relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Que duro es recordar





Relato: Que duro es recordar

Tres días ya, tres días desde que te fuiste de mi lado y me
dejastes solo, tres días de insomnio, tres días de pesar, tres días de dolor, de
sufrimiento, de pena, de rabia, de preguntas, de espera.



Tres días, tres putos días de recuerdo, de esperar a verte entrar por esa puerta
y ver tu maravillosa sonrisa, tu melena castaño claro casi rubio, tus ojos
verdes, tu cara fina y tan cuidada con esos hoyitos que se te salían en las
mejillas al sonreír y que eran lo mas precioso de ti, tu cuerpo esbelto con esos
pechos firmes y tersos que tantas veces he saboreado, tus largas piernas que
acababan en un maravilloso y duro trasero. Daría lo que fuera por volver a verte
entrar por esa puerta.



Miro a mi alrededor y no te veo. ¿Porque Marta porque?.



Ahogo mi corazón con el llanto de mis ojos, y con la botella de Chivas que me
regalaste las navidades pasadas.



Llevo borracho demasiado tiempo, veo la botella casi vacía, pero no me preocupa,
sé que todavía tengo un buen arsenal en el mueble bar del salón.



Bebo porque es lo único que me hace olvidarte durante unos segundos en mi mente.




No puedo mas, mi vida sin ti no tiene sentido, porque Dios porqueeee....



Me siento en el sofá, nuestro sofá, y con mi copa en la mano me quedo mirando
las fotos que hay en la mesita del salón.



Miro las fotos y bebo un trago de mi vaso, las sigo mirando y me acuerdo de
nuestros maravillosos días juntos. Los recuerdos vuelven a mi traicioneros, no
podré olvidarte jamás.



Me levanto del sofá y la rabia se apodera de mí, lanzo el vaso con todas mis
fuerzas contra la pared y en un segundo se hace mil añicos.



Voy hacia la mesita y cojo la foto de nuestra boda. Estabas tan preciosa aquel
día, con tu traje blanco marfil de palabra de honor, con esos pliegues desde tu
cintura que acababan en un largo faldón, y con ese recogido en el pelo que
dejaba ver tu precioso rostro. Parecías una diosa ante mis ojos.



Recuerdo lo que disfrutamos aquel día, fue el mejor de mi vida y sé que de la
tuya también.



Sigo bebiendo, ahora de la botella directamente, y poco a poco empiezo a sumirme
en mis recuerdos, como queriendo escapar de la triste y dura realidad.



-Venga Vengaaaaaaa....... que son las 8 ya Marcos. Arriba que tienes que
prepararte.



-AHHHHHHH (bostezo profundamente y con mucho ruido)



Me estiro a mas no poder y empiezo a entrar en el mundo de la realidad. Dios que
mal he dormido, los nervios no me han dejado conciliar el sueño hasta las tantas
de la madrugada, bufffff he debido dormir apenas unas horas.



Me levanto de la cama de mi antigua habitación en casa de mis padres, ya no me
encuentro en ella, desde que hace un año y medio que nos mudamos Marta y yo a
nuestra casa ganada con sudor y trabajo no había vuelto a dormir en ella, y la
verdad que se nota el cambio.



Nada mas incorporarme me dirijo a la ventana rezando, por favor que no llueva,
que no llueva. Levanto la persiana y la luz de un nuevo día ciega mis ojos, que
todavía no están adaptados a la claridad.



Sí, siiiiii, hace un día maravilloso, la luz del sol invade mi vieja habitación
llenándola de claridad.



-Venga a la ducha que te tienes que preparar, por diosssssss que hoy te
casasssssssss y tienes que estar mejor que nunca. Anda venga corre a la ducha
que ya esta puesto el calentador.



-Ya ya Mama que ya voy joe, que son las 8 y falta mucho para la 1 todavía.



-Vale vale, pero corre a ducharte que va venir tu amigo Carlos el peluquero a
peinar a toda la familia, es un favor que nos ha hecho y no debes retrasarte.




-Vale Mama.



Me pego la ducha más feliz de mi vida y me afeito, me miro al espejo por ultima
vez antes de convertirme en el marido de mi amada Marta, era como un cara a cara
entre mi pasado y mi futuro.



Me miro de arriba abajo, veo mi pelo castaño corto húmedo por la ducha, mis ojos
castaños, mis labios finos, mi barbilla pronunciada, mis pómulos marcados, mi
torso firme, así como mis brazos. Me pregunto que ha sido de aquel chiquillo que
conoció a Marta sin saber que era la mujer de su vida.



Tras esto voy a mi cuarto a vestirme con mi traje de boda, que precioso es. Con
lo que me ha costado como para que no lo sea jejeje. Me visto con mi traje azul
marino mi camisa blanca y el chaleco azul turquesa, me coloco bien la corbata de
un azul claro maravilloso y me calzo mis zapatos negros. Por ultimo me pongo los
gemelos que me regalo Marta.



Estoy listo para el gran día. Mi madre me llama, pues Carlos me reclama para
peinarme.



Tras la preparación para ir a la Iglesia, comienza ya el ajetreo, mi madre
nerviosa, mi padre como siempre muy sobrio y tranquilo ante todo intenta
calmarla, mi hermano me intenta tranquilizar a mí, aunque se le nota bastante
nervioso. Vamos toda una escena.



Mi madre para no variar tiene que dar los últimos retoques a todo, me alisa la
chaqueta por la espalda, me tira de los bajos del pantalón, mira que este bien
la corbata.



-AY DIOS MAMAAAAAAA.... para un poco por favor, que me pones más nervioso.



-Si hijo si, es que quiero que salga todo perfecto.



-Vale Mama, pero ya veras como sale todo bien.



Cuando ya se tranquilizaron un poco las cosas miro a mi padre como esperando que
me transmitiera un poco de su tranquilidad, mirarle es como un relajante para
mí.



Me pone el brazo en el hombro y me asiente con la cabeza.



-Listo hijo.



-Sí padre.



Bajamos al portal y allí estaba esperándonos mi amigo Fernando con su Mercedes a
mi madre (la madrina) y a mí. Mi padre y mi hermano irían en el vehículo de mi
padre.



El viaje en coche se me hace eterno, por mi cabeza solo pasa la idea de que todo
salga perfecto, miro a mi madre y la pobre esta nerviosisima, le agarro la mano
y noto como le tiembla.



-Tranquila mama que me caso yo jajaja.



-Si hijo, pero es que para mí es como si fuera la mía.



-Vale, pero relájate, no estés así que es peor.



-Sí hijo.



Llegamos a la iglesia y ya se reúnen bastantes de los invitados, mis tíos y
primos, mis amigotes con quienes corrí mis mejores juergas, mis abuelos,
familiares de ella... etc



Bajo del coche y ayudo a mi madre a bajar del mismo. Esta más guapa que nunca
con su traje verde claro, en un tono muy clásico y recatado, con un chal por
encima de los hombros que la hace aun más guapa, el peinado que le ha hecho
Carlos le queda precioso.



Me doy la vuelta y miro la iglesia de mi boda. No es muy grande, pero es muy
bonita, se encuentra a las afueras de la ciudad. Tiene un precioso pórtico con
bonitas esculturas, una nave central preciosa con su torre y su campana
coronándola, y ambos lados dos pequeñas naves laterales que están llenas de
impresionantes vidrieras con citas a la Biblia.



Y allí, debajo justo del pórtico de entrada espero. Dios la espera es
interminable, como buena novia se retraso unos 15 minutos de la hora, la verdad
que es un sufrimiento esa espera, te pasan mil cosas por la cabeza. Mi madre y
mis amigos me dan conversación para que mis nervios se pausen, aunque la verdad
que no lo consiguen.



Al fin llega en la limusina que hemos alquilado para nuestra boda, es enorme
medirá por lo menos seis metros de largo, es de un blanco impactante y con los
cristales tintados, no se la ve dentro.



Nada mas verla salir me dirijo rápidamente a esperarla en el altar, en mi camino
hacia él todo el mundo me da aliento y animo, entre guiños, palmaditas, palabras
de aliento..etc consigo relajarme un poco.



Llego al altar junto a mi madre, y dirijo mi mirada hacia la entrada de la
iglesia.



Y tras mirar hacia ella justo veo entrar a la mujer más preciosa del mundo, dios
que bella es y que preciosa esta con su traje y ese recogido que lleva, envidia
tengo de que su padre la lleve del brazo.



Cada paso sobre la alfombra roja hace que me enamore aun mas si cabe de mi amada
Marta, la veo pasar entre los invitados que le cuchichean cosas y ella sonríe
como solo ella sabe hacer, las flores colocadas en los laterales de los bancos
hacen que el ambiente sea increíble, el aroma que desprenden y la vista de mi
futura mujer, hacen que piense que estoy en un sueño.



Llega a mi altura y me sonríe muy dulcemente.



-Hola Marcos.



-Dios estas preciosa mi amor.



El cura interrumpe nuestro intimo y especial momento para comenzar con la boda.




La boda transcurre normalmente, aunque a mi se me hace eterna, no veo el momento
de que acabe para poder celebrarlo en el restaurante compartiendo con todos
nuestra felicidad.



Tras darnos el si quiero, y las felicitaciones por parte de los invitados, y
unos cuantos VIVA LOS NOVIOS!!!!!!!!!! , firmamos todo el papeleo para legalizar
definitivamente nuestro enlace, y salimos de la iglesia en medio de una lluvia
de arroz que nos entraba por todas las partes de nuestro cuerpo y el resonar de
las campanas.



Conseguimos llegar a la limusina que nos espera a pocos metros de la entrada, y
nos metemos en ella entre los vítores y felicitaciones de todo el mundo.



Al fin un momento intimo y tranquilo para los dos.



Nos dirigíamos a hacer nuestra sesión de fotos en un parador cercano, en el
camino charlamos aun nerviosos por nuestro día.



-Marta soy el hombre más feliz del mundo, al fin eres mi mujer después de tantos
años.



-Y yo mi amor, es el día más feliz de mi vida.



Verla así con el traje de novia, y tan preciosa como estaba me excitaba
muchísimo. Sin poder remediarlo la bese apasionadamente, y ella me correspondió.




-Que preciosa estas mi vida, eres la mujer más guapa del mundo.



-Tú si que estas guapo mi amor, estas para comerte trocito a trocito jijiji.



El conductor de la limusina miraba por el retrovisor y mostraba una sonrisa
picarona.



Dándome cuenta de ello, decidí subir el cristal tintado y insonorizado que nos
separaría del conductor, así si que estaríamos tranquilos.



-Uy Marcos, que pensara el conductor jajaja.



-Que piense lo que quiera, no me importa nada en absoluto, solo me importas tu.




Continué besándola, aun más excitado, me daba muchísimo morbo verla vestida de
novia y ella lo notaba. El bulto de mi entrepierna iba creciendo rápidamente
debido a la excitación de la situación.



La besaba y le acariciaba sus pechos por fuera de su vestido, esas preciosas
tetas que tanto placer me habían dado ya en múltiples ocasiones. La acariciaba y
la besaba desenfrenadamente, ella poco a poco empezó a acariciarme el bulto que
se marcaba en mi pantalón, lo masajeaba muy suavemente de arriba abajo y en
movimientos circulares, eso hizo que definitivamente tuviera una tremenda
erección.



-Vaya como estas mi amor, te va reventar el pantalón.



-Quiero hacerlo mi vida, necesito hacértelo.



-No, no. No puedes hacérmelo, me arrugare todo el vestido y me despeinare, y me
ha costado mucho estar así de guapa para ti.



-No puedo mi amor, es que necesito hacerte el amor, te necesito sentir dentro de
mí, quiero sentirme completo por primera vez en nuestro matrimonio.



-No mi amor, tendrás que esperar a que acabe la boda es que si lo hacemos me va
quedar el traje fatal, y no quiero jo.



-Vale mi amor, aguantare como pueda.



Ella con una sonrisa picarona, me dijo:



-Aunque si que puedo aliviarte la calentura.



Se paso un dedo muy suavemente por sus labios y se lo empezó a chupar.



-Que te parece mi amor, deseas que tu mujercita te calme la calentura con su
boquita.



-Si mi amor, lo necesito por favor.



-Serás un buen marido y le darás tu polla a tu mujer.



-Sí mi amor sí.



Lentamente bajo su mano hasta mi polla, y empezó a masajearla de nuevo, esta vez
mas fuertemente, agarra el bulto de mis pantalones con mucha agresividad, me
cogía los huevos y me los meneaba muy fuertemente, me ponía a 100 que me hiciera
eso, y lo sabia.



Me bajo la bragueta muy suavemente mientras se pasaba la lengua por sus labios,
se la notaba ansiosa por hacerlo, y eso me volvía loco.



Le gusta mucho hacerme el sexo oral y que yo se lo haga, es con lo que más
disfrutamos y ya teníamos mucha practica en ello, así que sabíamos justo como lo
teníamos que hacer para volvernos locos.



Dejo mi polla al aire, que salió disparada por mi bragueta. Estaba excitadísimo,
ver mi polla al aire y como ella empezaba a acariciarla con su mano mientras me
miraba me ponía cardiaco.



Bajo su cabeza hacia mi polla y empezó a lamerme el capullo, pasaba su lengua
por él muy dulcemente.



Comenzó a metérsela en la boca, primero el capullo donde se paro un buen rato
chupando y dándole suaves mordiscos, metía su lengua en el agujero de mi polla
donde ya había bastante liquido preseminal, el cual chupaba y tragaba como un
dulce caramelo.



Empezó el moviento de sube y bajo sobre mi polla, yo no la tocaba no quería que
su traje se estropeara, ella se tragaba toda la polla que sobresalía por mi
bragueta, se la metía entera hasta donde podía y cada vez que la sacaba un hilo
de saliva se le quedaba uniendo su boca a mi polla.



Continuaba masturbándome con su mano, cuando sacaba mi polla de su boca. Me
besaba apasionadamente mientras seguía su maravilloso masajeo sobre mi miembro.
El sabor de mi polla en su boca me excitaba sobre manera, nos besábamos con
mucha excitación mientras me masturbaba.



Interrumpimos nuestro apasionado beso para que ella siguiera haciéndome el sexo
oral. Volvió sobre mi pene, y empezó a chupármela de nuevo con un ansia
inimaginable.



Se la introducía en su boca entera, y ya dentro empezó a mover su cabeza en
círculos y a darme pequeños empujones contra mi barriga con su cabeza, como
queriendo tragársela mas aun de lo que ella podía.



Estaba ya apunto de correrme y se lo dije, pero ella seguía chupándomela
desenfrenadamente. No podía mas se lo advertía.



-Me voy a correr mi amor me voy a correr mi amor......



Ella cuando escucho mis palabras en vez de sacársela de su boca comenzó a
mamarla con mas ímpetu. Ya no podía mas y derrame todo mi semen sobre su boca.
Note que mi semen era espeso ya que salía con dificulta de mi polla. Le eche la
mayor corrida de mi vida entera en su boca.



Ella dio síntoma de tener una leve arcada al tragárselo todo, pero relamía mi
polla limpiándomela entera, sorbiendo las pequeñas gotas que iban saliendo tras
la enorme eyaculacion.



-Que rico mi amor, no quería que nos mancháramos así que me lo trague todo todo
todo jijiji.



Sabia que eso no le gustaba, pero no quería que nos mancháramos con el semen y
ensuciáramos nuestros trajes.



-Dios mi amor ha sido la mejor mamada que me has hecho nunca.



-Gracias mi amor, ahora guárdatela dentro de los pantalones que vamos a llegar
ya al parador.



-Si mi amor no te preocupes.



Me arregle un poco antes de salir para hacerme las fotos, y ella se limpio sus
labios y se los pinto un poco con el pintalabios que llevaba en una cajita de
maquillaje que le había dado su madre después de la boda para que se arreglara
antes de las fotos.



-Estoy bien mi amor.



-Si estas preciosa como nunca, me volvería casar contigo una y mil veces.



-Gracias mi amor, vamos a hacernos las fotos, que la gente espera en el
restaurante.



-Sí mi amor.



Tras la sesión de fotos, nos dirigimos al restaurante donde estaban todos los
invitados esperando.



Llegamos al restaurante y la gente ya estaba ansiosa por nuestra llegada,
bajamos del coche y la gente venia a felicitarnos de nuevo, y a desearnos suerte
en nuestra futura vida juntos.



Tras las felicitaciones vino el metre del convite a pedirnos que entráramos ya
al salón donde se celebraría la comida.



Nos dio unas tijeras y cortamos la cinta que había justo en la puerta, tras
cortarla y escuchar aplausos de los invitados, el metre abrió una botella de
cava y nos dio una copa a cada uno, la cual bebimos muy gustosamente.



Entramos en la sala, y poco a poco la gente se iba acomodando en sus mesas para
recibir una copiosa comida.



El menú estaba compuesto de:



-Plato de marisco variados ( gambones, langosta, centollo y carabineros)

-Crema de necoras.

-Mero con almejas en salsa de sidra.

-Lechazo de cordero con patatas.

-Tarta Imperial.

-Licores y café.



Por su puesto después de esto había barra libre para que todo el mundo pudiera
celebrar en condiciones nuestro feliz enlace.



En medio de la comida, manteníamos una charla entre mí ya mujer y yo muy como
diría jejeje sensual recordando la escena del coche, nos cuchicheábamos cosas al
oído para que nadie pudiera escucharnos.



-Dios mi amor, tengo la vagina todavía empapada por lo del coche, estoy súper
excitada por aquello jijiji.



-Y yo mi amor, solo de acordarme se me pone como un palo jajaja.



-Luego tendrás que complacer a tu esposa eh, que esta muy muy caliente.



-Si esposa mía, te haré todo lo que tu quieras, eso sí, no te quites el traje
por nada, que con él me vuelves loco.



-Jajajaja que picaron eres eh, no te preocupes de noche me lo harás con él
puesto, lo quieres así no.



-Si si, ya sabes lo que me gusta que nos disfracemos y hagamos juegecitos de
doctor y enfermera, cura y monja, y tu favorito ya sabes, que me vista de papa
Noel y te traiga tus regalitos jajaja, tú si que eres una picarona.



Suavemente ella me tocaba mi muslo por debajo de la mesa y se acercaba al ya
tremendo bulto en mis pantalones de nuevo.



Lo acariciaba y lo sobaba con mucho cuidado y disimulo.



Me hacia mucha gracia ver como su madre me miraba y me decía.



-Que Marcos vaya feliz que se te ve e yerno mío jejeje.



Normal suegra pensaba yo, con lo que me hasta haciendo su hijita, como para que
no este contento.



Obviamente eso no se lo iba a decir, así que asentí con la cabeza y le di una
bonita sonrisa.



Marta se moría de la risa y me la apretaba mas y más. Y muy suavemente me
susurro al oído.



-Como té estas poniendo eh Marcos, con lo que nos gusta a nosotros los juegos y
hacerlo en sitios comprometidos, cual mejor que el día de nuestra boda eh, que
somos el centro de atención jijiji.



Yo ya no podía mas y le dije que antes de que acabara la boda la haría mía.



Ella puso cara de asombro, pero me guiño un ojo como dándome su aprobación.



-Te vas a enterar tu pillina jejeje.



-Eso quiero yo enterarme que tengo ya el tanga empapado jajaja.



Mi madre me llamo la atención, que que eran tantos cuchicheos, que eso hacia muy
feo, que pensaría la gente. Ayyyyy mi madre como siempre, con el que dirán.



Pero bueno no quería que se enfadara el día de nuestra boda así que paramos con
los cuchicheos y seguimos con la comida.



Todo transcurrió perfectamente. La comida inmejorable, la bebida también, y la
tarta exquisita. Hicimos el ritual de cortar la tarta, para tener la foto para
la posteridad, y llego el momento de los cafés, licores y de las charlas
distendidas.



Tras los cafés y licores llego el baile. Como no empezamos Marta y yo bailando
el Vals del Lago de los cisnes (creo porque yo de vals ni idea, había aprendido
a bailarlo solo para la boda) y era maravilloso ver a todo el mundo alrededor
nuestro mirando como bailábamos.



Durante el baile no lo pude evitar y le di un maravilloso y dulce beso entre los
vítores de la gente, y solo de verla esa sonrisa en su cara me hacia ver que era
el hombre mas afortunado del mundo.



-Gracias Marta.



-¿Por qué?



-Por ser mi mujer, por darme todo, por hacerme el hombre más feliz, siempre
estaré a tu lado amándote y cuidándote toda mi vida.



-Dios Marcos me vas hacer llorar mi amor. Ya sabes que yo siento lo mismo por
ti.



Empezaron a unirse los padrinos al baile y poco a poco el resto de invitados con
ganas de bailar.



El tiempo pasaba rápido y la gente ya empezaba a beber y a hacer corrillos
bailando y cantando en la pista.



Ese era el momento, y se lo dije.



-Marta ahora es el momento. ¿Todavía quieres hacerlo?



-Sabes que si, el cosquilleo en mi coño todavía persiste, te necesito ya.



-Vale, sígueme. He visto un sitio en el que lo podemos hacer.



-Vale mi amor.



La lleve hacia el recibidor del restaurante y allí nos metimos en una puerta que
ponía privado y que había comprobado antes (cuando fui al baño) que estaba
abierta.



Miramos a los lados y comprobamos que no había nadie alrededor. Nos metimos
dentro, encendí la luz, cerré la puerta y comprobé que era el cuarto donde
guardaban los productos de limpieza. No era muy grande, pero suficiente para
nosotros.



-Bueno en peores sitios lo hemos hecho eh mi amor jajaja.



-Pues sí, como el baño de aquel bar jajaja.



No aguante mas y empecé a besarla en sus gruesos labios, la besaba y le
acariciaba sus duros pechos.



Ella me abrazaba y me tocaba el paquete muy impaciente por que lo hiciéramos.




-Tenemos que ser rápidos mi amor, que a lo mejor se dan cuenta y empiezan a
buscarnos jajaja,



-Si mi vida, tenemos que ser muy rápidos jejeje.



Sin preámbulos le saque sus pechos del traje, no salieron mucho, solo sus
pezones, pero para mí era suficiente, se los mordí, se los chupe, los lamía en
círculos. Son maravillosos negros y muy grandes. Se los lamía una y otra vez y
ella daba pequeños gemidos.



Me agarraba mas fuertemente mi paquete y intentaba hacerme una paja sobre el
pantalón.



Le empecé a comer su cuello se lo lamía y mordía, le chupaba los lóbulos de las
orejas, y le introducía mi lengua dentro de su oído, le echaba mi aliento
caliente en su oreja. Sabia que eso la volvía loca y la excitaba muchísimo.



El aliento en su oreja hizo que se volviera loca, me bajo la bragueta y saco mi
polla, empezó a masturbarme, mientras yo le comía su cuello.



-No aguanto mas mi amor.



Se puso de espaldas a mí apoyándose sobre la pared con sus brazos. Se fue
levantando poco a poco su faldón dejando al aire su tanga azul, sus preciosas
medias blancas y ese ligero azul a juego con el tanga. Llevaba también puesta
una liga roja que me excitaba muchísimo verla apretada sobre su duro muslo.



Me arrodille ante ella para ver mejor aquella maravillosa obra de dios. Aparte
su tanga y pude ver perfectamente su culo prieto y su vagina, por la que ya
sobre salían un manantial de flujos, hacia que su coño brillara como nunca.



No aguante mas y con mis manos separe sus nalgas. Ella estaba empotrada contra
la pared, porque con sus manos tenia que mantener levantado el largo faldón. Su
pecho y su cara estaban pegados a la pared y sus nalgas en pompa frente a mí.




Separe sus duras carnes anales y metí mi boca en todo su culo, se lo lamí una y
mil veces, se lo lamía con mi lengua mientras mantenía separadas sus nalgas con
mis manos apretándolas muy fuertemente, podía ver como mis dedos se hundía en su
culo por la fuerza que ejercía.



Le intentaba meter mi lengua en su ano, pero me resultaba difícil, así que le
introduje un dedo para poder facilitarme la tarea. Me chupaba el dedo y se lo
metía muy despacio, sus jadeos mostraban lo excitada que estaba.



Cuando el ano ya estaba dilatado, le introduje mi lengua hasta donde podía, olí
el aroma de su flujo y empecé a alternar las metidas de mi lengua entre su ano y
su vagina, uhmmmmm que rico sabor, siempre me ha encantado el sabor de su culo,
me fascinaba esa mezcla de sabores que se fundían en mi boca.



Ella estaba apunto de correrse, podía notar los espasmos de sus caderas y como
menea su culo en busca de mi lengua para poder correrse.



Gustoso comencé a meterle un dedo en su vagina mientras le chupaba el culo, eso
facilitaría su orgasmo, y así fue, no tardo ni un minuto en correrse.



Su vagina empezaba a encharcar mi dedo y notaba como chapoteaba en su interior.
Era una sensación increíble.



Ella no paraba de gemir y de morder una de sus manos, porque sabia que no podía
gritar, eso la excitaba aun más, mordía su mano con tanta fuerza que dejo
marcados sus dientes en ella.



Tras correrse me pidió que se la metiera, no dude ni un instante y me levante.




Frote un poco mi polla con la mano, y se la acerque a su vagina.



Ella seguía empotrada contra la pared, era una postura incomoda, pero no había
otra forma. Si no se recogía el faldón no había manera de hacerlo.



Con su faldón levantado, le baje su tanga azul y le puse mi polla en sus labios
vaginales. La frote para que sintiera lo dura que se me había puesto y ella con
una sonrisa en sus labios me agradecía esa demostración.



Se la fui metiendo poco a poco, podía sentir todo el calor de su vagina y los
todavía abundantes flujos que tenia de su orgasmo anterior.



Mi polla se deslizaba suavemente entre las paredes de su vagina que iban
adaptándose al tamaño de mi polla.



Cuando la tenia toda dentro de ella, acerque mis labios a su cara y le di un
dulce beso en su mejilla.



-Te amare toda mi vida Marta, te amare a cada a segundo, no habrá un día en tu
vida que no te sientas querida.



-Gracias mi amor, yo también te querré siempre.



-Lo sé. Eres la mujer de mi vida y quiero que tu seas la madre de mis hijos,
quiero que seas la mujer que esté a mi lado cuando la vida nos juegue malas
pasadas.



-Si mi amor, lo seré.



Tras susurrarnos estas palabras, comencé a bombear muy despacio mi pene dentro
de su vagina.



Eran movimientos muy rítmicos y pausados, lentamente podía notar como sus flujos
encharcaban aun más mi polla.



Ella me miraba de reojo y me sonreía con esos hoyitos que se le ponen siempre al
sonreír en sus mejillas, y que es lo que más adoro de ella, con esos hoyitos es
cuando más preciosa esta.



Comencé a aumentar el ritmo de embestidas y ella cambio la sonrisa de su cara,
cerro sus ojos y mordisqueaba sus labios carnosos, se los mordía y se los lamía
como si estuviera disfrutando como nunca lo había hecho.



Mi polla se deslizaba ya a un ritmo frenético, entraba y salía vertiginosamente
de su humedecida vagina, quería gritar de placer pero no podía, mis gritos se
ahogaban en mi boca.



No podía aguantar más mi eyaculacion, era imposible parar lo inevitable. Ella
estaba igual o peor que yo, sus labios habían perdido todo el carmín que en
ellos tenia debido a los tremendos mordiscos que se estaba dando.



-Si mi amor córrete, córrete dentro de tu mujer –me decía en voz muy muy baja.




-Ah ah ahhhhhhh si mi amor me corro me corro.... córrete conmigo
correteeee.......- le susurraba yo.



Al instante nuestros fluidos se estaban uniendo como ese mismo día nos habíamos
unido en matrimonio. Se mezclaban y se fundían en uno. A partir de ese día
seriamos uno, nada en el mundo podría separarnos.



Aun con mi pene introducido en su vagina, le dije



-Dios mi amor, ha sido maravilloso.



-Si mi amor ha sido maravilloso, me ha encantado sofocar la calentura que tenia
jejeje.



-Si Marta, lo necesitábamos eh jejeje. Que bien y que a gusto nos hemos quedado.




-Venga Marcos arréglate que tenemos que volver a la fiesta.



-Si si, en un minuto estoy listo.



Nos volvimos a vestir y nos colocamos bien la ropa, estábamos bastante sudados,
pero bueno lo achacaríamos al baile jejeje. Y que baile.



Asome mi cabeza por la puerta del cuarto de la limpieza y eche un ojo a ver si
había alguien. Al ver que no había moros en la costa, salí rápidamente y Marta
me siguió.



Ella se fue al baño a arreglarse mejor y yo me fui a la fiesta.



Mis padres y mis suegros se habían percatado de nuestra ausencia.



-Donde estabas metido. ¿Y Marta donde esta?



-Estábamos fuera, nos escondimos un rato para estar a solas, tanto ajetreo podía
con nosotros, así que fuimos a tomar el aire y relajarnos un poco.



-Bueno anda, pero podíais haber avisado.



-Perdonar.



Ella volvió a la fiesta con una sonrisa en su cara, y me guiño un ojo. Nadie nos
había descubierto, seria nuestro secreto para siempre.



RIIIIIIIIINNNNNNNGGGGGGGGGG........ RIIIIIIIIIIIIIIIIINNNNNNNGGGGGGG



-Que pasa, dios no el teléfono.



Me desperté tirado en el sofá con la foto en mi mano, dios malditos recuerdos.
Las lagrimas emanaban de mis ojos y corrían por toda mi cara. Llevaba tres días
emborrachándome y recordando a mi amada Marta.



RIIIIIIIINNNNNNNGGGGGG..... RIIIIIIIIIIIINNNNNNGGGGGG.........



El teléfono no dejaba de sonar. No quería cogerlo, lo único que aliviaba mi
dolor era el recuerdo. Y no quería hablar con nadie.



Pero el teléfono no dejaba de sonar, así que por no soportar mas ese terrible
ruido cogí el teléfono.



-Sí



-Marcos que haces, llevas tres días en casa sin coger el teléfono, no puedes
seguir a si Marcos, tienes que superarlo.



-No puedo Mama no puedo –decía entre lagrimas y con voz de borracho-



-Pero hijo, no puedes quedarte en casa aislado de todo, debes afrontar la
realidad.



-No puedo, para mí la vida no tiene sentido.



-Marcos hijo, sé que es muy duro todo esto, pero hijo tienes que venir por el
hospital, tu hija te necesita.



-NO MAMA NOOOOOO.....



-Hijo comprende que Marta sabia los riesgos que corría cuando entro al quirófano
para dar a luz. El medico le advirtió que el feto estaba mal y si no se
intervenía la niña podría morir. Y ella quiso salvar la vida de su hija.



-No Mama, por favor para, no sigas hablando.



-Hijo, ella sabia que si lo sacaban prematuramente podía correr riesgos, pero si
esperaban mas la niña moriría sin duda. Y se arriesgo a un parto prematuro, las
cosas se complicaron....



-PARAAAAAAA NO SIGAAAAAAAASSSSSSSSSSSS. No sigas Mama...



-Si hijo es duro lo sé, sé que solo llevabais 7 meses casados y que es lo mas
duro que te ha pasado en la vida, pero debes venir hijo, debes estar junto a tu
hija, te necesita, no le puedes dar la espalda.



-Mama ella murió por su culpa.



-No hijo ella no murió por su culpa. Las complicaciones en la operación ya sabia
que eran posibles hijo, ella no murió por su culpa, sino que ella le dio la vida
a vuestra hija entiendes, ella le dio la vida a vuestra hija.



Las lagrimas me impedían hablar, estaba en un estado de sock, pero mi madre
tenia razón, ella le había dado la vida a nuestra hija. Yo no podía darle la
espalda mas a mi niña, ella era nuestra niña, la que habíamos engendrado el día
de nuestra boda y no podía seguir apartado de ella.



Rápidamente me duche me vestí y llame a un taxi para ir al hospital, no había
visto todavía a mi hija. Cuando el Doctor me dio la noticia salí corriendo del
hospital, no podía creerlo, no quería creer lo que el Doctor me había dicho,
estaba huyendo de la realidad.



Pero tenia que afrontarla, tenia que dar la cara de una vez y aceptar que mi
amada se había ido y que solo me quedaba nuestra hija. Tenia que amar y cuidar a
la hija que habíamos tenido y que era la unión que siempre tendríamos, aquí y en
la otra vida.



Llegue al hospital y fui corriendo a maternidad, allí estaban todos mis
familiares más cercanos, mis padres, mi hermano, y los padres de Marta.



Me miraban con recelo, pero también con compresión, entendían lo que me había
pasado mi sufrimiento, pero no entendían que me olvidara de mi hija.



Yo no podía dejar de lado mas a mi hija. Tenia que verla, sentirla, ver el fruto
de nuestro amor que había acabado con mi Marta, con el amor de mi vida.



Fui con mi Madre hasta la incubadora donde estaba mi hija, la vi tumbada en las
sabanitas blancas, con sus ojitos abiertos y moviendo esos pequeños bracitos.
Quería cogerla pero la enfermera me lo prohibió, aun estaba muy débil y no podía
salir de su incubadora.



Me conforme con admirarla, con verla entre las sabanitas.



Me empecé a fijar en su carita, en el poquito pelo que tenia en su cabecita, en
sus ojos en sus labios.



Era igual que su madre!!!!!!! Tenia los ojitos verdes, su pelo era castaño claro
casi rubio, sus labios eran carnosos, la carita tan fina y lo que me impacto fue
que al sonreír le salieron dos hoyitos como los de su madre en sus mejillas, era
la viva imagen de su madre.



Mi madre comenzó a hablar.



-Ves hijo, ella te necesita, no había sonreído hasta ahora, es como si supiera
que tú eres su padre.



Empecé a llorar, mis lagrimas me corrían por toda la cara. Mi Madre intentaba
consolarme.



-Vamos hijo, Marta a muerto si, pero ella no tiene ninguna culpa, debes quererla
como nada en el mundo. Y darle todo tu cariño, lo necesitara.



-Si Mama, la querré mas que nada en el mundo, será la niña mas querida y mejor
cuidada.



-Mírala hijo, mírala y siéntete orgulloso de tu mujer.



-Sí Mama sí.



-Mírala pobrecita, no tiene ni nombre todavía, hemos estado pensando unos
cuantos. Que te parece Cristina o Miriam.



-Marta Mama, se llamara Marta.









Espero que os haya gustado el relato y no os resultase pesado ni largo de leer.




Se lo dedico a los miembros de este foro.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Que duro es recordar
Leida: 275veces
Tiempo de lectura: 20minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


porno gay en publicovídeos porno gratis de zoofiliaporno san ferminnietos follandoporno mujer cagandorelatos eroticos filial lesbicoviole a mi hermanaorgias griegascosquillas atadasex madre hijoxxx padres con hijasrelatos porno me dieron un buena jineteadarelatos pornoMi gran y hermosa sorpresa 2ropa cachondarelatos marqueehistorias muy calientespono grajuegos sexuales gaycasadas sumisasrelatos eroticos entre mujeresporno d maduraslesviana maduraporno maurasme deje follar por un desconocidorelatosmujeres golosaspornogratis travestistodorelatos con fotosporno felacionesrelatos sexo suegratrio amaterrelato erotico gratissuegro follacomo chupar tu propio peneinceto pornofollar con una viejaporn fontanerotodorelatos categoriastrios lesbicos gratissuegra relatomamas cachondasrelatos eroticos con mi amigachicas morbosascalentando fontanerojuegos porno violacionabuelos follando con sus nietasrelatos eroticos con mi compadremadres cachondas follandoexhibicionista sin bragasborracha follada analborracha pornnenas lesbianashttp://bdlol.ru/relato11490_El-fin-de-la-noche-de-Fiesta-con-Patricia-(2).htmldespedidas solteras follandomasturbarse con la almohadalectura pornoporno culo abiertotodorelato movilGoku y vegeta relatos porno , relatos eroticossexo con mi alumnito relatowww.sexo con maduras.comwebcams porno baratasporno de intercambiosrelatos de sexo habladosmasturbacion grupoporno gratis con mayoresfollando a papigitana guapa follandotias calentorrasxxx mamas e hijosmadre con ganas de follarvideos porno viejos gayvideos porno incesto madurasrelatos porno de amor filial hijo drogadictorelatos gay xxxrelatos porno trenporno incestos gratisporno gratis con perrosoy exhibicionistaeroticas de una hermana con uniforme y el hermano la mira a las pirnasmujer se masturba viendo pornofollar primasputa tragando semenporno gratis enanosaguila roja pornoazotes eróticosporno hondureñocoño de viejaviolando a mi tiarelatos castracionver relatos eroticos xxx de mi nieta quiere probar mi vergotarelatos fantasias eroticasrelato erotico triorelatos porno de incestoporno gay chavalesculo partidoporno criollorelatos eróticos analmadura con el fontaneroporno inxestosexi cuentos