relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Reunión con mis jefas





Relato: Reunión con mis jefas


Reunión con mis jefas


Las jefas me han llamado a su despacho para programar el
trabajo, y me han sorprendido con un montón de trabajo



Trabajo en una pequeña empresa, se fundo hace unos pocos años
por dos chicas recién salidas de la Universidad. La empresa ha prosperado y
tiene una buena reputación en su campo. Yo soy responsable de uno de los
departamentos, y el otro día me llamaron las jefas para planificar nuevas
acciones.


Cuando entre en su despacho, era ya tarde, quedaba poca gente
en el edificio, yo ya había llamado a mi mujer diciendo que llegaría tarde, ya
me conozco estas reuniones, son escasas pero bastante prolongadas.


En el despacho de la dirección, una bonita sala amueblada
funcionalmente, además de una magnifica mesa con sillas, hay un sofá y dos
silloncitos de porte moderno, sentada en uno de ellos estaba ya Belén, Belén
apenas suele parar por aquí, se encarga más de las relaciones internacionales y
siempre esta viajando, iba como siempre muy elegante, impoluta camisa blanca,
foulard negro, pantalón negro y zapatos de marcado tacón. Nos pusimos a charlar
mientras esperábamos a Marta, que es su socia.


Belén es una mujer guapa, aunque el culo tal vez últimamente
se le haya puesto un poco más grande, la pobre pese a su buen tipo parece que no
liga nada, y siempre se esta quejando medio en broma de que se va a quedar para
vestir santos.


Ha llegado Marta, tarde como siempre, Marta nunca esta
quieta, va de un lado a otro, controlando y corrigiendo, tal vez sea la que
lleve la voz cantante de las dos, a veces es un poco insoportable, pero ya me he
acostumbrado a ella, y yo creo que aprecia mi trabajo. Marta es de la misma edad
que Belén, siempre va con pantalones vaqueros y camisas e cuadros, es algo más
bajita y algo rubia en contraste con el moreno intenso de su compañera. La vida
privada de Marta es un misterio, parece ser que ahora vive con un individuo, lo
cual a todos nos sorprendió pues hasta algunos pensamos que era algo lesbiana,
pero bueno volvamos al tema del trabajo.


Nos pusimos ellas en los sillones, y yo en el sofá a revisar
las acciones, los nuevos objetivos, y en fin todos los típicos problemas de una
empresa. Cuando terminamos ya se había hecho de noche, y yo ya tenia ganas de
irme a casa. Marta me dijo.





Mira, una ultima cosa, queremos probar una técnica que
Belén ha aprendido en uno de sus viajes, por lo visto va muy bien para
compenetrar a los grupos e trabajo. Queremos ver si funciona en la
practica





Dirigí mirada hacia Belén ¿Qué chorrada habría aprendido por
ahí? Tenía ya unas ganas de irme y estas tontitas decididas a practicar vaya
usted a saber el que. Belén me miro con una sonrisa, no me podía negar, aparte
de que se lo podían tomara a mal, la sonrisa de esa mujer siempre era
irresistible.





Te tenemos que tapar los ojos, te sentaras en el suelo
y entonces ya te iremos diciendo lo que tienes que hacer - Me indicó
Marta, la cual cogió el foulard que le pasó Belén y sin dejarme tiempo
para protestar me vendo los ojos. Un delicado olor a perfume, el perfume
de Belén me llegó y me recompenso la molestia.





Allí estaba yo como un pringadillo, jugando a la gallinita
ciega, sentado encima de la alfombra, apoyándome en el sofá del despacho de mis
jefas. Con lo bien que estaría en casa bebiéndome una cerveza. Noté que ellas se
reían quedamente, pero no se que se me venia encima.





Mira, ahora tienes que reconocer cual de las dos
somos-me dijo una


No puedes usar las manos hasta que te lo digamos-
exclamó la otra.






Noté que alguien ponía un pie a cada lado mía, y de repente
mi boca rozo un crespo pelo, y poco después mis labios tocaban una calida
entrepierna. No me lo podía creer me estaba comiendo el coño de una de mis
jefas. No es que nunca me hubiera imaginado echar un polvo a estas tías, pero el
ambiente de esta empresa no era muy proclive a los acosos sexuales, y menos a
alguien que te podía poner en la puta calle por insinuarte. Levante los brazos
para aferrar el cuerpo que tenia delante, pero la voz de las dos, casi al
unísono y sonando justo encimna de mi cabeza, me reprendieron e hicieron que
siguiera con las manos quietas.


El coño se restregaba en mi boca, saque la lengua, intentaba
buscar la vulva e introducir mi lengua. Ella debió arquear las piernas y una
mano empujo mi cabeza al lugar adecuado. ¿Cómo iba a saber yo de quien era esa
vagina? Olía a Belén, pero lo que tal vez oliera era el pañuelo que me impedía
ver.


Levante de nuevo los brazos y agarre unas nalgas, esta vez no
hubo recriminaciones, era un culo firme, empecé a tener mis sospechas, pero no
dije nada, empuje el cuerpo todavía más hacia mi, mis dedos recorrieron la raja
del culo, arriba y abajo, mi lengua seguía explorando los labios de esa
desconocida vulva. Un bajo vientre se retorcia entre mis manos y mi boca.
Traidoramente introduje un dedo en el esfínter, un pequeño gemido me certifico
mis sospechas, ya sabia de quien era ese cuerpo. Era Marta, la tenaz directora,
la implacable crítica, y pensar que decían que era bollera, pero si es una puta
de impresión. Retiré un poco la cabeza y balbucee:





Tendría que poder comparar, así por las buenas todos
los coños parecen iguales.





El comentario sardónico no le debió gustar, porque me tiraron
al suelo, y el coño que antes degustaba paso aplastar mi cara, mientras unas
manos ágiles me empezaron a desnudar. Me quede quieto, chupando los pelos que me
llegaban, llenado de saliva ese bello, note como me quitaban los zapatos,
calcetines, pantalón y calzoncillos, levante un poco la cadera para facilitar
que me bajaran la ropa. Mi polla estuvo poco tiempo libre, una sensación de
calidez la rodeo, entro limpiamente en una cavidad húmeda, el otro coño, la de
la espectadora estaba casi más húmedo que el que yo me había trabajado
oralmente.


Las dos tías encima de mi, una encima de mi vientre y otra
encima de mi boca, mis manos buscaron las tetas, y encontraron donde posarse,
unas tetas firmes, y grandes, ¡que cabrona ¡, nunca me hubiera imaginado que el
pequeño cuerpo de Marta fuera tan compacto. Con el trajín la venda de mis ojos
se aflojo y unas manos piadosas terminaron de quitármela.


Efectivamente no había fallado, restregándose encima de mi,
pasando adelante y atrás su pubis desde mi barbilla hasta mi nariz estaba Marta,
sus pechos se bamboleaban, y entreveía una cara desconocida para mi, la seriedad
se había trastocado en lascivia, y su boca semiabierta dejaba salir una lengua
libidinosa. Su mirada también destilaba deseo, casi daba miedo.


Mientras en mi vientre, divise a Belén, aun llevaba puesta la
amplia camisa blanca, pero se había despojado del resto de la ropa, y utilizaba
la gruesa barra de mi pene como si fuera un consolador, subía y bajaba
introduciéndosela frenéticamente en su mojada vagina, ella conservaba la boca
firmemente cerrada al igual que los ojos. Se corrió rápida, un inmenso suspiro
culmino su orgasmo, y se quedo como paralizada encima de mi polla, la cual
también se había vaciado en el interior de la desatendida hembra.


Marta seguía frotándose en mí, iba a acabar con el coño
irritado, yo intentaba mordisquearle los labios mayores, y a veces lograba
pellizcárselos, entonces ella gruñía placenteramente.


Intente tomar un poco las riendas de la situación, y me
incorpore, Marta cayo desequilibrada hacia atrás, y me puse a horcajadas encima
de ella, me iba a vengar, mi polla sobre su ombligo y mis manos encima de sus
tetas, a la vez que se las sobaba le impedía moverse. Mientras Belén empezó a
chuparme la espalda, su lengua iba recorriendo cada vértebra, bajando
lentamente, hasta llegar a la rabadilla. Los pezones de Marta estaban
impresionantemente erectos, yo se los pinzaba con los dedos, y ella babeaba.


La cabeza de Belén paso de mi espalda a la entrepierna de
Marta, y entre los dos, yo a las tetas y ella al coño logramos que por fin Marta
se corriera, parecía endemoniada. Paramos un momento, y aproveche para empezar a
descubrir el cuerpo de Belén, la cual se quito por fin la camisa, unas tetas más
pequeñas que las de su colega, pero encantadoramente contenidos por un sostén de
color perla hicieron que mi boca se lanzara a chuparlos, mordiéndome los
pezoncillos a través del satén. La insaciable Marta empezó a chuparme los
testículos, el perineo y el ano, sus manos recorrían mis muslos y mi polla se
recupero del esfuerzo y se puso de nuevo en marcha, hacia años que no había
echado dos polvos seguidos.


Se pusieron las dos como perras, me ofrecían sus culos, la
rubia me lo pedía angustiada:





Rómpeme el culo, móteme la polla, mi novio no se
atreve, quiero que me hagas daño, por favor.





No me hice de rogar, aplique mi capullo sobre su esfínter y
entre a saco, hasta el final, su cuerpo se estremeció. Con una mano le agarraba
por la cadera y con la otra exploraba el suave coño, porque descubrí que si que
había diferencias, el suave coño de Belén.


Los tres al unísono nos movíamos, las dos zorritas
retorciéndose de gusto, y yo con la polla y con la mano repartiendo placer. Me
corrí dentro del recto de la pequeña Marta, y deje que mi polla se deshinchara
dentro de ella, la cual se había calmado por fin, jadeando con el culo
atravesado en pompa. Mi mano siguió estimulando el clítoris de Belén, hasta que
también esta por fin se corrió.


Saqué mi polla, bese la boca de mis jefas, primero a Marta,
que quería mordisquearme la lengua, y luego a Belén que aún parecía seguir en la
cumbre del gozo, le chupe un poco una oreja, un detalle por mi parte.


Las deje tumbadas, una junto a la otra sin tocarse apenas.
Llegue a casa, estaba agotado, todo el mundo estaba dormido ya, en el
frigorífico había algo para comer, me metí en la cama, abrace a mi mujer, la
cual emitió alguna protesta medio dormida y por fin descanse de aquella
agotadora reunión de trabajo.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Reunión con mis jefas
Leida: 1135veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


pprno con animalesmasajes pornos gratislas abuelas tambien follanver porno gratis incestopajerasrelatos incestuosasmadres follando fotosrelatos xxx madurassexo vecinaporno eyaculacioneslesvianas eroticasrelatos eroticos laS tetotas de mi vasina en silla de ruedaSabuelas calientesrelatos eroticos marquezzechochos peludos calientesincesto con mi hermanoporno jutengo sexo con mi perroporno duro y salvajefollando amiga borrachaporno trabestis gratisdesvirgamientos analesel coño de mi noviala sustituta eroticaxexo gratis madurasdos hombres follando con una mujerrelatos dominación femeninaancianos maduroscuras cachondospeliculas porno bisexualesporno casadas infielespeliculas zoofiliapadre e hija teniendo sexotrios bisexuales follandomecanicos gaysporbo geytias masturbandose en publicomasturbarse con la almohadacenicienta version pornoporno bisexsualesanal dolor pornomi tia tetonarelatos de mi mujerporno anal durocampesinas follandohermanos pornoprimas españolas follandoblancanieves y los 7 enanitos pornover relatos de incestorelatos guarrospeliculas porno viejos verdesrelatos de me hice pisenfermeras porno relatos de me desbirjino mi perrote rasa sanbernardomadre se folla a hijamadura folla fontaneroporno cenicientarelatos de cruisingsuegras infielesrelatos eroticos nos cogimos a mi esposamadres putas pornofollando con la viejaorgias universitariamaduras viudasrelatosdemadurastetas gordadrelatos chantajebuscador relatos pornorelatos de chaperosrelatos eroticos romanticosRelatos cachondicimostravetis pornoporno incesto relatostodorelatos gaysporno gay en castellanola primera vez que me masturbeporno anal con mierdavideos porno sexo no consentidorelatos pornos españolesrelatos de inciestosrelatos pornos de vecinitas curiosas con tíos mayoresmadura virgenfotos porno feasRelatos eroticos cortoz de mexicomi madre me espiarelatos sexo familiarelatos muy cachondossexo gratis chochos peludosrelatos porno incesto gaylluvia dorada lesbicaporno en incesto