pornomasaje porno tailandes