relatos porno



Relato: La brasileña



Relato: La brasileña

Mi padre era dueño de un restaurante que era muy visitado por
camioneros de distintos países, por lo general brasileños. Yo muchas veces me
pasaba gran parte del tiempo en este local ya que me permitía ganarme unos pesos
de forma fácil, mientras terminaba mis estudios.



Me encontraba en la caja del restaurante, cuando entran tres
brasileños, acompañados de una mujer de raza negra. Me llamó de sobre manera la
silueta de esta negra. Debe haber tenido unos 40 años, pelo corto y tan negro
como ella, digamos que era muy rellenita, con un culo, increíble, descomunal,
gigantesco, al igual que sus pechos que eran muy grandes, pero no tanto como su
culo, de ella era lo que mas llamaba la atención a todos los del local.



En seguida me di cuenta que era la señora de uno de estos
camioneros. Ordenaron para comer y compraron varias cervezas. Ella se notaba muy
risueña y bebió tanto como ellos.



Yo estaba realmente hipnotizado, no podía dejar de verla. Me
la imaginaba ver su cuerpo desnudo, las cosas que le haría, en fin una serie de
morbosidades que en ese momento se me vinieron a mi mente.



Ella noto como la miraba y me brindo una sonrisa. Me dio un
poco de miedo que su marido, que era un gordo de cómo dos metros, se diera
cuenta que le miraba a su mujer. Por lo que trate de no mirarla tanto, pero me
fue imposible, no podía dejar de mirarla y ella a mi también.



Ellos hablaban en su idioma, y se reían. Por la cantidad de
veces que había escuchado hablar a estos brasileños, no me costaba tanto
entender algunas de las cosas que decían.



Me di cuenta que a ella, yo también le gusté, ya que mientras
su marido hablaba con los otros camioneros, ella me daba unas directas miradas y
cuando se reía lo hacía mirándome a mi.



Realmente esta mujer me tenía muy caliente y mi verga ya no
aguantaba mas en mi pantalón. De repente en un descuido, al levantar la mirada,
veo que ella viene caminando hacia mí. Me asusté un poco, pero disimulé muy
bien. Ella se acerca a mi y me pregunta por el baño. Le señalo la puerta y
dándome una mirada, con la cual me lo dijo todo, se dirigió al baño. Mi vista
nuevamente se clavó en su trasero. No podía creer que una mujer tuviese un
trasero tan grande, como se movía de una lado a otro mientras caminaba. Se
notaba incluso, que sus pantalones debían ser arreglados para colocarse en su
cuerpo, por que un pantalón común y corriente seria demasiado chico. Ella al
entrar al baño, donde ya no podía ser vista por su marido, abre la puerta y se
me queda mirando fijamente me hace un gesto con su mano e ingresa.



Esa era mi señal que a siguiera. Me puse muy nervioso, no
supe que hacer. No podía dejar sola la caja y para que andamos con cosas, no me
hubiese atrevido a hacer nada con su tremendo marido ahí.



Ella se demoró bastante tiempo en el baño. Luego salió y
pasando cerca de mi, me hace un gesto con los ojos como diciéndome " tu te lo
perdiste".



Terminaron de comer, cancelaron y se fueron. Ella al irse, me
dice en una forma muy coqueta "Adiós joven".



Desde ahí no la vi por mucho tiempo, me acercaba al
restaurante con la obsesión de verla pero nada. Volver a toparme con ella era
casi imposible. Una mujer de otro país, mas encima con su marido.......



Pasaron como tres meses y una tarde, a la hora de almuerzo,
nuevamente entra ella acompañada solo de su marido. Yo tenía clases en la
universidad, pero decidí faltar solo para verla a ella.



Consumieron y al momento de pagar, su marido me levanta la
mano solicitando la cuenta. Yo le calculé su consumo, y me acerco a llevar la
boleta.


Cuando su marido estaba cancelando, ella me pregunta hacia
que dirección quedaba el centro de la ciudad. Le dio las instrucciones y ella le
comentó a su marido que mientras el realizaba sus tramites de liberación, ella
se daría una vuelta por el centro de la ciudad.



A el no le pareció nada de mala la idea, incluso le pasó algo
de dinero y salieron del local, despidiéndose de mi con un " nos vemos luego ".



Yo sabía que ella me esperaría en algún lado.



Espere como 5 minutos y salí. Me dí cuenta como ella estaba
con su marido al frente del local. El de daba unas instrucciones y mirando su
reloj el calculaba el tiempo que demoraría.



Yo me volví a entrar y mirando por una de las ventanas, veo
como ella se aleja en dirección al centro, mientras su marido retomaba otro
rumbo.



Ella caminaba muy lentamente y miraba hacia atrás cada
ciertos paso. Yo esperaba que su marido desapareciera para salir en mi auto y
recogerla.



Al fin su marido se perdió y ella caminaba como a dos cuadras
del local. Salí en mi auto ( regalado por mi padre ), y en pocos segundos estaba
a su lado. Ya llevaba el vidrio abajo y me acerco a su lado y le pregunto si
quiere que la lleve.



Ella sonriendo me dice que si, y se sube a mi auto. Su
inmenso trasero abarcó por completo el asiento, desparramándose por ambos
costados. Su piel negra mirada de cerca era impresionante. Eran las tres de la
tarde y el calor que hacía era increíble. Ella llevaba unos jeans de color azul
con una polera blanca que hacía resaltar mas aun su color. Muy coqueta, y en un
muy mal "chileno", me preguntó a donde la iba a llevar. Yo ya todo un galán, le
dije que a ella la llevaría donde ella quisiera. No me entendió mucho, pero se
rió. Me preguntó mi edad, yo le dije 20. Ella entendió y me dijo que era muy
niño, que ella tenía 43. Sin embargo me dijo que le gustaban los jovencitos , y
me puso la mano en mi pierna , dándome una sonrisa muy picarona con sus hermosos
dientes blancos.



Me dirijí casi a toda velocidad a un motel. Ella al ir
entrando me dijo en su idioma que ya sabía lo que yo quería y que iba hacer muy
"gostosa para mi" o algo así.



Entramos y cancelé la habitación. Ella se daba vueltas por la
pieza y me dijo que se quería dar una ducha. Sin ninguna vergüenza, al otro lado
de la cama, comienza a desnudarse. Lo primero que se sacó fue su polera y luego
su sostén. Dos tremendas tetas negras, con pezones muy grandes y oscuros
quedaron colgando ante mis ojos. Ella tomándoselas entre sus manos me pregunta
en su idioma si me gusta, Yo le dije que eran exquisitas. Ella se rió.



Luego se comienza a bajar sus pantalones. Si, hizo mucho
esfuerzo para pasar sus jeans a través de sus gigantescas caderas. Sus gruesas
piernas negras quedaron coronadas por un calzón diminuto de color blanco que
resplandecía entre sus carnes negras. Con esa imagen ante mis ojos rápidamente
comencé a desnudarme de pie.


Ella al momento que me saqué mi polera ya se había terminado
de desnudar por completo. Se dio una vuelta lentamente dejándome verla entera.
Tal ves para muchos, ese tipo de cuerpo no les llamaría la atención, sin embargo
para mí, era una mujer con volúmenes de carne descomunales, de piel negra ,y que
pronto sería completamente mía.



Mientras me terminé de desnudar, ella ya había entrado a la
ducha. Me metí junto a ella y poniendo sus brazos en mi cuello, comenzó a
besarme desesperadamente. Mis manos no duraron ni un segundo fuera de su culo.



Como un loco comencé a acariciar cada centímetro de esas
gigantescas carnes. Para nada blandas como yo me las imaginaba, al contrario,
duras, muy duras. Ella me besaba y me decía algo en portugués que alcanzaba a
entender. Yo besaba su cuello y sus tetas, que también me sorprendieron, ya que
pensé que por su tamaño, serían blandas, y no también duras, como todo su
cuerpo.



Ella se agachó y tomando mi verga entre sus negras manos
comenzó a darme una mamada espectacular, metiéndola casi en su totalidad en su
boca, llegando hasta su garganta.



No duramos mucho en la ducha, no secamos y nos acostamos en
la cama. Ella abajo y yo besando cada rincón de su cuerpo.



Abrió sus piernas lo mas que pudo, siempre mirándome a los
ojos, viendo mi expresión de lujuria y me dejó a mi entera disposición su concha
negra, con pelos cortos y muy ondulados, que terminaban en un gigantesco tajo
rosado, muy mojado, al que dediqué mucha atención haciéndola gemir de placer,
mientras ella acariciaba mis cabellos.



La negra me dice que me recueste en la cama y dándose vuelta,
ella arriba, hacemos un 69 espectacular, el mejor de mi vida. En esa posición
tuve su gigantesco culo a la altura de mi boca. Era de película, dos gigantescas
masas carnosas negras , que dejaban muy chica a mi cabeza, moviéndose al compás
de cada metida de mi verga en su boca. Sin ningún asco comencé a alternar entre
su vagina y su ojete, el que me preocupé de lavar muy bien mientras estabamos en
la ducha.



Mis manos aprovechaban de tocarle el culo completamente,
centímetro a centímetro y aventurándome un poco mas, le trate de meter un dedo
por su culo. Ella no hizo ningún reparo, es más, tomando sus nalgas con sus
manos, se las abrió, dejándome una vista completa de su hoyo negro. No me
contuve y le metí mi lengua en ese agujero, haciéndola gemir de placer, por
largo rato tratando de meterle mi lengua lo mas adentro que me fuese posible.
Luego que se la dejé muy mojada, le comencé a meter un dedo el que llegué a
meter por completo.



Ella se me corrió hacia abajo y aun dándome la espalda,
sentada sobre mi, se tomo sus nalgas y nuevamente se las abrió. No me costo
entender que quería que se la metiera por el culo. Me tomé mi verga con mis
manos y dirigiéndola a la entrada de su culo, la negra se fue bajando hasta
enterrársela por completo. Se notaba que a la negra le gustaba que se lo
hicieran por ahí.



Comenzó a cabalgarme desesperadamente, mientras yo le miraba
su negro y gigantesco trasero que se movía de abajo hacia arriba. Con solo ver
su trasero subiendo y bajando, y mis manos apoyados en el , ya estaba listo para
acabar, pero tube que hacer un esfuerzo sobrehumano para poder rendir y sacar la
cara por la patria.



Me moví y la hice colocarse en cuatro patas. Yo de pie al
lado de la cama, nuevamente le abro sus nalgas, y veo su dilatado ano. Sin
piedad se la metí hasta el fondo y comencé a darle lo mas fuerte y profundo que
me fuese posible. En el espejo podía ver su rostro de placer y sus tremendas
tetas chocando a cada investida mía.



Yo casi no aguantaba mas y por mas que traté, comencé a
acabar en su negro culo. Justo en ese momento, ella dio un grito que pensé que
nos escucharían en todas las demás habitaciones y pude sentir como sus líquidos
mojaban mis piernas. Mi pelvis chocaba contra esas carnes fuertemente mientras
la tomaba muy fuertes de la cintura, mis piernas tiritaban y mi respiración ya
no podía mas. Ya cuando la negra dio un gran y último gemido, se acostó boca
abajo y yo me tendí a su lado. Me quedé admirando su trasero, acariciándolo,
besandolo, recorriéndolo, memorizando cada detalle de el.



Ella se dio vuelta de espalda, quedando como un 69 pero al
lado de cada uno acariciándonos nuestros sexos.



Luego me dijo que ya era muy tarde. Nos bañamos rápidamente
solo tocandonos, nos vestimos y la dejé cerca del lugar donde la subí.




La ví alejarse y mirando su enorme trasero me marché, muy
satisfecho de haber dejado bien puesto a mi patria.




Comentarios a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0





Relato: La brasileña
Leida: 5780veces
Tiempo de lectura: 8minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto



















Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



sexo con mi comadre relatosnarraciones eroticastios chupando pollasporno gratis bixesualafric pornorelatos erocticosvideos eroticos historiassuper mario pornorelatos eroticos gayorgias de swingermi madre se folla al fontaneromonjas maduras follandovideos de cuentos pornomis relatos porno gayporno haitianocomo me follo un peon relatos eróticoschat porno lesvianassexo entre parejas madurasrelatos masturbacion femeninarelatos porno madreRelatoabusada.pornolas chupa pollasporno mujer cagandorelatos heroicossexo porno travestismadres cachondas follandoviejo follaporno parejas libresrelato erotico hermanosporno zorascuentos eroticos filialesporno safarisexo en el pajarporno animalisrelato de madurasrelatos de primera vezinfidelidades consentidascuentos de amor filialdespedidas de solteras porno gratispornoincesto gratisRELATO PORNO A MI ESPOSA SE LA MAMARON A LA FUERZAdi arrimon a una chibolita relatosmuy viejas pornopadre con hija xxxnobita y shizuka follandoporno abuelas y nietasrelato de intercambio de parejassexo anal violentoabuela culiandoporno relatos la somprendi chupandosela a mi abueloabuelos geyporno gratis culos gordosporno gsystodo relatos lesbicosputas lesbianaporno transexualesporno guarrosporno abuela nietafollar con vecinaswebcams porno smspeliculas porno suavesshizuka follando con novitasalas de chat pornoporno gay virgenesporno nazisrelato que grande la verga del inquilinomadura ricarelatos pornográficosfeminizacion relatosporno gay mulatosrelatos porno dominacionporno ramaspirno gayfotos eroticas de madurasprno geyviejo follando nietarelatos eroticos mi vecinitaporno con venezolanasla opinion de murcia relatosnegritas pornmi hija en mi cumpleaños relatos eroticostrio familiar pornotodorelatos madrerelatos porno lesbicosrelatos porno de cuñadasporno ancianascasting porno falsoporno da tinatomejuegos porno mamadasdivorciadas calientesrelatos orgias gayporno heroticoel antro relato eroticomama noel pornmama se masturbajoven follando con abuelomasturbando al perroel coño de mi madre