relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La mirona





Relato: La mirona

La mirona


Siempre me ha gustado mirar, desde pequeñita, y no mirar
cualquier cosa, bueno casi todo, pero hay cosas que me gustan más que otras. Por
ejemplo uno de mis primeros recuerdos es estar a la puerta del cuarto de mis
padres, medio a oscuras intuir como mi padre se follaba a mi madre, el culo de
mi padre moviéndose arriba y abajo, cubierto por la sabana, creo que me marco
para toda la vida. Les vi varias veces hasta que en una ocasión, mi madre,
excepcionalmente estaba ella montando a mi padre, se dio cuenta de mi presencia.
Ella se levantó muy suavemente y me acompaño medio desnuda a mi cama, mientras
mi progenitor farfullaba imprecaciones, les debí joder bien el polvo.


En el colegio, tengo otros recuerdos similares, por ejemplo,
me acuerdo de unos niños algo mayores que yo a los cuales pille en flagrante
masturbación en uno de los descampados que había camino de la escuela, me dio
tiempo a ver, oculta detrás de unos escombros, como aquellos dos chicos, se
enseñaban las pollas, y un poco temerosamente empezaban a restregárselas al
principio cada uno la suya, y luego a tocárselas mutuamente. En el gimnasio ver
a mis compañeras, las que estaban madurando antes, ver sus pechos ya
desarrollados en contraste con los míos, como impúdica e inocentemente
comparábamos los sostenes y hacíamos al tiempo comentarios sobre los compañeros
de clase, me ponía muy nerviosa pero al mismo tiempo disfrutaba de esa
sensación.


Incluso hubo un hecho muy comentado que aunque no me pasó a
mi, nos sirvió de conversación durante bastantes semanas. En otra clase, creo
que del nivel inmediatamente superior, uno de los profesores, de conducta
intachable hasta ese momento, se había bajado la bragueta en clase y entre el
general asombro de todos y todas se había cascado una paja. El hombre, un hombre
joven recién licenciado, resulto que estaba desequilibrado y fue dado de baja,
pero no por ello dejaron de producirse nuestras risitas y chistes al respecto,
yo hubiera querido estar allí y ver aquella cosa asomando por el pantalón, y la
cara del individuo al ver a su estupefacto alumnado. Todo lo morboso ya no solo
me interesaba, sino que me excitaba. Observaba a mis compañeras cuando en el
parque cercano al instituto los chicos les metían mano, creían que yo era una
estrecha, pero no sospechaban que estaba disfrutando más que ellos. Luego en
casa, me metía en la bañera, y placidamente rememoraba las imágenes y me
acariciaba, me acariciaba……


Fui creciendo, tuve amigos y me acosté con ellos, me gustaba,
no estaba mal, pero lo que más me excitaba era mirarles fijamente mientras me
jodían, ellos a veces se cortaban y apagaban la luz. Una vez a uno de ellos como
estaba tan nervioso por la situación le tape los ojos, y lo violé con la vista y
con el coño, fue uno de los mejores polvos de mi vida, y de él, según me
confeso, aunque creo que había follado poco ese tío.


En otra ocasión tras una noche de juerga, me desperté al
amanecer en una cama ajena, el individuo desconocido con el que había dormido
estaba desnudo encima de la cama, tendido placidamente con la conciencia
tranquila y su polla aún más, me duché, y cuando iba ya a vestirme, la visión de
aquel miembro fláccido, indefenso, saber que con una mano podría coger aquellos
testículos y apretarlos, pero que no lo iba a hacer, me puso a tono otra vez, me
baje de nuevo las bragas, que ya me había puesto, hasta la rodilla, metí los
dedos en mi entrepierna y delante de aquel hombre me masturbe obscenamente, como
si fuera una poseída, la boca se me llenaba de saliva,que me caia por la
barbilla y el cuello, al final cuando agotada me corrí, con cuidado, sin tocar
la piel del bello durmiente, deje caer mi baba sobre su polla, él ni se dio
cuenta, siguió roncando y yo nunca más volví a saber de él.


Ahora ya tengo casi treinta años, un trabajo y una casa, soy
una mujer respetable, que vive independiente, todo un logro. Las ventanas de mi
piso dan a una plazuela, con árboles y bancos , durante la tarde hay niños, pero
por la noche siempre alguna pareja se pone allí a hablar. Desde la oscuridad de
mi cuarto espero a que pasen a más, seguro que están deseando tocarse, follárse,
abrirse de de piernas y mezclar sus secreciones, pero la mayoría de las veces no
pasan de algún beso, seguro que lo único que hacen es planificar como pagan la
hipoteca.¡estúpidos!


Las casas del oto lado de la plazoleta son más interesantes,
puedes ver escenas de la vida cotidiana, y a veces por la madrugada cuando la
luz de un cuarto no se apaga, intuyes que alguien puede estar viendo una
película pornográfica, y estará recostado en el sofá con el pantalón
desabrochado y aferrando un pene tieso. Ya solo con pensar eso a veces ya se me
moja la braga. Estoy esperando que llegue el calor…


Por fin ha llegado el verano, la gente duerme con las
ventanas abiertas. Tengo las casas controladas, se cual puede ser prometedora o
cual corresponde a una rutinaria familia tomando la cena, aunque hay veces que
te puedes llevar sorpresas. El otro día divise a un respetable señor tendiendo
la ropa, cuando se retiro a coger más del montón que debía tener, pude ver su
peludo culo. Aquel individuo solo llevaba puesta una camiseta, la fugaz hizo que
me tumbará en la cama, y mis dedos buscaran mi clítoris. Desde entonces muchas
vécese tendido la ropa solo vestida con la camisa, sola la camisa, sin sujetador
siquiera, ver a la gente pasando y pensar que mi coño esta casi al alcance de
sus miradas, hace que los pezones se me pongan de punta, ¿Lo notaría alguien
desde la calle?


El otro día estaba apacentando mi rebaño de ventanas, estaba
descaradamente asomada a la ventana con la luz encendida, no pasaba nada, solo
era una persona buscando más aliviar la sofocante noche, pero yo ya intuía donde
podría estar mi presa, unas noches antes había visto a un individuo tocando una
guitarra, medio desnudo, sentado en la cama. Apague la luz, acerque la silla al
alfeizar, así estaría más cómoda, yo solo llevaba puesta una camiseta vieja y
medio rota, anhelaba ver a ese bohemio desnudo con su bajo vientre cubierto por
el cuerpo de la guitarra, para amenizar la espera empecé a mesarme el vello de
mi pubis.


De repente de un piso superior de la casa de enfrente de mi,
de la misma casa que yo estaba acechando, me pareció ver que se apagaba una
ventana, no estaba observando esa ventana, pero tuve la certeza de que allí
había habido una silueta y que esa silueta seguía allí.


El cazador cazado, esa era yo, alguien estaría intentando
adivinar mis formas, mis acciones, mis pensamientos iluminados por la tenue luz
nocturna. Me sentí violada, humillada, pero al tiempo un pequeño regusto de
placer me recorrió la espalda. Permanecí allí, el espectáculo de hippie con
guitarra no apareció, pero no me importo, me sentía importante, alguien tal vez
estaba corriéndose allí arriba, y estaba pensando en mi.


Pasaron los días, yo seguía colocándome allí a oscuras, las
demás ventanas perdieron interés para mi, solo aquella, que siempre permanecía
oscura, pero yo sabía que estaba allí, jadeante, tocándose. Me movía por la casa
a oscuras intentando tenderle una trampa desde otro observatorio, pero aquella
ventana entreabierta siempre permanecía oscura, el muy cabrón era astuto. Un día
deje de sentarme en la penumbra y encendí la luz, moví la cama hasta que quedo
pegada al tabique exterior, me acosté y allí desnuda, recorrí mi cuerpo
perezosamente, mis manos parecían explorarlo por primera vez, los pezones se
irguieron al ser pellizcados, redescubrí la textura de mi monte de Venus, y la
calidez de los interiores de mi vulva, y hasta mi esfínter anal recibió la
visita de mis dedos. Yo sabía que el estaría excitado, que se estaría apretando
el pene, tenía que ser un tío, no creo que haya muchas tías que se exciten
simplemente mirando, como es mi caso. Estaría gruñendo quedamente, y luego
cuando al final eyaculará se iría a dormir pensando en que nunca me podría
follar. No le ponía cara al individuo, para que, podía ser cualquiera, todos los
día veía tíos que me hubieran bajado la dura bragueta de los pantalones vaqueros
y habrían metido allí sus manos, hombres que me hubieran sorbido las tetas hasta
irritarme los pezones, tíos que habrían metido su polla hasta los cojones en ni
culo. Daba igual y yo además me corría muy a gusto sin tener que personalizar.


Así pasaron varias semana, el verano, yo montaba el numerito
y ambos disfrutábamos. Cuando llego el otoño, ya estar desnuda en la cama con la
ventana abierta me daba algo de frío, y aunque me calentaba al menearme delante
de mi mirón, intuí que esto tenía que acabar.


Una amiga del trabajo me ha dicho que ha alquilado un
apartamento enfrente de mi casa, que esta muy bien de precio, que solo quedaban
disponibles el que ha cogido, el que ha cogido y también uno del quinto, el que
tiene en el balcón un toldo, que ambos están libres desde antes del verano. No
le he dicho nada, pero esta equivocada, ese piso, el del quinto, esta ocupado,
que mi amante esta siempre ocupándose de mi, que me vigila y sabe todo lo que me
pasa. Se que mi cuerpo hace que el suyo se estremezca, que hace que su glande
escupa chorros de semen que caen en el vacío delante de él. No me importa que
haga frío, que llueva, que venga el invierno, seguiré exponiéndome ante él, es
lo único que me da placer.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 8.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La mirona
Leida: 988veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


me hicieron su esclava sexsual afuerzas relatos eroticosRelatos eroticos gratis la hija de mi comadresexo con ponitias meadaselectricista pornotodo relatos filialviolaciones pornofolla hijastratrio de madurospotno gay gratisrelatos de tríoslos 50 ultimos relatos añadidoshistorias porno realesdespedida solteras xxxseñoras pornotodo relatoseroticosorgia romanala mas culonapornorelatos señoras de ochenta añospoorno gay gratislluvia dorada relatosmadres follando con el novio de su hijarelatos porno trenvideos porno gratis gitanasincesto nenasrelatos incestos gaychavales gaystios follando con tiasforo porno gaymaduras travestishistorias de ninfomanasfollada despedida solteracuñada infielfollando perreandoabuela putarelatos sexo con mi abuelaporno gratis de babosasrelatos revista climadespedidas de solteras pornoabuelo y nieto follandojuegos de mesa pornosupositorios eroticosver hermanos follandoRelatos eroticos jovencitas desnuda edificio escondidachapero pornosexo duro en publicomaduros gorditosrelatos la primera ves que me culiaron por mi choromujeres chupando penesprimos incestogays rusos follandotias cachondas pornorelatos eroticos medicotravesti se folla a mujercon mi vergota le rompe su pequeño culito relatosespañolas infieles follandosoy cornudomi suegro me preño con su vergota y soy nueva relatos sexporno de mujeres mayoresporno madre e hijosrelatos eroticos femeninosrelatos eroticos muy calientesel abuelo se folla ala nietaviolacion brutal pornoxxx hermana y hermanotravesti catalinarelatos eroticos mi primera vezporno chica dormidavaginas estrechasrelatos de sexo madre hijomadres foiandocuentos cornudosvideos xxx gratis zoofiliavideos porno curas y monjasADABEL, PASION Y SEXO travestis pollasrelato de sexoporn americanorelatos eroticos le ensene la verga a mi mamaexpediente x pornotia guarrasporno disfrazrelatos eroticos mi madre jugando luchas al montarce siente la verga y c calientaporno venezolanofolladas eroticasRelatos porno maduro le gustas los nenitos gayrelatos sexo gaysporno san ferminvideos porno gratis de abuelas y nietosrelatos de cuñadosporno kesbicorelatos eroticos hombresbabosa sexo gratisfollar con abueloimagenes sexo durodespedidas de solteras porno gratispelicula porno zoofiliaporno travestyschicas pajerasblancanieves y los 7 enanitos porno