relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Inyecciones a domicilio (3: Mis Vecinitas)





Relato: Inyecciones a domicilio (3: Mis Vecinitas)

Después del suculento polvazo con Belén, llego a casa
bastante relajado. Así que me acosté en un periquete, quedándome dormido al
instante, recordando todavía semejante encuentro tan placentero con ella. Acabo
de levantarme en este nuevo día y empezar otra jornada laboral que espero sea lo
mismo o mejor que la anterior. Son las 7.30 a.m. y dispuesto a darme una ducha
relajante – Vestirme y salir lo primero a tomarme un café solo, lo primero que
hago cada mañana.


A las 8 estaba saludando a Cristina, empleada del bar, nos
conocemos hace bastante tiempo, tiene 35 años, separada y una jovencita de 16
años, cuyo nombre es Cristina como ella. Mientras tomaba el café, me dijo que su
cuñada Olga, necesitaba de mis servicios. Si podía visitarla esta misma mañana.
Apunto su dirección en la agenda y le dije que me diera el teléfono con objeto
de llamarla y concertar la hora. Llamándola por teléfono le dije que tenía antes
un par de visitas, pero que sobre las 10 de la mañana estaría en su domicilio.


Emma y Sonia.


A las 9 aproximadamente me encontraba con Emma.


_Buenos días Emma. Buenos días Antonio, Pasa por favor.


Como es su costumbre me dijo, pasemos a la alcoba y preparas
la inyección. Dejemos un poquito a Sonia que descanse. Llevaba una bata por
encima de las rodillas. Mientras preparaba el inyectable estuvimos conversando
un poquito. Una vez preparada la inyección, quitándose la bata observe que
llevaba puesto un picardías de color azul marino junto con unas braguitas del
mismo color. Se recostó en la cama y una vez subido el camisón y bajándose la
braguita con toda naturalidad, efectué un leve masaje en la nalga izquierda.
Seguidamente observándola relajada introdujo la aguja e inyecto suavemente el
contenido de la jeringa.


Me permití aplicarle el algodón en la zona inyectada y subí
su linda braguita. Como he comentado anteriormente esta señora, madurita como
dice ella, es de una belleza incomparable. Y no digamos del cuerpazo que tiene.
Hermoso busto y de cintura y caderas, para que contar. Incorporándose de la cama
fue a despertar a Sonia.


Me dispongo a preparar la inyección en el salón. Emma me
dijo, puedes pasar. ¿Lista jovencita? Por supuesto, toda sonriente se coloco
preparada para la inyección. Señalando su trasero me dice, ponla en el lado
izquierdo. Desinfectando su lindo culete, introduje la aguja aplicándola
despacio como es mi costumbre. Esta noche terminas con el tratamiento. Así es,
si el doctor que tiene que venir hoy no dictamina lo contrario. Hasta la noche
pues, Adios Antonio, gracias.


Despidiéndome de Emma fui a las vecinitas del piso contiguo.


Belén y Laura.


De nuevo me encontraba a ver a mi rubita Belén. Que tal
Belén, buenos días. Como ha pasado la noche Laura. Muy mal Antonio, Fui a la
alcoba y dándole los buenos días le dije, ya me ha comentado Laura que estas
bastante fastidiada, así es. ¿Has tomado tu temperatura? Si, y tengo décimas de
fiebre. Ahora me iba a poner un supositorio. ¿Me lo puedes poner? Por supuesto
Laura. Se puso de costado en la cama y bajándose la braguita tuve el placer de
separar sus nalgas, viéndole el agujerito de su ano, que daban ganas de lamerlo
y meter mi glande. Introduje el supositorio muy despacito recreándome como iba
entrando en su culete.


La cubrí un momento con la colcha de la cama y preparando el
vial, le dije. Hoy es solo una inyección. En que sitio te la aplico, donde
quieras Antonio. Dando el masaje de rigor en ese trasero tan delicioso,
introduje la aguja en la nalga izquierda, administrándola muy despacio. Bueno
Laura puedes subirte la braguita, hasta la noche pues. Gracias Antonio.


Belén se encontraba en el salón. ¿Prefieres la inyección
ahora? Lo dejamos para la noche ¿no te parece? Claro Belén, no hay inconveniente
ninguno. Anoche goce de lo lindo, dímelo a mi cielo. Toda la noche estuve
pensando en ti. Lo repetiremos dijo ella. Si Laura se encuentra mejor, quiero
que disfrutemos los tres juntos. Tenemos una serie de juguetitos que de vez en
cuando lo compartimos.


Ahora tengo que marcharme, tengo que realizar una visita
urgente y luego abrir el consultorio. Hasta la noche Belén. Adios cielo.


Seguidamente me fui a casa de Olga, una nueva paciente .Tiene
30 años, estatura media, un poco gordita. Morena, con el pelo rizado. Trabaja de
cajera en unos almacenes. Llego puntual a la cita. Una vez me abrió la puerta me
encontré con una belleza de mujer. Vestía una especie de túnica de color blanco.
Se le marcaban a través de la misma, el sujetador y las bragas.


_Buenos días Olga, buenos días Antonio, pasa por favor. Que
bueno que te diera el recado Cristina. No tenía tu teléfono. Aquí te dejo mi
tarjeta con las señas de casa y el consultorio, así como los teléfonos.



En el dormitorio tengo los inyectables, pasa por favor.
Prefiero me inyectes en la cama. Le había recetado su ginecóloga:


2 envases de 6 ampollas. – venían en dicho envase 3 ampollas
de 2 ml., y 3 ampollas de 1 ml. Aplicación 1 ampolla al día. Ella estaba sentada
en la cama y observaba como preparaba su inyección. Cuando quieras Olga. Con
toda naturalidad, subiéndose su linda túnica, tuve el placer de ver su
maravilloso cuerpo. Colocándose boca abajo, y deslizando la braga a la altura de
la rajita del culo.


Puse el algodón impregnado de alcohol un poquito sobre la
nalga izquierda. Efectuando un ligero masaje, le dije, relájate por favor.
Introduje la aguja aplicándole la inyección muy despacio. Nuevamente deje el
algodón en la zona inyectada y le dije, ¿te dolió? Que va Antonio, nunca me han
puesto las inyecciones con tanta delicadeza.


Levantándose y cubriendo ese lindo trasero me dice. ¿Podrás
venir sobre esta hora? Por supuesto Olga. Caso contrario te avisaría. Hasta
mañana entonces Antonio, y gracias. De nada Olga ha sido un placer el conocerte.


Llegaría al consultorio sobre las 10.30. Estuve rellenando
las fichas de mis pacientes. Desde mi mesa de despacho veía la sala de espera. A
los 15 minutos aproximadamente entraba una chica joven. ¿Es usted el
practicante? Por supuesto señorita, que se le ofrece. Aplicarme unos inyectables
señor, vengo del ambulatorio.


Era rubia, talla 1.70, no aparentaba más de 20 años. Me
dispuse a abrirle ficha.


Nombre.- Paula, teléfono, dirección, etc. Iba vestida muy
elegante, cazadora vaquera y falda a juego. Me dio los inyectables junto con la
receta del doctor. No acostumbro a inyectar sin comprobar la receta. A no ser a
gente que conozca. Pase detrás del biombo y se recuesta en la camilla, enseguida
estoy con usted.


Preparo las inyecciones, 2 ampollas intramuscular profunda
lenta. Una inyección en cada glúteo. Cuando fui a inyectarla, estaba recostada.
Con la falda quitada y mostrándome unas piernas y muslos todos dorados por el
sol. Piernas largas y torneadas. Llevaba unas braguitas de color rosa, la que
previamente se había bajado hasta donde comienza la rajita del culo. Di primero
con el algodón y alcohol sobre la nalga izquierda y le dije, relájese.
Efectivamente, notando su culito relajado introduje la aguja. Administrándole el
contenido de la jeringa, ¿duele? Un poco señor, lentamente puse todo el vial,
dándole nuevamente con el algodón.


Ahora pincharemos la otra nalga. Administrando la inyección
delicadamente. Puede vestirse, mientras paso a tirar las jeringas desechables.
Hice anotación en la ficha del antibiótico aplicado y a los pocos minutos estaba
completamente vestida y preguntándome, que tenia que abonarme. Me abono los
servicios prestados.


Me dijo si podía pasar por su domicilio sobre el mediodía,
para que fuera a inyectar a una compañera que se encontraba en cama. Por cierto
me mostró la receta prescrita por el doctor. Dije que no había inconveniente,
dándome una tarjeta con las señas, quedamos en que iría a su casa sobre las
13.00 horas.


Sigo con mi labor y salgo un momento al bar, a tomarme un
bocadillo y una cerveza, llevaba solo el café de primera hora de la mañana.
Charlo un poco con Cristina, y leo la prensa del día mientras almorzaba. Le dije
a Cristina que sobre las 14.30 o 15.00 horas, regresaría a comer ya que suelo
hacerlo diariamente. Estuve un rato en el consultorio y aproximadamente a las
12.30, salí hacia el domicilio de Paula.


Me abrió Paula que seguidamente me hizo pasar a la alcoba de
su compañera, de nombre Irene, sobre unos 22 años, morena y escultural cuerpo,
como pude comprobar mas tarde. Una vez hecha las presentaciones Irene me dijo
que sobre la cómoda estaban los inyectables. Me dispuse a prepararle el vial,
pues era una ampolla dos veces al día. Al parecer tenía una afección gripal.
Paula me dijo que una vez terminara deseaba charlar conmigo. Por supuesto le
dije, sin ningún problema. Venga cariño, dijo Paula vuélvete para inyectarte.
Así lo hizo, deslizo el cobertor de la cama, visionando un lindo cuerpecito.
Bajando la braguita dijo, cuando quiera señor, pero por favor vaya con cuidado
me dan horror las agujas.


Tranquilízate dijo Paula, esta mañana me puso dos inyectables
mas fuertes que los tuyos. Mojando el algodón con unas gotitas de alcohol, doy
masaje en ese lindo culete, concretamente en el lado izquierdo y dando una leve
palmada para que se relajara introduzco la aguja. ¡Ay! administro muy lentamente
el vial, una vez terminado me dice, gracias señor, ha sido muy delicado
inyectando. De nada Irene. Hasta la noche, adios y gracias. Salí con Paula
quedándome un poco intrigado, ¿Qué querría esta jovencita? Resultaba ser una
casa de masajes, siendo ella la dueña, comentándome que si podría ocuparme de
las chicas en cuanto a medicamentos, tensión arterial, curas, etc. Le dije que
de acuerdo, quedando agradecida y diciéndome que sobre precios no habría ningún
problema. Volviendo a Irene me dijo que aparte de la inyección de la noche,
había que aplicarle unos enemas. Yo en mi interior pensaba en lo que iba a
disfrutar manipulando ese culo con el irrigador y poniendo inyecciones a todas
sus chicas.


Después de la charla mantenida con Paula, me dijo si conocía
a alguna ginecóloga especialista de confianza, lo cual le dije que podría
recomendarle a una amiga mía, no hice mención de quien se trataba pues primero
debería hablar con ella. Me despedí de Paula, volveré sobre las 20.00 horas para
inyectar de nuevo a Irene. Me dijo que probablemente debería inyectar a dos
nuevas pupilas que esperaba aquella tarde.


Fui a comer, pues eran casi las 14.00 horas. Luego subí a
casa y descansar un rato, pues tenia que abrir el consultorio sobre las 17.00
horas. Mientras servia la comida Cristina, me dijo que necesitaba inyectarse.
Por supuesto, cuando termine de comer te acercas un momento. Había ido al
ambulatorio, recetándole unas inyecciones balsámicas. Una vez acabada la comida
le dije, vamos a poner esa inyección. Acompañándome al consultorio me dio la
caja de las inyecciones. Eran 4 ampollas de 5 ml., échate en la camilla. Toda
acostadita bajándose el pantalón junto con unas braguitas de color negro.
Mirándome de reojo con la inyección en la mano me dice, vamos corazón pínchame
el culete donde mas te guste. Froto con el algodón sobre su nalga izquierda e
introdujo la aguja, estaba para meterle la otra de calibre grueso, muy despacio
inyecto el contenido de la jeringa y masajeo el trasero. Con toda confianza le
subo la braguita, listo guapetona. Incorporándose de la camilla y con el
pantalón subido me dice, eres un solete. Tienes unas manos que valen un imperio.


Gracias Cristina, nos vemos luego, ahora cierro y subo a casa
a echarme un rato. Acordándome de lo que me dijo Paula, la chica del salón de
masajes, llamo a Laura la doctora, y le comento la propuesta de esta señorita.
Hoy no tengo consulta me dice, así que si te parece bien puedo acercarme ahora a
tu casa, además de paso me pones unos inyectables. Por supuesto Laurita, te
espero. Tráete el maletín, luego iremos a visitar a estas chicas. Vale Antonio,
siempre lo llevo preparado con medicamentos, instrumental, etc.


Te dejo que descanses un rato Antonio, nos veremos luego.
Colgué el teléfono y me dispuse a descansar un rato. Prácticamente, llevaría una
media hora en el sofá cuando llamaron a la puerta. Era Laurita, hola Antonio,
¿poco has descansado verdad? No te preocupes, adelante. ¿Quieres tomar algo?
Gracias, pero ahora no se me apetece nada. Bueno cuéntame sobre lo que te han
dicho esas señoritas. Esta tarde pienso que me acompañes si no te importa, y lo
dejo a tu elección. Por supuesto que voy contigo, pero ahora quiero que me
pongas la inyección. Laurita como yo la digo, vestía un traje color marrón,
compuesto de falda y chaqueta, llevaba debajo una blusa camisera, de color
blanco. Asimismo zapatos de tacón alto, tiene un magnifico cuerpo, talla 1.60,
morena y muy guapa. No pude por menos que piropearla y decirle lo linda que es.
Tiene 34 años y últimamente según me dijo, llevaba separada.


Mantenemos una gran amistad, y sinceramente por motivos de
trabajo y demás no nos veíamos desde hace un poco de tiempo. Sacando el
inyectable del maletín me dijo, ves preparando la inyección, me dispuse a
prepararla y le dije que pasara al dormitorio, se encontraría más cómoda
acostada. Cuando estés lista me avisas. A los pocos minutos entro al dormitorio,
encontrándola sobre la cama, solo con la ropa interior. ¡Dios mío! Laurita que
haces. Nada papi, tengo ganas de hacer el amor contigo, lo necesito. La
inyección como sabes es el contraceptivo que me toca ponérmela hoy. Bajándose la
braguita, se puso de espaldas y me dice: venga papi date prisa. Le di el
masajito sobre la nalguita y le puse el inyectable. Fui al baño a tirar la
jeringa desechable y me dije manos a la obra.


Me desvestí apresuradamente y acostándome junto a ella
empezamos a jugar un poquito, sacándole el sujetador empecé besando esos labios
carnosos, continuando el recorrido por sus senos, su ombligo tan perfecto y todo
su pubis, de lindos rizos negros. Quiero comerte ese lindo coñito, abriéndose de
piernas y separando ella misma con sus manos los labios mayores me dijo, todo
tuyo. Metí mi lengua en toda esa cavidad vaginal, sonrosadita, al mismo tiempo
introduje el dedo masturbándola frenéticamente.


Cambiándose de postura, dice quiero comerte ese rabito tan
bueno que tienes, ya lo creo Laurita, nos pusimos en la posición del 69. Ella me
sorbía el pene a punto de estallar. Mientras yo me deleitaba chupándole el rico
néctar de sus jugos vaginales. Al mismo tiempo metí un dedo en ese agujero
marroncito de su culo. Saco el dedo y introduzco mi lengua, suplicándome que
parara, penétrame por favor, se volvió como una gata en celo. Abrí el cajón de
la mesita de noche y saco rápido el preservativo, ella rompió el envoltorio con
su boca y me lo puso con una maestría extraordinaria.


Quiero cabalgarte me dice, colocándose encima, asió mi rabo y
se lo fue introduciendo lentamente moviéndose sobre mi. Yo la tenia cogida por
las nalgas y al mismo tiempo puse la punta de mi dedo sobre el culo, ese
botoncito de placer. Nos corrimos mutuamente y extenuados nos levantamos de la
cama y nos metimos en la ducha, enjabonándonos mutuamente. Démonos prisa cielo,
aun debo abrir un rato el consultorio y marcharnos luego a visitar a las nenas
del salón de masajes.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Inyecciones a domicilio (3: Mis Vecinitas)
Leida: 1044veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos












Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


semen de travestiespiando a vecinasmanoseando culosrelatos compadresporno gratis macizorrasviejo verde xxxporno gratis trabestiporno mi primera vezforo porno gaytias muy zorrasesposa cornamenta porno relatomejor relato eroticopollas hombres madurosviolacion xxxvirita mis relatos pornohermano follando con hermanasexo maduradesposa cornamenta porno relatorelatos incstogordas violadasviejos con nietashistorias de swingersxexo gratis madurasrevista clima relatoshermanos sexRelatos porno mis amigoscasadas infieles chatporno por detrasbellezas eroticasrelatos ertoticosrelatos eroticos tio cogeme por favormis relatos porno gaytravestis en calitodorelatos eróticosrelatos gay habladossexo porno travestisrelatos incstoconsoladores gayprimer doloroso analcuentos eroticos para mujerespono lesbicoporno dunasrelato erotico oficinaabreme el culoporno nenasprimer anal brutalfollando con su cuñadomaduras de 60 años follandorelato erotico chatmasturbacion con almohadasporno san ferminporno travesti con mujeresporno inxestoporno profesora alumnohermanos gemelos follandocortos gay eroticosporno gordas violadaschica meandoserelatos esposas infielesmaduras lesbianas guarrasrelatos sexo familiarchupandole las tetasnena cachondamaduras madturbandosetias follandporno incestos madurasrelatos porno durostravestis maduritasporno pajillerasporno venezolanoincesto porno hermanospaja en el busfrailes follandoRelatos esposa gritando de axitada por q le ronpa el culoporno orgíamaduras muy tetudasporno africarelatos heroticos marquezesadomaso pornporno chicas y chicosguarra borrachamonjas violadas pornobabosa porno gratisrelatos eroticsbalneario eroticoorgia swingerstias con coño peludo