relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Suave Castigo



Relato: Suave Castigo

Suave Castigo


Sonido de una campana


– Chicos la clase a terminado


- Por que te vas tan pronto, por que no te unes con nosotros
a ver el partido


Lo siento, tengo cosas que hacer.


- Valla, como té traeee verdad... he he, bueno allí té vez.


Camino con paso acelerado, me dirijo, hacia el viejo
Gimnasio, mientras muchos pensamientos inundan mi mente, y esa sensación sigue
en mi; sus palabras resuenan en mi cabeza, claras instrucciones que me dijo:
Espérame en el baño de las chicas.


Me detengo a observar, la imagen que esta justo en la puerta
del baño de las chicas. Y pienso, hace mucho que las practicas terminaron no
creo que haiga nadie por aquí. Titubeante toco a la puerta, y nadie contesta,
lentamente con él frió chillido de la puerta mientras la abro y miro en su
interior, completamente vacío; entro y reviso que en los retretes no este nadie.
Entonces, oigo el rechinar de la puerta cuando se abre, mi piel se eriza, de
imaginar que me verían allí, ¿qué excusa pondré?. Pero me tranquiliza ver su
mirada, era ella que estaba de pie, con su cínica sonrisa deleitándose con
tremendo susto que me metió.


Ella dice: - Me alegra que seas puntual, eso me agrada.


Miro hacia abajo, mientras me ruborizo y titubeante le digo:
así me pediste que viniera aquí y a esta hora, me dijiste que me darías algo.


- ¿Hiciste tal como te pedí, todo y al pie de la letra de lo
que te ordene?.


Si lo hice.


- Muéstramelo


Con mis ojos grandes como plato, le digo: Aquí, no, alguien
puede venir y cacharnos.


- Dirás, te pueden cachar, yo diría que estaba entrando
cuando un depravado, estaba ya adentro, y te meterías en serios problemas, pero
eso no me importa, así que si me vas a mostrar lo que te pedí, hazlo ya, y
déjate de titubeos, si no, no me hagas perder mas mi tiempo.


Dio la media vuelta mientras le digo, NO, esta bien te
mostrare. Una sonrisa maniaca se dibujaba en su rostro, mientras me daba la
espalda. De un golpe desabroche mi pantalón y lo deje caer al suelo, tome los
extremos de mi ropa interior, y los hice bajar hasta mis tobillos. Al levantarme
sentí un dolor punzante en mi pene, era ese aparto de tortura que ella me había
puesto, un cinturón de castidad, que aunque cómodo al principio, y sumamente
excitante traerlo puesto, no me podía permitir ninguna erección, estaba
completamente privado de mis sentidos, y tener que cuidarte de no tener “malos
pensamientos” los cuales rápidamente las pequeñas púas se encargaba de reprimir.


Quitármelo era imposible, no havia forma de quitarlo sin que
ella se diera cuenta, un pequeño candado de metal, resguardaba el artilugio. Y
aunque el resto era de acrílico muy resistente, no podría romperlo, sin que
lastimara lo que estaba aprisionado adentro. Es así como me hice la promesa, de
soportar ese singular tormento.


Le dije: Ya esta, me bañe y lave como me pediste, ahora por
favor, déjame desahogarme un momento, hace casi un mes de que lo traigo puesto,
y no soporto ni un minuto mas con él.


- Haa entonces lo que tu quieres de mí es esto, sujetando con
sus dedos me muestra esa pequeña llave plateada, que colgaba de un collar en su
cuello, y reposaba en medio de sus dos pechos.


Sí, por favor solo unos minutos.


- Humm esta bien, pero antes tendrás que hacer algo mas por
mí, primero, Date la vuelta, quiero mirar si lo traes adentro.


Sumisamente, agacho la cabeza y me doy vuelta con las nalgas
en alto me inclino la frente sin flexionar las rodillas, una nalgada me hace
recordar que debo separar las piernas. Sus frías manos, separan los cachetes, y
se deleita observar que de mi agujero, un objeto extraño se asoma, y con un
zumbido hace que las entrañas de mi cuerpo vibren.


- Muy bien lo tienes metido asta el fondo, imagino que te
pusiste suficiente crema dentro.


Ella sujeta el exterior de el tubo, y de un solo jalón lo
extrae, y observa como mi agujero se queda entre cerrado, y observa que la punta
del vibrador sale aunque blanca por la crema, ningún rastro de suciedad propia
de el interior del cuerpo.


- Te hiciste el enema, y te pusiste mucha crema Dove, me
gusta que tu interior, este limpio y siempre disponible para mí.


En mi rostro se dibujan lo embarazoso de sus vejaciones y
tratos, no puedo imaginar en que momento permití que me sucediera esto, y por
que lo permito, un sentimiento de coraje, y un impulso de rebeldía, empieza a
correr por mis venas. Y súbitamente mis pensamientos se detienen en seco, cuando
de un solo empuje, mete asta el fondo ese tubo vibrador, lo mete y lo saca
entero repetidamente mientras casi susurra por mi oído.


- Todo tu cuerpo y mente me pertenece, solo haces lo que yo
diga, y sentirás lo que yo quiero que sientas, todo es como yo quiera cuando yo
quiera y de la forma en que quiera. Nunca será cuando tu quieras. Si que si te
portas bien conmigo, y me haces el mejor sexo oral, quizás té de 10 minutos,
para que te masturbes, enfrente de mí. De lo contrario, pasara mucho más tiempo
para que tengas una oportunidad de esta.


¿Entonces me dejaras hacerlo?


- Todo de ti depende. De cómo lo hagas.


Ella deja dentro el vibrador, y se sube encima del lava
manos, y abriendo sus piernas muestra que no trae ropa interior, y con sus dedos
separa los labios de su vagina.


Dando pasos cortos, por que mi pantalón esta en el suelo, me
acerco a su concha y extiendo mi lengua hacia ella, en un suave beso me uno con
ella, y muevo mi legua por todo su interior. Beso y succiono, mientras compruebo
que ya estaba mojadita, pellizcó sus labios con los míos, estiro y remuevo mi
lengua dando grandes lamidas. Mis ojos permanecen cerrados, tanto para
concentrarme en lo que estoy haciendo, como para aguantar el terrible punzante
dolor que siento sobre mi miembro, ya son varias púas que están haciendo un
suplicio. Siento su mano acariciar mi nuca y mi pelo, y volteo a mirarla, sus
ojos cafés claros, parecen vacíos, y una helada voz dice.


- Se trata de que yo me deleite de placer, pero en cambio
parece que no haces nada, o no sabes hacerlo. Creo que té falta motivación para
hacerlo bien, lo bueno es que vine preparada para esto.


Y me aparto de entre sus piernas y se puso de pie. Camino
hacia su bolso mientras me decía:


- Ponte a cuatro patas mirando a la pared ahora, y no voltees
hacia atrás, te castigare muy severamente si lo haces y no te gustara.


Obedecí, al instante colocándome al centro y mirando hacia la
pared como me ordeno, y con mucha angustia, oía como se movía detrás de mí, iba
de un lado a otro, pensé mirar de reojo, pero no reuní el coraje para hacerlo.
Pasaron escasos segundos, pero para mí me parecieron minutos eternos. Cuando
sentí que se coloco a un lado de mí, y dejo en el suelo un objeto, que me
pareció el sonido como el de un bote.


- Cierra tus ojos, y voltea a la derecha, no los abras, Pero
quiero que abras, bien grande la boca. Mientras dices HAAA.


Lentamente gire mi rostro a la derecha, y abrí la boca. , y
metió en ella, un consolador realmente grande, más grande que el anterior, y
aunque hice el intento de sacarlo, ella me sujetó el cuello y me dijo,


- Shhh Shhh, chupalo bien, ensalívalo, así te será mas fácil.
Ve checando su tamaño para que vallas pensando en que te dilates lo suficiente.


Un miedo, recorrió mi espalda. El que ella intentara clavarme
eso, mientras ella seguía meneándolo, por mi boca y no podía realmente concebir
el tamaño que tenia. Lo saco de mi boca, y me ordeno que permaneciera quieto, y
que no abriera los ojos, hasta que ella me dijera.


- Mueve tus manos hacia atrás quiero que me abras tus nalgas
para mí, apoya tu cabeza al suelo.


Mis manos se posaron sobre mis nalgas, para abrirlas en par,
y mi mejilla se poso sobre el frío piso del baño. Lentamente retiro el vibrador
que yo tenia metido, y lo coloco a un costado mío, Su mano untaba una crema más
densa sobre la punta del consolador, y sobre mi ano, dejando una plasta, que me
empezó a escocer y arder, sentía un calor, muy intenso, el cual hizo quejarme
“No, esa noo, me quema”. Coloco la punta del consolador, y lo fue introduciendo
lentamente pero firme, la punta apenas empezaba abrirse, y sentía como me iba
abriendo. Mientras ella decía.


- Anda flojito y cooperando, y veras que te va a gustar. Te
lo meteré todo.


Mi rostro solo hacia muecas, del sentir como me iba
partiendo, el intenso calor, sentí los relieves en forma de bolitas y como se
iba deslizando. De un momento, lo saco por completo, lo que ya había metido,
para meterlo una vez más; mis uñas se encajaban sobre mis nalgas, al permitirle
a aquel intruso, encajarse dentro de mí. Y luego dejo de empujar. Dio un par de
giros al tubo y confirmo que ya estaba bien metido.


Ella se puso de pie y se acostó boca arriba enfrente de mí, y
abriendo las piernas me dijo:


- Empieza a chupar. Ahora te enseñare como se hace.


Solté mis manos de las nalgas, las cuales apenas se cerraron,
sentían en medio esa asta de bandera clavada. Y me agache a su conejito, y
empecé a lamer, suavemente. Ella alzo un pequeño control remoto, y con un
movimiento de la perilla, el monstruo empezó a vibrar, cada vez mas fuerte
intensamente, su movimiento me dejaba sin aliento, y mi lengua se posaba sobre
la piel de ella, y ella disfrutaba como ahora era mi lengua la que vibraba, puso
al máximo el control remoto, y lo arrojo a un lado, para luego sujetar mi
cabeza, amarrándome de los cabellos, y empujando mi cara hacia su sexo. Yo
intentaba reponerme y ella me empujaba mas, empecé a lamer y besar chupar y
mordisquear su sexo frenéticamente, y sus manos, perdían fuerza, momento que yo
aprovechaba para tomar aire, y instantáneamente ella me empujaba contra su sexo
nuevamente, para que yo acabara lo que había comenzado, sus gemidos no podían
ocultar el placer que sentía, sus jugos escurrían por todo mi rostro, y mi
lengua se escabullía en su mas profundo interior de su sexo, y revoloteaba
dentro de ella, y como tentáculo de pulpo, me adhería a su cuerpo, mis labios
apretaban su botoncito, lo aprisionaba y dentro de mi boca le hacia caricias con
mi lengua, Ella jadeaba y gemía, y se revolcaba en el suelo. Estuve un largo
rato así, hasta que me ordeno detenerme. Así lo hice. Ella se estiró y alcanzo
el control remoto que había quedado un poco lejos y lo puso en apagar. A pesar
de que cuando cesó su monótono movimiento, en mi interior aún perduraba esa
extraña sensación de adormecimiento. Intente enderezarme, pero al sentir que lo
tenia clavado, mejor me quede así, esperando que me lo quitara. Ella saco unas
toallas, se limpió la humedad de su cuerpo, sacudió la ropa, y arreglo su
peinado, todo eso mientras miraba como yo permanecía allí así, inmóvil, guardo
su espejo, en su bolso y saco su celular que tiene cámara digital y empezó a
tomarme fotos. Yo no podía moverme, no quería hacerlo, le dije que no me tomara
estando así. Y me quitara ya lo que tengo adentro. Ella continuo tomando fotos,
como si se tratara una escena de crimen, fotografiando incluso el bote de crema
y los vibradores. Oprimió una tecla y dijo:


- Ya están en mi computadora. Se agregaron a la lista, y creo
que sabes bien que allí estará a menos que desees que se publiquen en la pagina
de la escuela, es cuestión que tu decidas, seguir cooperando, o si ya no
quieres.


Ella se acerco a mí, y empezó a sacar aquel descomunal
cilindro. Mientras lo sacaba sentía el vacio, que una vez había ocupado el
intruso. Y cuando lo saco por completo sentí un gran alivio, y lo dejo en el
suelo. Manchado de esa crema. Mi agujero, me dolía, pero me agradaba estar
libre.


Señalo al suelo y dijo:


- Para que veas que no soy cruel. Bueno no mucho Ji ji ji.


Y en el suelo estaban 3 consoladores, 2 estaban embadurnados
de crema y el tercero que era mucho más grande solo estaba babeado.


- Escucha, te portaste muy bien y mereces un premio, en parte
ya te lo di, como vez no use él más grande, pero te aseguro que en otra ocasión
próxima lo usare. Quiero que limpies bien todo, allí hay papel, para que los
limpies, y ten cuidado con el cable del vibrador grande, ese costo mucho y veras
que me da tanto placer, y espero que a ti también te haya dado.


Señalo el cable que unía del enchufe de la pared al
consolador, por eso tenia una fuerza electrizante.


- Una vez que limpies todos mis juguetes. Me los llevaras a
mi casa, no sin antes pasar por la tuya, para que te des un buen baño con agua
fría, que estas todo sudoroso.


¿Oye espera me vas a dejar así?


- Si, y me llevare tus tenis y calcetas, ya que llegues a mi
casa te los daré, junto con la llave. No te la daré en este momento por que
quiero que medites bien las cosas de lo que tienes conmigo y de lo que te
espera. Chaitoo...


Ella recogió mis tenis, metió las calcetas dentro, y los
hecho en una bolsa, y se marcho por esa puerta. Que rechina. Me quede de pie,
solo en sé lugar con esas cosas sobre el suelo. Y rollo de papel higiénico.


Quise enojarme, conmigo mismo, y eso pensaba mientras,
limpiaba la escena del crimen.


Continuará........


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: Suave Castigo
Leida: 1731veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto



















Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



vecinas maduras cachondasdesvirgamientos analesfotos porno doraemonrelatos eroticos chantajespajerasporno negritaxxx de viejosvideos porno bixesualesrelatos porno la granjaporno anal con animalessexo maduras amateurchaperos arabesenanas sexoporno madres e hijasrelatos eroticos cocheabuelas perversasporno cubanoadán y eva pornorelatos de matrimoniosprno geytetas enormedcarnaval de brasil pornorelato lesbianapornode madurasrelatos porno de infidelidades en jeansdespedidas de solteras de madurasguia del pornomaduros porno gayscontrato sumisala calle del pornorelatos muy eroticososos maduros zulianosme folle a mi noviamis primos me dieron por el culo relatosporno gratis violacionsexo en la playa pornorelatos trios hmhme cojieron en la prepa relatoguarras madresAbuelita cachondas de 51 años gozando con los nietos porno relatos de incestoanciana xxxrelatos gay entre amigosrelatos eroticos imagenesenfemenino relatosrelatos porno hijosporno con travestismilitares gay follandopajeandomelos siete enanitos pornocoños peludos en la playaporno transexualesfollar hermanosolteras pornoseparadas cachondasrelatos móvilcompartiendo mi mujerprno madurasrelatos sexo cinerelatos de triopadre dame tu polla relatosRELATO PORNO A MI ESPOSA SE LA AMARON Y NO QUERIAgordos pornochats pornoel mago de oz pornorelatos eróticos de incestoembaraze a mi madrerelatos eroticos incestorelatos eroticos entre familiaresprimos gay follandotravestis follando parejastrios amateursporno mamácaribeñas cachondasrelatos de cruisingchat gayguarroscojieron o cogieronmadres cachondas follandomadres follando con amigos de sus hijoslesbianas en el colegiopaja por telefono gaymamas muy calienteschochos cachondoshadas pornomi tia mecachas biendo porbiporno español madurosporno muy extremovideos pkrnoporno con hermanasexpediente x pornovecina folladoratodorelatos xxx