relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Encuentros en la tercera fase





Relato: Encuentros en la tercera fase

En la vida ocurren cosas que, para bien o para mal, te dejan
marcado y señalan un antes y un después. En mi caso esta experiencia arruinó mi
vida. Lo peor no es que haya perdido mi empleo y mi pareja, no. Lo peor es que
nadie me cree: en el mejor de los casos me consideran un mentiroso y en el peor
un demente. Por eso les escribo. He leído sus historias y sé que tienen una vida
más rica en experiencias que la mayoría. Si alguien puede creerme son ustedes,
lo sé. Pero no me quiero alargarme más y paso a relatar mi experiencia, para que
juzguen. Sean comprensivos, por favor, y no duden de mi sinceridad, se lo ruego.



Cuando ocurrió esto yo era un hombre casado desde hacía doce
años, y camionero desde hacia trece. La vida del camionero es dura: de esos
trece años me había pasado la mitad por lo menos en las carreteras de España,
Francia y Portugal. Yo no podía imaginar que aquel viaje sería el último.
Llevaba muchas horas en marcha, más de las permitidas la verdad, porque no nos
engañemos: la empresa siempre está metiéndonos prisa y poco le importamos hasta
que se enteran los del sindicato. Pero el cansancio no tuvo nada que ver, como
me han dicho algunos.


Eran las doce de la noche y me encontraba en los montes
cantábricos pues mi destino era Santander, así que en cuanto cruzara aquellas
montañas habría llegado y tendría mi merecido descanso. Quienes hayan viajado
por allí sabrán que es una zona bastante accidentada y en la que suele nevar en
invierno, como era el caso. Bueno, yo creo que ya falta poco. Qué ganas tengo
de dormir como es debido
pensé yo mientras atravesaba un largo túnel, sin
sospechar lo que me esperaba.


Nada más salir del túnel vi un enorme objeto sobrevolando a
pocos metros del suelo con multitud de luces. Era un ovni, como en las
películas. Si hubiera podido hablar habría dicho ¡coño! pero sólo lo hice
mentalmente porque estaba mudo de sorpresa y terror; la lengua la tenía pegada
al paladar. La visión duró apenas unos segundos porque aquellas luces
increíblemente brillantes crecieron repentinamente hasta deslumbrarme y hacerme
perder el conocimiento.



Lo primero que supe al recuperar la conciencia es que me
sentía bien y sin mareos, por el contrario estaba muy despejado. Lo segundo, y
menos agradable, es que estaba completamente desnudo; aunque afortunadamente no
había frío allí. Parecía un sueño y no algo real, pero cuando eché un vistazo al
lugar descubrí que era una habitación circular, con una luz débil y agradable, y
el suelo recubierto por una especie de moqueta muy suave para los pies. Al fondo
de la habitación había alguien. ¡Era una mujer y parecía desnuda como yo! Me
levanté y, con bastante apuro, me acerqué a ella sin dejar de cubrirme las
partes, claro. Yacía inconsciente en el suelo y no pude evitar examinarla
bien... porque la chica no estaba nada mal; era guapa y tendría treinta años
quizás. Y un desnudo siempre hace que gane mucho una mujer. Verla así, como
dormida y extendida era una visión que no podía dejar de mirar, a pesar del
miedo que tenía. Me recreé la vista hasta que dio algunas señales de mover la
cabeza. Traté de reanimarla hasta despertarla.


- ¿Quién es usted? – me preguntó nada más abrir los ojos.


Cuando se dio cuenta de que estábamos los dos desnudos se
asustó y se cubrió con las manos rápidamente y haciéndose un ovillo contra la
pared.


Me llamó violador y cabrón, creyendo que quería abusar de
ella. Estaba muy nerviosa y luego me suplicó, hasta que logré convencerla de que
me encontraba en la misma situación que ella: éramos prisioneros. Se tranquilizó
entonces lo suficiente para contarme que viajaba en su coche cuando había visto
el ovni y que luego las luces la habían deslumbrado como a mí.


Así pasamos un buen rato, cada uno en un extremo de la
habitación y cubriéndonos como podíamos. La situación no podía ser más incómoda
y violenta. No nos atrevíamos a hablar, ni siquiera a mirarnos, porque teníamos
miedo y vergüenza. Era realmente embarazoso.


Entonces, una enorme pantalla plana descendió del techo y nos
quedamos de piedra cuando leímos en ella Levántense. Yo me levanté
enseguida, pero la chica no. Soltó un ay de dolor, un castigo por haber
desobedecido. De alguna forma podían enviarnos descargas eléctricas. Obedeció
entonces pero no le era fácil taparse de pié con las manos. La siguiente orden
fue Dejen de taparse. De nuevo acaté la orden con rapidez pero ella
necesitó otra descarga. Se veía increíble así. Ella me devolvió la mirada con
asco y me di cuenta del porqué: estaba teniendo una erección. La perdí en cuanto
me sentí culpable por pensar en ciertas cosas en un momento así.



Sigan las instrucciones de la pantalla leí. A
continuación vimos entonces imágenes de una pareja follando. ¡Los
extraterrestres nos estaban poniendo pornografía! Y con sonido estéreo, por
supuesto. Era de locos y yo no podía creerme aquello. Por un momento me sentí
tan indignado como mi compañera de infortunio por la forma en la que querían
utilizarnos: era seguro que debían estar observándonos con alguna cámara.


A todo esto había notado que el curioso olorcillo, agradable
pero empalagoso, que ya existía en la habitación se hacía más fuerte. Debía ser
producto de alguna especie de gas y lo cierto es que era una sensación muy
agradable la que empezaba a sentir: tranquilidad e incluso alegría. Volví a
tener una erección mirando a mi compañera, que había dado la espalda a la
pantalla, y mi indignación desapareció:


- Oye, deberíamos obedecerles si no queremos más descargas –
le dije.


Ella no parecía de acuerdo; qué lamentable, porque era tan
atractiva, tan deseable... Rocé su hombro con mi mano y reaccionó bastante mal.


- ¡No vuelvas a tocarme, cabrón¡ - dijo, y se retiró. - Si
los tipos que nos controlan se creen que van a tener espectáculo con nosotros lo
llevan claro.


Yo iba excitándome y no dejaba de mirarla y desearla, ya sin
ningún reparo, aunque me mirara con desprecio. Aquel gas debía ser una especie
de droga increíble que me estaba desinhibiendo. Ella se resistía más pero
tampoco era inmune: la acaricié de nuevo y esta vez no se resistió. Se quedó
quieta, indecisa, mientras la tocaba tímidamente. Tenía los ojos medio cerrados
y cuando acaricié sus pechos no lo resistió más. Fue ella entonces la que me
abrazó, primero suave pero luego muy fuertemente, haciéndome daño incluso, como
si me fuera a escapar. Su lengua entraba en mi boca buscando la mía con una
agresividad que me sorprendió. Y mientras estábamos así la punta de mi pene, que
estaba completamente derecho, no dejaba de rozar sus piernas. Ella lo notaba y
lo cogió un momento con una mano, ¡cómo si necesitara más excitación! Luego me
arañó la espalda y yo cogí su culo para atraerla hacía mí y penetrarla.


Habíamos perdido el control pero lo que no perdíamos era el
tiempo porque ella enseguida se dejó caer en el suelo bien abierta de piernas
para que la penetrara más cómodamente. Yo no acababa de creérmelo pero poco
importaba: al suelo fui con ella para colocarme sobre su cuerpo y empezar a
empujar. Nos mirábamos con los ojos muy abiertos, como si el otro no estuviera
realmente allí. Apenas tardé en correrme dentro de ella, tan excitada que me
mordió, pero sin quedarme satisfecho –y mucho menos ella- porque quería más.


Paré un momento para tomar fuerzas pero ella me dijo mira
y volví la cabeza. Vi que en la pareja de la pantalla (desde luego no le
había prestado mucha atención) era la chica la que estaba sobre él. Mi compañera
quería hacer lo mismo y no protesté cuando se sentó sobre mí. No hubo tregua y
ella se movía como si no le importara lo más mínimo que no soportara yo ese
ritmo, agitando las caderas como si montara uno de esos caballitos mecánicos
donde se suben los niños. Podían vernos si querían, ya no importaba. Estaba
eufórico y hasta me reía viendo su cara descompuesta y sus pechos agitándose a
izquierda y derecha y acercándose y alejándose de mí. De vez en cuando miraba la
pantalla porque me sentía como si estuviéramos compitiendo con aquella pareja.
Yo creo que llevábamos ventaja... Nuevamente me corrí dentro de ella pero no
sería la última vez; aquel gas debía tener algo que ver porque cuando me sentía
cansado rápidamente tenía ganas nuevamente, aquello sí era estar dopado.


¿Cuánto duró aquello? Es difícil decirlo porque en aquel
estado de semiconsciencia mis recuerdos son borrosos. Hubo un momento en el que
fui incapaz de seguir el vídeo y después dejé de recordarla como una totalidad y
mis recuerdos se reducen a partes de su cuerpo: su boca mordiendo mi cuerpo y
comiendo mi pene hasta hacerlo reventar, su lengua sobre la mía, sus pechos
entrando en mi boca, su coño húmedo mientras entraba allí una y otra vez... Nos
revolcábamos sobre aquella moqueta que acariciaba nuestra piel desnuda. Ya no
era capaz de distinguir los sonidos del vídeo de los jadeos de ella, ni siquiera
de los gemidos que salían por mi boca, porque debí decir de todo entonces. Desde
luego no nos inhibíamos para decir todo lo que se nos ocurriera ni gemir.


Pero la droga no pudo evitar que finalmente cayera exhausto
sobre el cuerpo de ella, después de correrme por última vez, y me quedara
dormido con una rapidez asombrosa...



Desperté violentamente cuando alguien aporreó la puerta del
camión. Sentí entonces un dolor en la cabeza que era como un que taladro
atravesara mi frente; el cansancio que no había sentido antes me inundaba ahora.
Me costó asimilar que me encontraba de nuevo en el camión y a la salida del
túnel. Era tal el agotamiento que no reaccioné hasta que insistieron en aporrear
el camión. Abrí y encontré a un hombre fuera de sí y con razón: el camión había
quedado a la salida del túnel, atravesando la carretera de lado a lado y se
había visto obligado a aparcar su coche detrás. No hacía más que insultarme
mientras yo le miraba cómo si fuera un extraterrestre. ¿Qué había pasado? ¿Cómo
había regresado? El individuo se me acercó y me dijo con desprecio que olía a
alcohol y que llamaría a la policía. Efectivamente, apestaba a alcohol. Pero yo
no había bebido en absoluto, todo era obra de aquellos extraterrestres y lo vi
muy claro ahora: querían que pensara que todo había sido un sueño pero no era
así, yo había visto aquel ovni, de eso estaba seguro.


Llegó la policía y me arrestaron. Los de mi empresa se
pusieron como locos, mi patrón me echó una bronca por mi comportamiento. Yo me
defendí y le conté lo que me había ocurrido. Fue un grave error porque ahora ya
no me trataron sólo como a un borracho sino además como si estuviera loco. De
esta forma perdí mi empleo por alcohólico e irresponsable, omitiendo lo de
desequilibrado mental, aunque era lo que pensaban, para no pagarme
indemnización. Más grave aun fue el que los de tráfico me quitaran el carné
especial que se necesita para conducir camiones: había terminado mi carrera como
camionero.


Sin embargo, me dolió mucho más lo de mi mujer. A ella le
expliqué todo, también con absoluta sinceridad y con más detalle, sin callarme
lo del sexo, y esperando su comprensión. Me escuchó con atención y meditando mis
palabras.


- Ahora lo entiendo todo...


Por un momento me sentí unido a ella porque era la única que
me creía.


- Claro que lo entiendo todo... ¡Primero te emborrachas en
algún bar y te acuestas con alguna puta! ¡Luego te pones a conducir porque notas
que llegas tarde, y ahora me vienes con historias de extraterrestres!


Era desesperante: ella tampoco quería creerme. Mi matrimonio
no tenía salvación y tuve que hacer una vida nueva. Ahora he estudiado sobre
este tema y tengo una teoría. Creo que aquello fue un experimento: quieren
utilizar nuestros impulsos sexuales para someternos a ellos y eso me aterra.



No estamos solos en el Universo, ellos nos observan... y
quién sabe si disfrutan con ello.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Encuentros en la tercera fase
Leida: 347veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


las chupa pollasrelato pornoporno muy ancianasrelatos eroticos contactosfollando a transexualporno hermanospeli porno triosviejo folla nietaporno gay completazoofilia videos gratisporn ama de casaMadre e hijas dan las nalgas relatosvideos eroticos en el trenporno dragón ball zcharla eroticafollada en su despedidagays relatosporno abuelatravestis muy dotadosporno masturvacion femeninaorgias de familiarelatos gaysporno madre hijarelatos de incesto no consentidopelirroja chupando pollarelatos eroticos hijosmamando varias pollastrio con madurasrelato porno el culito de mi hija brenda parte cuatrotetitas pornomi prima me violoporno mujeres embarazadasnovio cornudoabuelos follando con su nietalesvianas abuelasabuelas mui putasmi cuñadita caliente relatorelato erótico "una cala" "mi amiga" polla tetaslesb madurasfotos porno tiosfotos gorditas cachondashttp://bdlol.ru/relato11490_El-fin-de-la-noche-de-Fiesta-con-Patricia-(2).htmlfolla hijastrarelatos eroticos incestosexo gratis con ancianassusana griso minifaldarelatos eroticos mi vecinitagays calientesviolada follandoel hijo se folla ala madrelesbianas chupandose el culoporno zorrasabuelas ponohombres maduros pornocaliente madurasexo anal amaterrelatos porno amigasme follo al repartidorrelato porno las nalgotas de mi recatada noviaporno lesbivorelato de infidelidadporno urgiaspajilletravesti gabrielarelatos cortos zoofilicos con perros callejerostodorelatos madurasporn maduroporno bomberolesvianas eroticaspilladas infraganteporno muy viejassexo hombre perraporno gay entre madurosrelatos lesbicos pornoorgias universitariamasturbacion con frutasrelatos sexsotravesti paulinasexo con maduras amateurxxx padre e hijasobrino xxxmisrelatosporno.com de guatemalarelatos porno amigasconsoladores anales caserosmadres eroticasfollandola.commadres caxondaspartiendo culossexso puroviolando a mi tia