relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Trio al natural





Relato: Trio al natural

Trío al Natural



Como fotógrafo, fui contratado para hacer unas tomas
paisajísticas en una zona de difícil acceso de la montaña. Quería ir con
alguien, no sólo para pasarla bien, sino también para compartir el peso de
equipos, agua, comida, carpa, entre otros. Al final no conseguí ayudantes y,
trabajo al fin, tuve que partir solo.


Me tomó casi todo el día llegar a la selva nublada, subiendo
por una quebrada y caminos olvidados. Desde la última vivienda campesina había
pasado casi tres horas y allí me habían dicho que no habría más casas y que
nadie sube por estos lados, así que paré un poco para descansar y me bañé
desnudo en aquel pozo cristalino con su pequeña cascada, que masajeaba mi
cansada espalda y mis pies y que, pese al frescor del agua, me excitaba al
chorrear sobre mi pene.


Consciente de que nadie llegaría, continué la marcha desnudo
hasta la hora de acampar, disfrutando la libertad plena de caminar desnudo en
los caminos de la selva y el río, hasta que escogí otro hermoso pozo y acampé un
poco apartado de la quebradita, para evitar animales que vienen a buscar agua y
comida.


Hecho el campamento volví a la quebrada a bañarme, pero la
sensación de estar caminando desnudo me excitó tanto que tenía una erección
dolorosa que había que calmar, acariciándome, frotando mi piel con flores que
flotaban en el pozo, salí del agua fresca, que no calmaba mi erección y sobre la
grama natural empecé a masturbarme, lentamente, disfrutando como si estuviera
acompañado, masturbándome de solo pensar que podría estar allí con mis amigos de
esta comunidad, haciéndoles el amor...


Volví al campamento y, fuera de la carpa, coloqué mi hamaca
camuflada y me quedé dormido profundamente, con los últimos rayos de sol de la
tarde sobre mi cuerpo. Pero en la quietud de la noche, sólo con los sonidos del
bosque, escuché cerca una detonación que me despertó y, seguido, el grito: no
joda, se escapó!. Entre el matorral pude ver que un cazador solitario había
instalado un campamento junto al pozo y tenía una gran lámpara que iluminaba
todo su alrededor, mientras me ocultaba en las sombras. Fornido, sin camisa y
sudoroso, brillaba su cuerpo todo velludo. Se daba un baño y, con sus manos, se
acariciaba con sumo placer, mientras se masturbaba también, penetrándose
vibrantemente con una especie de vela de cera.


Contemplaba extasiado su escena, cuando traté de acercarme
más, pero al pisar unas ramas escuchó y se detuvo, yo me paralicé. Al fin lo
olvidó y siguió gozando con su masturbada doble, por delante una verga inmensa
que casi podría chuparse el mismo, por detrás esa vela que casi se derretía con
la fricción en su culo.


Me masturbaba frenéticamente viéndolo, cuando sus ojos
desorbitados de placer volvieron de pronto hacia mí, descubriendo el brillo de
mi sudor bajo la clara luna llena, tratando de descifrar mis rítmicos
movimientos pélvicos frente a mi mano.


Gritó - ¡Mierda!, ¿desde cuándo estás allí y quién eres? -,
mientras se metía a la quebradita a medio cuerpo. Salí aún con mi erección y le
dije, tomo fotografías y me excité viéndote haciendo lo que hacías, tanto que me
masturbaba también pensando que esa vela era yo mismo penetrándote.


Con cara de molestia me dijo: - ¿andas solo? -, - Si -, dije.
- Entonces ven al agua y nos conoceremos mejor, total ya descubriste lo que
nadie sabía hasta hoy -. Accedí, aún con mi erección, pero casi salvajemente se
me abalanzó y no dejó que entrara al agua, caí sobre su paño tendido, algo
asustado, pero él se tragó completamente mis 17 cms., que mordía suavemente y
degustaba tanto, que enseguida le dije que eyacularía, pero él seguía y seguía
hasta hacerme acabar en su boca y, sin pensarlo, se lo tragaba y me mordía más,
como tratando de exprimir hasta la última gota.


De pronto toqué su miembro enorme, con las dos manos lo
masturbaba, mientras me besaba apasionadamente, yo le mordía sus orejas, le
mamaba sus pezones ardorosos y erectos, inmensos. Temía que me pidiera ser
penetrado, nunca lo he hecho, pero con esa verga tampoco podría estrenar mi
virginal culito. Pero él se volteó a chuparme de nuevo y, una vez erecto, me
pidió que lo penetrara. Le dije que no tenía a la mano el preservativo, pero no
entendió eso, simplemente se sentó sobre mí y él mismo se penetró, lo que me
dolió mas a mí, pues a aquel culo cerradito no parecía que la vela le hubiera
hecho más abierto.


Me dijo: - Es mi primera vez, pero todo lo que sé lo aprendí
con una revista que le robé a unos musiús que venían antes por aquí y cuando los
dejaba solos hacían esto, los veía pero nunca me atreví a probarlo hasta ahora
-.


Aquellas duras nalgas eran firmes, pero su ano estaba tan
acostumbrado a esa velita que a mi pene le costaba entrar, de un solo empujón se
sentó sobre mí y cabalgó hasta hacerme acabar nuevamente, mientras lo masturbaba
y eyaculaba sobre mi pecho, en un grito de placer que envolvió la selva.


De pronto, una luz de linterna nos alumbraba y una voz decía:
- Sabía que venías a cazar, desgraciado, pero no me imaginé que el cazado serías
tu -. Era un guardaparques que habiendo escuchado aquel disparo llegó hasta el
lugar.


No había nada qué explicar, lo había visto todo, pero a mi no
me importaba, pues ni lo conocía ni me conocería, además no es ilegal desnudarse
y hacer el amor en secreto en un parque nacional. Pero cuando se acercó pude
notar su firme erección, se notaba que no usaba interiores y su ancho uniforme
se alzaba como una carpa ladeada por el viento. Me dijo: -A ti te vi cuando te
paraste a descansar, orinaste junto al árbol a pesar de estar solo, pero como no
me viste yo si noté que tampoco usas interiores, como yo. Te bañaste desnudo y
tenías esa erección, que me masturbé de verte -.


Al campesino le dijo: - Siempre quise tener algo contigo,
pero nunca me atreví a nada, siempre te veo bañarte desde mi puesto de vigía,
viendo hacia tu casa con los binoculares, pero allí hay mucha gente y nunca te
desnudas completamente -.


Se quitó su uniforme mientras decía: - Espero que sepan
compartir este secreto conmigo, ya que tengo rato viéndolos, así que conozcan el
mío -; un inmenso pene brotaba de aquel uniforme, siendo un hombre velludo, se
notaba que estaba rasurado, su pene se veía más grande por no tener vellos, su
pecho era una escultura que era preferible afeitar para no profanarla
ocultándola con tanto pelo. El atlético guardaparques se agachó a destrenzar sus
botas mientras se chupaba aquella inmensidad de pene, su propio pene le entraba
en la boca como si nada y se notaba que era experto en autochuparse. Cuando
quedó desnudo lo tocamos a la vez, yo envidioso y el cazador deseoso. Mientras
tocábamos a dos manos sobraba lugar para otra más. Lo besaba por la espalda, por
su nuca, por sus orejas paraditas, comiéndome aquel sudor a selva, bajando por
su espalda hasta besar sus nalgas, duras, paraditas, firmes; mientras él hacía
lo mismo con el cazador. Se volteó, con un preservativo en la mano y,
rápidamente, me lo puso con su boca, como nunca nadie lo ha podido hacer, hasta
el fondo y con sus dientes. El campesino dijo - Entonces a eso te referías; por
aquí se le dice forro o cuerito -.


Me dijo: - Cójeme y muévelo salvajemente -. Pero al cazador
le dijo: - Te quiero castigar por estar cazando en un parque nacional, primero
te lo tragas como te tragabas el de él, pero después te arderá desde el culo
hasta los intestinos, porque te lo voy a meter hasta el fondo -.


El campesino dijo: - Es lo que más quiero, pero no me
lastimes, pues él me quitó la virginidad y el tuyo es más grande y más grueso -.


El guardaparques entendió y, con saliva, chupándole el culo y
metiendo su lengua fue poco a poco preparándolo, le decía: no hay condón que me
sirva sin romperse, pero yo soy muy sano, no te preocupes. El guardaparques se
mecía al ritmo de mis penetraciones y le metía el dedo por su culo, con mucha
saliva, y la lengua, que lo hacía gemir de placer.


Llegó el momento de penetrarlo y el chico gemía de placer y
dolor, con todos esos 26 cms. que de su boca masajeaban su garganta, pasaron a
su culo, lenta y suavemente. El guardaparques se movía para acoplar mis
movimientos con los de su penetración al campesino, mientras yo mordisqueaba su
nuca, sus orejas y apretaba sus pezones encañonando sus vellos rapados. Y con mi
otra mano alcanzaba a masturbar con dificultad al campesino, preso en los
enormes brazos del guardaparques. Era mi sueño, el trencito. Dijo: - Pensar que
estaba molesto porque no me dieron permiso el día de mi cumpleaños, pero este es
el mejor regalo que haya tenido, pues es mi fantasía desde que tenía 10 años:
penetrar y ser penetrado en una selva al aire libre -.


Luego de un tiempo interminable, acabamos casi a la vez, nos
besábamos apasionadamente confundiendo nuestras lenguas, salivas, mordiscos
suaves y caímos sobre la grama exhaustos. Fue cuando nos presentamos con
nuestros nombres, pero ya no era necesario, nos habíamos conocido como en una
fusión íntima.


Acampamos juntos en mi carpa, desnudos los tres, haciendo
variaciones de lo que ya sabíamos que nos gustaba y explorando nuevos
territorios propios y ajenos, en aquel largo fin de semana, junto al río, junto
al fuego, sobre un árbol caído, sobre las piedras, en la carpa, y el
"hamaca-sutra" sobre el chinchorro: indescriptible!!!


Seguimos siendo verdaderos amigos, de vez en cuando el
guardaparques me llama para pedirme que vuelva a tomar fotografías, mientras que
el campesino dejó de ser cazador y ahora es guía de fotógrafos naturistas y ha
sido contratado por el guardaparques como su asistente. Otras veces vienen a mi
casa y pasamos el fin de semana viendo videos porno gay, visitando la comunidad
virtual y haciendo el trío más perfecto que haya podido inventarse.


Algún día publicaré esas fotos naturistas, las que más
satisfacción me dieron en mi carrera, aunque nadie las haya visto. También
espero invitarlos a una playa solitaria que conozco, para recordar lo vivido...


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 3
Media de votos: 9.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Trio al natural
Leida: 752veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


todo el porno español gratisvideos porno gitanosrelatos eroticos vozsexo maduraddespedida solteras xxxviejos follando a chicascasadas relatosfollando al electricistasexo ancianas gratisporn lesvicorelatos incestuosos mamo el coño de mi hermana mientras toma la siestalamejor mamadanovita xxxHistorias..le pedí a mi esposo que cojieramos con sus amigoscon mi madre y yo en un lago relatos eroticosporno cocinamasturbacion almohadamonjas jodiendoporno español eroticoporno padres con hijosrelatos porno extremoporno masturbacion hombreRelatos cachondicimosejecutiva cachondarelatos supositorioporno macizorrasdoraemon pornomadura follando fontaneroquinceañera tetonarelatos eroticos climaporno los simpsonsRelatos pornos me encanta la pija de mi sobrino.sexo porno familiarporno casero venezuelaesposas sin bragasrelatos porno con madurasvideos de cuentos pornocuentos eroticos de incestofollar trenporno intercambiosporno butaneroporno da tinatomerelatos eroticos categoriasmasaje prostatico fotospornos viejasrelatos sexo gaysporno playa nudistastravesti pollon madridfollar virgenhermanos sexharry potter follandosexo lesbico madurassex relatosrelatos viendote follsrpelicula porno de romanosbabosas sexogratissexo fuerte pornomasaje pornograficoso0Š9ando y masturbandose videorelato triosporno mujeres gordaiva en el bus senti la punta d la pingamasajes tailandeses pornoquitando la virginidadplayas nudista pornorelato de comadres y compadres arrechosrelatos eroticos poringarelatos de lavativasporno criollasvioladas por ladronespuritanas porno gratis