relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: En la orilla de la playa





Relato: En la orilla de la playa

Marcos paseaba por la orilla de la playa, eran las doce de la
noche, la luna dejaba ver perfectamente a lo lejos, su brillo iluminaba incluso
los pezones a través de la sutil tela de un bikini bien colocado. En vera,
provincia de Almería hay una pequeña playa escondida para quien no conoce el
terreno, para quien no a oído hablar de ella, incluso para los que la buscan
incansablemente, en la que todas las noches de verano diferentes personas se
agrupan para follar y ser follados, parejas, grupos de amigos, chicos que sólo
quieren ver el espectáculo al igual que Marcos.


Llego a la playa, no sin antes haberse dado un paseo de al
menos tres cuartos de hora. Lleno de tierra, sudado por el calor sofocante
incluso de noche se sentó sobre una piedra mientras dos chicas le comían la
polla a un chico. Estaba acostado en la arena, desnudo, con los brazos se
apoyaba para no dejar de mirar a las chicas, una de ellas, morena y bronceada
era su novia, con la que solía ir a la playa, la otra, rubia y blanca como sólo
podían estar las turistas británicas, era una completa desconocida que se había
acercado a ellos mientras se enrollaban y que ahora le estaba chupando la polla
como una posesa, hacía arriba y hacía abajo, sin dejar de mover su lengua,
tragándosela por completo, jugando con sus labios y escupiéndole encima para que
resbalara aún más deprisa.


La novia del chico le comía los huevos mientras masturbaba a
la inglesa, los tres estaban llenos de tierra pero eso les daba igual, no
paraban ni un segundo, sus ansías parecían interminables. Las chicas dejaron de
chupar para besarse, comerse las bocas y romperse las lenguas. El chico no
dejaba de sobarlas, les tocaba el culo, las tetas, metía su polla entre sus
cuerpos y les tiraba del pelo hasta que volvieron a mamarsela.


Erecto, ese era el estado de Marcos, su polla estaba dura y
no podía evitar acariciarse por encima del bañador. Cerca de él había otros
chicos, más jóvenes, más guapos, otros voyeur como él. Uno de ellos se bajo los
pantalones y empezó a pajearse a lo bestia, lo hacía acercándose al trío y antes
de que cualquiera se diera cuenta se había corrido sobre la cabeza de la inglesa
que se volvió, agarro su polla y dejo al otro chico para hacerle una mamada a
este.


A unos diez metros de ellos una pareja de lesbianas hacía un
69, al menos eso era lo que se podía distinguir ya que las rodeaban unas quince
personas que no perdían detalle de lo ocurrido. Algunos llevaban cámaras
digitales, otros no dudaban en acariciar a las chicas como si fueran perras,
sólo unos pocos se atrevían a acercarles sus pollas a la boca, las chicas no
hacían ni puto caso, iban a lo suyo.


Marcos se levanto de la piedra en la que estaba sentado y
paseo por entre los diferentes espectáculos. Una mujer alemana o inglesa,
entorno a unos cuarenta años, rubia y con el pelo rizado estaba acostada en una
tumbona, desnuda, con las piernas abiertas y recibiendo cualquier instrumento
que quisiera penetrarla. La mujer estaba completamente borracha pero no había
muchos que la rechazaran por ello sino todo lo contrario ya que la cola era
enorme, la cantidad de los hombres que querían follarsela era increíble, viejos,
jóvenes, mujeres.


Detrás de unos arbustos, un chico de unos diecisiete años
hacía lo mismo, con el culo en pompa, abierto a más no poder, por la boca y el
culo era penetrado, se lo follaban sin compasión y él parecía pedir más. Lo
hacía a gritos, cuando no tenía dos pollas en su cuerpo las buscaba
retorciéndose, gimiendo y andando a cuatro patas, más tarde despertaría cubierto
de leche en una colchoneta inflable deshinchada, en la puerta de una pequeña
casa de madera.


A Marcos se le salían los ojos de las orbitas, no sabía a
donde mirar, por todas partes parejas, tríos, orgías, gente masturbándose y todo
bajo su atenta mirada.


Encendió un cigarrillo y una niñita, de tan joven que era la
chica, se le acerco.


-¿Me das uno? –le pregunto sentándose a su lado sobre la
arena.


-Si, toma –le ofreció él.


-¿Tú no participas?


-No, yo vengo aquí a mirar.


-Entonces cómo yo, me encanta ver a toda esa gente
practicando el sexo, dándose mutuamente placer, si todo el mundo hiciera eso
apenas habría conflictos –río la chica.


-Bonita teoría.


-A que sí. Yo llevo aquí ya toda la noche y esta tarde estuve
también aquí. Estoy ya un poquito harta, pero me encanta.


-Es muy difícil apartar la vista.


-Tú me dirás, esto es mejor que cualquier web porno y mejor
que cualquier peli. Una experiencia única aunque podrías tenerla en cualquier
parque o en cualquier descanso de una autovía, pero en la playa... es diferente.


-¿Te masturbarías para mí? –titubeo Marcos.


-Sólo si tú también lo haces.


Marcos se bajo el bañador y descubrió una polla tiesa y dura,
de unos catorce centímetros, cubierta por una nube de pelo, sus huevos eran
grandes, rojos, ni caricias ni nada, se masturbaba a toda leche, no podía
aguantar más y menos cuando vio a su nueva amiga abrir sus piernas, introducir
sus dedos en su coño depilado y tras mojar su bikini quitárselo, casi
arrancárselo.


Su coño era pálido, no había visto la luz del sol en todo el
verano, tan sólo se había descubierto en noches como aquella, en la que la luna
reinaba por completo en su máximo esplendor. Marcos se acerco al coño de la
chica y olió su aroma, eso le excito aún más, su paja se acelero y cuando vio la
cara de vicio, como se apretaba los pezones, los pellizcaba y los maltrataba
estuvo apunto de correrse.


-Correte sobre mí, correte sobre mi coño.


Así lo hizo Marcos y se corrió mientras la chica seguía
masturbándose, cayó su leche sobre sus dedos que no dejaban de moverse por un
instante, en círculos cada vez más grandes, entrando cada vez más profundo.
Gemía la chica mientras se observaba hipnótico, absorto en su pequeño bamboleo.


Acerco su lengua a su vagina y recibió en ella la corrida de
la chica, su propia leche, uno de los dedos empapados de la chica.


Dieron las dos y las tres, a las cuatro se marchó a casa
llevándose con él a la chica.


-Natalia, me llamo Natalia –dijo ella al ponerse el cinturón
en el coche.


-Yo soy Marcos, encantado de conocerte.


-¿Tienes otro cigarro? Tengo unas ganas locas de fumar.


-Claro, toma –le dio otro cigarro y los dos se marcharon a
casa de Marcos. Allí ella se ducharía y él le tomaría fotos, la grabaría en
video.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 5.00





Relato: En la orilla de la playa
Leida: 1808veces
Tiempo de lectura: 4minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados






Datos Legales de acuerdo con las leyes españolas LSSI e internacionales 18 U.S.C. 2257

Portal de contenido adulto administrado por :

Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com



haciendo el amor con mi vecinarelatos de amanteslectura pornorelatos eroticos sexo no consentidomonjas lesbianasrelatos eroticos infielrelatos sexo suegrasfollando alahermanas follando con su hermanorelatos porno vacacionesrelatos calientes madurasperras calientesfollando a un transexualporno de madres solterastrios con madurosculito virgenfotos de pollas descomunalesfollo con papasexo maduras relatosgitana guapa follandorelatos eroticos lesfollo ami madresexo prnomachos peludos follandochiquilla no conocia la verga porniniciacion pornoeyaculacines femeninasme follo a mi hermanaaduras calientesmi prima relatos eroticosparejas liberales porno españolrelatos eroticos animalesdeavirgine ami sobrina relatostias masturbandochicas follando con sus hermanossexo anal amaterinceto pornoporno en despedidasme pillo masturbandomemovil.todorelatos.comcuadruple penetracion analporno en rumaniaporno cambio de esposasrelatos verdejugando al caballito con mi sobrina de 9-relatos eroticosexhibicionistas sin bragasrelatos porno orgiasrelatos eroticchat placer ocultoporno en transporte publicocuentos cortos xxxporno cocinarelatos eroticos caperucitafollando a gitanastrios lesbicomejores trios pornomasturbo a mi perrofollando escuelanavidad xxxrelatos eroticos en el cochetodoreltosnieta y abuela follandorelatos eroticos de mi comadrenudismo eroticorelatos porno con primasporno bingoporno violadas gratisrelatos eroticos con mi tiami marido es cornudorelatos eroticos sumisionrelatos eroticos sexo no consentidorelatos eroticos femeninos