relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Zipi y Zape siguen pasándolo bien





Relato: Zipi y Zape siguen pasándolo bien

ZIPI Y ZAPE SIGUEN PASANDOLO BIEN (continuación Zipi y Zape han crecido)


Hace un tiempo escribí un relato llamado Zipi y Zape han
crecido, con la intención de prolongarlo, aunque no he podido hacerlo hasta la
fecha. En aquel relato, publicado en esta misma página, narraba como ambos
hermanos alcanzaban la adolescencia y todo lo que ello implicaba. Ambos, a sus
16 años, estaban en pleno crecimiento y seguían siendo prácticamente iguales en
todos los aspectos físicos. Ambos medían 1,75, pesaban unos 70 kg., tenían unos
cuerpos fibrados como resultado del ejercicio, ya que les gustaba mucho hacer
deporte y sus cuerpos estaban empezando a estar cubiertos de un creciente vello.
La única diferencia es que Zipi continuaba siendo rubio, aunque ya con el pelo
algo más oscurecido y Zape moreno, teniendo algo más de vello que su hermano.
También os conté como su madre, tras la muerte de su esposo Pantuflo, había
casado con un joven arquitecto llamado Luis, cuando los chicos tenían 13 años,
un chico atractivo de 25 años que medía 1,80 y pesaba 80 kg., con un cuerpo
atlético fruto de un duro trabajo en el gimnasio y una piel y pelo morenos junto
a una relativa presencia del vello que le daba una belleza aun mayor. Con su
padrastro Zipi y Zape mantenían unas malas relaciones, que cambiaron con el
encuentro sexual que tuvieron el día de su cumpleaños.


Pero después de ese encuentro, cuando Luis sorprendió a Zipi
y Zape en plena mamada, no había habido más entre los chicos y su padrastro.
Igualmente, entre ellos tampoco había surgido nada más, sólo algún pajeo mutuo
de forma espontánea y cuando su grado de excitación era supremo. Pero los dos
habían decidido que lo de la noche de su cumpleaños no se podía volver a
repetir, aunque a veces, cuando estaban en su cuarto a punto de dormir, algo que
lo hacían usando solo unos ajustados boxers, el tema volvía a sus conversaciones
y desembocaba en esos gustosos pajeos


Zipi-Lo que pasó con Luis no se puede volver a repetir y mama
no se debe de enterar


Zape-ya lo se, pero tampoco debemos de volver a mamarnos las
vergas tu y yo, no parece que este bien. Lo de la noche de nuestro cumple no
debe repetirse. No debemos dar pie a que Juan vuelva a encularnos como hizo esa
noche.


Zipi-claro, pero...


Zape-pero, que?, es que a ti te gusto


Zipi-si, algo si, aunque me sigan gustando las tias, me gusto
sentir como me mamabas la poya y sentir el nabo de Luis en mi culo. El es un tio
que esta bastante bien


Zape-pero eso es de maricas Zipi, yo no lo veo claro


Zipi-pero nosotros no somos maricas, solo nos gustó algo y ya
está, por lo menos a mi


Zape-bueno, a mi también me gustó algo


Zipi-algo te tuvo que gustar, porque veo que el rabo se te
está empinando cada vez más, se te va a salir del boxer


Zape-eso es verdad, me esta poniendo cachondo hablar de esto
y..., verte ahí en boxer me pone también, aunque entre nosotros dos no puede
volver a haber lo de aquella noche del cumple


Zipi-si, pero que no nos las mamemos no quiere decir que no
nos podamos pajear el uno al otro alguna que otra vez cuando estemos muy
calientes. Mira, a mi también se me ha puesto como un palo


Efectivamente, allí estaban los dos hermanos hablando, cada
uno en su cama, destapados, y sólo con un boxer puesto, con sus vergas de 16cm
en plena erección. Dicho lo anterior, Zipi decidió levantarse y se tumbó el cama
de Zape junto a él. Sin que este dijera nada, Zipi empezó a acariciarle su dura
verga por encima del boxer


Zape-me gusta lo que haces. Esta bien, nos pajeamos pero nada
mas. Además hemos de tener cuidado por si vuelve a sorprendernos Juan


Zipi-no te preocupes, seguro que esta muy entretenido con
mama. Venga ahora vamos a pajearnos en silencio, a ver cual se corre antes de
los dos


En ese momento Zipi se bajo los boxers y agarró la vergota
dura de Zape, haciendo este lo mismo. Ambos, tumbados juntos y con los ojos
cerrados, empezaron un suave masajeo de las pollas del otro. Zipi comenzó
entonces a aceleró el pajeo que le estaba haciendo a Zape, lanzando este
pequeños y acallados gemidos y, en reacción, acelerando el ritmo de la manola
que le estaba haciendo a su hermano Zipi. Ambos aceleraron el ritmo cada vez más
frenéticamente hasta que, cuatro minutos después de haber comenzado el pajeo
mutuo, Zipi empezó a correrse echando sobre su pecho y sobre la mano de Zape
cinco trallazos de lefa, al tiempo que hacía más frenetico el movimiento de su
mano aplicada al rabo de su hermano. Así, Zape apenas tardó 30 segundos en
correrse igualmente, expulsando igualmente una gran cantidad de semen caliente.
Los dos hermanos permanecieron callados durante unos minutos, al tiempo que el
ritmo de su respiración volvía a la normalidad. Después fueron al baño, se
limpiaron y volvieron a acostarse.


Estos actos los repetía de forma ocasional, les gustaba y les
hacía felices, pero no pasaban de ahí. Sin embargo, una tremenda desgracia le
pilló por sorpresa unos meses después. Su madre y su padrastro habían ido a
pasar un fin de semana a la playa en compañía de la hermana mayor de Luis y de
del marido de esta. En el viaje de vuelta tuvieron un terrible accidente. El
resultado del mismo fue brutal: la madre de Zipi y Zape murió en el acto y la
hermana y el cuñado de Juan murieron camino del hospital. Sólo tuvo una tremenda
suerte Juan, gracias a que su airbag si funcionó adecuadamente y llevaba
colocado el cinturón de seguridad, sufriendo por todo ello sólo unas contusiones
leves.


Zipi y Zape quedaron muy afectados. La vida cambió
totalmente. Luis, con sólo 29 años, tuvo que afrontar el hecho de tener que
hacerse cargo de sus hijastros, con los que debía a partir de ese momento
mejorar las relaciones. Pero también se hubo de hacer cargo del hijo de su
hermana, Javito, de 14 años de edad.


Cuando Luis salió del hospital, sólo unos días después del
accidente, y después de enterrar a sus familiares, cayó en una leve depresión,
pese a lo cual se sobrepuso y comenzó a organizar la nueva situación. Para ello,
comenzó a hablar más a menudo con Zipi y Zape, que estaban en mal estado


Luis-vamos chicos, hay que seguir adelante, apoyándonos
mutuamente. Se que hasta ahora nuestra relación no ha sido buena, pero hay que
mejorarla. Vuestra madre lo hubiera querido así. Además, es lo mejor para los
tres, estar unidos y tirara para adelante, no hay otra solución. ¿qué me decís?


Zipi-si, ya, lo sabemos, y lo intentaremos


Luis-Además, como sabréis, yo lo sigo pasando muy mal. Sabeis
que mi hermana y mi cuñado también murieron


Zape-si, lo sentimos mucho


Luis-ya lo se, gracias. Y también sabéis que dejaron sólo a
mi sobrino Javito. Por eso, el mañana vendrá a vivir a casa con nosotros, creo
que es mejor para él. Espero que le tratéis como si fuera vuestro hermano


Zipi-vale, no te preocupes


Zape-si, nos parece bien. Le trataremos como si fuera nuestro
hermano


Y así, al día siguiente Javito se trasladó a vivir con ellos.
Zipi y Zape solo habían hablado con el ocasionalmente y le veían como un chico
tímido y algo tontito, como a ellos les gustaba decir. Aunque también era un
muchacho bastante bien desarrollado para sus 14, casi 15, años, era de pelo
castaño y ojos del mismo color, medía ya 1,70, pesaba unos 65 kg y tenía un
cuerpo bien formado dado que al chico le gustaba practicar diversos deportes
como el futbol y la natación. Con todo, los dos hermanos sabían que recibir al
pobre Javito como uno más de la familia, conscientes de que lo estaba pasando
bastante mal y habían de intentar distraerle.


Zipi-qué tal Javito?, nos alegramos muchos de que vengas a
vivir con nosotros


Javito-gracias


Javito, además, era poco hablador, por lo que en los primeros
días apenas intercambió unas palabras con sus primos que pasaban a ser sus
nuevos hermanos. Javito pasó a ocupar un cuarto sólo junto al de Juan, mientras
que los hermanos seguirían compartiendo habitación por el momento. Pero Javito
seguía afectado por el fallecimiento de sus padres y no quería verse durmiendo
sólo. Por eso, casi todas las noches, ya de madrugada, se deslizaba hacia el
cuarto de su tío y se metía en su cama para no tener miedo. Zipi y Zape no
sabían que Javito hacía esto, porque tampoco querían agobiarle con preguntas y
preferían que fuera él el que poco se fuera integrando en la nueva familia.


Un día Zipi y Zape pidieron permiso a Luis para que les
dejara salir un poco el sabado por la noche con sus amigos. El padrastro,
sorprendiendo a los hermanos, les dio permiso, sólo pidiéndoles que no bebieran
mucho y que no llegaran muy tarde. Los dos salieron con sus amigos y fueron de
botellón. Pero la verdad es que ni a Zipi ni a Zape les apetecía mucho estar de
fiesta esa noche. Así que a la una de la madrugada los dos decidieron regresar a
casa porque la verdad es que ambos estaban bastante cansados. Cuando llegaron
abrieron la puerta, se quitaron los zapatos y dejaron los pantalones y las
camisetas en el cesto de la ropa sucia y sigilosamente se dirigieron a su
habitación para no despertar ni a Luis ni a Javito. La casa estaba en silencio,
pero entonces empezaron a oir la respiración acelerada y los gemidos de Luis en
su cuarto.


Zipi-qué estará haciendo Luis?, seguro que se está foyando a
alguna tía por ahí cuando hasta hace nada aun lo hacia con mama


Zape-ya. Vamos a ver que hace?


Los dos se dirigieron sigilosamente hacia el cuarto de Luis y
vieron enseguida como la puerta estaba entreabierta y de la habitación salía un
escasa luz. Dado que la abertura y la luz eran suficientes para poder ver la
cama, los dos hermanos se pusieron en cuclillas, muy pegados entre ellos, para
no ser descubiertos y se dispusieron a ver la escena de sexo que estaba
protagonizando su padrastro.


Cuando llegaron a contemplar el lecho de Luis su sorpresa fue
enorme. Sobre la cama estaba Luis tendido boca arriba, con su cuerpo totalmente
a la vista, su 1,80, sus 80 kg, su piel morena recubierta de un sensual vello. Y
su polla de 21 cm. estaba prácticamente erecta, siendo masajeada por Luis con
sus propias manos. Parecía que Luis se estaba haciendo una monumental paja. Pero
no era así...


Luis-vamos Javito, sal del baño que tienes aquí a mi verguita
lista para entrar en tu boca, venga, date prisa


Javito-voy tito Luis


Entonces salió del baño Javito completamente desnudo. Dejaba
ver un cuerpo bien fibrado, con su 1,70 de altura y sus 65kg, donde los músculos
resaltaban por momentos y con el vello castaño concentrado en la zona púbica. En
ella asomaba su poyita totalmente erecta, de unos 15cm, lo que no estaba nada
mal para su edad. Javito se subió a la cama y se arrodilló frente a la poya de
su tío, empezando a lamerle el glande mientras le pajeaba. Luego descendió con
su lengua por el tronco de la poderosa y gorda poya de su tío Luis, hasta llegar
a sus huevos, los cuales empezó a masajear con una mano. Luego Javito subió otra
vez la lengua hasta el glande de Luis y, después de nuevas relamidas, se lo
introdujo en una buena parte dentro de su boca.


Luis-ufffffff, que bien Javito, como has aprendido a mamarla
en tan poco tiempo tan bien. Eres todo un artista. Ummmmmmmm, no pares. Tu sigue
mamandole la poya a tu tito Luis. Aghhhhhhh, Ufffffffff, sigue, así, vas a hacer
que te llene la boca con mi rica leche. Que bien lo haces, mejor que ninguna
tía, no pares, sigue así sobrinito. Aghhhhhhhhhh,ummmmmmmmm


Los gemidos de Luis fueron en aumento, cada vez más, el ruido
era más escandalolos en el cuarto. Zipi y Zape no se podían creer lo que estaban
viendo en esos momentos. Su primito Javito le estaba haciendo una monumental
comida de poya a su padrastro, y parecía que no era la primera vez y que Javito
no era para nada un novato, porque parecía que el placer que estaba recibiendo
Luis era enorme, más que cuando lo había hecho con ellos. Así, los dos hermanos
seguían la escena sin perderse ni un detalle, los dos en cuclillas en la puerta,
el uno muy pegado al otro para poder ver los dos. Hasta tal punto estaban
pegados que al mover ligeramente Zape su mano derecha rozó la entrepierna de
Zipi vio como el nabo de este se encontraba duro como un palo y al subir la mano
tocó directamente su capuyo, que se había salido del boxer. Los dos empezaron a
hablar entre susurros


Zape-veo que te esta gustando lo que vemos


Zipi-joder, la verdad es que sí, se me ha puesto el rabo como
una vela de tiesa, aunque ya me he visto que te has dado cuenta porque he
sentido tu mano sobre mi capuyo. Y tu como la tienes hermanito?


Entonces Zipi agarró con su mano la verga de su hermano Zape
y notó como esta estaba aun mas erecta que la suya.


Zipi-vamos a pajearnos mientras vemos el espectáculo


Zape-nos puede pillar Luis


Zipi-y qué?, nosotros le hemos pillado a él con su sobrinito.
A lo mejor hasta nos invita a participar. Venga, vamos a pajearnos


Entonces Zipi, que tenía en su mano el nabo tieso de su
hermano Zape, se lo sacó del todo del boxer y comenzó a masajearselo poco a
poco, tratando de disfrutar los máximo de él. Zape, que ya no podía más, hizo lo
mismo, aunque agarrándosela a Zipi con más fuerza y pajeándole con más
intensidad. Entonces los dos volvieron a centrar su atención en la cama de Luis.
Vieron que la posición había cambiado, ambos estaban haciendo un 69, siendo
Javito el que se encontraba sobre Luis. Este, además de pajear la verguita y
acariciar los cojoncitos de su sobrino Javito, prefería sobre todo comerle su
delicioso culito, que apenas tenía vellos y que, pese a haber sido penetrado
otras ocasiones, se volvía a cerrar con gran facilidad. Mientras, Javito seguía
devorando el vergón de Luis, que seguía muy erecto a pesar de que ya se había
corrido una vez, lo que hacía que en la cara de Javito hubiera restos de la
leche de su tito.


Luis-ummmm, aggggh, que bien lo haces cabrón. Para de
mamarmela o vas a hacer que me corra otra vez y no voy a poder perforarte tu
rico culito. Venga ven a sentarte sobre el nabo de tu tito


Javito-cuando te sentarás tu sobre mi poya tito?. Estoy
deseando poder metertela por el culo


Luis-tranquilo Javito, ya llegará. Cuantas veces te has
corrido ya?


Javito-dos, una mientras te la comía la primera vez y la otra
mientras me comía el culo


Luis-bien, pues preparate que la tercera va a ser en la boca
del tito. Te gusta eso?


Javito-a vale si, que bien, gracias


Luis-bueno, déjate de charla y ve apoyando la entrada de tu
culito sobre el nabo del tito. Venga, así, lo estas haciendo muy bien


La verga de Luis, pese a tener 21cm y un grosor importante,
entró con relativa facilidad en el culo de Javito. Luis agarró a su sobrinito
por las caderas con sus dos poderosas manos y empezó a dirigir la penetración a
su gusto. Los dos gemían de placer, porque parecía que Javito no estaba dolorido
al entrar ese nabo en su culo. Mientras era penetrado, Javito se inclinó sobre
su tío y empezó a lamerle su pecho algo velludo, sus pezones erectos y, sobre
todo, el semen que ahí había caído fruto de su propia corrida. Esto excitó aun
más a Luis que aceleró el ritmo y la fuerza de la penetrada


Luis-ummmmm, aggggggg, me encantas Javitos, que bien, sigue
lamiéndome, así, ufffffffff, yaaaaaaaaaaa, ummmmmmmmmm, que tu culito tome toda
mi leche. Alimentate de mi leche, ummmmmmmm


Con tres grandes espasmos Luis se corrió en el interior de su
sobrinito, el cual se volvió a erguir al sentir la corrida de su tío


Luis-muy bien Javito. Ahora limpiale la poya a tu tio como un
niño bueno, venga, vamos, así, ummmmmmmmmm, que bien, comete todo, la quiero
bien limpia


Mientras Javito estaba en sus labores de limpieza, Luis le
acariciaba con una mano la cabeza dirigiendo su labor, al tiempo que con la otra
mano comprobaba el estado de la poya de su sobrino y la masajeaba


Luis-venga sobrinito. Traeme tu poya, que voy a beberme su
lechecita


Javito puso la poya frente a la boca de su tío Luis, que
seguía tumbado boca arriba y este comenzó a lamerle el glande mientras le
pajeaba con fuerza. Luego enguyó de golpe los 15cm de verga de su sobrinito y a
la tercera arremetida Javito echó toda su leche en la boca de Luis


Javito-agggggg-ummmmmmm-ahhhhhhh, que bien tio, venga,
lamemela toda la leche, que lastima que ya me haya corrido dos veces antes, no
me ha salido su ficiente


Luis-suficiente sobrinito, ahora ven aquí, tenemos que
descansar


Javito se tumbó sobre tu tío, que apagó la luz, los dos
empezaron a besarse tiernamente, mientras Luis abrazaba y acariciaba el cuerpo
desnudo de su sobrino. Así se quedarían dormidos los dos.


Zipi y Zape habían presenciado toda la escena extasiados sin
parpadear. Incluso en alguna ocasión sus gemidos se oían tanto como los de Luis
y Javito. Cuando se hubo apagado la luz Zipi y Zape, en su paja mutua, se
corrieron por segunda vez. Los dos salieron de su extasis y se fueron hacia su
cuarto rapidamente, con las manos, los muslos y el abdomen llenos de leche


Zipi-joder, no me puedo creer lo que hemos visto, pero me ha
gustado. Pero estamos pringados, nos tenemos que lavar un poco


Zape-ya, y seguro que el suelo también lo hemos manchado de
lefa. Como Luis lo vea, tenemos que limpiarlo


Zipi-que lo limpie Luis. Yo voy ahora a lavarme al baño


Cuando los dos se habían lavado se acostaron sin hablar más
de lo ocurrido. Pero por la cabeza de Zipi no rondaba más que una idea: poder
hacer con Javito lo que su tío había hecho esa noche, con Zape o sin él...


Espero que les guste y escríbanme opiniones y sugerencias.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Zipi y Zape siguen pasándolo bien
Leida: 851veces
Tiempo de lectura: 11minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


profesora alumno pornoprimer anal madurasrelato verdadero encularon a mi mujer por el ano frente a misexo de incesto gratisporno bixexualputa de lujo follandorelatos dominacion gayfollando con mis hermanosrelatos masajistaporno brasil carnavalporno durmiendopokemon eroticoespiando a mi primaporno las babosasrelatos porno gratuitosputa de lujo follandoviejos con nietasjuegos pornoçporno de francesasporno gorditarelatos sexo viejasrelatos porno habladosporno mmadurasfutbolistas gays follandoviejas follando en el campotodorelatodfotos madurasxxporno de harry potterrelatos eroticos la vende carameloporno nudistasporno trabestis gratisrelatos swingersnovia sumisarelatos marquzeporno en republica dominicanarelatos eroticos en el cocheme follo al carpinterovideos porno de mujeres folladas por el ano con las manos detras de la nucarelatos lesvianasmaduros con chicastodo relato eroticorelatos eroticos. revente esa cuquita con mi guebotepornos lesbicosrelatos eroticos maduras infieleshermanos de sangre follandoorgia escolarrelatos lesbicos filialesmaduro folla joven gaysexo ancianasbragas empapadasrelatos cojiendoa mama y a papacogidas pornorelato lesbianasmiujer le gusta las guarrerias relatosrelatos pornos habladosincesto con mi hermanatrios familiaresmujer casada folladarelatos sexo familiarelatos de nuerasrelatos camioneros gayhermana follando a hermanoabuelas follanoviejitos pornomadres con grandes tetasmarcando coñohistoria porno gayancianos follando gratismi papi me follarelatos porno de hermanasA que edad perdi la virginidad relato xxxmayores pornmadres foiandohombres maduros geyprimerizas analwww.parejaslibres.comrelatos eroticos gay con fotospornos relatoshistorias de masturbacionrelatos eroticos fetichismotransexuales preciosasfollada en despedida soltera