webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"
Click to this video!


Relato: Quinteto Gay (Los Abuelitos)



Relato: Quinteto Gay (Los Abuelitos)

QUINTETO GAY (Los abuelitos)


1) La Seducción



Tenía 16 años, era estudiante y, además, acostumbraba salir a
vender lociones a los señores de mi barrio, como una forma de ganarme algunos
pesos. Vivía con mi madre viuda y tratábamos de sobrevivir haciendo cualquier
trabajo que se presente.


Una tarde, llegué hasta una casa, donde antes había llamado a
la puerta, pero nunca me habían abierto, Esta vez fue diferente. Me recibió un
señor de unos 60 años aproximadamente, de muy buen ver. Me pareció conocido,
porque lo había visto varias veces por el barrio, incluso acompañado de otros
tres señores de edad avanzada.


Le ofrecí los productos que llevaba, los examinó y me compró
unas lociones. A partir de aquella ocasión, siempre que pasaba por su casa, él
me compraba algo.


El señor, llamado Emilio, a decir verdad, no estaba mal para
su edad. Tenía unos pectorales prominentes, que se adivinaban duros, abajo de
las ajustadas camisas que siempre usaba y que marcaban perfectamente sus formas,
más que aceptables para su edad. Tenía el cabello rubio entrecano y normalmente
iba siempre bien arreglado.


Conforme lo fui conociendo más, nos fuimos haciendo amigos y
le conté de mi mala situación económica. En ocasiones pude ver a los otros
ancianos que vivían con él. Me contó que los cuatro (dos de ellos eran
hermanos), vivían juntos como una manera de hacerse compañía y ahorrar dinero en
alojamiento. Los otros tres señores, se llamaban Manuel (de 69 años), David (de
66) y Armando (de 72).


Finalmente una mañana, llamé a la puerta y don Emilio me
abrió, al tiempo que me decía:


- Pasa, pasa y muéstrame lo que traes.


Así que entré y seguí sus instrucciones. Sin embargo, él se
veía algo nervioso y no ponía mucha atención a lo que yo le decía. Se acercó a
mí con un billete en la mano y me dijo:


- Quiero saber si tienes ganas de ganarte un dinero extra.
¿Te gustaría?


- Bueno... -le respondí-, depende qué haya que hacer.


Me dejó asombrado con su respuesta:


- Estoy seguro de que te va a gustar -dijo al tiempo que se
abría la camisa y me dejaba ver sus pectorales blancos, poderosos, con unas
tetillas sonrosadas que se proyectaban erectas y agresivas.


En ese instante me sonrojé puesto que nunca hubiera imaginado
que él se plantara así ante mí. Me confesó que se había dado cuenta de mis
tendencias gay y desde hacía tiempo deseaba tener sexo conmigo.


- ¿Y bien? -preguntó ansioso mientras, en forma notoria, la
excitación iba creciendo en su entrepierna.


Yo también comencé a excitarme y hacerme cerebro, así que sin
darle tiempo a más explicaciones, accedí. Me tomó de la mano y me llevó hasta
una alcoba cercana. Apenas entramos, comenzó a desnudarse, por lo que me quité
la playera y me bajé los pantalones vaqueros a toda prisa, quedando sólo con un
calzoncillo, pequeño pero limpio, gracias a mi mamá. Él se acercó y, sin ningún
preámbulo, comenzó a mamarme los pezones.


Sentí que el mundo se me venía encima, cuando sus labios y su
lengua empezaron a acariar mis pezones. Aquello me excitaba sobremanera, por lo
cual, me dejé llevar hasta la cama cercana. Nos tendimos en el lecho, besándonos
como descosidos. Lo abracé con fuerza y con lentitud fui besando su boca, sus
mejillas, su cuello, sus pecho.


Chupé ávidamente sus lindas tetillas, durante un rato,
mientras mis manos recorrían toda su anatomía. Seguí bajando con mis besos, a
través de su vientre, hasta llegar a su hermoso pene, que estaba ya bien erecto
y listo para cualquier acción. Lo tomé en mi boca con entusiasmo, haciéndolo
gritar de placer.


El calor interior de su glande era increíble y me sentí en la
gloria al saber que mi lengua podía darle tanto placer. Lo lamí con fuerza y el
caballero gritó de gozo y puso lo ojos en blanco, ante la inmensa sensación que
lo invadía.


Él gemía constantemente de placer y, dicho sea de paso, esto
me excitaba un montón. Poco a poco me fui poniendo en posición de 69 y él,
rápidamente, comenzó a mamarme, transportándome a un universo de placer.


Comencé a lamer y chupar con ritmo y fuerza su rica verga.
Don Emilio gemía y gritaba de placer, en forma cada vez más desaforada. Abrió
los ojos y la boca con expresión de asombro y su pene explotó con una erupción
de semen que inundó mi boca, ávida de aquel líquido del amor, caliente como
lava. Se estaba corriendo como si algo hubiera estallado en su interior. Se
notaba que hacía mucho tiempo que no lo hacía.


- ¡Aaahhhhh! -grito don Emilio, al tiempo que explotaba y
temblaba como un volcán.


Marqué una pausa, y muy pronto él continuó lamiéndome con más
y más fuerza, hasta que sin poder evitarlo, me corrí con deleite.


El caballero, sin más, siguió lamiendo y lamiendo, hasta que
tragó todo mi semen y limpió completamente mi glande con su lengua.


Con mis mamadas ininterrumpidas, volví a tenerlo preparado
para otro polvazo, por lo que, sin titubear, me encaramé en él y poco a poco fui
metiendo su verga en mi ano y comenzamos un nuevo acto sexual.


Ya controlados, lo fuimos haciendo lentamente durante largo
rato, hasta que tiró su corrida, unos momentos antes de que yo mismo tuviera mi
nuevo orgasmo.


Tras unos momentos de reposo, expresé mi intención de
retirarme, pero él me pidió que no lo hiciera.


- Estoy solo y quisiera que me acompañaras otro rato-dijo.


- ¿Y sus amigos? -le pregunté.


- Fueron a visitar a un pariente. No vendrán hasta mañana.


Tranquilo, entonces acepté y, los dos abrazados, nos quedamos
dormidos.


2) Las orgía de los abuelitos


Me despertó la suavidad de una mano acariciando mi pecho.
Abrí los ojos pero, una segunda mano, tan cálida como la anterior, me cubrió los
ojos. Alguien, me colocó uno de esos antifaces que oscurecen completamente, para
poder dormir de día y no pude ver. Una mano ávida comenzó a masturbarme, al
tiempo que un lado de la cama se hundió bajo el peso de un par de rodillas
desnudas y calientes, que se apoyaron en mi muslo.


Yo, estaba ya excitado, listo para la guerra. En seguida, me
estremecí al contacto de una boca húmeda que me rozaba el glande. Apreté los
dientes y retorcí los dedos de los pies, cuando una boca hambrienta comenzó a
devorarme. Una lengua salvaje me recorrió el pene de cabo a rabo, mientras la
boca succionaba con furia, llenándome de éxtasis las entrañas.


Gemí levemente, al tiempo que las sensaciones de la mamada me
enloquecían. Extendí mi brazo y puse mi mano sobre una espalda suave y caliente.
La fui bajando y finalmente, apreté un maravilloso pene grande, largo y poco
grueso que, para mi sorpresa, era obvio que no pertenecía al hombre que me había
amado antes, ya que éste tenía la verga más pequeña y más gruesa.


Aquello me sorprendió, pero como era tan rico, no hice nada
para evitarlo. El ritmo de la mamada se aceleró y, de pronto, se detuvo.


Sentí aquel cuerpo masculino acostarse sobre el mío. Una boca
ávida comenzó a chupar y sorber mi pezón, ya incandescente. Deslicé mi mano
hacia arriba, tomando con dos dedos la caliente barra. Un quejido alborozado se
escapó del hombre, al sentir que mis dedos conducían su pene hasta mi perineo,
donde lo apreté con mis muslos y él comenzó el bombeo de sus caderas. Sus pecho
se aplastó contra el mío, acrecentando el gozo de nuestra unión.


Sin poder ver, mis labios encontraron la desesperada boca
masculina, e introduje mi lengua en ella, con ferocidad. El ritmo se
incrementaba y, aún más, prensé su pene entre mis muslos y él arreció en sus
embates, revolviéndose con locura, hasta que se estremeció convulso.


- ¡Aaaahhhh! -gimoteó y la contracción de su verga me anunció
que había llegado a un orgasmo que lo hacía vibrar de placer. Sentí en sus
muslos el chorro hirviente de su esperma, en tanto él, jadeando con regocijo, se
estiró sobre mí y de pronto cayó a mi lado.


En ese momento, oí la suave voz de otro hombre, que
preguntaba:


- ¿Ya terminaste, David?


- Sí, Manuel. Puedes venir.


Yo guardaba silencio, mientras sentía que una mano se
afirmaba en torno a mi pene. Lo apretó y unos labios mamaron mi glande, que se
mantenía rígido y caliente.


- Huy, es tan grande y duro... -dijo don Manuel.


Tras unos segundos de tregua, sentí el cuerpo desnudo del
anciano restregarse contra el mío, mientras don David permanecía al otro lado.


Me viré de lado, metiendo una mano entre las piernas de mi
nuevo compañero, apartándole los muslos y aagarrando su verga encendida. La
froté unos momentos mientras, sin que se me permitiera ver aún, me fui volviendo
boca abajo.


- ¡Oooohhhhh! -gimió don Manuel, al tiempo que me viraba por
completo, quedando con mi culo hacia arriba.


En seguida, sentí su mano que deslizaba su pene, previamente
cubierto de vaselina entre mis nalgas, y comenzaba a penetrarme suavemente. Lo
sentí regodearse con la sabrosura de aquella penetración, ya que su barra dura y
resbalosa iba siendo tragada lentamente por mi ano acalenturado.


- ¡Oooohhhhh! -repitió don Manuel-. ¡Qué riiicoooo!


Su pene bombeó recio, golpeando sus bolas contra mis nalgas,
intensificando su pasión, al grado que muy pronto, sentí que él estaba al borde
de una explosión gigantesca.


No pasó mucho tiempo sin que el hombre comenzara a sentir las
convulsiones de su orgasmo. Lloraba y reía al mismo tiempo, gimiendo con
profunda voz. No pude entonces, dejar de volverme para que nos diéramos un
sabroso beso de lengua, antes de que él me desmontara.


Entonces, sin que nadie lo impidiera, me quité el antifaz.
Pestañeé varias veces hasta acostumbrarme a la luz y miré en torno. Los cuatro
abuelitos estaban en el cuarto, desnudos. Don David y don Manuel acostados a mis
flancos, don Emilio y don Armando, parados al pie de la cama, observando la
escena con sendas erecciones.


- Aaahhhh -suspiró don Manuel-. Nunca me había sentido tan
bien en muchos años.


Don Armando avanzó flanqueando el lecho, al tiempo que don
David se levantaba y le cedía su lugar, diciendo:


- ¡Tienes que hacerle probar tu verga!


Don Armando se subió sobre la cama, a mi lado, se tendió y
comenzó a acariciarme suavemente. Su mano fue bajando, hasta llegar a mi pene, y
comenzó a masturbarme con frenesí. Mi mano bajó para apoderarse de su erecto
falo.


- ¡Es enorme! -exclamé al contemplar los casi 25 cm que tenía
entre mi mano.


Don Armando se puso de rodillas entre mis piernas, encaramó
mis estremidades encima de sus hombros, dejando expuesta la abertura de mi ano,
que aún no terminaba de cerrarse después de la aventura anterior. Agarró su
verga con una mano y me puso la punta del glande, frente a la entrada de mi
culo. Empujó con firmeza y aquel enorme trozo fue entrando en mí, provocándome
una sensación innenarrable.


- Se siente sabroso, ¿verdad? -preguntó don David, sin
obtener respuesta, ya que yo estaba muy ocupado gozando la sensación de la
penetración y todos los demás hombres obvervaban la escena con ojos cargados de
lujuria.


Don Armando comenzó a bombear en mí, haciéndome sentir feliz
de haber llegado aquel día a esa casa, dejando que el septuagenario se hiciera
un remolino. El anciano introdujo su verga hasta el fondo de mi recto, con
profundo suspiro, y se estregó contra mi, arrebatado de un fuerte furor sexual.
Gimió, gritó, gruñó, babeó y, finalmente, se vino como un potro semental, en
tanto yo aullaba como un condenado, al sentir el mayor orgasmo de la tarde,
mismo que me hizo largar grandes cantidades de semen que, en gruesos goterones,
se esparcieron sobre mi abdomen.



Al desconectarnos, don David ocupó inmediatamente el lugar de
su antecesor y yo me dejé hacer. El sexagenario se colocó en la misma postura,
agarrando su verga con la mano, la guió hacia mi llameante culo, subiéndo
también mis piernas a sus hombros. Me atrajo hacia él fuertemente, por las
caderas, para ayudarme en la penetración al tiempo que yo emití un sonido
extraño, mezcla de grito y aullido, mezcla de placer y dolor. Entonces, pasé mis
manos hacia atrás de él y lo agarré firmemente de sus nalgas, que atraje hacia
mí con energía.


Trató de llevar el ritmo lo más controlado y suave posible,
ya que la tarde se pintaba larga. Pero cuando don David se vino, yo no pude
evitar tener mi propio orgasmo con aquel falo dentro de mi recto.


Después de eso, los cuatro me besaron, acariciaron y jugaron
conmigo a su sabor y antojo. Era don Emilio quien había permanecido un poco al
margen, dado que él me había gozado al principio y había sido el anzuelo que me
había hecho caer en aquella deliciosa trampa.


Me acariciaron de pies a cabeza, me sobaron por todas partes,
me mamaron la verga, hasta que me tuvieron nuevamente gritando de excitación.
Los cuatro ancianos entonces, me tomaron por asalto. Me abrazaron, lamieron y
mordieron, me pasaron sus penes por todo el cuerpo y sin que yo pudiera o
quisiera evitarlo, me los fueron metiendo sucesivamente, en mi boca o en mi ano.


Estando yo montado en don Emilio, de pronto un grito, de
dolor brotó de mi garganta. El príapo de don Armando estaba tratando de entrar,
lentamente, en mi culo, provocándome una sensación hasta entonces desconocida.
Nunca había tenido dos penes adentro, al mismo tiempo. Luego, don Armando, con
una sonrisa maligna en sus labios, empujó su falo con fuerza y me introdujo
completo su enorme pene.


Ellos se fueron moviendo coordinadamente, cogiéndome ambos a
la vez, fornicándome arrebatadamente, buscando su placer y logrando que yo
tuviera otro orgasmo, al tiempo que mamaba la verga de don Manuel y, don David,
se masturbaba furiosamente, ayudado por mi mano izquierda.


Perdí la cuenta de las veces que introdujeron sus ajetreados
barrotes en mi boca y mi culo. Finalmente, sin poder ni querer evitarlo, tuve
una enésima culminación, gracias a don Armando, quien me hizo venirme una vez
más, entre alaridos.


Ellos jugaron insaciables con mi cuerpo un poco más, hasta
que caímos rendidos por agotamiento y los cinco quedamos tendidos, exhaustos,
sobre el lecho.


Desde ese día, dejé de vender lociones y me dediqué a
"trabajar" en casa de los abuelitos, quienes nos ayudan económicamente a mi
madre y a mí y yo... ¡soy muy feliz!


Autor: Amadeo


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Relato: Quinteto Gay (Los Abuelitos)
Leida: 20272veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados



telatos porno incesto























Webcams Chicas de meha-sandal.ru
Todo sobre acuarios
Si te gustan los acuarios, suscribete a neustro canal de youtube !!!
Pulsa aqui abajo .



Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



porno abuelagorda sumisasexo maduritosrelatos porno castellanoswinger relatoporno incesto relatosrelatos eroticos suegraporno ancianos gayssexo porno travestiswingers argentinosporno de transexualesrelatos sexo sadorelatos eroticos viajesquinceañera tetonarelatos sexo cuñadaenseñame una teta relatovecinas amateurjuego porno los simpsonslesvianas guarrillasamateur primer analrelatos porno por categoriasRELATOS MIS PADRES ME TRAJERON UNA SEÑORA PARA SEXOcuarteto de lesbianaspormo abuelasrelatos de hijo son el sosten de su casapaja femeninamejores incestosgitana guapa follandoporno madre e hija lesbianaspormo sexopajas lentasrecibe leche en asalto relatos xxxtuve sexo con mi perrofolladas dormidarelatos cfnmrelatos soy de Venezuela amis 13 chupo pollachat fetichismolesbianas maduradhermanos de sangre follandomadura gorditaporno esposa infielporno en rumanovideos eroticos madre hijomi obsesion por la panocha de mi madre relatos eroticosrelatos xxx maduraslesbiamas madurasmaduras viudasfollando con una vacaporno brasil carnavalamor filial gayrelatos eroticos de incestoviejasfolladorasrelato porno suegritoporinga chochosprima borrachaporno madirasporno con animaledpadre e hija xxrelato erotico madreintercambios relatosmi exmarido me cojio bien ricohistorias gay pornocosas raras pornoporno escatrelato mela cogi por 200pesostias buenas tetascuras y monjas pornoalquilando mi hija chantaje papa relato parte 16ultimos relatos gayvideos eroticos morbosossexo babosas gratisorgia juvenilporno gitanosrelatos eroticos metrorelato porno los aarabes y mi mujerporno frances gayporno preñadasex novias follandoabuelas putas españolasenseñandola a follarporno con corridaporno despedidasrelatos eroticos de incestohermanas en el pornorelotos pornorelatos sexuales sobrina vergudahistorias incesto gayporno duro y salvajerelatos eroticos con familiaporno travestis en español